El gentilicio, como el ombligo, es algo que todos tenemos… ¿pero dónde lo tenemos? No, no es alguna parte del cuerpo ni es un órgano de nuestra humanidad. El gentilicio es un adjetivo que indica nuestro lugar de procedencia.

¿De dónde son los japoneses? Pues de Japón. ¿Y los nipones? Pues de Japón también.¿Entonces? Bueno, es que todos tenemos varios gentilicios. Algunos de ellos no se derivan del nombre del lugar geográfico de nuestra procedencia sino de algún hecho histórico o arcaico.

Nosotros somos mexicanos, pero de repente saldrá alguien que nos llame aztecas, como a los argentinos les decimos gauchos y a los uruguayos charrúas, mientras que los chilenos son los huasos. Ésos son personajes populares, personaje típicos del pueblo como sería el charro en México.

Así los húngaros son también magiares, nombre que les viene de una denominación anterior de su nación.

Los nacidos en Buenos Aires son bonaerenses pero también se les conoce como porteños y todo hace aparecer que sus habitantes fijos o flotantes piensan que Buenos Aires es el único puerto del mundo.

Los que nacieron en Tánger son tangerinos, los de Troya fueron los troyanos y no hay que confundirse porque en Estados Unidos y en otros países de habla inglesa, decir troyanos (trojans) es igual a decir condones porque es ésa la marca más popular de tales adminículos y ya se volvió genérica: Ahora decir troyanos es decir condones como decir kleenex es referirse a pañuelos desechables.

Los de Venecia son los venecianos, pero los lusitanos ¿de dónde son?
Los lusitanos son de Portugal.

Lo que debemos hacer es diferenciar muy claramente los que son verdaderamente gentilicios y los que sólo son apodos. Esto lo señalo especialmente porque, en el manual de ortografía de la Real Academia Española en un tiempo apareció la palabra “chilango” como gentilicio de los nacidos en la Ciudad de México.

Éste es un grave error ya que “Chilango” no sólo es un apodo y no un gentil gentilicio sino que además tiene implicaciones peyorativas, es decir, insultantes o por lo menos despectivas.

A los dominicanos se les llama también quisqueyanos, a los puertorriqueños o portorriqueños se les conoce como boricuas y los de Veracruz se hacen llamar jarochos. Los de Costa Rica usan muy frecuentemente el diminutivo, pero no como nosotros que lo aplicamos con su terminación en ITO. Para ellos lo más usual es la terminación en ICO. Espérame un ratico, tan solo un poquitico. Esta costumbre ha hecho que a los costarricenses se les identifique simplemente como TICOS.

Entonces concluyo recordando aquel viejo refrán que dice: Dime de donde eres y te diré tu gentilicio.

Consultorio Verbal

PREGUNTA DEL PÚBLICO.- José Luis Orta quiere saber si la expresión IMPRIMIDO es correcta.

RESPUESTA: Sí, es correcto. En algunos casos se usa IMPRIMIDO aunque lo más usual es IMPRESO. Generalmente imprimido se usa como acción del verbo imprimir e impreso se usa como sustantivo.

1.- AHORA LE PREGUNTO: Le piden a usted un corolario y de acuerdo con el significado original de la palabra ¿qué es lo que entrega…?
Un arreglo floral
Una escala de colores
Una conclusión de algo que ya está demostrado en un texto
Un dibujo
2.- TAMBIÉN LE PREGUNTO: ¿Qué significa arrellanarse?
LIBROS.. Acerca del fascinante tema del idioma le ofrezco mis libros a precios muy accesibles, todos con un poco de humor. Solicite información a .(JavaScript must be enabled to view this email address) o al (0181) 8148 8141 de Monterrey, N. L. Se los enviamos a cualquier ciudad del país

1.- RESPUESTA: c) El corolario es una proposición que no necesita probarse porque se deduce fácilmente de lo demostrado en un texto. Es una conclusión muy obvia.

2.- RESPUESTA: Extenderse y acomodarse en el asiento con toda comodidad
Frase plegaria para terminar: Dios Mío: ¡Quítame lo pobre! que lo feo se me quita con dinero. ¿Cómo dijo? ¡Hasta mañana!