Endulzar un poco la vida se ha convertido en una amenaza, pues mucha gente, ya se por dietas o enfermedad, no pude probar la azúcar.

Una de las cosas más difíciles que hay es alejarse de los alimentos dulces; hacerlo convierte el sueño del placer en una amarga pesadilla, pero mucha gente no tiene otra opción, sobre todo cuando se trata de hacer frente a una enfermedad, como la diabetes, o mantener la línea ante el riesgo de ganar kilos en cada postre o comida dulzona.

De acuerdo con especialista de la Federación Mexicana de Diabetes, el consumo de alimentos y bebidas endulzados con edulcorantes no calóricos como sustituto del azúcar puede ayudar a combatir la obesidad y la diabetes, dos de los más graves problemas de salud en México.

¿Golosinas sin azúcar?

Los edulcorantes son sustitutos del azúcar y hay varios, como aspartame, sacarina y acesulfame k. Los expertos nos cuentan que ayudan a disminuir la ingestión de calorías, pero sin tener que privarse de los sabores dulces, y lo mejor es que pueden ayudar a controlar y mantener el peso. Ésto, claro está, siempre que se siga una dieta balanceada y se realice actividad física rutinaria.

Las personas que viven con diabetes tienen ahora una alternativa para endulzar su vida; de acuerdo con la Federación Mexicana de Diabetes, la Asociación Americana de Diabetes y la Federación Latinoamericana de Diabetes, con una buena comida controlada, sana y balanceada, los edulcorantes son seguros para las personas que padecen esta enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud dice que en México la dieta tiene un valor energético de 3 mil 160 calorías en promedio y el Instituto Nacional de Nutrición considera que el valor recomendado para una dieta por grupo/edad puede variar de mil 300 a 2 mil 300 kilocalorías.

El consumo de alimentos y bebidas con azúcar contribuye de manera importante a elevar ese valor, mientras que los edulcorantes pueden ayudar a controlarlo y reducirlo. El aspartame, sacarina, el acesulfame k son algunos de los edulcorantes más comunes y utilizados, también son sustancias cuya seguridad ha sido ampliamente probada.

Marga realidad nacional

La última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición dice que la diabetes se ha incrementado. La tipo 1 ataca por lo general a niños y no puede prevenirse. La tipo 2 suele diagnosticarse en adultos y a menudo se presenta en combinación con la obesidad.

Entre los factores de riesgo de la diabetes 2 están el sobrepeso y obesidad, envejecimiento, origen étnico, antecedentes familiares, bajo nivel de colesterol bueno en la sangre, diabetes gestacional previa, estilo de vida sedentario y hábitos de alimentación inadecuados, según la Asociación Americana de Diabetes.

La obesidad, un importante factor de riesgo para la diabetes, puede combatirse con actividad física y una dieta balanceda, de la cual los edulcorantes pueden ser aliados, ya que contribuyen a disminuir y controlar la cantidad de energía o calorías que se consumen.