Club de articulistas
Ericka Espada
Twitter: @todosolarkids

Durante los últimos 1,000 años más o menos, el clima de la Tierra ha sido increíblemente bueno con la humanidad. Por muchísimos años hemos disfrutado de una temperatura media de la superficie gracias a que existe la atmosfera y su natural abastecimiento de gases, algunos como el metano, oxido nitroso, vapor de agua y el carbono son de efecto invernadero.

Estos gases son los encargados de mantener la superficie de la tierra cálida para que la vida en nuestro planeta sea posible. Desgraciadamente hoy en día se están produciendo cambios que nos están poniendo en peligro a todos. Los seres humanos (muchos sin saber) estamos haciendo un macabro experimento mundial que está modificando el funcionamiento del planeta entero.

Por décadas hemos destruido y explotado los bosques del mundo a una velocidad impresionante; nos deshacemos de todos los desperdicios que producimos irresponsablemente a pesar de saber que contaminan el agua, el aire y el suelo.

Muchísimas actividades del ser humano son las responsables de las emisiones de gases que alteran el clima de la tierra y se espera que en los próximos años la temperatura aumente entre 2 y 6 grados centígrados.

El 85% de nuestra energía proviene de la quema de hidrocarburos y estamos ocasionando que la atmosfera retenga más calor de lo necesario. Un aumento en la temperatura de la superficie de la tierra traerá como consecuencia un incremento en las enfermedades respiratorias y cardiovasculares, enfermedades infecciosas causadas por mosquitos tropicales y deshidratación por el calor.

Constantemente al promover el uso de la energía solar como substituto de la producida por hidrocarburos me encuentro con la siguiente pregunta: ¿Qué tan costoso es un sistema fotovoltaico (usado para sustituir la energía producida por hidrocarburos)?. Mi respuesta es: depende de las necesidades o excesos de cada consumidor.



Antes de querer implementar la energía solar en nuestras vidas me gustaría recomendarles que primero hicieran una lista de los aparatos eléctricos que tienen y de cómo usan (en bastantes ocasiones no es uso, es abuso) la energía en sus casas, negocios, trabajos, etc. Muchas veces al hacer esto nos llevamos la “gran sorpresa” de que tenemos tantas cosas que no necesitamos y que literalmente son un desperdicio de energía:

1. Cocheras eléctricas: no tiene nada de malo abrir uno mismo la puerta de la cochera, y te ahorrarías bastante en tu consumo.

2. Horno de microondas: la mayoría de las personas solo lo usan para calentar el agua de café y para hacer palomitas.

3. Cafetera eléctrica: muchas veces la dejamos prendida todo el día sin usarla.

4. Juegos de video, televisiones, computadoras: el uso excesivo de estos aparatos es innecesario casi siempre.

5. Focos no ahorradores: al cambiar tus focos por ahorradores tu consumo disminuye considerablemente.

Y podríamos continuar con la lista, pero el punto es antes de hacer el cambio a energía solar cambiemos nuestros hábitos de consumo, de esta forma le harías un gran favor al planeta y la inversión que tendrías que hacer para adquirir tu sistema fotovoltaico sería mucho menor.

Ahora mi pregunta para ti es: ¿usas o abusas de la energía?

Hagamos conciencia