×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
17 Enero 2016 04:10:36
Ver el temblor y no hincarse
DICEN QUE CUANDO AHMSA ESTORNUDA a Monclova le da pulmonía. Es innegable que la fortaleza o debilidad de esta empresa se refleja claramente en nuestra ciudad.

LA ACTUAL CRISIS POR LA que atraviesa desde el año pasado, ha ocasionado ya la pérdida de más de mil empleos directos y otros muchos indirectos. A diferencia del gran reajuste de finales de la década de los 80, ahora llama la atención la apatía de autoridades y comunidad en general, que no pasa de las exclamaciones de preocupación.

HACE 25 AÑOS LOS TRES niveles de gobierno establecieron algunos programas para atenuar el desempleo atrayendo maquiladoras y fomentando el empleo. Independientemente de la eficacia de tales medidas al menos hubo intentos por ofrecer algunas opciones a los reajustados.

AL RECIBIR ENTONCES SU TERMINACIÓN los despedidos, el comercio local vivió un auge efímero. Se obtuvieron récords a nivel nacional en venta de cerveza, aparecieron depósitos de cerveza por doquier, taquerías y videoclubes al por mayor. A las pocas semanas se acabó el dinero y algunos encontraron trabajo en las maquiladoras y otros tuvieron que emigrar.

DE LOS NEGOCIOS QUE SE instalaron en ese entonces fueron pocos los que sobrevivieron debido a la falta de apoyos efectivos.

EN ESO LLEGÓ LA PRIVATIZACIÓN de AHMSA y los arroyos volvieron a agarrar agua y de inmediato se reflejó notablemente en la comunidad.

A DIFERENCIA DE AQUEL GRAN reajuste ahora las terminaciones se pagan en abonos chiquitos, lo cual muy probablemente repercutirá en la economía de Monclova en cámara lenta.

LA GRAN MAYORÍA DE LOS mal llamados empresarios locales –más dedicados al comercio que a la actividad industrial- siempre le han apostado a trabajar como proveedores incondicionales de la siderúrgica, poniendo todos los huevos en una sola canasta. No en balde hay quienes llaman a estas personas los “yes man” y ahora ante el estornudo ya empezaron a sufrir calenturas y a delirar.

LA FALTA DE VISIÓN DE estas personas –y desde luego la ausencia de organización- no les ha permitido diversificar la economía de la región. Con bombo y platillo festejan cuando se instala alguna empresa foránea dedicada a prestar servicios –tales como supermercados o cines- cuyas utilidades e impuestos van a parar lejos de Monclova.

A PESAR DE QUE A cada rato las autoridades nos anuncian que ya mero vendrán a establecerse algunas empresas extranjeras, estas todavía no llegan. También periódicamente nos dicen que próximamente Monclova contará con un vuelo comercial, y tampoco llega. ¿Por qué Piedras Negras resulta más atractiva para las líneas aéreas que Monclova?, por algo será.

LLAMA TAMBIÉN LA ATENCIÓN CÓMO ni a autoridades ni a empresarios se les ha ocurrido establecer empresas dedicadas a la producción de bienes de consumo. Por ejemplo, todo el huevo y la leche que consumimos vienen de fuera, aquí no se producen. Con la excepción de algunos agricultores –principalmente de trigo- y algunos ganaderos –productores de carne y quesos- no hay empresas textiles, de alimentos, ni de otro tipo de bienes de consumo.

EL SISTEMA POLÍTICO QUE PADECEMOS se ha especializado en repartir dinero entre los más necesitados, ya sea mediante subsidios, despensas o cobertores. A ninguno de nuestros ilustres políticos se les ha ocurrido establecer cooperativas en vez de repartir dádivas. Ahí están los ejemplos de Israel y el de Cuba de hace algunas décadas.

MONCLOVA NO HA PODIDO QUITARSE el estigma de pueblo minero, condenado a desaparecer cuando ya no se puede extraer el mineral.

TENEMOS LOS EJEMPLOS DE REAL de Catorce, en San Luis Potosí; Ojuela, en Durango, y en menor proporción Reforma, en Cuatro Ciénegas, entre otros. Poblaciones que llegaron a vivir con cierta opulencia, que desaparecieron y ahora son pueblos fantasmas que sobreviven del turismo.

ANTE LA SITUACIÓN QUE SE vive aquí ahora, las exclamaciones de preocupación y las desafortunadas declaraciones de autoridades municipales y líderes sindicales de que “aquí no pasa nada”, así como las marchas, recuerdan las procesiones y sermones que se le hacían antaño a San Francisco de Asís para que Real de Catorce fuera eterno.

DESDE LUEGO QUE AHMSA DIFÍCILMENTE desaparecerá. Seguramente se transformará y operará de otra manera para de nueva cuenta renacer de sus cenizas, aunque hoy se parezca más a Prometeo encadenado que al Ave Fénix.

MONCLOVA SE HA DISTINGUIDO POR la calidad de su mano de obra. AHMSA es un claro ejemplo de cultura laboral. Quienes alguna vez trabajaron ahí lo pueden constatar.

SIN EMBARGO, SI NO SE buscan alternativas concretas para diversificar la economía, aprovechando el talento humano e iniciando un proceso de cambio de actitud, nos acercamos peligrosamente al destino de cualquier pueblo minero.

ESTAMOS VIENDO EL TEMBLOR Y todavía no nos hincamos.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add