×
Teresa Guajardo Berlanga
Teresa Guajardo Berlanga
ver +

" Comentar Imprimir
30 Noviembre 2016 04:00:00
¿Fidel se fue?
Que irónico saber que hace pocos días en una de mis columnas les comentaba sobre la conmemoración revolucionaria de nuestro país y las garantías que nos trajo en temas contractuales para todos los que habitamos la República Mexicana. ¿Por qué les comento esto? Amigas y amigos, el pasado 27 de noviembre nos levantamos con la noticia a través de los diversos medios de comunicación y redes sociales de la caída de un líder revolucionario; así es, el fallecimiento del dictador y mandatario cubano Fidel Alejandro Castro Ruz, personaje revolucionario en toda la extensión de la palabra e icono para el régimen socialista de América Latina y países que emplean similares o igualitarios sistemas políticos.

Tras la grave enfermedad que mantuvo en cama por tantos años a este personaje, y que por consecuencia de ello su hermano menor asumió el mando del pueblo cubano, la realidad fue distinta, muchas cosas cambiaron, la preferencia por la iniciativa privada, tal es el caso del turismo, en donde ya existe esa posibilidad para la ciudadanía de emprender negocios propios como lo son restaurantes o transporte público, la libertad religiosa, el uso de las nuevas tecnologías como la telefonía móvil, un mayor mercado en los últimos años y la visita del presidente de Estados Unidos Barack Obama, claros ejemplos de sólo algunas cosas que podrían inferir que la Cuba se olvidaba de los principios enraizados del famoso dictador y misma que enfatizaba encontrarse en un efecto visiblemente cambiante. Innovaciones que probablemente no hubieren ocurrido bajo ningún efecto al mando del dictador.

Así es, tras la muerte de Fidel Castro lo que sólo algunos saben es que aquella Cuba ya no era aquella que el mandatario impuso; gran incertidumbre, pues nos encontramos con la interrogante de ¿qué será lo que viene para nuestros hermanos cubanos? Una pregunta fácil de emprender, pero no tan sencilla de responder. Verdaderamente es que en dicho país seguirán con lineamientos rígidos y radicales que encaminaron la revolución. No es sencillo, el pueblo lo quiere y los que no, lo sienten, sienten esa historia predominante y revolucionaria que marcó su sentimiento por una nación, ya sea este de manera preponderantemente negativo o positivo, pero que sin duda alguna identifica a su nacionalidad ¿Cambio de ideología? Se podría decir a favor del ¿comunismo? Esa es la interrogante.

Es de considerar la trayectoria que no sólo como revolucionario hizo Fidel Castro, sino también logrando un país con los mejores sistemas de educación y salud pública. Estoy a favor de extender el bien común y principios elementales igualitarios de los derechos humanos, pero también creo en las oportunidades, esas oportunidades que se le dan a los ciudadanos en lo personal para crecer en lo individual y en la toma de decisiones. La representación debe de tener esa alternancia positiva, los ciudadanos siempre serán la representación de nuestra vida política; por eso quiero suponer que para un país caribeño hoy día puede ser un parteaguas en su historia, en donde se puede demarcar ser un tiempo de cambio, cambio positivo, tal vez sujeto a lineamientos y principios forjados por el socialismo establecido, pero que bien pueden emplear y abrir las puertas a modernizar dicho país. La historia lo juzgará.

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add