×
Raymundo Riva Palacio
Raymundo Riva Palacio
ver +

" Comentar Imprimir
16 Diciembre 2016 04:08:00
Las motocicletas no son para mujeres
La militarización del gabinete de seguridad del presidente electo Donald Trump trajo al general retirado del Cuerpo de Infantes de Marina, John Kelly, al equipo de halcones que integrarán su próximo gobierno. Su designación es muy relevante para México por la forma como concibe la inmigración y el narcotráfico, como una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos, y donde el terrorismo puede agazaparse. Para él, se trata de una “convergencia crimen-terror” a la que hay que combatir. Kelly no era conocido de Trump. Lo recomendó Stephen Bannon, el ideólogo y estratega en jefe de quien será el jefe de la Casa Blanca, a quien le llamó la atención su testimonio ante los Comités de Servicios Armados del Senado y la Cámara de Diputados el 12 de marzo de 2015.

En ese testimonio, el entonces comandante del Comando Sur –no del Comando Norte, como erróneamente se señaló el viernes pasado–, que tiene bajo su cargo las operaciones y vigilancia de todo América Latina y el Caribe, afirmó: “El narcotráfico, exacerbado por el consumo de drogas en Estados Unidos, ha tenido consecuencias devastadoras en muchos de los países amigos, degradando su policía civil y sistemas de justicia, corrompiendo sus instituciones y contribuyendo al quiebre de la seguridad de los ciudadanos.

“Los tentáculos de las cadenas globales involucran a las drogas con el tráfico de armas, el contrabando humano, el financiamiento ilícito, y otros tipos de actividades delictivas en América Latina, el Caribe y en Estados Unidos. Sin embargo, continuamos desestimando la amenaza del crimen organizado trasnacional y el riesgo directo y significativo a nuestra seguridad nacional y la de nuestros socios. A menos que lo confrontemos de inmediato, la crisis visible y poco confortable, la tendencia en nuestro país será tomar la seguridad de la región por sentado, lo que pienso que es un error.

“La facilidad relativa con la que los contrabandistas humanos mueven a decenas de miles de personas a las puertas de nuestro país, también sirve como otra señal de advertencia: esas rutas de contrabandistas son una vulnerabilidad potencial para nuestra patria. Las organizaciones terroristas pueden buscar las ventajas para utilizar esas mismas rutas de contrabando y mover a operadores que intenten causar daño a nuestros ciudadanos y traer armas de destrucción masiva a Estados Unidos”.

Este discurso bien lo podría haber pronunciado Trump en cualquier momento de su campaña. De hecho lo hizo, pero con menos información y conocimiento de causa como el general Kelly. Bannon, que al entrar a la campaña del republicano logró darle la vuelta a una elección que se le había ido de las manos, encontró en el general lo que Trump necesitaba para cumplir sus promesas a los electores; alguien que entienda lo que el presidente electo se imagina, y que sepa qué y por qué es importante sellar la frontera y ver la región como un teatro de operaciones donde la estrategia de Estados Unidos contenga a los terroristas. El general tendrá la responsabilidad de blindar la frontera con México y levantar el muro,.

En este campo, Kelly es el alter ego de Trump. En una entrevista que concedió a Defense One, un portal especializado en temas militares y de seguridad propiedad de la empresa editorial Atlantic Media –que entre sus propiedades se cuentan la respetada revista The Atlantic, y el bimensual de análisis conservador The National Interest– en junio de 2014, el general afirmó: “En comparación con otras amenazas globales, el casi colapso de las sociedades en la región con el narcotráfico y el flujo de inmigrantes indocumentados asociados, frecuentemente son vistos con poca importancia. Muchos argumentan que esas amenazas no existen y no representan un reto a nuestra seguridad nacional. Discrepo.

“Pese a los esfuerzos heroicos de nuestros colegas en la policía, las organizaciones criminales están adaptando constantemente sus métodos para traficar a través de nuestras fronteras. Aunque aún no hay indicios que las redes criminales de tráfico humano y de drogas están interesadas en apoyar los esfuerzos de los grupos terroristas.

“Toda esta corrupción y violencia (que se vive como consecuencia de los fenómenos), se debe directa o indirectamente a la insaciable demanda de drogas en Estados Unidos, particularmente la cocaína, la heroína y las metanfetaminas que son producidas en América Latina y contrabandeadas a Estados Unidos, junto con una red increíblemente eficiente –cientos de toneladas de droga, gente, terroristas, armas o niños– que puede viajar en tanto ellos puedan pagar la tarifa”.

¿A quién mejor podría haber encontrado Trump para que interpretara sus palabras y deseos? A nadie como Kelly, quien representa la solución a las ansiedades del presidente electo. China, por ejemplo, de quien dice el general que se está expandiendo estratégicamente a América Latina mientras Estados Unidos se descuida viendo el Pacífico.

El muro no lo vislumbraba Kelly, pero sí el apoyo a la Estrategia de Seguridad en la Frontera Sur con México, en el corrimiento de la contención de la inmigración, del Río Bravo al Suchiate. En este sentido se podría decir que Trump es la paloma, porque como halcón, Kelly lo rebasó hace mucho tiempo.

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add