DR. DONOHUE: Hace un mes, mi esposa tuvo un ataque donde se le dificultó hablar. No le salían las palabras. Duró como 45 minutos, y ha estado bien desde entonces. No ha visto a un doctor en cinco años y no quiere ir ahora. ¿Debo presionarla?

-- Z.J.

RESPUESTA:
Definitivamente. Presiónela. Ha dado una buena descripción de un AIP. Es el bloqueo temporal (“pasajero”) del flujo sanguíneo (“isquémico”) hacia el cerebro. La mayoría de los AIP duran de cinco a 60 minutos, pero nunca más de 24 horas. Muchos se refieren a los AIP como miniembolias o embolias pequeñas.

Un coágulo diminuto podría bloquear una arteria del cerebro. La sangre no llega al área del cerebro suministrada por esa arteria. Ocurre un pequeño “ataque”. El coágulo se disuelve, la sangre fluye otra vez, y los síntomas desaparecen.

Ya que todo el episodio dura tan poco y ya que no persiste ningún síntoma, las personas piensan que debe haber sido algo poco importante. Lejos de ello. Una persona que ha tenido un AIP tiene una probabilidad nueve veces mayor de tener una embolia que una persona que nunca ha tenido una. Cerca de un tercio de los pacientes con un AIP tendrá una embolia totalmente desarrollada en menos de cinco años.

Estas miniembolias tienen un formidable número de síntomas no relacionados. Algunas personas tienen la misma clase de problemas que su esposa; no pueden encontrar las palabras para expresarse. Otros se quejan de entumecimiento de un lado de la cara o en un brazo o una pierna. Aún otros se quejan de debilidad muscular de un lado. Otro síntoma común es la pérdida de la visión en un ojo. La visión doble es un síntoma frecuente.

La brevedad de estos síntomas no es ninguna indicación de su inocencia.

La prevención de una embolia requiere limpiar un bloqueo en una arteria del cuello, la arteria carótida, con el removimiento quirúrgico (endarterectomía); metiendo un dispositivo mecánico que mantiene la arteria abierta; o recetarle a la persona adelgazadores de sangre para prevenir el crecimiento de cualquier coágulo pegado a la pared de una arteria del cerebro.

CÁNCER DE LA PIEL DE CÉLULA BASAL

DR. DONOHUE:
¿Qué tan serios son los cánceres de la piel de célula basal? Le acaban de quitar uno a mi hijo. Es bastante reservado, así es que no le saco ninguna información.

-- F.F.

RESPUESTA:
El cáncer de la piel de célula basal es el menos amenazador de los tres cánceres de la piel comunes: célula basal, célula escamosa y melanoma. Rara vez se extiende y casi siempre es curable.

Si no es tratado, el cáncer de célula basal puede minar profundamente en los tejidos bajo este cáncer, pero nadie debe dejar que el cáncer de célula basal llegue a esa etapa.

Estos cánceres de la piel son maestros del disfraz. Podrían aparecer como nódulos aperlados en forma de domo que se agrandan lentamente. Muchas veces se forma una úlcera en el centro. Sin embargo, también pueden aparecer como una llaga ordinaria que no cicatriza. Sospeche de cualquier llaga que no cicatriza y enséñesela al doctor.

Un doctor, por lo regular un dermatólogo, puede secarlos con una corriente eléctrica, congelarlos, o quitarlos capa por capa en un procedimiento conocido como cirugía de Mohs.

Su hijo debe proteger su piel de una prolongada exposición a la luz del sol.