×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
17 Diciembre 2016 04:00:00
Los peces gordos del petróleo: Aspe, Lozoya, Serra, Videgaray, Gurría, Blanco…
El argumento mayor con que el PRI y PAN justificaron la armonización de las leyes de Pemex y CFE consistió en afirmar que así se estará combatiendo la corrupción. Y para esto, se trata de darles “mayor peso a los consejeros independientes”.

Así lo decía en la tribuna Georgina Trujillo Zentella, la diputada federal del PRI que preside la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados.

Era, la de Trujillo, la voz cantante en torno del dictamen, quien decía: “En relación con la designación de los consejeros independientes, lo que hacemos en primer lugar es aclarar que el requisito de no haber sido servidor público en los años, los dos años anteriores al nombramiento, no opera cuando la persona haya tenido alguna responsabilidad de carácter académico, docente o de investigación aunque haya sido una pública”.

¿Qué más justificaba Georgina, en ese transitar trompicado del pleno hacia la aprobación de un dictamen que definitivamente representa la continuación de la reforma energética de agosto de 2014?

La legisladora priísta añadió: “Por otra parte, estamos precisando que el impedimento para ser designado consejero independiente cuando se tenga una relación comercial importante con la empresa productiva del Estado de la que forme parte… ahí lo que estamos haciendo es bajar el porcentaje al que se refiere la relación importante con la empresa productiva del Estado”.

Aceptaron la disertación, por supuesto, los priístas, panistas, pvemistas, y demás grupos que han estado votando al lado del PRI. Pero los opositores no se la tragan; es más, lo toman como mentiras, lo que es bastante común en la clase política en el poder.

Macedonio Tamez, de Movimiento Ciudadano, evocó a Emilio Portes Gil, cuando dijo que “cada año salen comaladas de millonarios de Comisión Federal de Electricidad y de Petróleos Mexicanos”.

Y resellaba su dicho con un aviso: “Decidimos ir en contra porque se ha quedado corto, porque quisiéramos que los consejeros independientes, no solo ellos fueran motivo de escrutinio y de sometimiento a requisitos, sino también los consejeros designados por el Ejecutivo, ya que estos también pueden ser o caer en los supuestos que marca la ley. De igual manera sentimos que estos consejeros independientes deben ser catalogados como servidores públicos”.

¿Qué estaba pasando con el dictamen de marras? Muy sencillo: PRI y PAN dispusieron que los consejeros independientes no pueden ser considerados servidores públicos. De este modo, el Estado a través de sus instituciones de rendición de cuentas inauditamente no podrán llamarlos a cuentas.

Fue entonces cuando Rocío Nahle García, coordinadora del grupo parlamentario Morena, hizo una descripción de cómo este dictamen no sólo es una simulación, un engaño, sino también de cómo el PRI y la Presidencia de Enrique Peña Nieto pretenden pasarse de listos otra vez con esto de los consejeros independientes.

Fue cuando Rocío dijo al pleno que los consejeros apodados como “independientes”, deberían ser servidores públicos, para que rindan cuentas. “Los consejeros independientes deben ser funcionarios públicos”, dijo la legisladora veracruzana. Y se preguntó: “Por qué?”

Nahle se auto respondió: “La UNAM, en un estudio, puso una lista de funcionarios públicos con consultorías privadas en el aspecto y en el sector energético y no son cualquier funcionario: Pedro Aspe, en Protego; Jaime Serra Puche, en SAI; Herminio Blanco, en Soluciones Estratégicas; Jaime Zabludovsky, en Soluciones Estratégicas; Luis Téllez, bueno, él tiene varias, entre ellas la de Trilateral; Adrián Lajous, Petrometría; Jesús Reyes Heroles, en Energy Intelligence Group; Luis Videgaray, en Protego; Raúl Livas, Intellego”.

Puro pez gordo. Nahle continuó: “¿Por qué menciono a estos funcionarios? Pues porque brincan del interés político al interés privado, como consultores. También, como si no fuera suficiente, puso vínculos con la Red Corporativa Nacional y Trasnacional, y adivinen quién está ahí, Ernesto Zedillo, ¿con qué empresas?, tiene asientos de consejo con corporaciones extranjeras, con varias que están en el sector energético”.

Y no, no era todo. He aquí: “También está nuevamente Pedro Aspe en el asiento de Black Rock, quien ya se llevó licitaciones en la ronda uno. Jaime Serra, Herminio Blanco, Francisco Gil Díaz y, ¿qué tienen que ver estos funcionarios? Ellos proponen a los consejeros independientes y por eso no quieren que sean funcionarios públicos, que no rindan cuentas, porque es una mezcla de intereses donde nace la corrupción, donde tienen a este país sumido en la desgracia económica”.

Todavía alcanzó a decir la diputada: “También la UNAM señala vínculos con centros de pensamiento y fundaciones extranjeras, y nuevamente está Ernesto Zedillo en Yale Center y otras en Columbia, en el Club Madrid; Pedro Aspe en Carnegie; Jaime Serra Puche en CT, actualmente es vicepresidente Herminio Blanco, José Ángel Gurría, Luis Téllez, y volvemos a ver a los mismos personajes políticos de primer nivel y que son ellos los que ahora, a través de las fracciones parlamentarias del PRI, del PAN, del Verde y de los demás, están impulsando para dar esta protección a quienes van a tomar decisiones trascendentales en nuestra petrolera nacional”.

¿Y eran todos? Pues no. Nahle, encarrerada, abundó: “También la UNAM señala la participación en organizaciones internacionales y vuelven los mismos personajes, por ejemplo, Guillermo Ortiz Martínez, quien estuvo en el BPI; Santiago Levy que es vicepresidente del BID; Agustín Carstens que está en el Fondo Internacional; y Emilio Lozoya Austin ex director de Pemex, y así continuamos con la serie de una lista de estos funcionarios que hoy aquí han operado para que sus representantes en la petrolera y en la de CFE, pues tengan una impunidad absoluta”.

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add