×
Katia D'Artigues
Katia D'Artigues
ver +

" Comentar Imprimir
09 Octubre 2016 04:00:00
Proceso tortuoso
El miércoles 5 de octubre, por la mañana, antes de la tercera sesión de la Asamblea Constituyente, se preveía un día largo. Aún no había un acuerdo sobre cómo se integraría la mesa directiva. Los intentos de una planilla única, hasta ese momento, habían sido, como todo en este congreso especial para discutir y votar una Constitución para la Ciudad de México, un proceso largo y tortuoso.

En el grupo parlamentario del PRD, a las 10 de la mañana, dos horas antes de la sesión, nos advirtieron que necesitaban que todos estuviéramos para votar. Que no descartáramos que quizá nos fuéramos a la medianoche. Me dio gusto que en esta ocasión si viene preparada con más cosas en mi bolsa/maleta: Comida a escondidas (en las sesiones sólo hay galletas), un chaleco y una pashmina extra larga por si hacía frío, la computadora, el cable para cargar el teléfono y hasta desodorante.

Pero no fue así. La sesión tardó en empezar una hora más, pero porque se logró un acuerdo antes de la sesión entre los grupos parlamentarios.

En la mesa hubo varios candidatos para encabezar la mesa directiva: Porfirio Muñoz Ledo, Alejandro Encinas, Olga Sánchez Cordero y Bernardo Bátiz. El acuerdo final fue por Encinas.

Votamos 88 constituyentes por cédula (que ibas y depositabas en una urna transparente). A la primera ronda el resultado final fue 83 votos a favor de la fórmula acordada y 5 que tenían otras propuestas. Por mucho, se superó la mayoría calificada que se alcanza con 67 votos. Esos 67 votos que se necesitarán para aprobar absolutamente todo en este congreso constituyente.

La mesa de decanos se fue a sentar a sus curules; todos menos Irma Cué, quien se quedará en la mesa por parte del PRI. El polémico Augusto Gómez Villanueva, quien presidio las primeras dos sesiones, se llevó aplausos y felicitaciones de todos: fue una conducción difícil y caótica porque iniciamos sin reglamento, porque hay muchos vacíos en la Reforma Política del DF. Se acabaron con él los minutos de silencio y de aplausos que no eran minutos porque los cortaba antes. Tobyanne Ledesma, diputada del PRD, ya no será llamada Tobaine.

Comenzaron las felicitaciones de todos los grupos y constituyentes de la mesa directiva que está integrada por 5 mujeres y sólo dos hombres: Alejandro Encinas, Clara Brugada, Irma Cué, Mauricio Tabe, Margarita Saldaña, Bertha Luján y Aída Arregui.

Cynthia López Castro, del PRI, celebró la integración “paritaria” y fue corregida, de buen humor, por Encinas. Moviendo la mano de izquierda a derecha contestó: “Paritaria, paritaria no lo es. Es mayoritariamente feminista, lo cual nos da muchísimo gusto”.

Así, a 20 días de instalada la Asamblea, al fin hay reglamento, mesa directiva y también nueve grupos parlamentarios: Del PRD, Morena, PRI, PAN, del Ejecutivo federal, el “Constitucionalista” (que integran los designados de Mancera menos Alejandro Chanona y con la suma de Ismael Figueroa, el bombero, único candidato independiente que llegó a la Asamblea), Encuentro Social, Movimiento Ciudadano y del Partido Verde.

Estos tres últimos grupos parlamentarios pudieron ser creados gracias a que sólo se necesitan tres diputados para formarlos y serán clave en la formación de mayorías calificadas.

Encinas acepta la falta de legitimidad. Al ser electo presidente, Encinas dio un mensaje interesante. Aseguró que aunque será un presidente con “neutralidad institucional”, no deja de tener “definiciones personales, políticas claras y profundas”.

Es decir: se declaró claramente de izquierda y al hacerlo hizo un breve recorrido por su historia personal y la de la Ciudad que gobernó brevemente al terminar el periodo de Andrés Manuel López Obrador entre 2005 y 2006.

Designado por Mancera, Encinas formó parte importante del Grupo Redactor que creó la iniciativa presentada por el jefe de Gobierno, que ha sido muy criticada. Con su presidencia, que es una buena noticia, quizá también se pierde a un interlocutor que podía hablar lo mismo con Morena que con el PRD y otros partidos. Veremos.

Senador por el Estado de México (cargo al que pidió licencia para dedicarse sólo a esta tarea), no es miembro del PRD, del que se salió tras los hechos de Ayotzinapa y no es un secreto que quiere ser candidato en la contienda por el Estado de México en 2017.

Vuelvo a su discurso. Me gustó que Encinas habló del elefante en la habitación: que esta Asamblea, al tener 40% de designados y al ser electos el resto por sólo 28% de la votación en la Ciudad el pasado 5 de junio, tiene un “déficit de legitimidad”.

“Para poder superar esto tenemos que anteponer por encima de los intereses de los partidos políticos y nuestros intereses personales el bien superior de la Ciudad”, dijo.

¿Cómo lograrlo? Escuchando a la ciudadanía, haciendo de esta Asamblea un parlamento abierto que reciba propuestas de la gente de la Ciudad, obligando a los diputados (así se estableció en el reglamento) a procesar las propuestas en las 8 comisiones que se integrarán. Anunció también la intención de crear una página web “interactiva”, donde los y las constituyentes deban responder a consultas que se les hagan, por ejemplo.

Es más, Encinas está a favor de someter la Constitución a un referéndum una vez que sea aprobada. Yo insistí en que también debe ser accesible para personas con discapacidad visual.

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add