Palabras domingueras. Así les decíamos en mis tiempos a las palabras que nos parecían demasiado cultas o elegantes y que nosotros veíamos más bien como rebuscadas.

Palabras domingueras, porque eran sólo para usar el domingo, el día de lucir las mejores galas: Los zapatos nuevos, todavía rechinantes y olorosos a cuero, o la camisa de estreno, llena de colorines, que de inmediato despertaba entre los cuates el consabido comentario y la respuesta de rigor:

Pos’ por la camisita se ve que andas de luto ¿no?
Sí, es que se me murió una tía en Hawai.

Son palabras “de domingo”… bueno ¿y qué es el domingo o qué significa? La palabra viene del latín dominicus, que es el día del Señor. El Señor es Dómine, el amo, el que manda.

El domingo se dedica especialmente a los oficios religiosos. Eso nos puede llevar a otra palabra: Lo eclesiástico. ¿Qué es lo eclesiástico? Lo relativo a la ecclesia, a la iglesia, claro. Hasta ahí vamos muy bien, como dijo el tipo aquel que se cayó de un edificio de 20 pisos. Cuando iba pasando por el segundo, dijo: Hasta ahora vamos muy bien, no me ha pasado nada. Pues no. Faltaba el zapotazo que se dio cuando llegó al suelo.

No debemos confundir lo eclesiástico con lo ecléctico, aunque ambos términos suenen tan parecidos. Ecléctico es de origen griego y viene de eklegein, que significa escoger. El ecléctico es muy selectivo. Escoge entre varias opciones la que le parece mejor, después de hacer un análisis de las conveniencias o inconveniencias de cada caso. El ecléctico es el que sabe escoger lo mejor.

¿Eso tiene algo que ver con escéptico? No, para nada. El escéptico es el que todo lo pone en duda. ¿Así que viste un ovni? ¡No me digas! Pues ¿sabes qué? Que no te creo nada. Así reacciona el escéptico… Le cuentas algo y reacciona con achis achis achis… Todo lo quiere comprobado.

Luego tenemos también el escolástico. Se parece pero también es algo diferente. El escolástico es el que piensa de acuerdo con una doctrina de la Edad Media que se basaba en el pensamiento aristotélico. Haga de cuenta que es miembro activo del club de admiradores de Aristóteles. Ése es el escolástico.

¿Y el estoico? Bueno, es el que practica el estoicismo. Lo sospeché desde un principio, dirá usted. ¿Pero en qué consiste esa doctrina, esa corriente filosófica? El estoico es el que aguanta vara, el que permanece ecuánime ante la desgracia.

Hay muchas otras palabras parecidas… Por ejemplo estético y estático. Lo estético es lo que pertenece a la estética, que es la ciencia que trata de la belleza y de la teoría fundamental y filosófica del arte, esa que siempre está preguntándose qué es lo bello y cómo se manifiesta o se define, que por cierto no es algo fácil. Trate usted de definir la belleza y verá que se hace uno bolas y finalmente quizá llegue a la conclusión que han llegado muchos de que “la belleza se siente, mas no se define”.

PREGUNTA DEL PÚBLICO: ¿Se puede decir concientizar con el significado de “hacer conciencia”? Aldo Carlos.
RESPUESTA: Pues sí se puede, es más, así es como más comúnmente se usa, porque según el Diccionario deberíamos decir concienciar y ésa es una palabra que en la vida real yo nunca he visto que alguien la use. En su más reciente edición, el Diccionario de la Lengua Española acepta ambas formas.

1. AHORA LE PREGUNTO: La cacatúa es un ave de Oceanía de copete largo y eréctil que imita la voz humana. El nombre de la cacatúa proviene del malayo y significa:
a) mi tía solterona que grita al hablar.
b) mi hermano mayor que ya está viejo.
c) mi suegra que ladra como perro con rabia.
d) mi abuelita que se queja porque tiene reuma.

2. TAMBIÉN LE PREGUNTO: ¿Cuál es la diferencia, si la hay, entre cónyuge y consorte?

1. RESPUESTA: B) El nombre de la cacatúa proviene del malayo kakatua y se forma con las raíces kakak, que significa hermano mayor y tua, que quiere decir viejo.

2. RESPUESTA: El significado es igual. Significa pareja matrimonial, pero las raíces son diferentes. Cónyuge significa con el mismo yugo y consorte con la misma suerte. La palabra cónyugue es errónea.

Frase acusadora para terminar: Una cosa es tener la conciencia limpia y otra es tener mala memoria… ¿Cómo dijo? ¡Hasta mañana!