×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
13 Enero 2018 04:00:00
Política; oportunidad para servir
Cuando veo el nombre de algún político que es señalado por corrupción, me pregunto: ¿Dónde están los ciudadanos honestos? ¿Los que prometieron servir con lealtad y patriotismo? ¿Dónde, los que deben ser ejemplo para los jóvenes?
También me llega la decepción al ver tanta descalificación por parte de quienes militan en un partido distinto al que se ataca. Y surgen más cuestionamientos: ¿Realmente creen los que se adornan con el manto de la honestidad, que son honestos? ¿Por qué en campañas denuncian todas las atrocidades y cuando ocupan cargos, comparten beneficios?

Sin duda es para encender los ánimos por parte del electorado. El hartazgo de un pueblo, cansado ya de tantas corruptelas, se manipula. Todos los participantes en política, creen ser lo mejor de lo mejor. Solo ellos creen tener la “varita mágica” que vendrá a solucionar todos los problemas que nos han heredado administraciones pasadas.

Lamentablemente esa varita mágica no existe, por lo tanto nadie es dueño de ella. Aunque hay que reconocer que el ciudadano, el que lucha día a día por sobrevivir con un sueldo mínimo que resulta un insulto más que un beneficio, es quien hace magia. Como magia hace también el ama de casa para estirar el gasto y todo aquel que trata de mantenerse a flote a causa de una economía más que difícil.

La política, como una oportunidad de servir se ha visto desgastada y hasta quizás relegada. Basta ver a quienes llegan a ocupar cargos, la mayoría designados por partidos políticos que ponen a cualquiera, sin conocimiento alguno solo para cubrir la “cuota” que les toca en el reparto, para darnos cuenta de lo pobre que está el ejercicio político.

Quizás no se dan cuenta que forman parte de esa corrupción que tanto critican y hasta cierto punto dicen repudiar.

Aunque lo que no repudian son las cantidades exorbitantes que reciben quincenalmente por ¿trabajar? Más bonos y otras prestaciones. Ahí sí, se quedan calladitos todos y nadie protesta.

Nadie se explica que habiendo tantos legisladores recibiendo “dietas” traducidas a jugosas cantidades de dinero, con aguinaldos que constituyen un insulto para la clase trabajadora, ninguno tenga la sensibilidad para decir ¡Basta! a tanto dispendio.

Diferentes partidos, diferentes colores pero todos unidos a la hora de otorgarse y ¡Por supuesto! recibir un privilegio que a ningún trabajador se le otorga.

Las representaciones plurinominales por ejemplo, no tienen razón de ser. ¡Ah¡ pero como las pelean los partiditos. Seguimos sosteniendo un número considerable de legisladores -200- con todos los privilegios que el cargo o ellos para ser realistas, se otorgaron.

La representación plurinominal fue un regalo que se inventó en un momento determinado para hacer creer que había democracia, pluralidad de ideas; que no solo un partido político tomaba las decisiones. O sea el partido en el poder.

¿Se justifica que siga prevaleciendo el regalo? ¡Por supuesto que no!. No se debería hablar de democracia cuando no se obtiene una posición mediante el voto de los ciudadanos. Es el caso de los “pluris” que sin hacer campaña, llegan muy cómodamente a disfrutar de algo que no les corresponde.

La política es engañosa. De un tiempo a la fecha, cualquiera que invente o participe en un grupo con membrete de “partido” se considera político.

Sin embargo, esos oportunistas han convertido el ejercicio político en una forma de vivir. Sin ideología, sin principios, critican a otros pero actúan igual o peor que lo que dicen repudiar.

Hacer Política significa tener la oportunidad de servir; de hacer algo en beneficio de los demás. El político, el verdadero político, se preocupa por su pueblo, por su comunidad, por la gente que votó por él y a la que no va a traicionar.

Y sí los hay, afortunadamente. Hay gente trabajadora, honesta, con verdaderos deseos de servir. A ellos hay que estimularlos y apoyarlos. A los otros, oportunistas y sin preparación hay que irlos eliminando. México necesita personas que respondan con eficacia no que velen por sus propios intereses.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add