×
Abel Pérez Rojas
Abel Pérez Rojas
ver +
Abel Pérez Rojas / [email protected] / @abelpr5 / facebook.com / abelperezrojas. Es poeta, comunicador y doctor en Educación Permanente. Dirige Sabersinfin.com.

" Comentar Imprimir
30 Abril 2017 04:06:00
El valor del silencio
El silencio de Javier Duarte es invaluable, considerando que indudablemente él sabe mucho de muchos que hoy día ocupan puestos públicos importantísimos. El tiempo corroborará cómo el silencio de Duarte le sacará adelante.

En el sistema político económico mexicano, difícilmente alguien puede ascender y ocupar un puesto predominante sin lograr alianzas, acuerdos, complicidades. Muchas veces inconfesables, incomunicables.

Precisamente ahí radica la fortaleza y confianza de Javier ahora que se encuentra detenido.

Se entiende que él tiene mucha información que ocultó, alguna de ella ya salió a la luz como ciertas de sus propiedades, algunos excesos y la forma como realizó algunas de las multimillonarias operaciones por las cuales ahora se le procesa.

Pero, ¿qué más sabe Javier Duarte?

¿A quiénes más podría implicar en los delitos por los cuales se le acusa?

¿Cree usted que algún día realmente sepamos a cabalidad todo ello?

Por supuesto que lo que podamos saber a través de las noticias es muy poco, por eso aquellos que ocultará el exgobernador con su silencio pueden estar hasta cierto punto tranquilos.

Por ahora Javier Duarte sólo está cumpliendo una función social de desahogo de la cólera pública, esto aligera las exigencias de justicia de los hechos por los cuales el país debiera sentirse agraviado.

Como Duarte de Ochoa se ha convertido en el símbolo de la corrupción, ahora es una especie de celebridad del lado oscuro.

Así que Javier Duarte sabe mucho y también sabe que debe guardar silencio. No dude usted que lo va a hacer.

Entonces veremos una vez más el guion que ya conocemos perfectamente: show mediático, un proceso que va a tardar un par de años y luego una condena relativamente breve que permita que las cosas se enfríen, para que después de algunos años pueda recobrar su libertad, claro que con gran parte del botín que está en juego.

Javier Duarte sabe demasiado y dé por hecho que seguirá al pie de la letra una de las máximas que todo político que se precie de serlo debe acatar: saber cuándo guardar silencio y cuándo hablar.

Duarte de Ochoa sabe que son días de guardar silencio, ese será su pasaporte para al cabo de unos años tener un final feliz.

¿O no?

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add