×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
26 Diciembre 2016 04:08:00
Sarcasmos
Ya puse mi Nacimiento y es tan mexicano que hasta tiene unos maestros bloqueándoles a los reyes magos la entrada a Belén.
 
BABY BOOMERS

Me dice un querido lector regio: “Yo soy del 44 y me tocó vivir en Monterrey lo que describes en tu columna. Gracias por hacerme recordar tan bellos momentos. Te faltó uno de los juegos que solíamos hacer de vez en cuando. Se conseguían dos llantas ya desechadas de camión, los equipos estaban formados por dos güercos cada uno. Cada equipo se colocaba en el centro de una bocacalle, cuidando que no vinieran carros. Es decir que cada equipo estaba como a cien metros uno del otro. Enseguida un miembro de cada equipo nos metíamos dentro de cada llanta y lo que seguía era rodar las llantas por el centro de la calle de manera que a mitad de la cuadra chocaran de frente las dos llantas. Las dos llantas salían disparadas cada una por su lado y por supuesto los pasajeros, mareados por tanta vuelta, también caían despatarrados en el pavimento. No había tanto pleito por definir al ganador, que pudiera ser el que primero pudiera sostenerse en pie, tanto por el madrazo como por la mareada, sino haber logrado hacer el juego sin graves consecuencias”. Mmmm, no recuerdo que en el Mahatlán de mi infancia hayamos jugado así, en parte porque estábamos en el centro (a dos cuadras de la Basílica) y había cierto tránsito vehicular (no mucho, pero algo); en parte porque las cuadras ahí eran (y son) muy cortas, y en parte porque no todas las calles estaban pavimentadas y por tanto el piso era demasiado irregular.
 

ZSA ZSA GABOR

Esta bella mujer (Miss Hungría 1936) acaba de morir a los 99 años, tras 14 años de serios problemas de salud que le produjeron, entre otros desperfectos, comas, infecciones y la amputación de la pierna derecha a la altura de la rodilla. Mi madre, la Marimela, tiene 99 años y está en perfecto estado de salud. Zsa Zsa nació en febrero de 1917; mi madre, en octubre de ese año. La Zsa Zsa tuvo nueve matrimonios y la Marimela sólo uno. “Zsa Zsa Gabor era famosa por su agudo ingenio, su predilección por las joyas y su peculiar acento. Alcanzó resonancia mundial en 1989 el incidente que protagonizó cuando abofeteó a un policía que la había detenido por una infracción de tráfico; ella conducía su coche Rolls Royce con la documentación caducada y en presumible estado de embriaguez. Por dicha agresión al agente, la actriz pasó tres días en una celda y tuvo que cumplir 120 horas de trabajo comunitario en un albergue de mujeres. La misma Zsa Zsa parodió la reyerta en un episodio de la telecomedia El Príncipe de Bel Air. Hablando de sus sonados (y lucrativos) matrimonios y divorcios, Zsa Zsa dijo célebres frases como: ‘Debo de ser una buena ama de casa, porque cuando me divorcio, siempre me quedo con la casa’. ‘Creo en la familia numerosa; toda mujer debería tener como mínimo tres maridos’. ‘Cuando observo a una mujer, no me fijo en su vestido o en su elegancia, sino en su marido’. ‘Los maridos son como las fogatas. Se apagan si se les desatiende’. ‘Nunca odié lo suficiente a un hombre como para devolverle sus diamantes’”.
 
MICCIONARIO

Algunos queridos lectores me han deseado poder volver a orinar “como caballo lechero” tras mi cirugía prostática. Bueno, ya casi no hay en el mundo caballos lecheros, salvo en las comunidades amish, pero todos entendemos a qué se refiere esta expresión. Y yo me quedo pensando en que efectivamente siempre he visto que los caballos orinan de una manera envidiable. ¿Pues qué estos gallardos animales no tienen glándula prostática o esta no crece y les estrangula la uretra? Entonces, ¿por qué no se intenta insertar ese gen en la especie humana? Difícilmente veo otra bendición mayor para los masculinos adultos. Monsanto, quizá aquí tienes un filón de GMO, no en el maíz.

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add