Salió en calidad de “oficial” el nombre del cuarto de cinco extranjeros a los que tiene derecho Saraperos para la temporada 2013. Hoy más que nunca crece la hazaña aquella que vivimos en la última serie del año pasado, cuando se completaron los innings lanzados por novatos requeridos por el reglamento, para volver a tener cinco extranjeros la siguiente campaña.

Si no se hubieran completado, José Miguel Piña sería el ultimo refuerzo extranjero. De Piña podemos publicar sus números que lo hicieron brillar, tanto en la Liga Invernal Veracruzana, que los Naranjeros de Hermosillo le aventaron un lazo para ver si podía hacer algo por una causa que lucía como el “Titánic”, un par de horas después de haber chocado con el iceberg.

¿Quién será el quinto extranjero? La verdad no importa tanto. Suena Giancarlo Alvarado, aquel boricua de muchos pantalones y mejor actitud que ya estuvo con los Saraperos haciendo mancuerna con el desaparecido José Lima o bien podría ser hasta el mismísimo Roger Clemens y la verdad no importa tanto. Y decimos que no importa tanto porque sabemos perfectamente que los extranjeros si no funcionan pues se cambian y asunto arreglado. Hay muchos y en esta liga siempre hay un desfile.

El problema es cómo van a responder tres, cuatro y cinco en la rotación. Sin un solo día de pretemporada, comienza el 11 de febrero, la teoría dice que tres, cuatro y cinco en la rotación serán sin orden establecido aún. Daniel Guerrero, que ya conocemos, y los recién adquiridos Alfonso Sánchez y Edwin Salas. “Dany” Guerrero ya nos demostró que sabe lanzar y lo sabe hacer bien, ahora tiene que encontrar ese pequeño detalle que separa a los grandes de los “etcétera”. Consistencia. Le falta tener un buen año completo para hacer números decentes que adornen su carrera.

Necesita consolidarse y hacer una muy buena pretemporada para evitar lesiones. De Edwin Salas sabemos que es una joven promesa del beisbol mexicano. A Saraperos le urge que Edwin deje de ser promesa y asuma la responsabilidad de realidad. El será una de las claves que este cuerpo de pitcheo funcione. Alfonso Sánchez es un pitcher que ya ha mostrado valía en la LMB, está obligado a refrendarlo en una plaza como esta. Lo complicado de esta situación es que si fallan los mexicanos pueden despedirte de los playoffs muy temprano en la temporada. Se puede decir, y no por ponerles presión, que todo el trabajo hecho para este año está en sus manos, o más mejor dicho, en sus brazos.