×
Autor Invitado
Autor Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
10 Octubre 2016 04:00:00
» Emisarios del odio y la venganza
El Premio Nobel de la Paz otorgado al presidente colombiano Juan Manuel Santos, y como lo considera el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, las FARC, Rodrigo Londoño, Timochenko, es “un homenaje a las víctimas del conflicto”, es el más noble golpe dado a los emisarios del odio y la venganza.

Seguramente si el Comité Nobel noruego hubiera anunciado antes esta su decisión tan reconocida, seguramente que el resultado del plebiscito en la nación sudamericana hubiera sido abrumadoramente a favor de la paz.

El resultado adverso, 51.2 por ciento contra un 49.7, es decir apenas una diferencia de un punto y medio porcentual se debió, exacto, a la campaña de odio y venganza ideada y auspiciada por el belicoso ex presidente Álvaro Uribe.

Existe otro elemento que corrobora lo antes expuesto, el abstencionismo que prevaleció para la consulta fue del 62 por ciento, mismo que también fue motivado por esa campaña de la insensatez.

La inteligencia se niega a aceptar que este resultado sea realmente una decisión soberana del pueblo colombiano cuando la guerra civil que han padecido por más de 50 años ha dejado cuando menos 220 mil víctimas mortales, decenas de miles de huérfanos y viudas, además de otros tantos de desplazados.

Lo realmente inaceptable es que contrario al sentir internacional, nos referimos a organismos tan reconocidos como la Organización de las Naciones Unidas, ONU, y el propio Comité Noruego, aún se escuchen y se escriban comentarios que carecen del mínimo análisis de humanidad, se feliciten del resultado y sigan atizando el fogón ignominioso de la guerra fratricida.

Por todo ello nos quedamos con las frases del presidente Juan Manuel Santos y de Timonchenko, cuando conocieron la decisión del Comité Nobel Noruego, el mandatario afirmó: “Recibo el Nobel a nombre de millones de víctimas que han sufrido esta guerra y seguiré perseverando por la paz en mi país”

Por su parte el ex guerrillero, quien después de cuatro años de negociaciones en La Habana con el auspicio personal del presidente, Raúl Castro Ruz, firmó el acuerdo de paz con el presidente Santos, agregó congruente: “El premio también constituye un reconocimiento al acuerdo de paz que fue rechazado sorpresivamente en el plebiscito. Ganar la paz es la gran victoria de todos los colombianos. Como firmante de los acuerdos de La Habana... Estoy seguro que este premio constituye un homenaje a la lucha de cada una de las víctimas de este cruento conflicto de más de medio siglo

Absorbamos en toda su sustancia el basamento del Premio Nobel de la Paz: “Se otorga a las personas que hayan trabado más o mejor a favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz:

Imposible mejor, este es el mejor argumento para acallar a todos aquellos emisarios del odio y de la venganza.

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add