×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
30 Noviembre 2016 04:00:00
Sarcasmos
¿Recuerdas que hace años teníamos la paranoia de que nos quisieran implantar un chip para tenernos controlados? Pues ahora ya lo llevamos a todas partes y nosotros mismos lo pagamos. Se llama teléfono móvil.
 
THE GOLDEN JACKASS 

Me llega cada mes el boletín Hat Trick Letter de Jim Willie (especializado en economía y finanzas). Termino con algunas citas de su más reciente envío:

 “Aunque Trump resulta ser en verdad un conservador legítimo y antiestablishment, su llegada a la Casa Blanca marcará  el banderazo al colapso económico, que servirá a los intereses de los globalistas. Lo único que tienen que hacer los bancos internacionales es desconectar el respirador artificial con que mantienen al cadáver en animación suspendida, dejar que la realidad se muestre en toda su crudeza… y culpar a Trump. Muy sencillo y fácil. El 99% de la población les creerá.  

“Desde 2008 las elites globales han venido deliberadamente preparando el escenario para una crisis financiera internacional más grande que cualquiera de las que la humanidad ha conocido en su historia moderna. Esa crisis es para ellos apenas un medio para un fin ulterior. Es el viejo y probado método de la dialéctica hegeliana: problema, reacción, solución.

“El objetivo final de la megacrisis es la erradicación de todas las soberanías nacionales, una sola economía global (tecnocráticamente dirigida por ellos, por supuesto), una sola moneda mundial (controlada electrónicamente por ellos mismos), y eventualmente un solo gobierno mundial (el de ellos, desde luego). Al culpar a las soberanía nacionales de la megacrisis, los globalistas esperan convencer a las masas de que la única solución práctica es la centralización total.

“La realidad es amarga, pero debemos aceptarla. La verdad es que los libertarios y los conservadores no ha ganado (como ellos creen). Lo que han ‘logrado’ es colocarse como chivos expiatorios ideales para el crash financiero, ¡creado por los globalistas que se lo van a achacar a ellos!

“La elección de Trump marca un giro gigantesco no sólo en la geopolítica global sino, más importante aún, también en la estabilidad económica global y en el desarrollo social. Aunque el 2016 haya sido frenético, el 2017 será aún más drásticamente caótico. 

“Trump va a presidir sobre los escombros de una tierra económicamente arrasada, heredada de Bill Clinton, George W. Bush y Obama. Ni él ni nadie puede evitar ya ese colapso. Lo único que puede hacer es iniciar el arduo proceso de reconstrucción.

“Algunas predicciones: 1. La muerte de la prensa tradicional (MSM), ahora evidenciada no como una auténtica manifestación de periodismo, sino como una mera agencia de propaganda. Ha consistentemente manipulado la opinión pública mediante mentiras y engaños. Son un hatajo de mentirosos y una desgracia para el verdadero periodismo. 2. El descrédito de los auto llamados ‘Guerreros de la Justicia Social’ que, en vez de ser los ‘liberadores’ que dicen ser, se han mostrado como dictadores exigentes de toda clase de imposiciones a nombre de la ‘corrección política. 3. El fin de las encuestadoras tradicionales, que han probado ser instrumentos corruptos de propaganda a sueldo del mejor postor y no fuentes confiables de medición y pronóstico. Tras el triunfo de Trump y del Brexit, ambos negados por ellas hasta el último minuto, quedaron totalmente desprestigiadas. Nadie puede ya creer en ellas. 4. El paso final del colapso económico. La génesis de este estallido ocurrió hace 45 años, cuando Nixon le quitó todo respaldo al dólar. Lleva, pues, largo rato cocinándose. Iniciar el colapso llevará unos seis meses antes que el público en general lo perciba. Trump y la Fed se enfrentarán abiertamente y eso exacerbará la erosión de la confianza mundial en el dólar como moneda de reserva mundial. Será idiota culpar a Trump de una crisis con génesis tan remota, pero las masas se lo van a creer”.

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add