×
Teresa Guajardo Berlanga
Teresa Guajardo Berlanga
ver +

" Comentar Imprimir
29 Junio 2016 04:05:28
Se va uno de los grandes
Fuerte controversia fue la que se ha planteado en estos últimos días a nivel mundial, por primera vez desde 1992, un país a expensas de su ciudadanía deja de ser parte de la Unión Europea. Los británicos decidieron dejar de formar parte de la Unión Europea después de un inédito referéndum, el famoso Brexit.

En las votaciones se proyectó que 48.1% de la población estaba a favor de permanecer, frente a 51.9% de los partidarios de abandonar dicha comunidad política. Cabe recalcar que esta es la segunda ocasión en la que se elabora este tipo de procesos sobre la posible salida del Reino Unido de la Unión Europea; la primera vez se celebró en 1975, en el que 67% de los electores se mostró partidario de permanecer.

Las expectativas son altas para el conservador; el denominado Brexit permitiría un mayor control de la inmigración, una mejor posición británica para negociar acuerdos comerciales y una liberación de la regulación y burocracia comunitaria, lo cual se vería reflejado en una política interna más autónoma. Si lo consideramos desde esa perspectiva, pudiera ser conveniente, aunque también hay escenarios en los cuales podría ser contraproducente; aquellos que
apuestan por seguir siendo miembros de la Unión Europea impugnan que esta medida podrá acarrear serios problemas económicos, políticos y de relaciones exteriores, ya que si bien se busca libertad de movimiento de personas, capitales y mercancías, la realidad es que quedarían propensos a tener que negociar en consecuencia de una relación poco compatible con sus vecinos o países que simpatizan con la Unión.

Claro está que la ciudadanía en su mayoría optó por esa decisión, ¿generarán un cambio? no lo sabemos, si bien se prosperó en una decisión, existe un procedimiento dentro de los países que conforman la Unión Europa, en la cual la decisión tomada tendrá que pasar por una serie de filtros como lo son la aprobación de los integrantes o los tratados a los que se someten los países por formar parte de la Unión, tratados que delimitan los procedimientos inmediatos
para poder salir de ella y por los que tendrán que pasar en su camino hacia el cambio, en este caso Reino Unido, para que deje de formar parte de la Unión.

Pero, ¿en qué repercute esta situación a nuestro país?, si es bien sabido por muchos, en el comercio internacional, según Forbes, la Unión Europea es el tercer socio comercial de nuestro país y nosotros el decimoquinto para ellos. Dentro del historial que existe, se cuenta con acuerdos globales de cooperación, que como en el caso del año anterior con Reino Unido se buscaba mejorar el comercio bilateral mediante acuerdos ejecutados que fomentaran el duplicar a
4.2 billones de euros entre las dos naciones.

Para bien o para mal; claro ejemplo de participación ciudadana, la cual puede funcionar como un parteaguas importante en la historia contemporánea. Es muy importante tener en cuenta que una de las políticas que se han implementado es tener en cuenta la opinión de la ciudadanía en los temas de interés público, lo cual le suma valor a dichas decisiones. Aunque aplaudo la participación de la ciudadanía, es imperante que antes de formar una opinión estemos
informados para seguir avanzando como sociedad y construir el bien común, ¿habrá sido la mejor decisión? El tiempo lo dirá.

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add