×
José Vega Bautista
José Vega Bautista
ver +
@Pepevegasicilia

" Comentar Imprimir
24 Agosto 2015 04:06:11
Congruencia en la lidia del toro
Gran polémica ha levantado la prohibición de las corridas de toros recientemente aprobada por el congreso del estado de Coahuila, desde el territorio local hasta el nacional pasando incluso, según algunas columnas políticas, por la Conago.

Pero más allá de dimes y diretes, poco ha sido el análisis de altura ante el hecho. En medio de una discusión bizantina se habla de acciones que atentan contra intereses particulares, de venganzas políticas y decisiones intrascendentes, pero escuchamos las voces radicales defendiendo su causa: el valor de la tradición versus el valor del respeto a los derechos de los animales. Desde su propia interpretación, cada parte esgrime argumentos válidos en el marco de referencia local y universal.

El hecho: los toros de lidia sobreviven en la ocupación mora de España, una guerra de 500 años que tenía innumerables treguas, donde la caballería para mantenerse en forma lanceaba toros llamados bravos (no llamados aún de lidia). Ahí nace el toreo como práctica, luego se convierte en “espectáculo”, en “fiesta”. Sin embargo el incuestionable maltrato al toro bravo desde los orígenes hasta la fecha ha sido siempre criticado, con intensidad creciente y fundamentos válidos.

La posición de los taurinos: “…sin la fiesta brava el toro de lidia no existiría…” “…hay MAYOR maltrato en las prácticas celebradas en los rastros…”

La posición de los antitaurinos: “…el hecho atenta contra la dignidad y los derechos de los animales…””…la evolución y grandeza de la sociedad tiene como uno de sus indicadores el trato que le da a los animales…”

Lo evidente: Las partes jamás se pondrán de acuerdo.

Nuestra realidad: el Congreso del Estado aprobó un dictamen que prohíbe este tipo de espectáculos violentos en el estado de Coahuila; el decreto de la iniciativa original propuso reformar la fracción XIV y el último párrafo del artículo 20; además adicionó la fracción XV del artículo 20 de la Ley de Protección y Trato Digno a los Animales para el Estado de Coahuila; la votación quedó con 16 votos a favor y cinco en contra.

La nueva legislación cumple estándares internacionales de protección de animales y además sirve para dar respuesta a la recomendación 32 inciso G del Comité de los Niños y las Niñas de la ONU, emitida en Ginebra, con fecha 8 de junio del 2015, donde se le pide a los Estados que se aleje a la niñez de estos actos de brutalidad. México podrá ahora contestar que tres entidades, Guerrero, Sonora y Coahuila están trabajando para cumplir con la opinión de los expertos de la ONU, acatando una recomendación universal. “Coahuila es el tercer estado del país que prohíbe por ley la celebración de festejos taurinos en suelo estatal”, punto final.

Luego entonces la postura del Gobierno en todas sus instancias, desde quien propone hasta quien aprueba, resulta congruente con el mandato de la sociedad que, dicho sin juicios, parece ir en el mismo camino que la mayor parte de la humanidad; y digo sin juicios porque solamente hay que voltear a ver cuántos países tienen entre sus tradiciones prácticas o espectáculos donde se ejerce maltrato a los animales y cuántos han legislado para detenerlo, la balanza se inclina con claridad.

Mucho se ha criticado a figuras públicas, legisladores y funcionarios públicos, que promovieron la prohibición de alguna u otra manera, han circulado incluso fotografías que hacen evidente la afición a la fiesta brava de algunos de ellos. Haciendo una reflexión profunda cuya base esté en la condición de servidor público de cualquiera de los mencionados; si es verdad que son aficionados a la fiesta brava, hay que aplaudir entonces la congruencia y el valor para dejar de lado una preferencia personal y ponerse al servicio de la voluntad de la gente.

Mención aparte merece el gobernador Rubén Moreira, de quien se dice tuvo que “lidiar” con la crítica de algunos de sus homólogos en la Conago, también minoría por cierto, actuando con la
congruencia del caso.

Lo cierto es que necesitamos dejar de pensar en complots, cortinas de humo y elucubraciones maquiavélicas respecto al origen de la iniciativa de prohibición y hacernos una pregunta para la reflexión y el análisis interno:

¿Las prácticas ejercidas en espectáculos taurinos como los que se celebran en nuestro país, representan maltrato a los toros? Luego entonces, actuemos en consecuencia y tal vez apreciemos en su justa dimensión el valor de la congruencia en el ejercicio de gobierno.


15 Febrero 2013 05:06:57
Tendría Coahuila ‘divorcio exprés’
En Coahuila cuando se te acabe el amor podrás recurrir al divorcio “exprés”. Actualmente, el Congreso del Estado vive un ejercicio de discusión de una iniciativa enviada por el Ejecutivo estatal, Rubén Moreira Valdez, con el propósito de reformar el código civil y el procesal civil para el estado en materia de divorcio.

La iniciativa de reforma tiene por objeto regular la figura jurídica del Divorcio a fin de garantizar el derecho fundamental de la libertad, en la más amplia acepción como condición indispensable del ejercicio de los derechos humanos.

La lógica de la iniciativa parte de la premisa de que la libertad debe expresarse sin mayor restricción que el ejercicio de la libertad del otro; frente al superior objetivo de preservar el matrimonio y la familia existe insoslayable la libertad de decidir con quién hacer vida en común; si para contraer el matrimonio las personas debe manifestar su voluntad, igual y lógicamente debe existir tal ejercicio de voluntad para disolver el vinculo matrimonial.

La propuesta es establecer procedimiento que en otros Estados de la Republica es conocido como “divorcio exprés o divorcio incausado” se pretende agilizar la disolución del vinculo matrimonial y evitar con esto un mayor desgaste para aquellos matrimonios que deciden separarse legalmente. Especialmente porque generalmente quienes tienen el carácter de dependientes económicos en una familia, carecen de recursos, y se encuentran en franca desventaja para enfrentar un juicio largo y costoso frente a aquellos que si cuentan con recursos económicos para solventarlo. De ahí su gran sentido democrático.

Otro aspecto que refleja el sentido de equidad y justicia de la iniciativa es que cuando la esposa o el esposo en un matrimonio celebrado bajo el régimen de separación de bienes se hubiere dedicado preponderantemente al cuidado de los hijos y al desempeño del trabajo del hogar, podrá reclamar una compensación pecuniaria que no podrá exceder del cincuenta por ciento del valor de los bienes que se hubieren adquirido durante el matrimonio; así mismo quien estime haber sufrido daño moral o afectación en los derechos de la personalidad con motivo y por el tiempo que estuvo unido en matrimonio, podrá ejercer la acción de reparación de daño moral y, por tanto, habrá lugar a la indemnización.

En términos muy concretos, para nuestra cultura, la mujer que se haya dedicado en el matrimonio, de tiempo completo, a las actividades propias del hogar tendrá derechos sobre los productos materiales obtenidos por la pareja durante el tiempo de la relación matrimonial; no podrá ser echada a la calle con las manos vacías, sin nada de lo que directa o indirectamente contribuyó a construir.

Para hacer del divorcio un procedimiento ágil, la reforma deroga el capitulo del divorcio necesario y sus causales, eliminando los procedimientos complejos y requisitos innecesarios, dando celeridad a las demandas y que no sean una carga excesiva para los ciudadanos y evitara el procedimiento de divorcio necesario que bien sabido es el desgaste, afectación emocional y económica, que un divorcio implica para los miembros de la familia; de igual manera se deroga el capitulo del divorcio por mutuo consentimiento.

Se pretende eliminar, más allá de las causales de divorcio por sí mismas, el enorme costo humano y económico derivado de ese permanente conflicto en el que se coloca al matrimonio, cuando no puede disolverse un vínculo jurídico que ya no se desea.

Además, de aprobarse la iniciativa, se implementará el procedimiento de divorcio en el que el esposo, la esposa o ambos, podrán solicitar el divorcio ante la autoridad judicial y manifestar su voluntad de no querer continuar con el matrimonio, sin que sea necesario señalar la causa por la cual se solicita. Manifestada la voluntad de divorciarse y satisfechos los requisitos que establezca el Código Procesal Civil, la autoridad judicial decretara la disolución del vínculo matrimonial. No habrá mas torturas y explicaciones, simplemente ya no existe el deseo de mantener el contrato matrimonial.

Por supuesto que todo con responsabilidad, por ello se contempla que el cónyuge que desee promover el juicio de divorcio deberá acompañar a su solicitud la propuesta de convenio para regular las consecuencias inherentes a la disolución del vínculo matrimonial. Dicho convenio establecerá primordialmente el modo de subvenir las necesidades de los hijos y, en su caso, de la esposa o esposo a quien deba darse alimentos, tanto durante el procedimiento como después de decretarse el divorcio, lo concerniente a la guardia y custodia de los hijos y la forma del ejercicio de convivencia.

Siempre contando con la protección del Estado, en caso de no haber acuerdo, luego de decretar el divorcio el juez, de oficio, se continuará en el mismo juicio en la vía ordinaria a la resolución de las acciones y pretensiones derivadas del matrimonio relativas a la situación de hijos menores o incapaces, al derecho de alimentos o al régimen patrimonial adoptado en el matrimonio, que sean consecuencia de la disolución del vínculo.

Que sea solo el amor el que te mantenga con tu pareja.



José Vega Bautista

@Pepevegasicilia

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

" Comentar Imprimir
columnistas