×
Armando Valdés
Armando Valdés
ver +

" Comentar Imprimir
06 Octubre 2013 04:00:07
¡1 Año, Muchas Gracias..!
Habilidades interpersonales.
Continuación…

En esa discusión estaban enfrascados cuando entró el carpintero y se puso a trabajar. Utilizó todas y cada una de las herramientas en el momento oportuno. Después de unas horas de trabajo, apareció un precioso mueble. El carpintero observó el mueble y sonrió al ver lo bien que había quedado. Se quitó el delantal de trabajo y salió de la carpintería.

De inmediato la Asamblea volvió a reunirse y el alicate tomó la palabra: “Queridos compañeros, es evidente que todos tenemos defectos, pero acabamos de ver que nuestras cualidades hacen posible que se puedan hacer muebles tan maravillosos como éste”. Las herramientas se miraron unas a otras sin decir nada y el alicate continuó: “Son nuestras habilidades y no nuestros defectos las que nos hacen valiosas. El martillo es fuerte y eso nos hace unir muchas piezas. El tornillo también une y da fuerza allí donde no actúa el martillo. La lija lima aquello que es áspero y pule la superficie. El metro es preciso y exacto, nos permite no equivocar las medidas que nos han encargado. Y así podría continuar con cada una de nosotras.

Después de aquellas palabras, todas las herramientas se dieron cuenta que sólo el trabajo en equipo les hacía realmente útiles y que debían de fijarse en las virtudes de cada una para conseguir el éxito.

El pasado jueves 3 de octubre se cumple 1 año del inicio de la columna Empredigital. Y quiero agradecer a los lectores por acompañarme cada domingo en un camino hacia la competencia, a la innovación y sobre todo al razonamiento positivo, entre chistes, anécdotas y fábulas, buscamos una explicación a los temas aquí escritos.

Quiero agradecer en este primer aniversario a mi esposa Lic. Mónica García Martínez, que vio en mí esa forma tan particular de dar los temas, e influyó en mí para compartirlos con todos ustedes, y claro a los amigos que me hacen llegar sus críticas constructivas, a mi hermana Claudia, que aunque se encuentre lejos siempre está al tanto de las columnas gracias al internet. A mis padres que fueron y son los que me han enseñado los valores y la forma de siempre ser persona de bien, y a mis colaboradores el Lic. Francisco Liñán, director editorial del Periódico Zócalo Piedras Negras, a mi homólogo el Lic. Homero Gómez Valdés, al periódico Zócalo, por depositar su confianza en mí.

Por último, quisiera agradecer también a los cientos de alumnos que pasan diariamente por la formación en los salones de clases. A las universidades que tienen muy claro el objetivo, hacia dónde quieren llegar y qué tipo de individuos están formando, Agradezco a la Universidad Tecnológica del Norte de Coahuila y a la Universidad Vizcaya de las Américas, por darme la oportunidad de ser formador y un colaborador en los futuros profesionistas. Mmmm... recuerdo…

Me preguntan frecuentemente algunos alumnos, qué alumnos son más inteligentes, los de alguna universidad u otra. Y mi contestación se las comparto:
Hubo una vez dos niños de una inteligencia y capacidad increíbles. Desde pequeños demostraron grandes habilidades, superando ampliamente a cuantos les rodeaban. También desde pequeños ambos se dieron cuenta de ello, y albergaban internamente el deseo de que en un futuro todos reconociesen su valía.

Los dos, sin embargo, crecían de forma distinta. El primero utilizó toda su habilidad e inteligencia para desarrollar una carrera meteórica y mostrar a todos su superioridad: Participaba y vencía en todo tipo de concursos, frecuentaba todas las personas y lugares importantes y era magnífico haciendo amigos entre la gente influyente. Aún era muy joven, cuando ya nadie dudaba de que algún día fuera la persona más sabia e importante del país.

El segundo, sabedor también de sus capacidades, no dejaba de sentir una gran responsabilidad. Hacía casi cualquier cosa mejor que quienes le rodeaban, y se sentía obligado a ayudarles, así que apenas podía dedicar tiempo a sus sueños de grandeza, tan ocupado como estaba siempre buscando soluciones y estudiando nuevas formas de arreglarlo todo. Así que era una persona querida y famosa, pero sólo en su pequeño pueblo.

Quiso el destino que una gran tragedia azotara aquel país, llenándolo de problemas y miseria. El primero de aquellos brillantes jóvenes nunca se había visto en una situación así, pero sus brillantes ideas se aplicaron con éxito en todo el país y consiguieron paliar un poco la situación. En cambio el segundo, acostumbrado a resolver todo tipo de problemas, y con unos conocimientos muy superiores, consiguió que en su región apenas se notara aquella tragedia. Ante aquel ejemplo tan admirable, en todas partes adoptaron sus soluciones, y su fama de hombre bueno y sabio se extendió aún más que la del primero, llegando pronto a ser propuesto y elegido para gobernar el país.

El primero de aquellos grandes hombres de increíble inteligencia comprendió entonces que la mejor fama y sabiduría es la que nace de las propias cosas que hacemos en la vida, de su impacto en los demás y de la exigencia por superarnos cada día. Cuentan que nunca más participó en concurso alguno ni volvió a hacer demostraciones vacías, y que desde entonces siempre iba acompañado por sus libros, dispuesto a echar una mano a todos.

Formadores de mente y de espíritu y de entrega: El valioso papel de los docentes en la vida.

Y… éstas son las mañanitas que cantaba el rey David. Hoy por ser día de tu santo te las cantamos a ti. Felicidades Empredigital. ¡Tan Tan!
Trevisoft te recomienda: quE “En grupos de trabajo, debes de tener la sensatez de admitir que no hay nadie perfecto y tener una alta vocación de servicio.”

" Comentar Imprimir
columnistas