×
Otto Schober
Otto Schober
ver +
Otto Schober. Profesor y Licenciado en Educación Primaria; Comentarista radifónico con cápsulas en Núcleo Radio Zócalo; Funcionario de la Secretaría de Educación Pública nivel Primarias en Piedras Negras, Coahuila, Mex.; Historiador de Piedras Negras, Coahuila, México

" Comentar Imprimir
15 Febrero 2017 04:00:00
Gonzalitos -I parte-
En Monterrey es conocidísima la calle Gonzalitos, pero ¿Quién fue este personaje? Nació en Guadalajara el 20 de febrero de 1813, su nombre fue José Eleuterio González Mendoza, hijo de Matías González y de Antonia Mendoza, tenía año y medio cuando quedó huérfano, creció bajo la protección de su tío, Rafael Mendoza. Estudió en el seminario conciliar de Guadalajara, ciudad en donde inició sus estudios de medicina que continuó en San Luis Potosí.

Ahí conoció al franciscano Gabriel Jiménez, quien le pidió lo asistiera en el trayecto a su ciudad natal de Monterrey, porque padecía de una enfermedad incurable, llegando el 12 de noviembre de 1833.

El obispo José Belaunzarán y Ureña lo nombró médico y director del hospital de Nuestra Señora del Rosario. Una de sus primeras inquietudes fue el de promover una escuela para la enseñanza médica, abriendo en enero de 1835 una cátedra de farmacia en el hospital del Rosario con cuatro estudiantes, concluyendo el curso en 1839.

De acuerdo a sus biógrafos, el niño médico como lo apodaban algunos clérigos, se quedó a vivir en una de las celdas del convento franciscano de San Andrés. Siempre dispuesto a ayudar a quien lo necesitara, los regiomontanos comenzaron a llamarle cariñosamente Gonzalitos. Cuando iba de visita a ver a un paciente o para ir a misa, siempre era visto leyendo hasta en las calles. En 1836 se casó con Carmen Arredondo, hija natural del último gobernador y comandante militar del Nuevo Reino de León, don Joaquín de Arredondo.

Algunos de sus amigos le advirtieron que a la guapa joven le atraían los militares. Cuando llegó el Gral. Mariano Arista como comandante del ejército de oriente, Carmen decidió dejar a Gonzalitos para mantener relaciones con Arista. Gonzalitos se refugió en el ejercicio de su profesión y de la docencia, pero nunca la olvidó, ni aceptó darle el divorcio. En una ocasión, le llevaron a Arista gravemente herido y cuentan que dudó en un momento en salvarle o no la vida. Pero pudo más su orgullo y vocación, cuidó a Arista de sus daños físicos.

El gobierno de Nuevo León le otorgó el título de médico el 8 de marzo de 1842. Abrió una cátedra de medicina más formal, a la que se añadió la de farmacia y luego de obstetricia. Fue también uno de los docentes fundadores del Colegio Civil en 1857 y al amparo de la institución, abrió la escuela de medicina el 30 de octubre de 1859 y al año siguiente, el hospital civil, contando con el apoyo económico del padre José Antonio de la Garza Cantú.

Por sus cualidades, en una ciudad tan pequeña y compacta todos lo conocían y simpatizaban con él, por lo que fue invitado a participar en cargos de elección popular. El 17 de octubre de 1870 fue elegido diputado y de ahí a gobernador interino, substituyendo al Gral. Jerónimo Treviño. En 1870 fundó la escuela normal y sin ser abogado formaba parte del tribunal de justicia. Del 2 de diciembre de 1872 hasta el 4 de octubre de 1873, fue gobernador constitucional. Gobernador interino para sustituir al Lic. Ramón Treviño entre el 2 de enero y 8 de marzo de 1874. Al año siguiente se formó un grupo que lo apoyó de nueva cuenta a la gubernatura, pero renunció a la candidatura, porque decía que por la política había perdido a sus mejores amigos. (Resumen de “Gonzalitos, historiador e intelectual” de Antonio Guerrero Aguilar, Cronista de Santa Catarina, Nuevo León)

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add