×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
01 Diciembre 2016 04:00:00
Que el Senado mexicano aprueba una ley fraguada en el Congreso estadounidense
El Senado, por propuesta desde marzo del presidente Enrique Peña Nieto, aprobó ayer cambios a diversas leyes con las que se transfiere la operación de las 110 Capitanías de Puerto del país de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes a la Secretaría de Marina. Y quienes votaron en pro –uno de ellos, Javier Lozano, senador panista–, juran que los puertos no se militarizan; que Marina ahora sólo se encargará de la seguridad de esos lugares, como lo hacía hasta 1976, y SCT seguirá administrándolos.

Incluso, Lozano, voz cantante del dictamen, aseguró que no implica adiciones presupuestarias y “tampoco que se pierdan empleos ni derechos laborales y demás prestaciones”.

Por supuesto, a Javier Lozano muchos no le creyeron. Y así se lo dio a entender su peor pesadilla en el Congreso: El senador Manuel Bartlett Díaz, quien barrió parejo: “Cuando se planteó la reforma energética, Peña Nieto  dijo que ‘no se trataba de privatizar nada, que ni un tornillo’ Y están ya vendidos los ductos, está ya en desaparición la CFE y Pemex”.

(Las leyes que discutían, y al final aprobaban PAN, PRI, Pvem y PRD, eran Ley Orgánica de la Administración Pública Federal y la Ley de Navegación y Comercio Marítimos y la Ley de Puertos, en materia de seguridad de la navegación marítima y de los puertos).

Seguía Bartlett con su argumentación: “Ahora nos vienen a decir que esa reforma en materia de Marina de puertos y de manejo de las Capitanías de Puerto no cambia nada, y es otra mentira más, es, sin duda alguna, la militarización de todos los puertos de ese país, es absolutamente cierto, y hay que leerla, porque no leen, y aquí viene el cambio de lo que se modifica y obviamente se le está entregando a la Secretaría de Marina-Armada de México el control de todos los puertos del país”.

Bartlett abría en canal al régimen, e insistía: “Y les voy a decir otra cosa, no es ni siquiera Peña Nieto, la ocupación ahora militar de los puertos es una instrucción de los Estados Unidos. Eso es, a través de las fuerzas armadas están militarizando todo el continente, porque con eso se garantizan sus inversiones y el manejo de sus negocios en México. Es lo que están haciendo.

“Están ustedes, los que aquí vinieron y los que van a votar, al servicio de los intereses norteamericanos bélicos para controlar a México a través de la militarización de todo el país. Eso es la militarización de los puertos”.

No era todo. Bartlett dijo también que “ya están siendo asignados los puertos mexicanos, lo hemos dicho, ya están siendo asignados a las empresas norteamericanas que se van a establecer en México.

“Eso se ha dicho en el Congreso de los Estados Unidos, que nos informan, porque aquí lo que menos importa es informarse, es que hay que votar esta batea de babas, eso se dice, que es una reorganización de las funciones, cuando es una militarización de los puertos de México, de todos sus puertos de México.

“El designio de la Reforma Energética es no llevarse el petróleo, no llevarse la electricidad. No, es utilizar el territorio nacional, es utilizar los ductos en la explotación del petróleo y la electricidad para favorecer a las empresas transnacionales que ya están designadas para ocupar los puertos de México. Estamos perdiendo el territorio nacional.

“En consecuencia, no es nada más la militarización, lo que es la realidad y no la mentira que vienen aquí a decir con una desvergüenza increíble. Eso está controlado por el extranjero”.

Justificó entonces el PRI a través del senador Raúl Aarón Pozos Lanz: “Podemos hablar de que con esta iniciativa se cumple con los estándares establecidos a nivel internacional y con los lineamientos que establece la organización marítima internacional”.

No todo le cuadró al PAN con Javier Lozano, porque hubo un senador de ellos, el mochiteco Francisco Salvador López Brito, quien pintó su raya: “No estoy de acuerdo”, dijo. Y además dudaba de la afirmación de Lozano, de que no se militarizarán los puertos.

Layda Sansores dijo: “Peña no sólo ha regalado el país a las transnacionales. Ese es el fondo de la olla, sino que se comprometió a blindarlas de cualquier ataque de narcos o de protestas ciudadanas y destina al Ejército y a la Marina para que cuiden sus bienes”.

Y el apostille brutal de Sansores: “Y aquí estamos muy atrasados, pero el señor Pascual, ex embajador de México, dijo el 23 de julio en el Senado de los Estados Unidos: ‘Compañeros, a frotarnos las manos, (porque) los puertos mexicanos servirán para las exportaciones norteamericanas y para que aumentemos y mejoremos nuestra competitividad’…

Enrojecían rostros priIstas. Pura ira congelada contra Layda, quien siguió: “Ellos ya lo tenían planeado, le llegó la orden en inglés al señor Peña Nieto, tardó en digerirla, pero aquí estamos cumpliendo el augurio”.

Y arremetía contra Peña otra vez: “La militarización del país es consecuencia de tener un presidente débil e inútil, que se atemoriza cuando lo sacan de su Palacio y como si no tiene montado un set televisivo o un teleprompter a la vista, no sabe qué hacer. Está muerto de miedo y por eso vive arrodillado ante los militares prestos acatar sus órdenes a las que viene aquí este Senado a apoyar y avalar”.

Nada respondieron los senadores del PRI cuando Layda dijo que el Senado está arrodillado ante los militares. Y advertía la Sansores: “Militar el país es empedrar los caminos a la dictadura. Están creando un gran monstruo”.

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add