Cuando llegó Colón a costas americanas, ya sabemos que “no lo hizo adrede”. El muy despistado creía que había llegado a Las Indias. Luego se puso a explorar el litoral de las tierras descubiertas y si me perdona usted una expresión vulgar, diría que “la cajeteó” porque la Santa María era una embarcación relativamente grande, tenía bodega y acercarse con ella a la costa era arriesgado y podía pasar lo que en realidad pasó, ¿qué es lo que pasó? Que la Santa María encalló y ahí tiene usted a don Cristóbal y a sus cansados marineros trabajando y pujando ahora sí que para sacarla a flote.

La verdad de las cosas es que la Santa María no era carabela… No, las carabelas eran barquitos muy pequeños y no tenían ni una bodeguita para guardar cosas… ¡Imagínese viajar más de dos meses ahí en ese barquichuelo, conviviendo con los marineros que no se distinguían por ser muy aseados y llevando todas las provisiones y equipo ahí mismo!

Entonces quedamos en que la Santa María no era carabela. Era una NAO. Ya sabemos que NAO quiere decir NAVE, pero así se le llamaba a ese tipo de embarcación que sí tenía bodega y que era un poco más grande que las dichosas carabelas.

Si buscamos la palabra nao en el DRAE (Diccionario de la Real Academia Española) veremos que viene del catalán NAU y que significa nave en general, pero también trae un segundo significado que se refiere a: f. Embarcación de cubierta y con velas, que se distinguía de las barcas; y de las galeras, en que no tenía remos. Las había de guerra y mercantes.

Por eso le digo que hemos vivido engañados más de 500 años: las carabelas de Colón eran dos: La Pinta y La Niña. La Santa María era nao, no era carabela.

En el mismo DRAE la carabela está definida como una embarcación muy ligera, larga y estrecha y dice que la palabra carabela viene del portugués o del gallego caravella que a su vez viene de una palabra griega que significa barco ligero. Pero si nos metemos más a lo hondo (yo ya lo hice) nos encontramos con que la palabra carabela viene del griego karabós que se refiere a un escarabajo o langosta de mar.

Pues le confieso que no conozco las langostas de mar, pero los escarabajos sí y muy bien y efectivamente, sin velas, la carabela parece un escarabajo de ésos de aspecto horroroso que nos encontramos alguna mañana pataleando boca arriba. Aclaración: el que está pataleando boca arriba es el escarabajo, no el observador… bueno, a lo mejor también, dependiendo de qué tan larga e intensa haya sido la parranda de la noche anterior.

La nostalgia trae a mi mente cuando estaba en cuarto año de primaria (¡prodigiosa memoria!) y recuerdo que, al tener la primera noticia de que “El 3 de agosto de 1492, Colón salió del Puerto de Palos en tres carabelas”, la primera asociación mental que hice fue de carabela con calavera, porque ya ve usted cómo es la fonética, o sea “que ambas palabras me sonaron muy parecidas y se me confundían”, pero ahora ya no. Ahora estoy muy consciente de que la palabra calavera viene del latín calvaria que se refiere al cráneo.


Consultorio Verbal


PREGUNTA DEL PÚBLICO. ¿Por qué acentúan la palabra cartel y dicen “cártel” cuando se refieren a las organizaciones criminales? Luis Chaires.

RESPUESTA. La palabra cartel que ya conocíamos viene del provenzal y es una “lámina de papel u otra materia en que hay inscripciones o figuras y que se exhibe con fines noticieros, de publicidad”. La palabra cártel viene del alemán Kartell y es un convenio entre varias empresas similares para evitar la mutua competencia y regular la producción, venta y precios en determinado campo industrial. También se define como una organización ilícita vinculada al tráfico de drogas o de armas.

1.- AHORA LE PREGUNTO:

Cuando decimos que una persona es un dechado de virtudes ¿qué estamos queriendo decir?

a.- Que es un súper dotado.
b.- Que es un ejemplo a seguir.
c.- Que es un ser sobrenatural.
d.- Que es escogido por Dios.

2.- TAMBIÉN LE PREGUNTO: ¿Qué significa acezar?

“PALABRAS Y CASCABELEOS”, así se titula el nuevo libro de Ricardo Espinosa. Será un magnífico regalo de Navidad. Quien lo tenga lo va a disfrutar enormemente. Éste y los libros anteriores de este autor usted los puede conseguir a precios muy accesibles. Solicite información a .(JavaScript must be enabled to view this email address) o al teléfono (0181) 8148 8141 de Monterrey, N.L. Le dirán títulos, precios y la manera de hacer el pedido. Se los pueden enviar a cualquier ciudad del país.

1.- RESPUESTA: B. Un dechado es una muestra, un ejemplo a seguir.

2.- Acezar es jadear, respirar agitadamente.

Breve diálogo para terminar:

-Deme tres vasos de vino. -¿Y el envase? -Está usted hablando con él. ¿Cómo dijo? Hasta mañana.