×
Arnulfo Favila Izaguirre
Arnulfo Favila Izaguirre
ver +

" Comentar Imprimir
05 Marzo 2019 04:09:00
PRI Ingresa por urgencias…
T elefonean alarmados al doctor José Narro Robles: su paciente “Don Plutarco” viene llegando, con algo más grave que un simple infarto... El personal del nosocomio corría de un lado para el otro, no lo podían creer –¡era aquello un manicomio!–.

E l galeno coahuilense estaba en la universidad, así que pidió permiso para atender tal emergencia –se trataba de su amigo, en medio de la adversidad–… esta vez, el altanero don Plutarco parecía pedir clemencia –no es ficción, es realidad–.

R evisen signos vitales y canalicen de inmediato, fue la instrucción del doctor al equipo del hospital; pero, doctor Narro –le respondía la enfermera–, ¡El Viejo no la va a librar!... La sombría sala de urgencias era el escenario de lo que parecía fatal.

A toda prisa, y desde la Universidad hasta el Ejecutivo nacional –transformado en hospital–, se trasladó preocupado el doctor José Ramón Narro, mientras su paciente predilecto empezaba a ser diagnosticado.

P arado frente a los monitores, un joven interno no sabía por dónde empezar; en su mente sólo rondaba un pensamiento: ¡quién se lo iba a imaginar!... un “Don Plutarco” indefenso, y de “sus hijos”, ni qué hablar.

I ngratos todos ellos, le estaban dejando morir; no se presentaba ninguno –¡vaya que tuvo más de mil!–… después de haberlo acabado lo dejan a sus 90 en esa sala olvidado.

A sí pensaba el interno de Pregrado, cuando arriba a la clínica el doctor nacido en Coahuila; llegó directo a su chamba, se le veía preocupado; se reservó el pronóstico... por eso no dejes mañana de consultar este acróstico.
25 Febrero 2019 04:09:00
Lo que Chente quizo decir
B otas puestas y muy alterado, el de Guanajuato difunde un video, en el que reta al Presidente ocurrente, pues siente que la lumbre le llegará a los aparejos con la consulta del 21 de marzo; pues si el pueblo lo decide, a los
expresidentes les van a torcer el brazo.

E l mandilón Vicente ya siente pasos en la azotea; es por eso que manda mensaje –y lo tuitea–; que nos enjuicien a todos, le dice desesperado; me da risa ese señor –tan grandote y tan chillón– como si él no supiera que es
pura simulación... es un acto de esa obra: “La cuarta masturbación”.

R ecordó el expresidente las toallas de su señora, los negocios de los Bibriesca, y los casinos de Creel... mientras clama al “Peje”, con su voz entrecortada; mientras Marta ya prepara con abogados una coartada... pues si ese
juicio se diera saldría bastante raspada.

R osendo Villarreal, de Pemex gran saqueador, fue en el sexenio de Fox, que desde la dirección ejecutiva se convirtió en empresario, transportista y agricultor... Con Rosendo a la cabeza la corrupción en Pemex parecía tener
motor.

I ndignante el video del faldero de Martita, que nunca encontró alimañas, ni víboras prietas, ni tepocatas; más bien rápido aprendió sus mañas; y al sexenio de Zedillo jamás le guardó rencor... convirtiéndose de democratizador
en un gran traidor.

N o hubo por aquellos años –eso también es cierto– a la economía grandes daños; sin embargo recordemos –y que no fue por accidente– que la mezcla mexicana se vendía como pan caliente.

C on aquellos excedentes en manos de delincuentes, fue que Villarreal Dávila –y su grupo de bandoleros– se hicieron en el huachicol unos verdaderos cuatreros.

H az pues tu berrinche enfaldado de Sahagún, pues tu futuro y el de ella no está decidido aún; ya si el día de Benito Juárez se decide ir por ustedes... Ya no te ayudarán las redes –mientras no te desesperes–.

E l futuro pues no es alentador; todo había ido muy bien, desde que eras gobernador; luego le abriste la puerta al “Chapo” –¿cómo te pagaría el favor?–… Ánimo Chente, ya no te cueces al primer hervor.

" Comentar Imprimir
columnistas