×
Columnista Invitado
Columnista Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
30 Mayo 2012 03:00:14
Merolicos: corregidos y aumentados
Club de articulistas
Luis Palomo Flores
@luispalomo12

Los veía el sábado. La plaza del Mercado Juárez se llenaba de bullicio al aparecer los rancheros de los ejidos cercanos a Saltillo, dispuestos a gastar sus centavitos en un nuevo tacuche, los zapatos para los huercos y un vestido para la señora de la casa. Generalmente los jornales se gastaban en las cantinas que circundaban el vetusto edificio enviando al olvido la ropa, los zapatos y a la señora de la casa.

Entre la multitud me llamaron siempre la atención los merolicos, personajes sacados no sé de dónde que atraían a la muchedumbre para admirar los productos milagrosos o las últimas modas en joyería barata que deslumbraba a los inocentes que caían en sus redes. Hábilmente reunían a su alrededor una gran cantidad de personas atraídos por su tono cantadito e incesante que utilizaban en sus frases, casi gritos, que prometían que no estaban ahí para engañara a nadie, sino para poner a la vista de todos la pomada, el remedio, la magia o la poción que resolvería sus dudas, malestares físicos y, por qué no, conseguiría el amor a los desdichados que carecieran de él.

Dichos personajes siempre se hacían acompañar de los infaltables paleros quienes tenían la misión de que la mentira tomara dimensiones de verdad y que los hechos presentados fueran aceptados por el gentío sin importar la evidente transa que se estaba planeando contra los curiosos, que por su propia voluntad soltarían las monedas y los billetes que harían que los compinches pudieran comer después en restaurantes decentes.

Todo esto sucedía por el ya lejano año 1979 y me da pie para retomar toda la retahíla de frases y axiomas que utilizaban los merolicos para hacer una adaptación a lo que podrían decir los políticos actuales, sobre todo, los candidatos a los puestos de presidente y diputados federales o locales.

Lo que a continuación escribo carece de comas ya que estos señores tenía la habilidad de hablar de corridito utilizando todos los modismos de la época y de la historia de la lengua mexicana, así que…

-Muy buenos días señores señoras señoritas niños niñas marchantes y marchantas a ver niño hágase pa’cá que les voy a ofrecer becas para que estudien señora ya no calle a su huerco porque puede ser demandada por los derechos humanos no ve que traigo micrófono para que me puedan escuchar señorita acérquese para acá pero no tanto no ve que ya tengo muchos hijos regados señor no le esté sobando a la señora no ve que ya somos muchos mejor vaya al IMSS para que le platiquen de la planificación familiar hagan la rueda más grande para que todos los que tengan credencial de elector puedan apreciarme y vean las maravillas que les vengo a ofrecer mire marchantita yo (aquí puede poner el nombre del candidato o candidata de su preferencia o que le caiga mal, no importa) no le vengo a mentir no le vengo a engañar vengo a poner en sus manos la solución a sus problemas si deja los calzones amarillos por la noche si se levanta cada rato a orinar si no tiene trabajo si el marido o la mujer le engaña si el patrón no le quiere aumentar el sueldo si los chamacos no aprenden, no comen, no hacen caso yo le traigo la respuesta a todo. Antes de pedirles su voto les voy a mostrar a Chumina es una animal peligroso que atrapé en la India un animal peligroso que sólo me hace caso a mí. Chumina saldrá al dar tres palmadas una palmada dos palmadas y Chumina no quiere salir de su agujero pero mientras tanto yo le voy a ofrecer a mostrar a presentar a usted mi programa para subir el empleo le prometo que su viejo o su vieja tendrá muchas oportunidades de trabajo el que usted quiera con el sueldo que usted pida le prometo que sus hijos lombricientos serán desparasitados con mi programa de salú para que aprovechen las clases no se queden dormidos en la banca del salón y aprenden a ler escribir de corrido con letra bonita redondita a usté señor que ya está vetarrón le voy a dar una tarjetita para que pueda gastar dinerito cada mes sin ningún compromiso sin ningún aspaviento a ver Rogaciano pídele los datos al ‘ñor sin olvidar su credencial de elector y que se inscriba al partido porque ustedes ya saben que nada es de gorra si tiene un enfermito en casa lo vamos a curar para lo cual contamos con medecinas que le quitan el dolor las molestias le devuelven las chapitas lo van a llenar de vida curan el mal de ojo la diabetis el riñón los ojos amarillentos hasta curan el cáncer Rogaciano por acá está otro señor que quiere su tarjeta y de paso dales su camiseta esa que trae mi foto.

No señora no piense mal yo vendré cada sábado para visitarlos yo no soy de esos que nada más vienen una vez no señora yo estaré cerca de ustedes también como tortillas frijoles míreme nomás este traje ya tengo con él 12 años todavía está bueno viajo en camión en combi en trolebús como todos los mexicanos porque soy mexicano hasta las cachas. A ver Rogaciano cuántas tarjetas llevas se te está olvidando esta abuelita cabecita de algodón ahí madre ya no va haber balaceras ni muertitos si le falta casa o carro yo se lo voy a conseguir na’más deje llegar al puesto y ya verá se acabarán los pobres no habrá ricos y el mundo va a saber que tan ch….es somos –candidato(a) no se permiten maldiciones– perdón Rogaciano pero ya me prendí Chumina va a hacer su aparición una palmada dos palmadas Chumina animal del demonio no quiere salir pero como les dije a ver quién me va a apoyar ándale Rogaciano levanta la lista y que repartan las tortas no olvides los chescos háblale al chofer que acerque el carro checa el hotel y ya pide la comida para nosotros ¿cuántos votos? 5000 bueno vamos a talonearle a otra colonia…

La muchedumbre se dispersa, llegan a sus casas, se han quedado sin su conciencia, pues han sido deslumbrados por la camiseta, la torta, el refresco. Abren el frasco de promesas dándose cuenta de que está vacío. Nadie resolverá sus problemas, prenden la televisión agradeciendo que aún no se acabe la novela, aunque el señor prefiera ver el futbol, no importa. Alguien grita afuera “ahí viene otro licenciado”, a prepararse, pues es otra oportunidad de distracción y de comida gratis. ¡Ándale, viejo!

Es México en el 2012.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2