×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
26 Mayo 2017 03:00:00
El voto de la dignidad
Coahuila es una isla en el mapa político de México. Los seis estados circundantes han tenido alternancia por lo menos una vez. La primera fue en Chihuahua (1992) y luego siguieron Nuevo León (1997), Zacatecas (1998) y San Luis Potosí (2003). Durango y Tamaulipas se atrevieron apenas el año pasado. El péndulo se movió en todos los casos hacia el PAN, excepto en Zacatecas donde el PRD postuló al expriista Ricardo Monreal.

Después de ser gobernado por el PRI en los últimos sexenios, como todavía hoy ocurre en San Luis Potosí y Zacatecas, Nuevo León registró su tercera alternancia en 2015, esta vez con el independiente Jaime Rodríguez, el “Bronco”. En las elecciones de 2016, el PAN ganó Chihuahua, Durango y Tamaulipas. El único estado del norte donde no ha habido alternancia es el nuestro, pero el 4 de junio podría cambiar la historia si los coahuilenses se deciden y acuden a las urnas masivamente.

Coahuila no es la única isla en la geografía de la alternancia. Colima, Estado de México e Hidalgo también son gobernados por el PRI desde hace 88 años. Sin embargo, en la tierra de Madero y de Carranza, lo mismo que en la de Isidro Fabela y López Mateos, el partido fundado por Calles podría vivir sus últimos días en el poder. Si aquí Guillermo Anaya (PAN) y Javier Guerrero (independiente) pueden encabezar la primera alternancia, allá es Delfina Gómez, de Morena, la principal preocupación del PRI.

Ironías de la vida, una gobernadora en uno de los estados más misóginos y con mayor incidencia de feminicidios del país. El PRI le sirvió en bandeja de plata a los mexiquenses la oportunidad de pasarle a Peña Nieto facturas viejas y nuevas (como gobernador y presidente) el 4 de junio, cuando en las boletas vean a su primo. Para impedir la imposición de un tercer Del Mazo en el Gobierno, la Organización Nacional Anticorrupción, dentro de su campaña “#AlzaLaVoz”, dice cómo hacerlo: “Ni un voto más al PRI. Sí a la alternancia”.

En un video de un par de minutos publicado en YouTube, Víctor Trujillo, Brozo, Fernanda Castillo, Mauricio Barrientos, el Diablito, Ximena Sariñana y otros nueve artistas exponen sus argumentos de manera alternada: 87 años de gobiernos priistas, más de 8 millones de personas en pobreza extrema, delincuencia en ascenso, feminicidios, niñas y mujeres asesinadas (…) impunidad, corrupción sin medida. “Ese es el Estado de México”.

El abstencionismo juega a favor del PRI, advierte Brozo. Arturo Montiel, su sobrino Peña Nieto y Eruviel Ávila ganaron las tres últimas elecciones porque el 52% de los mexiquenses no acudió a las urnas, dice el comediante. El conductor del programa El Mañanero, suprimido ya por Televisa, sabe que la alternancia no cura todos los males –incluso algunos los puede agravar–, pero aun así incita a asumir el riesgo: “Que suceda algo, si no mejor, por lo menos diferente. Por tu dignidad, sal a votar”.

Dignidad es justamente el eje de la campaña del candidato independiente al Gobierno de Coahuila, Javier Guerrero. Cambio es la palabra clave del panista Guillermo Anaya. El sentimiento anti-PRI recorre al país. En Estado de México, Nayarit y Coahuila, los principales promotores de la alternancia son el PRI y sus gobiernos. El problema de México es la corrupción, se lo dijo The Economist al Presidente en 2015 por el escándalo de la “casa blanca”. Peña jamás lo entendió.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2