×
Juan Castillo Borja
Juan Castillo Borja
ver +

" Comentar Imprimir
13 Octubre 2017 04:00:00
Reconocimiento
CON EL DEBIDO respeto que se merece pido permiso a la directiva del periódico ZOCALO para que en el espacio que me brindan en esta ocasión haga un comentario de quien fue para este servidor el señor Francisco Javier de la Peña Davila, recientemente fallecido en nuestra ciudad a la edad de los 80 años...Gracias.

EN 1963 FUE fundado el periódico El Heraldo de Saltillo por Roberto Orozco Melo y Antonio Castillas Sanchez en la calle de Bravo y Venustiano Carranza (hoy Manuel Perez Treviño) y a los pocos meses fue mi llegada al mismo, gracias a que mi cuñado Antonio Hernandez me había conseguido un trabajo como un especie de mandadero y ayudante de don Panchito.

MI CUÑADO Antonio había trabajado anteriormente en El Diario (que estaba por la calle de Múzquiz antes de llegar a la calle de Allende) pero como habían cerrado se fue a trabajar a El Heraldo, en donde le dijo a mi mama que podía combinar mis estudios de secundaria con este trabajo, y ahí inicia trabajando al lado de la secretaria Rosa Maria, la reportero de sociales Chelito Garcia asi como los reporteros Carlos Gaytán Davila y Gregorio Sanchez Garcia.

Poco tiempo después me cambiaron a ayudarle a Juan Manuel Torres, Juan Vazquez, y los linotipistas como el "Patotas", "El Pisquin", "La Polla" y el prensista Salvador Sanchez, ya en los talleres que fue clave para que me iniciara dentro de las filas del periodismo, porque mi sangre comenzó a convertirse en tinta hasta la actualidad para tomar como vocación mi vida el periodismo.

EN ESOS años recuerde que al frente del periódico estaba Orozco Melo y Castillas Sanchez, pero todos los días había que ir a dejar una copia de las notas que se escribían de información local a palacio de Gobierno, en donde Paco de la Peña era el director de comunicación social, otros compañeros que recuerde al fotógrafo Ramon Hernandez y en los deportes a Fermín Hernandez y al "Cachorro" Mauro de la Rosa.

BREVEMENTE me toco como directores a Javier Villarreal Lozano que le decían el "suavecito" y a la "bolita" el profesor Jose Gonzalez que trabajaba en comunicación de la UAC y patrocinaba al equipo Asturias que formo brillantes paginas deportivas de nuestra ciudad, aun recuerdo que que en una cena navideña rifaron una cámara fotográfica y me la gane.

POCO ANTES de hacer el cambio de la calle de Bravo a la calle de Abasolo, se presento Paco con todo el personal para darnos a conocer que el se hacia cargo del periódico y que ya nada tenían que ver ni Orozco Melo, ni Castillas Sanchez, por lo tanto se cambiaba a la calle de Abasolo, por lo que de la noche a la mañana se realizo el cambio e incluso comenzamos también nuestro cambio, ya que formábamos el periódico en metal y ahora seria con recortes en plantillas de papel.

EN FIN, mis primeros años ahí con Paco y el Heraldo transcurrieron, aun todavía integrado a los talleres en donde logre a conocer a una de mis primeros novias Lucy que la verdad no se ni como la conquiste, porque era una muñequita, ademas era sobrina de la esposa de nuestro director.

SALI DE ese periódico para irme a la frontera en donde estuve tres años en Piedras Negras y Acuña, aun trabajando en los talleres de los periódicos, hasta regresar gracias a la insistencia de mi madrecita Consuelo (QEPD) porque regresara a Saltillo y lo primero que hice fue pedirme trabaja a Paco, quien inmediatamente me lo dio.

VOLVIÓ A Salir de El Heraldo, así sin decir agua va, para irme a El Sol, y de ahí a fundar el periódico El Independiente, de donde di el salto de talleres a la redacción, gracias a mi gran maestro Don Antonio Estrada Salazar en 1970 en donde se mantuve por espacio de cinco años, para irme a fundar el Vanguardia, permaneciendo tres años ahí, para luego cambiar a El Sol del Norte, en donde mi amigo Goyo Sanchez Garcia me dijo que El Heraldo necesitaba un jefe de deporte.

Y DE NUEVO regrese a la casa que me había abierto las puertas al periodismo, y don lugar a dudas Paco de la Peña, tras de un breve regaño, me dio apertura, ahora ya convertido en jefe de deportes y me coloco como fotógrafo a Gabriel Berumen, por lo que le dimos un cambio total a la sección deportiva y de una pagina, al poco rato ya tenia mas paginas en esta sección, con un diseño muy original.

ESTO ATRAJO la atención de la gente de Vanguardia y fue la "polla" Isidro Aguirre quien logro que regresara a ese periódico, otros tres años y de nuevo regresar a El Heraldo.

SIN LUGAR A dudas Paco fue parte importante en mi vida periodística, no me mostró grandes cosas dentro del mismo, pero me dio muchas facilidades para desempeñar mi labor, primero en los talleres y luego ya en la redacción, por eso hoy le rindo este pequeño homenaje, porque lo vi sufrir y batallar para mantener este periódico sin dejarlo de publicar todos los dias, incluso una en donde salimos a las doce del mediodía de otro día, como me sucedería años después con el Vanguardia.

POR ESO se dice, que los principios siempre son difíciles, y mientras que en Vanguardia era todo un equipo humano, en El Heraldo, era solamente Paco y un puñado de trabajadores que no llegaba a diez los que lo acompañábamos en su aventura por sacar adelante a este diario y lo hizo, incluso con la ayuda de su esposa licha.

GRACIAS PACO porque me diste el principio de lo que iba a ser mi vida en el periodismo y porque nunca me cerraste las puertas de tu periódico, como tampoco tu amistad, gracias y descansa en paz.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)


AMIGOS MUY BUENOS DIAS PARA TODOS.

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add