DR. GOTT: Una reciente columna en el periódico concluyó que la pedofilia puede ser curada con un medicamento, junto con la terapia. Si así es, ¿por qué las prisiones y las instituciones mentales no han tomado nota y han empezado a usar el medicamento y la psicoterapia? Los delincuentes podrían ser tratados y puestos en libertad condicional, de esta manera ahorrándoles a los contribuyentes mucho dinero.

RESPUESTA: No sabía de la columna que mencionó, pero la postura usual de los expertos es que la pedofilia –la compulsión por tener sexo con niños– es sumamente desafiante de tratar, porque refleja una profunda inadaptación emocional. Lo que complica más el problema es el hecho que muchos pedófilos no quieren cambiar su comportamiento.

Creo que la pedofilia requiere terapia psiquiátrica a largo plazo, con o sin medicamentos. Durante el tratamiento de paciente externo, los pedófilos pueden recaer. Esto constituye una amenaza para los niños y es un riesgo que la mayoría de las autoridades que hacen cumplir la ley no están preparadas para aceptar. Por consiguiente, el desorden es más serio que muchos otros tipos de comportamiento errado.

Según mi punto de vista, tiene más sentido encarcelar a los pedófilos para que reciban psicoterapia obligatoria y tratamiento de medicamentos que encerrar a personas que cometen delitos donde no hay víctimas, como usar mariguana.

Por lo tanto, me parece que la población carcelaria podría reducirse considerablemente al revisar las condenas de los delincuentes no violentos y llenando las instituciones correccionales con perpetradores de crímenes violentos, incluyendo pedófilos, violadores, asesinos y abusadores de cónyuges.

LEER LE DA SUEÑO

DR. GOTT:
Lo más que puedo leer son 10 minutos, después de lo cual me da mucho sueño. ¿Por qué sucede esto?

RESPUESTA: No sé. Posiblemente debido al aburrimiento. Si ya está cansado y lo que está leyendo no es especialmente interesante, puede darle sueño.

Debo admitir que esto es desconcertante.