¡Benditos los niños que desesperaban esperando esta mañana!

Los adultos, en cambio, es probable que no quisiéramos ni abrir los ojos.

Sólo de pensar en los papeles y moños que dan razón de nuestra locura.

Por confundir la fiesta más cristiana con el desfile de las vanidades más humanas.

Por gastar en bebidas y viandas lo que urgía a un prójimo para sobrevivir.

Pensando, en fin, que ya está a la vuelta de la esquina la dura cuesta de enero.

Como quiera, abra los ojos, disfrute la Navidad y enmiende lo que pueda.

.(JavaScript must be enabled to view this email address)