×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
03 Enero 2016 04:10:07
Mientras piensan por nosotros
Y DE REPENTE, SIN DARNOS CUENTA, el futuro nos rebasó. A diario las innovaciones tecnológicas van apareciendo y cambiando nuestra forma de vida, de tal forma que a veces ni cuenta nos damos.

LA GRAN MAYORÍA DE ESTOS avances tecnológicos han mejorado nuestra calidad de vida, como es el caso de la medicina que ha reducido la mortandad y prolongado la longevidad. Así mismo, los teléfonos celulares al facilitarnos diferentes actividades han ido modificado nuestras costumbres y formas de pensar.

AUNQUE DESAFORTUNADAMENTE LOS AVANCES DE la medicina no estén al alcance de todos, los teléfonos celulares sí están prácticamente al alcance de quien sea, en cualquier parte del planeta.

HOY EN DÍA ESTOS TELÉFONOS inteligentes están presentes en todo momento y lugar de nuestra vida. Nos permiten estar en contacto con quienes queramos en el momento que lo deseemos, así como escuchar la música que queramos o ver la película o serie que deseemos, entre otras muchas cosas y no sólo de entretenimiento.

CON TODAS SUS APPS Y utilerías ya casi piensan por nosotros. Hasta hace sabíamos de memoria varios números de teléfono; hoy todos esos números están en la memoria del teléfono que está sustituyendo los directorios telefónicos impresos.

NO HACE MUCHO HACÍAMOS SUMAS y restas mentalmente; ahora todo lo hace la calculadora del teléfono. LA CAPACIDAD DE MEMORIZAR SE ido diluyendo gracias a que diferentes dispositivos pueden conservar prácticamente lo que sea.

EL WEATHER CHANNEL NOS PERMITE saber cómo va a estar el clima en cualquier parte del planeta pero al mismo tiempo nos ha ido restando la capacidad de observar la naturaleza. Así mismo el GPS nos guía y recuerda los parajes por donde andamos, lo que también ha provocado dejar de memorizar calles y páramos.

POR SU PARTE LAS REDES sociales, con su apertura, están dando voz para manifestar el hartazgo mediante la denuncia pública.

Seguramente estamos por ver en México cambios muy interesantes como los sucedidos en la llamada Primavera Árabe, hace unos pocos años al Norte de África.

LAS COSTUMBRES TAMBIÉN VAN CAMBIANDO y a veces ni cuenta nos damos. Por ejemplo, cada día el tabaco va perdiendo consumidores y es mal visto fumar en varios sitios, de la misma manera que hace 100 años escupir en público era socialmente aceptado y hoy es una cochinada hacerlo. Los ceniceros se volverán antigüedades como los son ahora las escupideras.

SIN EMBARGO, A PESAR DE todos los avances, nuestra forma de pensar se ha ido quedando rezagada y a veces se ha quedado anclada en el pasado.

HASTA HACE MUY POCOS AÑOS era impensable que una mujer pudiera estar al frente de un hogar, como madre soltera y como destacada profesionista. Aunque este cambio aún no ha desterrado el absurdo machismo y la equidad de género está está lejana. Basta ver en la predominancia masculina en los cargos públicos y en los puestos ejecutivos de las empresas.

TAMBIÉN HASTA HACE POCO TIEMPO el respeto por las preferencias sexuales diferente era prácticamente inexistente. Hoy en día hay mayor tolerancia pero aún está muy lejano el día en que sean totalmente aceptados. Lo mismo ha sucedido con la discriminación.

EL CONCEPTO DE LA FAMILIA también se ha quedado rezagado. Todavía prevalece el concepto de “familia muégano” –todos pegados físicamente- aunque sea disfuncional, sobre el concepto de familia efectiva en el que –aunque físicamente no estén juntos- a la hora de la solidaridad todos jalan parejo.

LO MISMO HA SUCEDIDO CON la política en nuestro país donde nuestros dirigentes tienen más características de caciques que de líderes carismáticos, con verdadero espíritu y vocación de servicio.

Creen que mediante decretos y propaganda pueden obtener liderazgo y carisma. A PESAR DE LA APERTURA democrática nos han hecho creer que la democracia se limita únicamente a los procesos electorales y olvidan que significa el poder de todos. Las inconformidades, malestar y sentir de la mayoría son ignorados con cínica sordera.

LA JUSTICIA TAMBIÉN SE HA quedado atrás. La corrupción y la impunidad prácticamente dominan instituciones y criterios. Todavía creemos que quien no tranza no avanza.

LA EDUCACIÓN ESCOLAR TAMPOCO HA podido salir del rezago. Todavía prevalece la educación de acumulación de información sin privilegiar el desarrollo de la inteligencia y el gusto por el conocimiento. Prueba de ello es que cada día hay menos bibliotecas y las que quedan brillan por la ausencia de lectores.

¿DE QUE SIRVE UNA MODERNA computadora o un súper teléfono inteligente si solo se usa para chatear o tomarse selfies? Es como adquirir un auto último modelo solo por el estéreo. ¿PARA QUÉ SIRVEN LOS AVANCES tecnológicos si no queremos utilizarnos para el bien común?

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add