×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
11 Noviembre 2016 04:00:00
¿Y el fortalecimiento del mercado interno ante el embate de Trump? Otro día…
La Cámara de Diputados se internó anoche hacia la aprobación de un presupuesto de egresos para 2017 sellado con el estigma del recorte por antonomasia y por la distribución interesada con fines políticos. 4 billones 888 mil 892 millones 500 mil pesos es el monto de los ingresos repartido –criticaba el grupo parlamentario Morena- en realidad no por los diputados sino por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y un grupo muy reducido de legisladores.

Ha sido el presupuesto más discutible en muchos años, decían opositores, que no ha considerado lo que acaba de suceder en los Estados Unidos. No se fortalecerá el mercado interno al descuidar severamente la inversión pública y la inversión en infraestructura.

Se pudo haber aprovechado el momento de amenaza que se vive ante los Estados Unidos para revisar el modelo económico y alejarse de la grave dependencia que la economía nacional tiene de la economía estadounidense, decía el diputado del PRD Tomás Octaviano Fuentes, pero se optó por sostener los perfiles de un presupuesto que procurará beneficiar a la alta burocracia, a la corrupción y a la impunidad.

Muy orondo el PRI en voz de Alfredo del Mazo Maza, presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, informó desde la presentación del dictamen que se habían logrado reasignaciones por 67 mil 707 millones de pesos.

No lo dijo, pero este monto representa 1.3 por ciento del total del presupuesto de egresos proyectado en 2017.

El 98.7 por ciento restante ya había sido distribuido por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Así comenzaron los posicionamientos, con el diputado independiente Manuel Clouthier Carrillo: “Este presupuesto no tiene claras las prioridades ni están alineadas a los intereses nacionales. Se reduce la partida para el agua”. Y latigueaba a los diputados, cuya mayoría conformada por el PRI, PAN, PRD y Pvem, sostuvieron en su macho la partida de los 10 millones de pesos que cada diputado podrá repartir como si ellos fueran miembros del Ejecutivo Federal. Como si fueran gobierno.

En otras palabras, la partida de “los moches”, de la cual Clouthier advirtió: “los esclavos se hacen con regalos”…

El Fondo para las Fronteras, se vanagloriaban priístas y panistas, tendrá 750 millones de pesos para estados y municipios fronterizos. No tenía nada. Y cuando comenzó, hace dos años, fue de 3 mil millones.

Vidal Llerenas Morales, diputado de Morena, decía que el presupuesto es incierto en un momento históricamente incierto para el país. “No será, desgraciadamente, un presupuesto que apueste a la inversión, a los programas productivos y a la reactivación económica. Y también nos preocupa el bajo nivel de inversión en vivienda, en agua. Será un presupuesto que abonará al ciclo negativo de la economía”.

… Aunque Vidal Llerenas dijo algo que llamó la atención: “El país está de pie. La economía no necesariamente va a caer en  una crisis, pero se tiene que asumir la responsabilidad. Y la nuestra es exigir al gobierno cuentas, mejor calidad en servicios, y en el ejercicio del gasto”.

El diputado de Movimiento Ciudadano Germán Ralis Cumplido hacía un retrato del presupuesto con los primeros datos que se conocían: Los 4.8 billones destinados al gasto 2017 equivaldrán al 23 por ciento del PIB:
Apenas fue recortado 8 por ciento el gasto corriente; pero, en contrapartida, el gasto en inversión se recortó en 32 por ciento. “Se tenía que proteger la inversión; significaba esto que México tenía por urgencia fortalecer el mercado interno. Y los recortes fueron brutales en áreas sensibles como la del campo, la del Fondo metropolitano, y a la Conagua, cuyo monto fue reducir 61 por ciento respecto del de 2016.

Por el PRI habló el diputado poblano José Estefan Chidiac. Y el cristal con que miró el presupuesto sorprendía por tan diferente al de la oposición: “”(con este presupuesto) México le dice al mundo que en México hay unidad, altura de miras, y que todos nos unimos para sacar el paquete económico, que lleva un mensaje de responsabilidad”.

Y apostillaba con una frase que hizo recordar a muchos el día en que Carlos Salinas de Gortari tomó posesión exactamente en esa misma tribuna, la de San Lázaro, el 1 de diciembre de 1988: “En México”, dijo Estefan Chidiac,
“hay rumbo”.

Y hablaba en sentido contrario a lo que después decían algunos opositores de Morena: “No se aumentó la deuda, no se aumentaron los impuestos; y el gobierno de la República, en cambio, sí se supo apretar el cinturón”.

Alejandra Gutiérrez, del PAN, sentenció: “Votaremos a favor del dictamen, porque es un instrumento necesario; pero nuestro malestar es porque no cumple con expectativas de la nación”.

Más datos a través de los oradores: El rubro de la educación se redujo 30 por ciento. Y hubo programas de infraestructura muy dañados, muy reducidos; de hecho la construcción de carreteras se reducirá 50 por ciento.

Pero esta austeridad no ocurrirá en dos obras: La del aeropuerto de la Ciudad de México, que se construye en Texcoco, y la carretera Toluca-México. Son dos obras intactas por la tijera. Y las dos son en el Estado de México. Y en las dos está OHL, la constructora preferida del presidente Enrique Peña Nieto.

Y la queja, el reclamo recurrente de los opositores: ¿Por qué redujeron tanto, al 66 por ciento, las obras para agua potable. Y también el Fondo Metropolitano, que fue reducido 7 mil millones de pesos: quedó en 3500 millones cuando en 2016 era de 10 mil millones.

21:23. Un receso. Debatirán en la madrugada.

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add