Después de muchos dimes y diretes que se armaron por la ya muy conocida testarudez del teniente coronel Alonso Pérez, (desgraciadamente todavía presidente de la Femebe y más increíblemente de la Codeme) y su desprecio hacia el beisbol mexicano, alguien con tantito sentido común hizo recapacitar a los directivos de la LMB para que cedieran jugadores, haciendo a un lado insultos y desprecios que les refirió el “directivo” para la ya muy mentada , llevada y traída selección de nuestro país, para el próximo Clásico Mundial de Beisbol.

Está muy claro que el teniente coronel ve en esta selección la posibilidad de negocios personales y no la proyección del beisbol mexicano, bueno como en la película “La Ley de Herodes”, hasta quiere reescribir las reglas de venta de jugadores mexicanos a Estados Unidos, para tratar de llevarse una tajada. Pero bueno, luego comentamos eso. Volvamos a la Selección. Resulta que de la LMB que cedió para apoyar, escogen a dos jugadores: Karim García, que sin duda tiene todos los merecimientos para estar ahí, y Eduardo “El Mosco” Arredondo, que está castigado por no firmar contrato a tiempo para la campaña 2013 de verano.

Sabemos que van las figuras mexicanas del beisbol de las Grandes Ligas, acompañados por jóvenes de origen mexicano que buscan hacer carrera allá en los Estados Unidos. La diferencia entre los mexicanos que están allá y que todavía no están en las Grandes Ligas y los que están jugando en México es muy sencilla, los que están allá son los que el teniente quiere para vender a los equipos de los Estados Unidos; los que están acá pertenecen a equipos de la LMB, que tienen convenio con Grandes Ligas. Así que el teniente quedaría volando si se vende uno de los de acá.

Nadie le ha explicado al teniente que lo importante era hacer un buen papel en el Clásico y tratar de proyectar lo mejor posible nuestro beisbol, así como a nuestros beisbolistas. Lamentablemente directivos como él sólo siguen buscando el beneficio personal en este tipo de competencias. Esperemos que México haga un buen papel en este clásico.

El debut es el 7 de marzo ante Italia. Increíble que países como Italia estén mejor organizados que México, que tiene un beisbol mucho más importante que el italiano y otros países de esos, donde el beisbol no se juega con la pasión que se juega en este país. Lamentablemente la falla es otra vez a nivel directivo.