×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
12 Marzo 2017 03:10:00
Militarizar a México
ES UN HECHO QUE EN México vivimos una crisis de inseguridad y aunque se ocultan o “maquillan” las cifras oficiales se estima que durante 2016 fueron asesinadas más 19 mil personas, mientras en 2015 fueron más de 15 mil.

LAS ESTRATEGIAS aplicadas por los gobernantes no han podido con el paquete, por el contrario, se les está saliendo de las manos. Una investigación reciente elaborada por el CIDE sostiene que la militarización fue la causa del incremento de asesinatos registrados durante el Gobierno de Calderón. (http://cide.edu/saladeprensa/cide-region-centro-lanza-base-de-datos-sobre-la-guerra-contra-el-narco-y-una-cobertura-especial-en-colaboracion-con-vice-news/)
DURANTE EL sexenio de Fox, de 2000 a 2006, la Comisión Nacional de Derechos Humanos registró 1,135 quejas contra las fuerzas armadas por violaciones a los derechos humanos con 11 recomendaciones al Gobierno para atender dichos casos. Para el periodo de 2007 a 2016, es decir desde el inicio de la llamada guerra contra el narco a lo que va del sexenio de Peña, la CNDH registró 10,751 quejas y emitió 146 recomendaciones.

ES DECIR que antes de la guerra de Calderón se registraba un promedio de 190 quejas anuales y menos de dos recomendaciones por año. Sin embargo, a partir de 2006, dicha cifra se disparó al registrarse 1,075 quejas y más de 14 recomendaciones en promedio al año.

DE ACUERDO con declaraciones del coordinador jurídico de la CNDH, Rubén Pérez Sánchez, y publicadas en el Huffington Post, la estrategia de militarizar el país para combatir al crimen organizado no implica por sí misma la solución a la inseguridad y violencia que nuestro país enfrenta. La seguridad pública es y debe estar a cargo de instituciones de carácter civil.

POR ELLO, ante la insistencia del impulso por parte del Gobierno de la Ley de Seguridad, organismos de derechos humanos y la misma ONU han advertido de los peligros de aprobar dicha ley. El representante en México del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos –Jan Jarab- señaló que la ley propuesta del PRI, PAN y PRD representa un “cheque en blanco” para que las fuerzas armadas puedan cometer abusos contra los derechos fundamentales de las personas, de manera similar a lo que ha ocurrido en los últimos 10 años.

ASÍ MISMO, Jarab puntualizó que “estamos preocupados con la intención de adoptar una ley de seguridad interior porque está en contra de la necesidad de las mismas autoridades para salir del paradigma militar, de reconstruir las corporaciones policiacas y de adoptar un modelo distinto de seguridad para México”. Por ello, mantener a las Fuerzas Armadas en las calles desincentiva a los estados para profesionalizar a sus policías y los impulsa a delegar sus funciones a la federación.

DELEGAR A nuestras Fuerzas Armadas funciones policiacas es exponerlas a situaciones ajenas a su naturaleza. Ante las desgracias y situaciones de emergencia nuestras Fuerzas Armadas siempre han estado al pie del cañón con su gran sentido del deber ayudando sin descanso a víctimas y damnificados. Por eso no es justo exponerlas para que le hagan la chamba a otros.

DESDE LUEGO que nadie busca el retiro inmediato del Ejército de las calles, pues hay zonas en muchas ciudades donde juega un papel importante para la ciudadanía. Pero sí es necesario –como lo señaló el director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, Mario Patrón-, un programa de retiro programado de las Fuerzas Armadas, hecho que pasa justamente por el fortalecimiento de las instituciones civiles y por la democratización de las policías.

ANTE ESTO, por qué nuestro actual Gobernador, cuando presidía la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, se opuso al uso de las Fuerzas Armadas en funciones policiacas y luego, ya como gobernador, no solo promueve su presencia sino hasta pasa la charola para construirles instalaciones, eso sí, de primer nivel. Queda la duda por qué cuando empezó su sexenio no inició con un programa para poder contar con una policía profesional; en seis años se podían haber sentado las bases para ello.

En cambio, las fuerzas policiacas estatales que padecemos dejan mucho que desear por sus abusos, prepotencia y sobre todo por la violación constante de los derechos humanos. Tal vez por eso el jueves pasado el Secretario de la Defensa declaró, aquí en nuestro estado, que la gente exige el ejército en las calles; con una policía como la de Coahuila, pues cómo no.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add