×
Otto Schober
Otto Schober
ver +
Otto Schober. Profesor y Licenciado en Educación Primaria; Comentarista radifónico con cápsulas en Núcleo Radio Zócalo; Funcionario de la Secretaría de Educación Pública nivel Primarias en Piedras Negras, Coahuila, Mex.; Historiador de Piedras Negras, Coahuila, México

" Comentar Imprimir
28 Enero 2017 04:00:00
IRRIBARREN Y FLEMMING
Cuando uno viaja por la carretera 57, se puede ver en el tramo Monclova a Sabinas, un monumento al lado de la carretera en el punto conocido como rancho Los Pirineos en el municipio de Progreso, donde nace un ramal de terracería rumbo a San José de Aura, kilómetro 78+180, se ubica un monumento a Alexander Flemming, el científico escocés descubridor del mágico antibiótico conocido como penicilina, descubrimiento que abrió las puertas de la era llamada de los antibióticos, que curaron infinidad de enfermedades que se consideraban incurables o muy difíciles de sanar.

En este lugar, un residente de origen español, Feliciano Iribarren Arrese, ya en edad adulta, había prometido levantar un monumento a quien lograse curar enfermedades que terminaban con el fallecimiento de quienes las padecían, como la neumonía, que ocasionaba una gran mortandad durante la temporada de invierno.

Así, que en la década de los 60’s, quedó admirado de la facilidad con que la penicilina curaba la neumonía e infinidad de enfermedades infecciosas. Pronto se dio cuenta que el descubridor del mágico remedio era el escocés Alexander Fleming, Irribarren decidió cumplir su palabra.

Le pidió al fotógrafo y escultor Dámaso Rodríguez García, originario de Cloete y avecindado en Sabinas, que creara el busto del científico escocés, que fue colocado en 1962 en un monumento de tipo obelisco a la entrada de su rancho. Es el único monumento a Alexander Fleming que se ubica en la América Latina costeado por un particular. En 1998, tuvo que ser desmantelado para permitir la ampliación de la carretera federal 57 de dos a 4 carriles, pero el gobierno estatal de Enrique Martínez y Martínez lo reinstaló en el mismo lugar, casi frente a la entrada principal del rancho Los Pirineos, propiedad de sus descendientes.

Feliciano Irribarren Arrese nació el 23 de octubre de 1895 en Abaurrea, en la Baja Navarra de España. Fue el sexto de 10 hermanos que se dedicaban a la crianza y pastoreo de ovejas y a la agricultura. El 19 de enero de 1916 se embarcó junto con sus hermanos en Burdeos, Francia con rumbo a Nueva York, luego siguió hasta California donde laboró por 5 años. Siguieron hasta Texas, cruzaron a México y se asentaron en Agujita, Coahuila, donde iniciaron una panadería. Pero es su conocimiento sobre la ganadería lo que les hace tener éxito, adquiriendo la antigua hacienda Milmeña, lo que ahora es Pirineos y El Sauz, convirtiéndola en uno de los más grandes ranchos ovejeros de Coahuila.

Fue un hombre de contrastes: rudo, sensible, alegre y triste, se sintió bienvenido en las áridas tierras de Coahuila y regresó algo de lo mucho que recibió, distinguiéndose por su don de dar al necesitado, por cuidar a las familias que trabajaban para él y por atender y educar a su propia familia.

Sobre el monumento dijo: “Cuando vean este monumento, dirán que lo hizo un vasco loco, pero no me importa, quiero reconocer a la gente que lo merece, ojalá todos hiciéramos algo por los demás. Irribarren falleció en Sabinas el 28 de marzo de 1978. Su descendencia aún posee Los Pirineos y el Sauz, donde está Roncesvalles.

El monumento a Fleming aún perdura como también el recuerdo de Feliciano
Irribarren. Aún resuenan los ecos de su voz cantando y bailando la tradicional danza española conocida como la Jota, acompañado de sus inseparables castañuelas. (Datos proporcionados por su hija, Aída G. Irribarren)

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add