Invitado por el licenciado Sergio Arredondo Olvera, secretario general de la Federación Nacional de Municipios de México, FENAMM, tuve la gran satisfacción de asistir el jueves 14 a la Reunión Nacional de Presidentes Municipales con Diputados Federales pertenecientes a la LXI Legislatura del Congreso de la Unión, celebrada en un auditorio de la Cámara Baja.

El evento fue excelente. Estupenda organización, amplia convocatoria, agenda trascendental para el fortalecimiento municipal e intervenciones precisas y de calidad. Se dividió en dos tiempos. La primera fase correspondió a la FENAMM, que agrupa a 1512 presidentes municipales de línea priísta. El presídium se integró con la presidenta nacional del PRI, diputada Beatriz Paredes, el presidente nacional de la FENAMM, doctor Eruviel Ávila Gallegos, Alcalde de Ecatepec, y el propio Sergio Arredondo. Ahí estuvieron también el talentoso diputado Luis Videgaray, presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública y la inteligente diputada Carolina Viggiano, presidenta de la Comisión de Centros Metropolitanos.

Los discursos en la fase inaugural corrieron a cargo de Beatriz Paredes, de Eruviel Ávila y de Luis Videgaray. Luego el foro se abrió a la intervención de los alcaldes presentes, habiendo destacado Benjamín Galván de Nuevo Laredo, José Luis Ávila de Acapulco, Pedro Pérez de Tlaxcala, Xicoténcatl Ramírez de Champotón y Manuel Escamilla de Mineral Reforma, Hidalgo.

Los planteamientos giraron en torno a la necesidad de cancelar el excesivo burocratismo, la discrecionalidad y el partidismo con que el Gobierno federal maneja y otorga los fondos y los subsidios, y suprimir su pesada reglamentación; mejorar la capacitación para elaborar proyectos, llenar formatos, y facilitar el acceso a los fondos presupuestales. Se solicitaron más recursos para centros metropolitanos, para “municipios artesanales”, plantas de tratamiento, infraestructura en general y turística, reparación de daños a la pesca en Campeche provocados por Pemex, reconstrucción de zonas devastadas por las inundaciones y para pavimentación.

En la segunda fase del evento participaron alcaldes de todas las corrientes políticas, incluyendo a un pequeño grupo apartidista. Presidieron los líderes de todas las asociaciones de alcaldes, los coordinadores de las bancadas de la Cámara, el diputado Videgaray y el alcalde Eruviel Ávila. En el pleno, alcaldes y diputados de la Comisión de Presupuesto.

En esta etapa se plantearon cuestiones trascendentes para la consolidación del municipalismo: cancelar la no reelección de los regidores y síndico del Ayuntamiento, ampliar a cuatro años el periodo de Gobierno municipal, crear una fiscalía especial para atender exclusivamente cuestiones municipales, suprimir la devolución del IVA y los enormes adeudos contraídos con la CFE, Pemex y Conagua, ampliar el Subsemun (Subsidio para la Seguridad Municipal) a todos los municipios y volverlo permanente, organizar una conferencia sobre seguridad municipal, no desaparición de las policías municipales y certificación de cada uno de sus miembros.

El diputado Videgaray, buen economista y mejor político, hizo el feliz anuncio de la instauración de un fondo para el deporte, la recreación y la cultura en beneficio de la juventud, coadyuvando así a la reducción de los problemas de violencia e inseguridad que ahogan al país. Quizá algún día ese programa pudiera enriquecerse con la creación de centros de capacitación para jóvenes de barriada, donde aprendan algún oficio que les permita incorporarse positiva y productivamente a la sociedad.

La Constitución de 1824 instauró el federalismo y la de 1917 el municipalismo.

La Fenamm, con su liderazgo, al fortalecer al municipio, consolida ambas instituciones, pilares de nuestro sistema político, económico y social. Las reformas estructurales, políticas y hacendarias que ha impulsado la Fenamm, vigorizan a los municipios del país y los acredita como la institución más eficiente y cercana al pueblo.

Cierto. México atraviesa por una de las más difíciles etapas de su historia: estancamiento económico, desempleo, inseguridad y pobreza generalizada. El fortalecimiento del municipio autónomo, libre y democrático, es una amplia y promisoria ventana abierta al futuro para conquistar un mejor destino.