×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
22 Mayo 2016 03:10:47
El traje del emperador
EL TRAJE DEL EMPERADOR ES un relato de hace 600 años que no ha perdido vigencia y nos ayuda a entender la situación por la que atravesamos al mostrar que no tiene por qué ser verdad lo nos quieren hacer creer.

CUENTA DICHO RELATO QUE HABÍA un emperador que se preocupaba mucho por su forma de vestir. Un día apareció un par de vivales ofreciendo la tela más fina y delicada que se pudiera imaginar.

Además, esa tela tenía la peculiaridad de ser invisible para cualquier estúpido, incapaz de su cargo o por no ser hijo de su presunto padre.

POR SUPUESTO QUE DICHA TELA no existía y el emperador temeroso de no poder verla envió a un leal sirviente para saber si la podía ver; al no poder verla, mintiendo le dijo al emperador que era una tela maravillosa.

Entonces el emperador pidió le confeccionaran un traje con tan magnífica y obviamente costosa tela. Cuando los vivales le dijeron al emperador que habían terminado, éste decidió encabezar un desfile para exhibir su traje nuevo ante el pueblo. Los súbditos, también temerosos por no poder ver la tela, exclamaban que era maravillosa, hasta que un niño gritó “el emperador va desnudo”. Fue hasta entonces que se dieron cuenta que habían sido engañados.

Y ASÍ COMO SUCEDE EN el relato nos pasa ahora cuando nos quieren hacer ver algo que no existe y nosotros temerosos no queremos reconocer la realidad.

Y lo que es peor, cuando nos damos cuenta fingimos demencia y a lo mucho no pasamos de la ciberdenuncia o de la descalificación ofensiva.

NOS QUIEREN HACER CREER QUE la insultante corrupción y la impunidad en los altos círculos del gobierno no existe, que vivimos en un mundo de legalidad, pero ya vimos que los negocios turbios y opacos continúan imparables.

NOS QUIEREN HACER CREER QUE se combate la corrupción pero ya vimos que a diputados y senadores les vale legislar al respecto.

QUIEREN QUE CREAMOS QUE VIVIMOS en un país de leyes, de orden y justicia pero ya vimos que para realizar un trámite en alguna dependencias hay que sobornar a los encargados para agilizar dicho trámite.

PRETENDEN HACERNOS CREER QUE LA economía del país está mejorando pero ya vimos que estamos cercanos a la recesión.

NOS HAN QUERIDO CONVENCER QUE la costosa democracia electoral y partidista es la mejor opción pero ya empezamos a ver que hay otras alternativas aunque estén llenas de obstáculos.

QUIEREN HACERNOS CREER QUE LA reforma energética es una maravilla para el progreso del país y que el precio de los combustibles disminuirá, pero ya vimos que solo beneficia a unos cuantos, los recursos se privatizan y los precios al consumidor van al alza.

QUIEREN QUE CREAMOS QUE TENEMOS un futuro promisorio pero ya vimos que la pésima educación que damos a nuestros hijos, que chantajean con berrinches, que no ayudan en casa, que hay que sobornarlos para que hagan algo y aún así se les solapa, nada bueno augura.

NOS QUIEREN HACER CREER QUE el desempleo disminuye pero ya vimos que los nuevos empleos cada vez son peor remunerados mientras el empleo informal crece.

NOS QUIEREN HACER CREER QUE la inseguridad terminó y que los cuerpos policíacos son garantía de la seguridad, pero a diario vemos que son prepotentes, abusivos y actúan al margen de la legalidad.

QUIEREN QUE CREAMOS QUE LA creciente presencia de las fuerzas armadas en las calles es para combatir el crimen organizado, pero ya vimos que se trata de una militarización paulatina y silenciosa, mientras la libertad y las garantías individuales se van coartando también paulatinamente.

NOS QUIEREN HACER CREER QUE el endeudamiento del estado no afecta el bienestar pero ya vimos que la falta de recursos repercute seriamente en salud, educación y seguridad de los más necesitados.

EN MONCLOVA NOS QUIEREN HACER creer que la contaminación del aire y del agua no representa problema alguno, pero continuamente vemos cómo el números de pacientes con cáncer sigue aumentando.

NOS QUIEREN HACER CREER QUE cuando se cuestiona y critica a nuestro alcalde se trata de ataques políticos, pero ya nos dimos cuenta que su vanidad, pérdida de piso y no saber escuchar a todos nos afecta.

NOS HAN HECHO CREER QUE los únicos valores son fama, dinero y poder, pero ya nos dimos cuenta que el factor espiritual es indispensable.

A FINAL DE CUENTAS RESULTA decepcionante ver a los emperadores y dignatarios locales desfilar creyendo que visten un magnífico traje sin darse cuenta de que van desnudos. Pero más decepcionante aún es que nosotros fingimos que también vemos el traje invisible. Pero tarde o temprano surgirá la voz de quien nos haga ver a todos que no existe tal traje.

DICE UN DICHO QUE NO hay peor ciego que el que no quiere ver, pero por lo pronto no vale rajarse ni agüitarse.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add