×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
13 Noviembre 2016 03:10:00
Momentos de incertidumbre
Y COMO POR ARTE DE MAGIA la nota roja desapareció para dejar su lugar a los resultados de las elecciones del vecino país del norte. No hay quien no opine sobre ello; comentarios pesimistas, optimistas, agoreros, insulsos, sesudos análisis y sin faltar los chistes ni los insultos, todo mundo habla y opina al respecto.

PARA LA GRAN mayoría el futuro inmediato luce desolador, sin embargo, venga lo que venga, en gran medida haber llegado hasta aquí ha sido responsabilidad de nosotros por lo que hemos dejado de hacer. Hoy somos terriblemente vulnerables y dependientes.

ENTRE LAS múltiples opiniones que empiezan a circular en las redes sociales están las convocatorias para boicotear los productos norteamericanos dejándolos de adquirir para darle preferencia a los productos nacionales; desafortunadamente, frente a la globalización –para bien o para mal- resulta prácticamente inviable.

PARA QUE un boicot logre su objetivo debe sostenerse con múltiples acciones y sacrificios. Resultaría muy interesante ver cómo le haríamos al dejar de importar de EU las gasolinas, gas natural o maíz; quién nos los vendería y a qué precio.

SIN SER TAN dramáticos, quiénes dejarían de utilizar su iPhone o su computadora de la manzanita; quiénes renunciarán a Photoshop, Office o WhatsApp; quiénes dejarían de consumir música y películas del vecino país del norte, o evitarían adquirir automóviles de patente norteamericana.

Valdría la pena preguntar si ese boicot incluiría también a las cadenas de supermercados norteamericanos -tan exitosas en Monclova- y también los refrescos y las franquicias de hamburguesas, pizzas y café.

SE VE LEJANO aún el día en que en México desarrollemos algún teléfono inteligente o programas de computadora capaces de competir con los productos norteamericanos de marcas tan arraigadas.

DESAFORTUNADAMENTE EN México la producción de hidrocarburos y de granos alimenticios es casi una tragedia. Tampoco fabricamos algún tipo de automóvil mexicano.

DEJAR DE comprar vehículos norteamericanos podría afectar a los miles empleos que esta industria ha generado principalmente en nuestro Estado. Así mismo las franquicias trasnacionales emigrarían dejando de ocupar mano de obra mexicana con el consecuente desempleo, que a pesar de la propaganda triunfalista del aumento de empleos, da que pensar.

SEA DEL tamaño que sea la crisis, seguiremos consumiendo diferentes productos procedentes de EU y de China. Ya veremos dentro de dos semanas las colas interminables en los puentes fronterizos para buscar las ofertas del black friday y de Navidad.

EN BUENA medida esta situación de vulnerabilidad e indefensión se debe a que durante décadas en México se ha dejado de invertir en la investigación científica, la educación y el desarrollo industrial, principalmente.

EN LUGAR de fomentar y apoyar la investigación científica, así como la educación de calidad y efectiva, hemos desperdiciado el talento de miles de jóvenes que tienen que emigrar para desarrollar todo su potencial en el extranjero. Hay miles de ejemplo de connacionales trabajando exitosamente en la investigación científica y tecnológica, así como en el desarrollo industrial y artístico, que triunfan en países desarrollados, recibiendo todo el reconocimiento y apoyo que aquí no hemos sabido darles.

ES BIEN Sabido que a nuestros gobiernos –tristemente todos- no les interesan los proyectos educativos ni científicos ya que sus resultados se ven a largo plazo, en décadas. En cambio las obras innecesarias, de mero ornato y de sospechosa calidad; las reformas, pactos y programas de dudosa efectividad, y todo aquello que se vea en lo inmediato, que pueda ganar el aplauso fácil, es en lo que las autoridades enfocan sus actividades.

Y AHÍ ESTÁN los resultados electorales de EU ante los cuales ahora andamos espantados, sin un plan y buscando culpables, sin ver que nosotros mismos hemos consentido y tolerado habernos convertido en una nación vulnerable, débil y dependiente, limitándonos tan solo de acusar al gobierno, del color que sea, buscando culpables e inventando pretextos.

AUNQUE PAREZCA mentira, en este momento el gobierno aún no tiene un plan, y si lo llegara a tener, difícilmente sería apoyado debido a la desconfianza que ha generado.

SOMOS TAN vulnerables que no sabemos aún como defendernos y mucho menos encarar las campañas de odio que están surgiendo hacia nosotros, como se puede apreciar en el crudo reportaje “Sembrando Odio”, realizado por Jorge Ramos. https://www.youtube.com/watch?v=eh1RgqO8GEM

PERO DE nada sirve rasgarse las vestiduras ya que también el odio lo practicamos aquí con macabra maestría. Basta recordar las tragedias recientes de crímenes y desparecidos, muchos de ellos inocentes, con la saña y crueldad inauditas que utilizan los criminales para eliminar a sus víctimas, que además son sus connacionales. ¿Acaso esos crímenes –y vaya qué crímenes- no son de odio?

AÚN ASÍ, frente a este panorama, el peor error sería dejarse abatir por el pesimismo y el desánimo; no se vale derrotarse antes de subir al ring. Tampoco se vale el optimismo simplón con el que los ratones sueñan de que el gato puede llegar a ser su amigo.

MIENTRAS NO nos atrevamos a salir de nuestra zona de confort ni a reactivar la solidaridad, seguiremos encerrados en nuestro camarote del Titanic esperando que acontezca algún milagro.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add