×
Lili de Galindo
Lili de Galindo
ver +
Directora General de Comunidad Cristiana de México / Directora del Mesón del Cielo: Casa de restauración de adicciones / Periférico Luis Echeverría #4780 Esquina con Otilio González / Fracc. Antigua Huerta de Pereyra / Tel. (844) 412 2553 / Twitter: @LilideGalindo / www.comunidadcristiana.mx / Comunidad Cristiana de México / Servicios los Domingos 12:00pm / 5:00pm /

" Comentar Imprimir
23 Diciembre 2013 04:00:17
El Secreto de la Autodisciplina
Quien no controla su carácter es como una ciudad sin protección. 
(Proverbios 25:28 TLA)

Hay reacciones que matan; destruyen todo cuanto encuentran a su paso. A éste tipo de personas por lo general les gusta ser gente que para actuar en medio de las circunstancias que viven no piensan antes de reaccionar, solo buscan su comodidad y satisfacción sin meditar en las graves consecuencias de sus actos. Acarreando para si mismas y para  los que viven con ellas, profundo daño, dolor, pobreza y frustración. 

Dice la Biblia:  

Piensa bien antes de actuar, y estarás bien protegido. (Proverbios 2:11 TLA)
Piensen y actúen como Jesucristo, esta es la misma manera de pensar que les estoy pidiendo que tengan. (Filipenses 2:5 PDT)  

Hemos escuchado con regularidad la impresionante inseguridad que golpea a nuestra sociedad. El peligro al que se ven expuestas infinidad de personas. Debido a poseer un carácter no entrenado para alcanzar madurez que les ha llevado en éste tiempo a sentirse atrapados por amenazas destructivas, que han afectado seriamente y con gran temor han perdido la oportunidad de vivir en un ambiente de paz, armonía y confort. 

¿Cómo ser entrenado para poseer un carácter maduro? 
¿Cómo poseer un carácter que no se deja amedrentar por las circunstancias?
¿Cómo ser dueño de un carácter que vive prosperidad?
¿Cómo lograr alcanzar un carácter con suficiente dominio propio para bendecir grandemente a tu familia, ciudad, país?

Tomemos de la mano a nuestro Padre Dios, Jesucristo. Él nos dice en las escrituras:

Pues Dios no nos ha dado un espíritu de temor y timidez sino de poder, amor y autodisciplina.
(2 Timoteo 1:7 NTV)

1.- Sigamos el ejemplo de Jesús. Conociéndolo como ese Padre Dios que nos imparte su amor ayudándonos con su gracia a ser cada vez más como Él.  

1) El mas manso y humilde.

2) El de mayor autoridad en contra de toda maldad.  (Juan1:12, Mateo 11:29,
Filipenses 2:5)
 
2.- Abre tu corazón. Para que Él Señor como Padre te imparta poder, amor y autodisciplina, erradicando cualquier timidez o cobardía (2aTimoteo 1:7) 

3.-Sigue su entrenamiento con Fe, determinación, disciplina, perseverancia y valentía.


Dice la palabra:

Ustedes saben que, en una carrera, no todos ganan el premio, sino uno solo. Pues nuestra vida como seguidores de Cristo es como una carrera, así que vivamos bien para llevarnos el premio. Los que se preparan para competir en un deporte, dejan de hacer todo lo que pueda perjudicarlos. ¡Y lo hacen para ganarse un premio que no dura mucho! Nosotros, en cambio, lo hacemos para recibir un premio que dura para siempre. Yo me esfuerzo por recibirlo. Así que no lucho sin un propósito. (1 Co 9:24-26 TLA)

Oremos juntos: “Jesucristo Gracias por venir a mi vida, te recibo y te pido que laves con tu sangre preciosa todo error en mi camino. Te doy gracias por ser ese Padre que provee para mi, como tu hijo, lo necesario para adquirir un carácter maduro y capaz de enfrentar cualquier adversidad en victoria. Estoy en tus manos, instrúyeme Señor.”

Bendiciones. 

Lili de Galindo
Directora General de Comunidad Cristiana de México
Periférico Luis Echeverría #4780 Esquina con Otilio González
Fracc. Antigua Huerta de Pereyra
Tel. (844) 412 2553
Twitter: @LilideGalindo
http://www.comunidadcristiana.mx
Comunidad Cristiana de México
Servicios los Domingos 12:00pm / 5:00pm
01 Diciembre 2013 04:00:48
Ejemplo a las nuevas generaciones
El ser humano ha sido diseñado para ser ejemplo donde vive y que esto se convierta en un legado a las nuevas generaciones en todo sentido. Cuántas veces un mal ejemplo ha impactado y marcado dolorosamente sociedades enteras, las cuales se encuentran perdidas en criterios que están deteriorando hasta destruir las vidas de las personas y de las familias quienes lo siguen.

Y escuchamos decir a las personas "Todo el mundo lo hace, yo también", "No perdemos nada con probar", "Solo una vez se es joven", "Nadie se dará cuenta", "Hay que estar a la moda", "Que nadie te cuente, hazlo tu", "Disfruta, ya después veremos"…

Sin embargo la palabra de Dios dice:

Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica.
- 1Corintios 10:23 RV60
«Todo está permitido», pero no todo es provechoso. «Todo está permitido», pero no todo es constructivo.
- 1 Corintios 10:23 NVI

Que importante es conocer los criterios de la palabra de Dios; Aprender a aplicar éstos criterios y caminar en ellos nos traerá la seguridad de que avanzaremos sabiamente en los proyectos personales, familiares, profesionales etc. Aportando sabiduría edificante, provechosa y constructiva; no sólo en el ámbito actual, sino también a las nuevas generaciones.

Esto lo podremos lograr si aprendemos a escoger con firmeza, convicción y entereza de carácter lo apropiado cuando se presentan delante de nosotros las alternativas que lleven nuestra vida a decisiones correctas que impacten y sirvan de ejemplo a los demás.

Las escrituras dicen:

»La palabra que te entrego hoy no es demasiado difícil de entender ni está fuera de tu alcance.  Por el contrario, el mensaje está muy al alcance de la mano; está en tus labios y en tu corazón para que puedas obedecerlo. »¡Ahora escucha! En este día, te doy a elegir entre la vida y la muerte, entre la prosperidad y la calamidad. Escoge!
- Deuteronomio 30:11, 14, 15 NTV

La Biblia presenta a Dios como un padre lleno de amor que nos enseña a caminar correctamente, realizando un trabajo de adiestramiento, instrucción y enseñanza de manera tal que, como sus hijos, Él nos lleve dócilmente de la mano a tomar de su gracia para desenvolvernos dócilmente siendo convencidos de lo correcto para caminar sanamente, disfrutando la satisfacción y avance productivo en nuestros proyectos.

Dios no es Dios de condenación sino de perdón, sanidad y restauración. Si al meditar ésta palabra encuentras que la razón por la cual no avanzas correctamente, es debido a decisiones que tomaste en el pasado que han producido daño y frustración en tu vida; levántate porque Dios está marcando un nuevo tiempo para ti. La nueva oportunidad de abrazarle como Padre y de reconocer que necesitas reconciliarte con Él para que tu vida cambie y sea un verdadero ejemplo de valentía a todos los que están frente a ti.

Puedes decir con todo el corazón:

Se que no lo he logrado, pero ME CONCENTRO sólo en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así AVANZO hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús.
- Filipenses 3:13, 14 NTV

Levantemos juntos una oración: “Señor Jesús; perdóname, lávame con tu sangre preciosa y dame tu gracia para caminar en ésta vida escogiendo siempre lo que conviene, lo que edifica, lo que es de provecho y que sea constructivo para cada proyecto que emprenda. Gracias por ser mi Padre y escogerme para ser buen ejemplo a mis generaciones”.

Bendiciones.

Lili de Galindo
Directora General de Comunidad Cristiana de México
Periférico Luis Echeverría #4780 Esquina con Otilio González
Fracc. Antigua Huerta de Pereyra
Tel. (844) 412 2553
Twitter: @LilideGalindo
http://www.comunidadcristiana.mx
Comunidad Cristiana de México
Servicios  los Domingos 12:00pm / 5:00pm
22 Noviembre 2013 04:00:26
Somos producto de lo que sembramos
Un día, leyendo las escrituras encontré una cita bíblica que quebrantó mi corazón llenándolo de gratitud ante la presencia de Dios. Allí expresa que cada ser humano que se pone en Sus manos, como lo hace un hijo con su padre, es obra maestra de Su creación. También explica que Él nos creó de antemano con la finalidad de hacer de nosotros personas que reciben y siembran semillas de su bondad, para que demos una cosecha de generaciones formadas con buenos principios y valores siendo un testimonio de su prosperidad. 

Así lo dice:


Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás. (Efesios 2:10 NTV)

Así que no debemos cansarnos de hacer el bien; porque si no nos desanimamos, a su debido tiempo cosecharemos. (Gálatas 6:9 DHH)

Desde el primer día que nos atrevemos a voltear nuestro rostro hacia Dios buscando su dirección como Padre, podemos maravillarnos viendo en las líneas de la palabra de Dios el impresionante amor que Él nos tiene como sus hijos. Derramando su sangre en la cruz para limpiarnos del efecto de las semillas de maldad que antes de conocerle había en nuestra vida. Un amor que no merecemos y que se entrega sin medida a nuestras vidas para que sabiamente lo sembremos en muchas otras vidas, especialmente, en la familia. 

Es impresionante como las personas siembran equivocadamente pues el egoísmo y la maldad aumenta cada día más y más junto con la indiferencia para hacerles frente y buscar la sabiduría necesaria y correcta para erradicarlas y poder sembrar lo bueno. 

El mundo está sufriendo consecuencias graves de la torpeza en que se vive, de manera tal que vemos cómo las familias de la tierra padecen todo tipo de problemáticas que reflejan pobreza, violencia y desintegración familiar, enfermedades de todo tipo, trastornos de la personalidad, con grandes temores e incertidumbre hacia el futuro. 

Lo triste es que realmente se está cosechando lo que se ha sembrado, debido a la falta de un carácter formado con semillas de sana sabiduría que lleven a las persona a recibir y sembrar toda clase de bendiciones, alegrías y prosperidad para impactar a las siguientes generaciones. 

De tiempo en tiempo Dios nos confronta para que reconozcamos qué tanto le hemos permitido a Él, como Padre, sembrar en nosotros la palabra que nos haga personas sanas, exitosas y de gran bendición para la gente con la cual desarrollamos proyectos juntos como son: la familia, el trabajo, amistades, negocios, etc.

Dios como Padre, se presenta a nosotros como un sembrador de la mejor semilla, pues nos sembró a su hijo entregándolo en la cruz para limpiar nuestra maldad, dándonos salvación. 

Dice Jesús: 

»Dios amó tanto a la gente de este mundo, que me entregó a mí, que soy su único Hijo, para que todo el que crea en mí no muera, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no me envió a este mundo para condenar a la gente, sino para salvarla. (San Juan 3:1, 2, 16, 17 TLA)

Abrir el corazón a Jesús implica permitir ser sembrado por su sabiduría; pues Jesús es la semilla poderosa de la palabra de Dios. (Lo dice 1ª Corintios 1:24) 

Él desea sembrar nuestras vidas con su amor, el cual nos limpia, sana y restaura de todo daño recibido a través de la semilla de
maldad que consciente o inconscientemente recibimos en el pasado. 

No podemos ser instrumentos para sembrar su bondad si no le permitimos que primero Él nos siembre. No podemos tener abundantes buenas cosechas si no hemos sido sembrados por Él.
 
Dios está esperando que nos arrepintamos de haber permitido ser sembrados de maldad para luego de ser limpios con Su sangre preciosa, Él pueda sembrar su palabra para sembrar abundantemente Su amor y bondad en muchos corazones 

Dice la palabra: 

No se engañen ustedes: nadie puede burlarse de Dios. Lo que se siembra, se cosecha. Así que no debemos cansarnos de hacer el bien; porque si no nos desanimamos, a su debido tiempo cosecharemos. (Gálatas 6:7, 9 DHH)

Nuestro Padre Dios quiere hacer de nuestra vida la buena tierra lista para ser sembrada y trabajada por Él como labrador. Barbechándola, abonándola y dándole los nutrientes necesarios para obtener la mejor cosecha. 

Digámosle juntos: “Padre, me urge oír y entender tu palabra para dar con mi vida buen fruto sembrando en todas las personas. Tus sabios y transformadores mensajes para disfrutar y entregarte a ti la mejor cosecha. Límpiame de toda maldad y lléname de tu bondad y amor para entregarlo a todo el necesitado de cambio. ¡Amén!“

Lili de Galindo
Directora General de Comunidad Cristiana de México
Servicios   los Domingos 12:00pm y 5:00pm
Periférico Luis Echeverría #4780 Esquina con Otilio González
Tel. (844) 412 2553


Twitter: @LilideGalindo
http://www.comunidadcristiana.mx
24 Octubre 2013 03:20:28
Rompe los círculos viciosos de tu vida
Qué difícil es para algunas personas romper con hábitos, vicios y costumbres que han llegado a ser parte de su vida. Hay estilos de vida que autodestruyen.

Desesperadamente muchos buscan salir de ellos, pues se han convertido en situaciones traumáticas; logrando ser libres sólo por un corto período de tiempo para después, caer en una degradación cada vez más fuerte.

Tal parece que el árbol se podó y ahora es mas frondoso. Un estilo de vida con círculos viciosos está enfermando mortalmente a la humanidad entera. Matrimonios, familias y negocios son destruidos. Tal parece que pasó un huracán y se llevó cuanto encontró a su paso.

Aún llevando muchas terapias con los expertos, nos encontramos a los alcohólicos, drogadictos y muchos más; logrando de repente después de una terapia, hacer felices a sus familias, al verlos libres, sobrios y saludables, pero caer una y otra vez. ¡Es tremendo!

Dios tiene la mejor medicina y la más extraordinaria terapia que sana desde la raíz las vidas de quienes lo buscan de corazón, destruyendo completamente éstos círculos viciosos. Necesitamos pedirle perdón a Dios por no acudir a Él.

Él cambia nuestro corazón y nos da uno nuevo, prometiéndonos que viviremos en una nueva vida, libres de vicios y malos hábitos; dándonos fuerza y dominio propio, para no caer ya más en ellos. Dice la palabra de Dios: Y me buscaréis y hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.

Jeremías 29:13 Les daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de ustedes. Les quitaré ese terco corazón de piedra y les daré un corazón tierno y receptivo.

Ezequiel 36:26 No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar; y aprenderán a conocer la voluntad de Dios: buena, agradable y perfecta.

Romanos 12:2 … porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.

Filipenses 2:13 Estas poderosas escrituras de la Biblia, enseñan que si se busca a Dios en serio, Él transformará tu corazón en uno sensible y obediente, pudiendo caminar, ya no en las costumbres y vicios de éste mundo, sino en los nuevos pensamientos sabios y saludables, llevándole a un cambio real que le hará cada vez más fuerte y firme en contra de tales vicios.

En la medida que buscamos a Jesucristo, no como religión, sino como un Padre que desea tener con nosotros una relación íntima y cada vez más profunda; se efectuará una metamorfosis tan fuerte, que el vicio que nos tenía atrapados ya no tendrá poder sobre nosotros, será derrotado. Cuando intente regresar, el Padre nos promete que si le buscamos de corazón, le podemos resistir en oración y huirá. (Santiago 4:7)

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

2ª Timoteo 1:7 ¡Qué precioso Dios tenemos! Nos quita lo cobardes haciéndonos valientes por el poder de Su Palabra y su amor dándonos el dominio propio que rompe todo círculo vicioso.

Levantemos una oración: “Padre, gracias por perdonarme, lavarme con el poder de tu sangre preciosa y darme un nuevo corazón sensible a ti. Gracias por darme el querer como el hacer y darme total libertad de toda adicción que produce círculo vicioso. Amén.”
17 Octubre 2013 03:55:26
Familias atravesando tiempos peligrosos con Fé
Es impresionante observar cómo con el paso del tiempo en el ambiente donde se desenvuelven las familias existe más y más peligro. Esto ha propiciado que crezca la desconfianza para moverse con libertad en cada uno de sus quehaceres cotidianos; se vive con gran temor de que este peligro alcance con una desgracia irreparable a algún miembro de la familia.

La Biblia señala los tiempos que vive la humanidad entera como "tiempos peligrosos". Lo maravilloso es que las escrituras también nos enseñan cómo atravesar por estos tiempos tan difíciles sin temor a ser impactados por sus terribles efectos y de igual manera, provee sanidad y libertad para los corazones que ya han sido atrapados por ellos.

DICE LA PALABRA:

Todos ustedes, los que confían en Dios, ¡anímense y sean valientes! Salmos 31:24

También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Pues la gente solo tendrá amor por sí misma y por su dinero. Serán fanfarrones y orgullosos, se burlarán de Dios, serán desobedientes a sus padres y malagradecidos. No considerarán nada sagrado. No amarán ni perdonarán; calumniarán a otros y no tendrán control propio. Serán crueles y odiarán lo que es bueno. Traicionarán a sus amigos, serán imprudentes, se llenarán de soberbia y amarán el placer en lugar de amar a Dios. Actuarán como religiosos pero rechazarán el único poder capaz de hacerlos obedientes a Dios. ¡Aléjate de esa clase de individuos!

2 Timoteo 3:1-5 NTV

La escritura antes mencionada, describe el carácter "peligroso" que abunda en estos tiempos; éste es un carácter violento, sin freno, sin valores y que causa mucho daño a quienes son impactados por él.

Al decir la Biblia: ¡Aléjate de esa clase de individuos!; significa que no permitas que sus costumbres impacten tu vida y la de los tuyos y te sirvan de ejemplo. ¡Guarda tu corazón! [Proverbios 4:23]

Es impresionante encontrar en las líneas de la Biblia a un Dios que se presenta ante nosotros como un papá que no se escandaliza del error que nosotros cometemos, más bien, siempre está listo para proveer la salida, para que corrijamos el rumbo; tratando con su amor de evitar a toda costa que crezca el daño producido por ignorar su dirección.

¿Cómo lograr no ser impactados por esos terribles tiempos peligrosos que abundan actualmente?

LA ESCRITURA DICE:

Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. (Mateo 24:12-13)

Cada vez hay más frialdad, dureza de corazón, egoísmo, deshonra, menosprecio e indiferencia en las relaciones interpersonales; cada vez aumenta más y más la indiferencia hacia el Señor.

Dios es amor (1ª Juan 4:8), poder, sabiduría (1ª Corintios 1:24), Él es un Padre (Juan 1:12); y nos enseña la mejor manera de ser librados de los tiempos peligrosos y ésta es aprendiendo a PERSEVERAR en su amor. Ese amor paternal que nos imparte un carácter correcto que bendice a todos los que viven con nosotros.

Éste es el tiempo de abrir el entendimiento al amor del Padre.

DILE CONMIGO...

Padre, gracias por el amor derramado en la cruz por mi y mi familia. Hoy te pido perdón por vivir alejado de ti, gracias porque ahora comprendo que tienes un maravilloso plan para mi y mi familia lejos de la violencia. Declaro que somos librados de los tiempos peligrosos y guiados por la luz de tu amor. En el nombre de Jesús, amén.
09 Octubre 2013 03:00:03
Mujer conquistadora, ¡levántate!
Existen mujeres que en su rol de madres, esposas, hijas, amigas, amas de casa, profesionistas, etc.; enfrentan, de una u otra manera, un mundo de menosprecio y competencia, a otras la violencia intrafamiliar las golpea fuertemente. 

Con profunda frustración, debido a que no han logrado ser la mujer especial que triunfe en estos tiempos difíciles, viven en serios problemas con la familia; en su realización como mujeres, se sienten insatisfechas y estériles; las madres no entienden cómo guiar a sus hijos y, debido a esto, ellos han quedado atrapados en los vicios y hábitos incorrectos, se sienten limitadas al punto de enfermarse y, en medio de confusión y debilidad, muchas sienten que su vida no tiene sentido. 
Dice la Biblia: 

La mujer sabia edifica su casa; la necia, con sus manos la destruye.

(Proverbios 14:1 NVI)

Aprender sabiduría muestra el diseño tan precioso que Dios ha creado para la mujer y el lugar tan importante y honorable que tienen ante Él. Esto imparte fuerza para erradicar toda clase de agresión a sus vidas y poder levantarse como
conquistadoras.

Las manos preciosas del divino alfarero son las de un Padre que nos ama y desea formarnos con tanto cuidado y excelencia, que podemos maravillarnos cuando encontramos en las líneas de la Biblia los planes tremendos que tiene para cada mujer, con la finalidad de que se realice, siendo de gran bendición para quienes se relacionan con ella.

Es muy importante aprender a ponernos en sus manos para que Él nos moldee. Entendamos que cada malformación de nuestra vida se debe a que estábamos en las manos equivocadas, desprovistas de sabiduría; pero ahora, al decidir buscar a Jesús como Padre, el tiempo de temor, esclavitud e incertidumbre al futuro ha terminado.

Dicen las escrituras: 

Ahora pues, Señor, Tú eres nuestro padre; nosotros barro, y Tú el que nos formaste; así que obra de tus manos somos todos nosotros.

(Isaías 64)

Sólo un grupo selecto de mujeres se atreven a desafiar todas las críticas destructivas e ir al Padre para recibir el adiestramiento correcto. Ellas lograrán ser esas mujeres conquistadoras de grandes batallas, mujeres de fe que no se conforman con su realidad actual, pero saben a la luz de la palabra que “¡Nada es imposible para Dios!” [Lucas 2:37]

Dice la palabra:

Mujer virtuosa, fuerte y capaz, no es fácil hallarla; ¡vale más que las piedras preciosas! Su esposo confía plenamente en ella y nunca le faltan ganancias. Brinda a su esposo grandes satisfacciones todos los días de su vida. Se reviste de fuerza y dignidad, y el día de mañana no le preocupa. Habla siempre con sabiduría y da con amor sus enseñanzas.

(Proverbios 31:10-12, 25, 26)

Ésta es sólo una pequeña porción de la Palabra que se convierte en un reto de fe para cada mujer, a la cual, Dios mismo quiere formar para hacer de ella una mujer virtuosa, una mujer que está lista para el cambio más fuerte y radical de su vida: buscar el corazón de Papá Dios, el cual es Jesús, quien murió en la cruz, para que al recibirle en el corazón podamos disfrutar tiempos extraordinarios de conquista.

Cada mujer que se atreve a dar este paso de fe no sólo será bendecida con la transformación en lo personal, sino transformará la atmósfera de su matrimonio, hogar, ciudad y nación.

¡Vamos mujer! Levántate y ve el efecto de tu transformación en los que viven contigo. 

Dile a Jesús: “Hoy pongo mi corazón en tus manos, entra como poderoso alfarero de mi corazón, límpiame con el poder de tu sangre preciosa. Gracias porque me amas, transfórmame y encuentra en mi esa mujer fuerte, virtuosa y capaz. Gracias Padre”.

Bendiciones.
Lili de Galindo
Directora General de Comunidad Cristiana de México
Emilio Carranza 905 Tel. (844) 412 2553
Comunidad Cristiana de México
Servicios los domingos 8:00 am / 10:30 am / 1:00pm / 6.00pm
26 Septiembre 2013 04:00:48
Sanidad de complejo de inferioridad y bulimia
El complejo de inferioridad lastima grandemente la autoestima, llevando a muchísimas personas a hacer lo que sea con la finalidad de sentirse aceptadas, valoradas y amadas. Encontramos cada vez con más frecuencia personas que, en un arranque de tristeza o al vivir un golpe traumático en su vida, empiezan a comer compulsivamente para luego provocarse el vómito. Viniendo después la sensación de culpa, tratan de no volverlo a hacer pero irremediablemente caen en lo mismo, convirtiéndose en un círculo vicioso; una adicción conocida como bulimia.

Por otro lado, estas personas sintiéndose feas, gordas, rechazadas o sin valor; viven obsesionadas por ser cada vez más delgadas, tratando radicalmente y a toda costa de adelgazar y cambiar totalmente su aspecto, lastimando tremendamente su cuerpo con tal de recibir aceptación, tomando ésta y otras alternativas que incluso puede llevarles a la muerte.

La Biblia presenta la sabiduría de Dios como palabra que trae medicina para sanar toda clase de enfermedades. Cuando una persona cree en ella, experimenta bienestar, sanidad y libertad.

Dice la Palabra:

Atiende a mis palabras, hijo mío; préstales atención. Jamás las pierdas de vista, ¡grábatelas en la mente! Ellas dan vida y salud a todo el que las halla. (Proverbios 4:20-22 DHH)

Existe medicina en el mensaje de la Palabra de Dios que tiene el poder de sanar a una persona del complejo de inferioridad y baja autoestima, que es presa fácil de la bulimia y otros trastornos de la alimentación y de la personalidad. En las escrituras podemos encontrar el verdadero valor, estimación, importancia, cuidado y aceptación de nuestra vida; y de esa manera recibir profunda sanidad interior y aún física.

Las personas que entienden esto buscan ser personas que se llenan de este regalo del corazón de Papá Dios. Él nos acepta tal cual somos y nos lo demuestra entregando su inagotable amor en la cruz para limpiarnos, sanarnos y embellecernos.

Dios quiere hablar a los padres con hijos afectados con bulimia, entregándoles esta palabra que sana. Muchos padres se encuentran también afectados no pudiendo dar lo que no tienen pues vivieron el mismo problema de complejo de inferioridad y autoestima que produjo trastornos en la personalidad y gran abatimiento que trajo diversos tipos de daño a sus vidas y su familia. Dios los ama y quiere que sean sanos también.

La Biblia enseña que nuestra vida sin Dios es como una moneda perdida, abandonada y llena de polvo; pero cuando nuestro Padre Dios aparece, enciende una lámpara, la busca barriendo el polvo y cuando la encuentra y la limpia es cuando verdaderamente brilla y puede verse el valor real que esta moneda tiene. (Lucas15:8-10)

Con esta enseñanza podemos maravillarnos del amor de Dios, quien nos creó con tanto valor; el cual no podremos apreciar si no permitimos que la luz de su sabiduría nos ilumine y su amor nos limpie de toda mentira que nos ha hecho buscar alternativas incorrectas para sentirnos valorados, cuidados y amados.

Si leyendo estas líneas y te identificas con esta moneda que necesita brillar y recuperar el valor que tiene ante el Señor, ¡No te tardes! ¡Hoy es tu día de sanidad y libertad! ¡Ven a Papá Dios! Tú y yo somos esa moneda que fue hallada por Jesús quien murió por nosotros en la cruz sarai martinez.
13 Septiembre 2013 04:00:53
No te des por vencido
¿Quieres ser un triunfador conquistando excelencia en medio de grandes batallas? ¡Cuántas dificultades tenemos que enfrentar en nuestro caminar a lo largo de la vida! ¡Nadie se escapa! Tenemos que, forzosamente, hacer frente a los desafíos y retos en la vida; abunda más la cobardía, la necedad y la negligencia; que la osadía de un corazón valiente y decidido a terminar sabia y fielmente lo que empieza.

Desgraciadamente muchos claudican abortando sus proyectos personales, familiares, de negocio, amistad, etc.; encontrándose a sí mismos frustrados, agotados, y muchas veces con gran angustia y dolor en el corazón, tomando caminos equivocados perdiendo la batalla ante un gran problema de salud, familiar, etc.

Ante la violencia, la competencia, el rechazo, la burla, deslealtad y crítica destructiva para enfrentar los problemas que aparecen en medio de la vida; las personas se sienten impotentes, débiles y carentes de motivación y capacitación para lograr poseer el nivel de sabiduría y fe requerida para no desmayar en el camino.

¡Qué precioso es nuestro Dios y Señor Jesucristo, Él tiene respuestas a los más grandes problemas que estemos enfrentando. ¡Confiemos en Él! [Hebreos 11:6]

Él es un papá que nos dice: "Sé parte de mi familia, de mi reino. Abre tu corazón y déjame entrar a tu vida. Te daré motivación y capacitación, dándote buen nivel de sabiduría y fe. Déjame triunfar a través de tu corazón”, dice Jesús

Él mismo dice en éste pasaje Bíblico:

El reino de Dios avanza a pesar de sus enemigos. Sólo la gente valiente y decidida logra formar parte de él. (Mateo 11:12 TLA)

La tenacidad, firmeza y perseverancia de un corazón valiente y esforzado de principio a fin en lo que se emprende, será ejemplo de fortaleza y victoria, si en tiempo de gran dificultad aprende a utilizar el arma mas poderosa que nos hace INVULNERABLES y triunfadores ante el problema más grande que enfrentemos: EL AMOR DE DIOS.

Dice la Palabra:

¿Quién podrá separarnos del AMOR de Jesucristo? Nada ni nadie. Ni los problemas, ni los sufrimientos, ni las dificultades. Tampoco podrán hacerlo el hambre ni el frío, ni los peligros ni la muerte. En medio de todos nuestros problemas, estamos seguros de que Jesucristo, quien nos amó, nos dará la victoria total. ni los poderes del cielo ni los del infierno, ni nada de lo creado... ¡Nada, absolutamente nada, podrá separarnos del amor que Dios nos ha mostrado por medio de nuestro Señor Jesucristo! (Romanos 8:35, 37, 39 TLA)

El amor de Dios nos enseña lo valioso que somos para Él, nos enseña a orar, a pelear nuestras batallas con las armas correctas aprendiendo a caminar en sus promesas, nos enseña a actuar y decidir correctamente en medio de la guerra y movernos con propósito definido, hacia un destino exitoso.

Dios con su amor nos dice hoy:

No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. (Isaías 41:10 RVR60)

Digámosle juntos: Padre Dios lléname del poder de tu amor, sé que desde hoy, confiando en ese poderoso amor que entregaste por mi en la cruz, me darás las fuerzas para no darme por vencido en medio de ningún problema. Espero en ti, con tu amor siempre venceré. [Romanos 8:37]

Bendiciones
06 Septiembre 2013 03:23:47
Responsabiliad personal
Si la esencia de ésta frase fuera una realidad en la vida, nuestro mundo viviría en excelencia. Pero realmente, la mayoría de las personas esquivan su responsabilidad personal culpando al mundo entero de sus errores, fracasos y torpezas; volviéndose expertos en excusas y desorden.

Escuchamos decir: ¿Sabes por qué soy como soy? Es por culpa del país, es porque no tuve oportunidad de prepararme, mira los padres que tengo, la esposa(o), vivo en circunstancias difíciles, etc; y siempre encuentran culpables para evadir su responsabilidad personal.

Un día encontré en la Biblia una expresión que me impactó y pude entender la importancia de no buscar culpables, así como la gran necesidad que tenemos de aprender, de parte de nuestro Padre Dios, a tener responsabilidad personal.

Así pues, cada uno de nosotros tendrá que dar cuenta de sí mismo a Dios. (Romanos 14:12 DHH)

Las escrituras describen que nuestra vida, puesta en las manos de Dios, es como barro en manos del alfarero (Isaías 64:8). Pero han transcurrido los años y muchas veces no hemos permitido que sus manos (su consejo, instrucción y dirección) sean los que nos guíen, moldeándonos como barro, para que las etapas de crecimiento (niño, adolescente, joven, adulto) se den correctamente formando un carácter responsable.

Encontramos que, al no buscar al Señor, nuestra vida se malformó, estando en otras manos, las cuales, así como un alfarero inexperto (sin la dirección de Dios); no entendieron como moldear el barro.

Sólo las expertas manos de Jesús, el alfarero por excelencia, pueden enseñarnos a ser responsables administradores de nuestra propia vida, familia, y cada posesión que nos ha regalado (2aCorintios 4:7). Esto traerá como consecuencia una vida exitosa, saludable y digna de confianza.

Los estándares con los que este mundo mide el grado de responsabilidad personal para poder valorar y promover a una persona en el lugar que ha sido puesta, desechan a las personas que no pueden o no quieren ser responsables, considerándolos inservibles, basura para tirar.

Nuestro Padre Dios es un Dios de amor, sanidad y restauración. Él desea que nos arrepintamos de no buscarle e inclinemos nuestro corazón a Él. No importa la edad que tengamos, religión, entorno social o circunstancias que atravesemos. Él no tiene favoritos y anhela tomarnos en sus manos y restaurar el daño que hayamos recibido.

Muchos han rechazado a Dios o piensan que simplemente, con pertenecer a una religión, están en las manos del alfarero. ¡Pero no! Jesús no es una religión, sino una persona que anhela intimidad con nosotros. Cuando murió en la cruz, abrió un camino nuevo y vivo para todos los que queremos recibirle como Padre, disfrutando su amorosa dirección.

¡Cuidado! Que no nos pase como a muchos de sus discípulos, que ofendidos lo abandonaron cuando Jesús les dijo que Él es el pan de vida. Jesús no manipula, Él nos conquista con amor. Y les dijo a los que quedaron:

... ¿Queréis acaso iros también vosotros? Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Solo Tú tienes palabras de vida eterna. (Juan 6:67, 68 RVR60)

Jesús vino a rescatar lo que se había perdido. Sólo Él, con sus manos de amor, puede hacer de nuestras vidas, familias, ciudad y nación; gente responsable que dará excelentes cuentas de lo que se le entrega.

Levanta una oración: “Aquí está mi vida Jesús, perdóname por el tiempo en el que no te he tomado en cuenta. Desde hoy me pongo en tus manos de alfarero. Creo en tu promesa de restauración. Recibo un corazón responsable y declaro que mi familia, ciudad y país serán transformados por tu amor.”

Bendiciones.
31 Agosto 2013 03:00:11
El arte de administrar
Qué importante es poder hacer un alto en la vida para meditar, valorar y aquilatar las cosas que nos pertenecen y la manera como se encuentran en la actualidad. Nos quedaríamos asombrados al contar nuestras posesiones.

En muchos casos se puede ver el efecto de una mala administración de los bienes, la cual se puede ver reflejada tristemente en resultados desastrosos, donde no sólo no hay beneficios, sino grandes pérdidas.

¡No hay excusa! Dios es un papá y nos ha dado una vida con un potencial especial para ser desarrollado por Él. Dice la Biblia que en nuestro interior Dios ha puesto dones, talentos y habilidades especiales; y encontramos personas llenas de ellas, pero usándolas para autodestruirse y destruir todo cuanto tocan.

Dice la Biblia:

Cada uno ponga al servicio de los demás el don que haya recibido, administrando fielmente la gracia de Dios en sus diversas formas. - 1 Pedro 4:10 NVI

Se ha desperdiciado el tiempo y los recursos, se han tomado decisiones en la inversión de los mismos con falta total de sabiduría, habiendo pérdidas en todo sentido. Se pierde el tiempo en medio del egoísmo, envidia, rivalidad y contienda, en lugar de inclinar el corazón a Dios, nuestro Padre, para entender, recibir y utilizar correctamente el arte de administrar.

Al que bien administra, bien le va; ¡feliz aquel que confía en el Señor! –

Proverbios 16:20 DHH

Cuando nuestra confianza está en Dios, Él despierta en nosotros sus dones administrativos, aun cuando hemos tenido pérdidas; vemos que en el principio de la creación ese arte de administrar entró en operación cuando todo estaba desordenado, vacío y en tinieblas y Dios creó, ordenó y recreó, llenando de luz lo destruido con palabras sabias (Génesis 1:1-3). Ahora disfrutamos de la maravillosa creación del Universo.

En la Biblia se relata cómo José, a pesar del rechazo tan impresionante de sus hermanos, se levantó y creyó el sueño de Dios. Y no obstante la terrible oposición, buscó a Dios, quien le dio la oportunidad de administrar con gran éxito los recursos de toda una nación con una estrategia directa del corazón de Dios, dando de comer en tiempo de hambruna a toda la humanidad, aun perdonando a sus hermanos y entregándoles la mejor tierra, la tierra de Gosén. (Génesis capítulos 37-47)

Dios nos ha dado vida, una familia, un trabajo, un negocio, una ciudad, un país y Él desea ciudadanos, profesionistas, papás, empresarios, gobernantes, etc. conocedores de la mejor sabiduría para administrar con excelencia lo que nos ha regalado y que lo veamos reflejado en una vida que muestre fruto de prosperidad, paz, alegría y armonía.

¿Qué estamos haciendo en lo personal para buscar la sabiduría de Dios y convertirnos, por la inspiración de Su Palabra, en personas que protegen, nutren, mantienen limpio, saludable, próspero, en paz y en armonía todo lo que Él nos ha dado?

Dios puede y quiere hacernos personas inteligentes, sabias y realizadas en el potencial que Él nos regaló para ser esa generación que se levanta valientemente contra toda oposición, entrenada por papá Dios, entendiendo cómo administrar correctamente y ser un ejemplo para las nuevas generaciones.

Dile hoy con todo tu corazón a Dios: “Jesús ven a mi corazón, perdóname por no buscarte a tiempo, hoy quiero que me tomes en tus manos y hagas de mí y mi generación buenos administradores. Ven a mi vida, mi familia, mi ciudad, mi país y haznos ejemplo de fieles administradores”.

Directora General de Comunidad Cristiana de México

Emilio Carranza 905 Tel. (844) 412 2553

Servicios los domingos 8:00 am / 10:30 am / 1:00 pm / 6.00 pm
23 Agosto 2013 03:00:44
Disfruta tu matrimonio con sana comunicación
Una relación que no es cultivada con los nutrientes correctos de una sana comunicación trae efectos devastadores, convirtiéndose en una levadura que daña profundamente todo tipo de relación; especialmente el matrimonio, la relación de padres e hijos, las relaciones de amistad, del trabajo, etc.

Aprender a tratar asuntos delicados, donde cada cónyuge tiene una opinión opuesta, que choca y evita que se establezca un acuerdo de unidad donde prevalezca el amor y la verdad;  trae rivalidad, contienda, falta de respeto, y esto provoca una separación cada vez mayor. Cada uno dice tener la razón y con base en criterios opuestos ambos levantan la voz con violencia, crítica destructiva, ofensas, hasta que llega el momento que crece tanto  la hostilidad, que deciden caminar viviendo cada uno sin tomar en cuenta al otro. Y debido al gran desgaste en la relación, finalmente, ésta los lleva al divorcio.

Cuando algo se descompone y queremos arreglarlo con eficacia, se busca directamente en el manual del fabricante. De manera contundente, el manual del fabricante de nuestras vidas, capaz de arreglar profundamente cualquier problema que enfrentemos, es la maravillosa Palabra de Dios (la Biblia).

La Biblia enseña, que para que podamos tener una comunicación de excelentes resultados, necesitamos buscar a Dios con un corazón de fe. El principal problema por el cual no existe una comunicación sana, es porque no involucramos al Señor en nuestras relaciones.

¡Déjalo entrar en tu vida! Él te dará un lenguaje sabio ¡Un lenguaje de fe!

Fíjate en éstas escrituras:

La lengua de los sabios hace que el conocimiento sea atractivo, pero la boca de un necio escupe tonterías. El sabio tiene hambre de conocimiento, mientras que el necio se alimenta de basura. (Proverbios 15:2, 14)

A todo el mundo le gusta una respuesta apropiada; ¡es hermoso decir lo correcto en el momento oportuno! (Proverbios 23 NTV)

¡Cuidado! La comunicación en una atmósfera de violencia y necedad destruye (si actúas enojado, ya perdiste Ef4:26-27).

Espera a que desaparezca el enojo y habrá una atmósfera de paz y luz que edifica, sana y restaura lo dañado, llevándolo por sabia dirección.

Dice la escritura:

Si vivimos en la luz, así como Dios está en la luz, entonces tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesús, su Hijo, nos limpia de todo pecado. (1Juan 1:7NTV)

Antes de tratar asuntos donde queremos que haya edificación que sane y fortalezca la comunicación, necesitamos asegurarnos que nos hemos reconciliado con Jesús, quien traerá una atmósfera de paz (Efesios 2:14). Él nos llenará de luz, asegurándonos que si estamos unidos a Él, el problema más difícil será solucionado por su poderosa mano. (Mateo 11:30)

Tu lengua (comunicación) es un timón ¿A dónde diriges tu vida, tu matrimonio, tu familia?

Dice la Biblia:

También un pequeño timón hace que un enorme barco gire a donde desee el capitán, por fuertes que sean los vientos. De la misma manera, la lengua es algo pequeño que pronuncia grandes discursos. (Santiago 3:4 NTV)

Levántate valientemente por tu matrimonio, tu familia, tu ciudad, tu país. Éste es el tiempo de escoger caminar con Dios; Él ha puesto delante de ti el bien y el mal; la vida y la muerte ¡Escoge la vida! Dile al Señor: Ven Señor Jesús, límpianos con tu sangre preciosa, trae tu paz y tu luz en nuestra comunicación. Que nuestra lengua sea de gran edificación. Restáuranos, fortalécenos, prospéranos.

“…porque de la abundancia del corazón habla la boca.”(Lucas 6:45 RVR60)

Bendiciones.

Lili de Galindo

Directora General de Comunidad Cristiana de México

Emilio Carranza 905 Tel. (844) 412 2553

Comunidad Cristiana de México

Servicios  los Domingos 8:00 am / 10:30 am / 1:00pm / 6.00pm

15 Agosto 2013 03:00:27
Escuela para padres
Estamos atravesando tiempos en que la preocupación por el bienestar personal ha atrapado a las personas en un profundo egoísmo. Los padres no saben cómo prepararse para educar a sus hijos correctamente; y con el paso del tiempo, desgraciadamente, se pueden percibir efectos dañinos donde se aprecia la deformidad de su carácter, el de los hijos y muchas veces la reacción inmediata es buscar culpables, evadiendo su responsabilidad personal.

Poco a poco se ha dejado en completo abandono a los hijos, menospreciando la preciosa y privilegiada misión de educar, pero sobre todo, de forjar su carácter. La gente en general, se ha dejado llevar por la inercia de un contexto, donde por generaciones, se ha vivido en un completo desorden.

Nunca se nos dijo dónde encontrar la sabiduría correcta para educar a los hijos. Los padres nos dieron la instrucción que pudieron conforme lo que aprendieron por tradición, costumbre, académicamente, cursos; y vemos que se quedó corta y muy pobre cuando observamos el efecto: un índice de divorcios cada vez mayor, hijos esclavos de adicciones, falta total de respeto, violencia intrafamiliar, entre otros.

Sorprendidos, los padres que nunca creyeron tener un hijo con problemas de carácter ven, con gran dolor, como éste echa a perder su vida participando en cosas que lo están autodestruyendo.

Pueden existir múltiples excusas por las cuales, los padres no están levantándose con corazón determinante para formar el carácter de sus hijos, dejando mejor esta tarea a los maestros, al Internet, a los amigos, a otras personas, a familiares.

Dios está escuchando el clamor de padres desesperados, que buscan una escuela para padres que pueda darles las lecciones correctas y aún restaurar el daño que ha sido causado por la falta de dirección sabia a los hijos.

Hay buenas noticias para todos los padres: la escuela para padres se encuentra en la palabra de Dios (la Biblia) que presenta a Jesús, nuestro Dios, como un papá por excelencia; el cual, si lo invitamos a entrar a nuestra vida, nos la entregará. [Juan 1:12, Salmos 127:1]
En sus preciosas manos de alfarero, Dios promete que hará de nosotros la obra maestra de su creación; dándonos entendimiento que entrene nuestra vida correctamente, para que a su vez lo hagamos en los hijos.

Dice la Palabra:

Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás. (Efesios 2:10 NTV)
Ahora pues, Señor, Tú eres nuestro padre; nosotros barro, y Tú el que nos formaste; así que obra de tus manos somos todos nosotros. (Isaías 64:8 RVR60)

Dios como Padre ha escuchado el gran dolor e impotencia que sienten muchos padres, deseando con todo su corazón encontrar la sabiduría correcta para lograr formar hijos exitosos y realizados, no sólo en lo profesional, sino siendo dueños de un carácter sano, inteligente, sabio, íntegro, determinante, valiente; pero al mismo tiempo lleno del amor de Dios.

Dice la Palabra:

Recuerda que desde niño conoces las Sagradas Escrituras, que pueden instruirte y llevarte a la salvación por medio de la fe en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto.  Dios la usa para preparar y capacitar a su pueblo para que haga toda buena obra. (2 Timoteo 3:15, 17)
¿Cómo recibirla? Sencillo, dile a Jesús: “Ven a mi vida, hazme de nuevo, me entrego a ti como barro al alfarero. Enséñame a ser formado como tu hijo(a) amando tu palabra y dando a mis hijos la instrucción correcta. ¡Que veamos tu luz guiando nuestro caminar a la excelencia! Gracias Padre”.

Bendiciones 

Lili de Galindo
Directora General de Comunidad Cristiana de México
Emilio Carranza 905 Tel. (844) 412 2553
Comunidad Cristiana de México


Servicios  los domingos 8:00 am / 10:30 am / 1:00pm / 6:00pm
08 Agosto 2013 03:00:49
Rescatando los valores en familia
Ante los acontecimientos actuales, nos podemos dar cuenta cómo la degeneración prolifera de manera alarmante en las familias, convirtiéndolas en disfuncionales. En los hogares se vive con gran preocupación, viendo como en las ciudades crece sin medida un ambiente violento, desenfrenado, lleno de contienda, generando heridas, temor y gran perturbación mental y emocional.

Los miembros de muchas familias caen, cada vez con mayor frecuencia, en adicciones; llevándoles a realizar perversidades que nunca imaginaron. Esta invasión de maldad genera fracaso, llegando a convertirse en un foco de infección, un cáncer, que no respeta condición social, económica ni cultural.

La raíz del problema y la solución del mismo, está descrito en la palabra de Dios: “Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento” (Oseas4:6) 

Dios nos está invitando, a todos los padres, a buscar la fuente de sabiduría por excelencia: la Biblia. En ella encontraremos la mejor escuela para padres. Ésta contiene lo necesario para sembrar principios y valores que producirán los mejores hijos, las mejores familias y finalmente, una mejor ciudad, porque “...Todo lo que se siembra, se cosecha” (Gálatas6:7)

Dice la escritura: 

Dirige a tus hijos por el camino correcto, y cuando sean mayores no lo abandonarán. (Proverbios 22:6 NTV)

Muchos padres, ignorando o rechazando esta clase de capacitación y entrenamiento, descuidan su llamado y no instruyen a sus hijos, dejándoles crecer sin dirección.

Aún algunos padres abusan de ellos, otros no les enseñan los límites de lo correcto. Los hijos deshonran a sus padres menospreciándolos, desobedeciéndolos y haciendo de su vida un desorden. Hay amistades que en lugar de influir en ellos positivamente, cada vez más se convierten en una influencia negativa; y esto abre la puerta a los vicios y todo lo esto que conlleva.

Éste es el tiempo de quebrantar nuestro corazón ante Dios, reconociendo la urgencia de un cambio desde la raíz a nuestras vidas, familias y ciudades. ¡Busquémosle de corazón!

Dios promete:

Si mi pueblo se humilla, y ora y me busca, invocando mi nombre, y si al mismo tiempo abandona su mala conducta, yo escucharé en el cielo su oración, perdonaré sus pecados, los sanaré y haré prosperar de nuevo. (2 Crónicas 7:14)
Es impresionante la sabiduría que el Señor nos entrega con la finalidad de instruir nuestra vida y la de nuestra familia; sanando, restaurando y prosperando todo aquello que se ha perdido. ¡No la menospreciemos, pues podemos arrepentirnos! (Salmos 127:1-2) (2aTimoteo 3:14-17)

Así que no nos cansemos de hacer el bien. A su debido tiempo, cosecharemos numerosas bendiciones si no nos damos por vencidos. (Gálatas 6:9 NTV)

Oremos juntos: Padre Dios, bendice mi vida, mi familia, mi ciudad. Ven Jesús y visítanos. Perdona y limpia nuestras faltas; entra en nuestro corazón y danos dirección, inspirándonos a través tu sabiduría. Gracias por tu protección, seguridad y rescate que nos llevan a entender la sabiduría para forjar y fortalecer nuestros valores. 

Bendigo las familias de mi amada ciudad y de mi país. Gracias, Dios, porque sé que Tú traerás hambre de buscar la sabiduría que nos transformará en las mejores familias de la Tierra. Tú lo prometiste y lo harás 
Pues la tierra se llenará del conocimiento de la gloria del Señor como las aguas cubren el mar. (Habacuc 2:14 LBLA)
Bendiciones.
01 Agosto 2013 03:50:47
Medicina para tu matrimonio
Cada vez con mas frecuencia el egoísmo, la envidia, la rivalidad, la frialdad, la indiferencia, las pequeñas heridas que, al no tratarse a tiempo crecen, producen estragos que repercuten en dolor, profunda tristeza y destrucción al matrimonio y a la familia.

La deshonra, el menosprecio, la crítica, la violencia y la infidelidad están golpeando a los matrimonios de todo el mundo de manera tal, que el índice de divorcios crece en proporciones inimaginables.

La raíz de los problemas en el matrimonio surge porque, cuando la pareja se casa, va al matrimonio con el propósito de ser atendida, cuidada; y como no recibe lo que espera, hay decepción y empiezan los problemas.

Un matrimonio exitoso sabe que al matrimonio se va a dar porque "Más bienaventurado es dar que recibir" y puede dar porque aprende a llenarse del amor de Dios y como consecuencia recibirá también, en su tiempo, más de lo que sembró, viviendo feliz y satisfecho. (Eclesiastés 3:11)

Cuánto se necesita que existan hombres y mujeres valientes, que tenazmente se pongan de pie con firmeza cuando detectan este tipo de problemática y busquen el corazón de Dios pidiendo su intervención.

Dice la palabra de Dios: Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. (Santiago 1:5) Dios tiene respuestas poderosas a los más terribles problemas; porque nada hay imposible para Dios. (Lucas 1:37)

¡Busquémosle rápidamente! Porque la palabra dicha a su tiempo, ¡Cuán buena es! (Proverbios 15:23)

Qué importante es atender un problema a tiempo, antes de que crezca. Dice la biblia:

Las zorras pequeñas causan daño a nuestras viñas. ¡Ayúdennos a atraparlas, pues nuestras viñas están en flor! (Cantares 2:15)

El matrimonio es como una viña que necesita ser cultivada con sabiduría. Los problemas, fricciones, malos entendidos y ofensas que surgen en la relación, son las zorras. ¡Qué importante es no dejarlas crecer sino destruirlas!

Una comunicación sana, abierta y con responsabilidad personal donde exista el amor de Dios, producirá perdón, tolerancia, paciencia, bondad y respeto para no endurecerse uno con el otro, destruyendo estas pequeñas zorras.

El amor es paciente y bondadoso. El amor no es celoso ni fanfarrón ni orgulloso ni ofensivo. No exige que las cosas se hagan a su manera. No se irrita ni lleva un registro de las ofensas recibidas. No se alegra de la injusticia sino que se alegra cuando la verdad triunfa. El amor nunca se da por vencido, jamás pierde la fe, siempre tiene esperanzas y se mantiene firme en toda circunstancia. (1 Corintios 13:4-7)

Vemos cómo el amor no es un sentimiento, es una decisión de sembrar la vida en el cónyuge como Cristo la sembró en nosotros.

“...Nuestras viñas están en flor" (Cantares 2:15) habla de que el amor está a punto de madurar y dar la uva que produce el vino que alegra a los esposos para aprender el secreto de ser medicina uno para otro, aprendiendo a vivir un amor maduro, apasionado y de provecho porque es una relación de pacto.

Clamar a Dios genera una atmósfera de paz y profunda convicción de que, con la intervención de Dios, todo va a cambiar.

Mi oración por que cada matrimonio que lea este artículo es que reciba la fuerza del amor de Dios que le convierta a cada uno en "medicina para su matrimonio"

Bendiciones
26 Julio 2013 03:50:26
Fortalécete en la verdad
En un mundo de degeneración, corrupción, pérdida de valores, donde cada vez con más frecuencia vemos el efecto de la desintegración y violencia intrafamiliar, abuso perverso de los padres a los hijos, deshonra de los hijos a los padres, enemistad entre hermanos; es muy triste observar como la indiferencia, la ira, menosprecio y la burla, golpean a las familias, por consiguiente a la sociedad y a nuestras ciudades debido a que el ser humano es egoísta en general y solo busca satisfacer los intereses personales no importando que para conseguirlo tenga que recurrir a la mentira y todo lo que deriva de ella.

Muchas veces, aún las llamadas "mentiras piadosas" traen efectos muy dañinos y finalmente, nos damos cuenta que realmente no son tan piadosas y sí entorpecen en gran manera la armonía y prosperidad familiar. La mentira evita que se genere una atmósfera saludable que fortalezca y lleve a la familia por un camino de excelencia.

Encontré citas bíblicas que impactaron mi corazón sobre este tema. Dios está interesado en darnos respuestas a todas nuestras inquietudes, para que allí encontremos sabiduría y podamos evitar consecuencias que afecten grandemente nuestra vida.

Veamos esta escritura:

Hicieron que su lengua lanzara mentira como un arco, y NO SE FORTALECIERON PARA LA VERDAD en la tierra; porque de mal en mal procedieron, y me han desconocido, dice el Señor.

Jeremías 9:3

¡Entendamos! La lengua es un arco, y muchas veces cuando no nos disciplinamos aprendiendo a ser veraces, debilitamos nuestra vida y la de nuestra familia, enfermándola y viviendo tiempos difíciles de tristeza y destrucción.

Conozcamos a Jesús, Él no es una religión, es un papá (Juan 1:12). Él es el camino LA VERDAD, y la vida (Juan 14:6), Él mismo nos enseña "Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres" (Juan 8:32)

Los hijos son una herencia del Señor, los frutos del vientre son una recompensa. Como flechas en las manos del guerrero son los hijos de la juventud.

Salmos 127:3-4

¡Aprendamos! La fe en la verdad nos convierte en guerreros fuertes contra la adversidad.

Aprenderemos a colocar a los hijos en el arco de verdad, como lo hace nuestro Padre con nosotros, los amantes de la verdad, y los lanzaremos a la excelencia que ella imparte. En medio de un mundo tan confundido seremos familias portadoras de la verdad que sana, fortalece y restaura lo perdido, triunfando en medio de las guerras mas terribles.

Ven a Jesús, ábrele tu corazón y dile: “Limpia mi vida y la de mi familia, ciudad y nación de todo efecto destructivo y dañino, causado por creer y vivir en mentiras. Recibo un corazón listo para ser inspirado por tu verdad. Creo que tu verdad me fortalecerá y transformará todo lo dañino en saludable. Declaro con fe que mi familia es un regalo de Dios que caminará en seguridad, armonía y prosperidad. Gracias Dios!”.
25 Julio 2013 03:00:00
Fortalécete en la verdad
En un mundo de degeneración, corrupción, pérdida de valores, donde cada vez con más frecuencia vemos el efecto de la desintegración y violencia intrafamiliar, abuso perverso de los padres a los hijos, deshonra de los hijos a los padres, enemistad entre hermanos; es muy triste observar como la indiferencia, la ira, menosprecio y la burla golpean a las familias y por consiguiente a la sociedad y a nuestras ciudades, debido a que el ser humano es egoísta en general y sólo busca satisfacer los intereses personales, no importando que para conseguirlo tenga que recurrir a la mentira y todo lo que deriva de ella. 

Muchas veces, aún las llamadas “mentiras piadosas” traen efectos muy dañinos y finalmente, nos damos cuenta que realmente no son tan piadosas y sí entorpecen en gran manera la armonía y prosperidad familiar. La mentira evita que se genere una atmósfera saludable, que fortalezca y lleve a la familia por un camino de excelencia. 

Encontré citas bíblicas que impactaron mi corazón sobre este tema. Dios está interesado en darnos respuestas a todas nuestras inquietudes, para que allí encontremos sabiduría y podamos evitar consecuencias que afecten grandemente nuestra vida.

Veamos esta escritura:

Hicieron que su lengua lanzara mentira como un arco, y NO SE FORTALECIERON PARA LA VERDAD en la tierra; porque de mal en mal procedieron, y me han desconocido, dice el Señor.

Jeremías 9:3

¡Entendamos! La lengua es un arco, y muchas veces cuando no nos disciplinamos aprendiendo a ser veraces, debilitamos nuestra vida y la de nuestra familia, enfermándola y viviendo tiempos difíciles de tristeza y destrucción.

Conozcamos a Jesús, Él no es una religión, es un papá (Juan 1:12). Él es el camino LA VERDAD, y la vida (Juan 14:6), Él mismo nos enseña “Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres” (Juan 8:32)


Los hijos son una herencia del Señor, los frutos del vientre son una recompensa. Como flechas en las manos del guerrero son los hijos de la juventud.

Salmos 127:3-4


¡Aprendamos! La fe en la verdad nos convierte en guerreros fuertes contra la adversidad. Aprenderemos a colocar a los hijos en el arco de verdad, como lo hace nuestro Padre con nosotros, los amantes de la verdad, y los lanzaremos a la excelencia que ella imparte. En medio de un mundo tan confundido seremos familias portadoras de la verdad que sana, fortalece y restaura lo perdido, triunfando en medio de las guerras mas terribles. 

Ven a Jesús, ábrele tu corazón y dile: “Limpia mi vida y la de mi familia, ciudad y nación de todo efecto destructivo y dañino, causado por creer y vivir en mentiras. Recibo un corazón listo para ser inspirado por tu verdad. Creo que tu verdad me fortalecerá y transformará todo lo dañino en saludable. Declaro con fe que mi familia es un regalo de Dios que caminará en seguridad, armonía y prosperidad. Gracias Dios!”.

Lili de Galindo

Directora general de comunidad cristiana de México

Emilio Carranza 905 tel. (844) 412 2553

Twitter: @lilidegalindo

http://www.comunidadcristiana.mx

Comunidad cristiana de México

Servicios  los domingos 8:00 am / 10:30 am / 1:00pm / 6.00pm

19 Julio 2013 03:59:54
En tiempos peligrosos, confía en Dios
La Palabra de Dios (La Biblia), es considerada como la brújula de la mas alta precisión que nos asegura que si confiamos sólo en ella, siempre nos llevará a tiempo y exitosamente, a la realización de cada proyecto y desafío de la vida. Escudriñarla diariamente con el corazón expectante a su dirección, es imprescindible. A través de ella, recibiremos alimento nutritivo, delicioso, balanceado y necesario para vivir saludables, en paz, fuertes, prósperos y valientes ante la adversidad (Juan5:39).

Jesús es la palabra; Él es el pan de vida (Juan 6:35) Cuando le invitamos a nuestra vida y decidimos caminar con Él, seguramente encontraremos grandes victorias ante los más grandes problemas.

La escritura (Biblia) es un regalo que nuestro Padre Dios nos heredó, entregando su vida en la cruz. Sólo aquel que la busca con corazón hambriento y sediento, conocerá la verdad, disfrutará libertad, y podrá realmente apreciarla (Juan 8:32).

¡Entiende su mensaje! El Espíritu Santo te guiará si clamas a Él (Juan 16:13); y cuando todo haya pasado por el fuego, lo sembrado a través de la palabra de Dios, permanecerá intacto y se apreciarán sus efectos de transformación, protección, sanidad, liberación, prosperidad. ¡Confía sólo en ella! (Salmo 107:20) (Mateo 24:35).

Encontramos una historia interesante en la Biblia que nos describe un tiempo desastroso, de gran calamidad, donde la tierra atravesó por un diluvio. Sólo Noé y su familia se salvaron del desastre. Esto se logró porque la Biblia dice que "Noé caminó con Dios" (Génesis 6:9). Significa que para Noé, Dios no era indiferente; sino que buscaba escucharle y seguir su dirección agradándole, no como una religión, sino una relación personal donde como hijo, pudiera oírle con atención para desarrollar fe y obtener un carácter sabio y entendido para tomar decisiones en los tiempos terribles que habría de enfrentar. Los demás decidieron rechazar a Dios y vivir en la maldad. ¡Que caro pagaron su insensatez e indiferencia a la palabra de Dios!

Cuando tenemos el mismo corazón de Noé, que valoró la palabra y caminó con Dios, pueden llegar amenazas, peligros, y las situaciones más duras de la vida; pero el Señor promete darnos discernimiento para entender con especial sabiduría la palabra que permita que seamos guardados en el hueco de su mano (como lo hizo con Noé), no permitiendo que las desgracias nos atrapen.

DICE LA ESCRITURA

Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos. (Salmos 32:8)

Después de que pasó el diluvio, el Señor puso en el cielo un arco iris, como señal del pacto que mostraba que nunca más la tierra será destruida por un diluvio. ¡Cuanto amor muestra Dios por sus hijos! Después de la lluvia, al ver aparecer el arco iris, podemos darle gracias a Dios por su fidelidad.

Te desafío a confiar en la maravillosa palabra de Dios. Ábrele tu corazón a Jesucristo, la Palabra viviente y dile: "Deseo ser hijo tuyo, lava mi pecado por tu sangre preciosa y entra a mi vida. Aprenderé a depender del poder de tu sabiduría y veré todos los días tu mano de amor guiándome, protegiéndome y dándome a través de tu palabra las mejores estrategias para la victoria en cada proyecto que emprenda".

¿Sabes? No te arrepentirás. Ésta es la decisión más importante de toda tu vida.

Lili de Galindo
Directora General de Comunidad Cristiana de México
Emilio Carranza 905 Tel. (844) 412 2553
Twitter: @LilideGalindo
http://www.comunidadcristiana.mx
Comunidad Cristiana de México
Servicios los Domingos 8:00am / 10:30am / 1:00pm / 6.00pm
18 Julio 2013 03:00:37
Confía en Dios
La Palabra de Dios (La Biblia),  es considerada como la brújula de la más alta precisión que nos asegura que si confiamos sólo en ella, siempre nos llevará a tiempo y exitosamente, a la realización de cada proyecto y desafío de la vida. Escudriñarla diariamente con el corazón expectante a su dirección es imprescindible. A través de ella recibiremos alimento nutritivo, delicioso, balanceado y necesario para vivir  saludables, en paz, fuertes, prósperos y valientes ante la adversidad (Juan5:39). 

Jesús es la palabra; Él es el pan de vida (Juan 6:35) Cuando le invitamos a nuestra vida y decidimos caminar con Él, seguramente encontraremos grandes victorias ante los más grandes problemas.

La escritura (Biblia) es un regalo que nuestro Padre Dios nos heredó, entregando su vida en la cruz. Sólo aquel que la busca con corazón hambriento y sediento, conocerá la verdad, disfrutará libertad, y podrá realmente apreciarla (Juan 8:32).

¡Entiende su mensaje! El Espíritu Santo te guiará si clamas a Él (Juan 16:13); y cuando todo haya pasado por el fuego, lo sembrado a través de la palabra de Dios, permanecerá intacto y se apreciarán sus efectos de transformación, protección, sanidad, liberación, prosperidad. ¡Confía sólo en ella! (Salmo 107:20) (Mateo 24:35). 

Encontramos una historia interesante en la Biblia que nos describe un tiempo desastroso, de gran calamidad, donde la tierra atravesó por un diluvio. Sólo Noé y su familia se salvaron del desastre. Esto se logró porque la Biblia dice que “Noé caminó con Dios” (Génesis 6:9). Significa que para Noé, Dios no era indiferente; sino que buscaba escucharle y seguir su dirección agradándole, no como una religión, sino una relación personal donde como hijo, pudiera oírle con atención para desarrollar fe y obtener un carácter sabio y entendido para tomar decisiones en los tiempos terribles que habría de enfrentar. Los demás decidieron rechazar a Dios y vivir en la maldad. ¡Qué caro pagaron su insensatez e indiferencia a la palabra de Dios!  

Cuando tenemos el mismo corazón de Noé, que valoró la palabra y caminó con Dios, pueden llegar amenazas, peligros, y las situaciones más duras de la vida; pero el Señor promete darnos discernimiento para entender con especial sabiduría la palabra que permita que seamos guardados en el hueco de su mano (como lo hizo con Noé),  no permitiendo que las desgracias nos atrapen.

Dice la escritura:

Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos. (Salmos 32:8) 

Después de que pasó el Diluvio, el Señor puso en el cielo un arcoíris, como señal del pacto que mostraba que nunca más la Tierra será destruida por un diluvio. ¡Cuánto amor muestra Dios por sus hijos! Después de la lluvia, al ver aparecer el arcoíris, podemos darle gracias a Dios por su fidelidad.  

Te desafío a confiar en la maravillosa palabra de Dios. Ábrele tu corazón a Jesucristo, la Palabra viviente y dile: “Deseo ser hijo tuyo, lava mi pecado por tu sangre preciosa y entra a mi vida. Aprenderé a depender del poder de tu sabiduría y veré todos los días tu mano de amor guiándome, protegiéndome y dándome a través de tu palabra las mejores estrategias para la victoria en cada  proyecto que emprenda”.

¿Sabes? No te arrepentirás. Ésta es la decisión más importante de toda tu vida.  

Lili de Galindo

Directora General de Comunidad Cristiana de México

Emilio Carranza 905 Tel. (844) 412 2553

Comunidad Cristiana de México

Servicios los Domingos 8:00am / 10:30am / 1:00pm / 6.00pm

" Comentar Imprimir
columnistas