×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
01 Noviembre 2016 03:00:00
Sarcasmos
Dos regalos preciosos que debemos dar a nuestros hijos: raíces y alas. / Estoy en una dieta de tequila; a la fecha ya he perdido cuatro días.

GAYS Y ADOPCIONES

Me dice una paisanita que tiene un sólido matrimonio, una microempresa y tres hijos ya universitarios: “Ve la de Inferno con Tom Hanks (2016, basada en la novela homónima de Dan Brown, secuela de El Código Da Vinci y Ángeles y Demonios). Ahí habla de la creación de un virus contra la sobrepoblación ‘porque lo urgente es exterminar tantita gente’. Y pues yo digo que con los puros gays es suficiente pues no se reproducen entre sí. Pero ahí entra el agandalle del terror mediático y el choro moralino tan trillado que ya chole. Es ya una necesidad que permitan a los gays adoptar huérfanos hasta por pura cuestión matemática. Velo por cualquier lado. Un par de gays le proveería de salud, techo, comida, amor y todo lo necesario y mil veces más. ¿Pero las buenas conciencias preferirían que ese huérfano estuviera propagando enfermedades, vicios, malnutrido, sin medicina, homeless y delincuencia en la calle y sin una pizca de amor? Para mí, los gays son el antídoto perfecto”.

MATRIMONIO

Un jubilado charla con su amigo de 80 años. “¿Con que te vas a casar, no?” “Sí”. “¿La conozco?” “No”. “Pero ¿es una buena mujer?” “Realmente no”. “¿Sabe cocinar?” “No, para nada, cocina fatal”. “¿Tiene mucho dinero?” “¡Qué va! Es más pobre que una rata”. “Bueno, entonces será que es buena en la cama”. “La verdad es que no lo sé”. “Entonces, ¿por qué demonios quieres casarte con ella?” “Es que todavía puede conducir”.

SUBPOBLACIÓN

Bueno, ya conocemos los estragos de la sobrepoblación, pero los estragos opuestos no son menos dañinos. Me refiero a la subpoblación; no a la explosión demográfica sino a la implosión demográfica; no al incremento desatado sino al decremento esperado. El hecho es que la población en los países desarrollados envejece. Y a medida que envejece, produce menos, deja de gastar lo que acostumbra y trata de incrementar su ahorro (lo que pocas veces logra); se queda en casa en vez de salir a cenar; toma vacaciones más baratas y más cerca de su sitio de residencia, y reduce sustancialmente sus salidas al extranjero; y en cuanto a los nuevos juguetes tecnológicos, los encuentran “indispensables”.

La gente mayor ya no invierte sino que extrae capital del aparato productivo (tiene que ir vendiendo bonos, acciones y demás para sobrevivir); por razón natural, dejan de ser hormigas ahorradoras y se vuelven cigarras consumidoras. Estos factores demográficos, por sí solos, han causado desde 1980 un 1.25% de disminución en el PIB y en la tasa de interés “natural” (que desde 2008 no tiene ya nada de “natural” sino que ha sido artificial y brutalmente reprimida).

El impacto en las pensiones y en los programas gubernamentales de atención médica, es demoledor y mortal por necesidad. Cada vez menos y menos trabajadores jóvenes y sanos, pero mal pagados en promedio, tienen que sostener a cada vez más y más pensionados y enfermos crónicos. Cada día, un promedio de 10 mil nuevos gringos pensionados de la Boom-Generation se suman a las filas de los retirados. Ergo, dichos programas y pensiones irremediablemente reventarán; no hay manera de financiarlos. Los beneficios serán recortados poco a poco, por la vía directa de la tijera o por la vía solapada de la inflación; o eliminados de golpe cuando el colapso se de. ¿Es esto justo? Por supuesto que no, pero es matemático.

DOLORES

Un pequeño anciano, arrastrando los pies, entra en una heladería. Se sienta muy lentamente y con cara de dolor en un taburete. Después de recuperar el aliento, ordena un banana split. La camarera le pregunta: “¿Nueces trituradas?” “No”, responde el señor, “¡artritis!”

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add