×
Ricardo Alemán
Ricardo Alemán
ver +
 [email protected]

" Comentar Imprimir
11 Noviembre 2016 04:00:00
Padrés: simulación y engaño
Podrán decir misa los abogados de Guillermo Padrés y podrán invocar al cielo los encargados de procurar justicia en el Gobierno federal, pero lo cierto es que nadie sabe –a ciencia cierta–, si Guillermo Padrés es o no, uno de los grandes ladrones de la política.

Lo que presenciamos, en rigor, no es más que un juicio mediático en donde las voces interesadas ya sancionaron. Y en esa sanción una mayoría determinó que Padrés es culpable; otro pillo salido de las filas de la política.

Por eso mismo, también presenciamos el circo mediático montado por Padrés y por sus abogados –la expectacularidad de la entrega, luego de una larga entrevista en la que se dice perseguido político–, muestran que el exgobernador de Sonora parece jugar el juego de la justicia mediática

Y también por eso, en el terreno político parece impecable la decisión de Padrés de entregarse a la justicia.

Y de eso se trata; de montar el espectáculo del domador frente a las fieras que, en la adelantada contienda presidencial, podría reportar jugosos beneficios al PAN y a su presidente, el cuestionado Ricardo Anaya.

Es decir, que con la decisión de Padrés de entregarse a la justicia, se cierra la brecha de incongruencia entre el prófugo exgoberandor de Sonora y el discurso del jefe nacional del PAN, Ricardo Anaya, quien centró sus aspiraciones presidenciales en un discurso contra la corrupción.

Pero, además –y también como parte de los juegos del poder–, la entrega voluntaria de Padrés contrasta con la grosera mentira y fuga de Javier Duarte, exgobernador de Veracruz.

De esta manera ya se produjo una notable diferencia entre el exgobernador panista que se dice perseguido político, que se entrega a la autoridad y que asegura estar dispuesto a demostrar su inocencia, frente a la desaparición del priista Javier Duarte.

Sin embargo, lo políticamente correcto –como la entrega voluntaria de Padrés–, no es precisamente lo mejor para la justicia, para la sociedad, la transparencia, combate al crimen y la impunidad.

¿Por qué?

Porque son muchos los indicios de que asistimos a una entrega pactada.

¿Y cuáles son esos indicios?

1.- Que nadie, en su sano juicio, se entrega a la autoridad cuando es perseguido por delitos distintos a los de índole político. Por eso, Padrés y abogado insisten en ser víctimas de una persecusión política.

2.- Bajo esa lógica, nadie se entrega sin “red de protección”. Y esa red es un acuerdo político.

3.- Además, en la historia y práctica política del derecho –el derecho convertido en palanca política–, abundan ejemplos de acuerdos, negociaciones, pactos y hasta trueques, en donde la única perdedora es la justicia y la única ganadora es la impunidad.

Por eso no se descarta una simulación que terminaría en grosero “parto de los montes”; en una patraña en donde los abogados de Padrés son piezas clave.

Y es que, como saben, Antonio Lozano Gracia, extitular de la PGR, es experto en negociar, pactar, acordar, transar, simular y en el cochupo y el engaño.

¿Lo dudan?

¿Olvidaron los escándalos de “La Paca”, la calavera “Del Encino” y otros engaños pensados y avalados por Lozano Gracia y operados por su escudero, Pablo Chapa?

Más. En entrevista que ofreció el abogado Juan Velázquez, en febrero de 2012, habla de Chapa Bezanilla y sus transas como subprocurador de la PGR –en el caso de Raúl Salinas–, en tiempos de Lozano Gracia como titular de la PGR.

Dijo Juan Velásquez: “Chapa Bezanilla me pidió que le preguntara a Raúl Salinas que si quería declarar en casa de su hermana, para que no hubiera periodistas, a lo que Raúl inmediatamente aceptó… Una vez allí [en la casa de la hermana de Raúl Salinas] dos esbirros de Chapa Bezanilla lo detuvieran en mi presencia. Así, ese tipo, Chapa Bezanilla me usó ruinmente, a pesar de que yo le ofrecí el cargo de subprocurador, para que no se quedara desempleado”.

¿Qué habrían pactado Padrés, sus abogados, Ricardo Anaya y el Gobierno federal?

Padrés, vale recordarlo, fue uno de los principales impulsores de Ricardo Anaya y uno de sus financistas, junto con otros como Francisco García Cabeza de Vaca, hoy goberandor de Tamaulipas.

La simulación y el engaño

Al tiempo.

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add