×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
28 Octubre 2016 04:00:00
Mentirosa
Me hubiese encantado estar presente cuando se inventó la mentira. No dejo de imaginar todas las posibilidades del hablante al percatarse de que tenía esa posibilidad y ni siquiera de había dado cuenta.

Los signos para representar el lenguaje –y el lenguaje para representar los signos- deben de cumplir tantos años como esas tortugas que uno se encuentra en la carretera, es decir, quién sabe, porque la cara, las patas y el caparazón no muestran patas de gallo que delaten su edad.

No sabemos con certeza cómo se inventaron las palabras, pero yo creo poder dibujar la escena cuando alguien se dio cuenta que podía hablar de lo ausente y los demás ni se inmutaban. Por ejemplo, al hacer dibujos en las cuevas se proponían representar lo más fielmente posible una escena vista, atestiguada por el dibujante.

Imagino yo que un día el artista oficial no encontró pincel ni pintura; quizá debió abandonar la cueva con presteza porque se inundó o un oso feroz le pisaba los talones; tal vez no le pisó los talones pero le comió la mano derecha y no pudo trazar ni una línea más. En fin, una emergencia laboral, digamos.

Comunicar a los demás, cuando la escena había pasado, debió convertirse en un cometido tan importante como difícil, porque solo podía echar mano –una, si mi teoría última es cierta- de lo que en ese momento representaba su lenguaje oral. Como sea, se habló por primera vez de lo no presente, que pudiéramos inferir ya era pasado.

Lo mejor de todo es que, a partir de ahí, también se pudo hablar de futuro y es justo en este momento, no cuando diga Darwin, que dejamos atrás al mono y empezamos a ser humanos, porque no hay animal conocido que se ocupe de andar planeando el porvenir.

Ahora bien, empezar a contar cosas que no están en presente ni en pasado ni en futuro, eso debió marcar otro nacimiento importante: inició la era de los políticos y representantes sindicales.

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add