×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
06 Diciembre 2015 04:10:09
Ya ni la amuelan
NO HAY DÍA SIN QUE se hable de alguna crisis que nos afecte; que si los bajos precios del petróleo, que si los precios dumping del acero chino, que si la inseguridad o la creciente falta de credibilidad.

Tantas crisis vemos en las noticias que ya ni siquiera nos inmutamos.

TAL PARECE QUE NOS HAN inmunizado y ya nada nos sorprende; también nuestra capacidad de indignación se está diluyendo rápidamente. Vemos con toda naturalidad cómo la corrupción lubrica cualquier trámite; ya nos acostumbramos que los políticos roben, que den atole con el dedo y se placeen con toda impunidad.

YA NOS ACOSTUMBRAMOS A LOS desaparecidos, torturados y desmembrados, en cualquier rincón del país, sin asombrarnos y mucho menos indignarnos. Vemos cómo se calumnia y descalifica injustamente a los oponentes y preferimos voltear hacia otro lado. Ya nos acostumbramos a que se viole la ley, desde un fraude de cuello blanco hasta el secuestro de un camión, sin que pase nada.

NUESTRA AUSENCIA DE ASOMBRO E indignación es como un cheque firmado en blanco para que la clase gobernante actúen a su conveniencia, eso sí, bajo el marco de las leyes que ellos mismos han hecho como un traje a su medida.

HOY EN DÍA NUESTROS POLÍTICOS parecen estar más preocupados por las próximas elecciones que en cómo echar a andar el país de manera incluyente. Prefieren buscar otro hueso y conservar sus intereses a salvo.

POR SU PARTE LOS PRECANDIDATOS se exhiben en los medios con gestos cordiales, amplia sonrisa y rodeados de suspirantes, pero a ninguno se le conoce propuesta alguna y mucho menos un proyecto formal. Es decir, más de lo mismo.

ESTÁN TAN OBSESIONADOS POR EL poder que ni siquiera se han dado cuenta que el poder ya no es lo que era.

Hoy en día el poder es más fácil de adquirir, más difícil de utilizar y más fácil de perder.

PARA LOS PODEROSOS LO GRAVE no es delinquir sino ser sorprendidos. Le temen más a la nota roja que a al peso de la ley. Y si se descubre la trapacería le apuestan al olvido, en el que el escándalo de hoy será sepultado por el de mañana, el de mañana por el de pasado mañana y así sucesivamente como cuento de nunca acabar.

FRENTE A LA DESMEMORIA, EL asombro y la indignación están en la lona Y PARA ACABARLA DE AMOLAR, ante este panorama vemos a las nuevas generaciones de Monclova con más dudas que esperanzas. Su apatía por la vida y su obsesión por el dinero han sepultado su rebeldía.

SON JÓVENES QUE EN SU mayoría han crecido sobreprotegidos y solapados por sus padres con la cantaleta de “le doy lo que yo no tuve”. Esto sin mencionar que un gran porcentaje crece en una familia totalmente disfuncional.

TRISTEMENTE EN MONCLOVA VEMOS A estudiantes universitarios, a punto de graduarse, que no saben por qué estudiaron esa carrera. Eso sin mencionar su ortografía terrible, sin haber leído siquiera un libro al año y sin importarles.

SON GENERACIONES CON UNA PREPARACIÓN deficiente, con una actitud totalmente comodina y pasiva, esperando que la realidad se adapte a ellos, sin espíritu emprendedor ni disposición para aprender.

JÓVENES PROFESIONISTAS QUE BUSCARÁN EMPLEARSE en alguna empresa sin darse cuenta que con esa actitud serán desplazados en breve tiempo hacia el desempleo.

TAL PARECE QUE A ESTOS jóvenes les da miedo el mundo, se encierran en sus gadgets regodeándose en pequeños círculos sin darse cuenta que el mundo no se acaba después de la subida a Castaños.

¿DÓNDE QUEDARON LA REBELDÍA Y el ímpetu de quererse comer el mundo? ¿Dónde está la actitud emprendedora? Tristemente muchos de estos jóvenes no ejercerán su profesión aún con un título universitario.

EL SISTEMA EDUCATIVO QUE PADECEMOS tiene mucho que ver en esto pero realmente es en el hogar donde se forma la gente. ¿Qué se está haciendo para evitar los embarazos entre las adolescentes? ¿QUÉ ALTERNATIVAS HAY PARA QUE los jóvenes desarrollen sus cualidades? ¿O es que hay a quienes les interesa que las nuevas generaciones sigan sumisas y enajenadas con sus gadgets sin ver más allá?

ESTAR ENFOCADOS SÓLO EN LO material ocasiona que la sensibilidad se pierda, que se atrofie la capacidad de ver el mundo con otros ojos y que la creatividad desaparezca.

LA CAPACIDAD DE ASOMBRO ABRE puertas y la indignación evita que los abusos continúen.

RESULTARÍA CHISTOSO TRATAR DE IMAGINARSE cómo serán quienes nos gobernarán dentro de 10 o 15 años, pero lo que tal vez resultaría triste sería ver qué actitud tendrían los gobernados para ese entonces.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add