×
Ramón Alberto Garza
Ramón Alberto Garza
ver +
Ramón Alberto Garza es Egresado del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, licenciado en Ciencias de la Comunicación. El ex director de “El gran diario de México” construye su carrera a los 26 años, al formar parte del equipo de reporteros e investigadores del periódico El Norte en 1982. En la Universidad de Texas forjó sus conocimientos en periodismo, ciencias políticas y sistemas, asimismo se desempeño como editor del periódico The Daily Texan. En 1993 forma parte del periódico Reforma. Para el año 2000 es nombrado Vicepresidente de Televisa y sucesivamente presidente de Editorial Televisa. En 2004 funda el centro de inteligencia y asesoría política, Reporte Indigo, la primer empresa dedicada a investigar la comunicacion virtual multimedia y temas de impacto político y económico a nivel nacional.

" Comentar Imprimir
16 Octubre 2010 03:00:12
La seguridad en los viajes aéreos
Hoy sábado
Raúl Cárdenas Silva
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)


¿Es usted de las personas que sufre, que se angustia sobremanera cada ocasión que se ve obligado de alguna forma a abordar una aeronave? Ante ello, ¿intenta cambiar el medio de transporte por otro, en el que se siente seguro, aunque le represente mayores inconvenientes e incomodidades? En suma, ¿considera definitivamente mucho más riesgoso el avión como medio de traslado que cualquier otro? Si así fuere, las siguientes consideraciones le serán de gran utilidad sin duda alguna.

En principio, debemos recordar que absolutamente todos los pilotos de las aeronaves comerciales, para ser aceptados en tan importante desempeño del que dependen múltiples vidas, deberán cumplir estrictas normas de conocimientos técnicos, experiencia operativa de un mínimo de 5 mil horas de vuelo, suficientes pruebas tanto físicas como médicas, así como demostrar un alto sentido de responsabilidad, disciplina y capacidad para tomar decisiones bajo presión ante condiciones adversas inesperadas.

Junto con su tripulación, integrada ordinariamente por el copiloto, los auxiliares operativos o de vuelo, así como los auxiliares de servicio y apoyo, tienen la obligación de sustentar un riguroso examen anual en el que se revisa su capacidad, normativa, logística y conocimientos inherentes así como su aptitud y reflejos en el “simulador aéreo”, aparato que reproduce condiciones hipotéticas conflictivas como si fueran reales. Desde luego, las jornadas laborales como los descansos y, en general, la vida profesional de los aeronautas está proyectada de acuerdo a su alta responsabilidad implícita en su singular desempeño.

Por lo que se refiere a la infraestructura operativa, debe recordarse que existe un riguroso programa de revisión y mantenimiento que se cumple con severo apego, tanto en las aeronaves como en el resto del equipamiento terrestre así como verificación y capacitación física, técnica, operativa, etc., a toda la plantilla de personal en forma programada y constante por las instancias oficiales responsables del tránsito en el espacio.

Por otra parte, las naves aéreas, según el tipo de servicio e itinerarios, vuelan a diferente altura y siguiendo cada una la correspondiente ruta preestablecida; el mayor riesgo se encuentra al despegar o al aterrizar, ya que es cuando podrían coincidir los aparatos, circunstancia prevista mediante la función de los “controladores aéreos” que en las torres de control, a través de monitores y radares, organizan y dirigen el tráfico de los aviones. Cada determinado trayecto del vuelo existen aeropuertos alternos y puntos de control a los que se reportan los pilotos a fin de constatar las condiciones generales imperantes o cualquier emergencia que haya surgido. Se hace hincapié en el sinnúmero de controles o indicadores con que cuenta cada aparato, en ellos se manifiestan las condiciones tanto internas como externas de la nave, es, verbigracia, el caso del radar, instrumento que denota la presencia o ausencia de objetos, así como las condiciones climáticas imperantes señalando su magnitud, distancia, intensidad, etc., que permitirán al piloto tomar las decisiones correctas con la debida oportunidad, es el caso, por ejemplificar, de tormenta peligrosa por las características que presenta, el aeronauta decidirá con tiempo y conocimiento si la rodea, la enfrenta, se regresa o desvía, la sobrevuela, etcétera.

Tanto las bases aéreas como los propios aparatos, cuyo costo por cierto es de varios millones de dólares, cuentan actualmente con equipos de seguridad y seguimiento increíblemente sofisticados, de suerte que su aterrizaje y operación en general se realiza con un alto grado de seguridad incluso en condiciones riesgosas: Con prácticamente nula visibilidad debida a nubosidad baja o neblina densa, con temperaturas demasiado álgidas productoras de nieve o hielo, en la oscuridad de la noche, con tormentas eléctricas severas, con ciclones de vientos arrachados, ante la presencia de tornados o huracanes, etcétera.

Un ejemplo doméstico ayudará a darnos una idea cabal de lo que representa en la actualidad la seguridad aérea: En el Aeropuerto Internacional Benito Juárez, de la capital de la República, que catalogamos de mediano ante los impresionantes aeródromos americanos o europeos, despega diariamente un avión cada minuto, es decir, más de un millar de salidas y por supuesto aterrizajes cotidianamente. A pesar de ubicarse práctica y peligrosamente en el centro de la gran urbe, el último accidente que se recuerda sucedió hace 31 años, en octubre 1979, cuando se encontraba en reparación la pista 23 izquierda; a pesar del supuesto aviso de la torre de control, la nave aterrizó en ella chocando con una retroexcavadora que ahí laboraba, murieron 80 personas y el operador de la máquina. Un miembro de la tripulación sobreviviente acusa a los controladores de haberse equivocado en la orden de aterrizaje, sin embargo el veredicto que dieron los investigadores oficiales internacionales culpó al piloto, la polémica aún perdura.

Finalmente, las estadísticas de accidentes aéreos minimizan la probabilidad de percances en el sistema aeronáutico nacional. En los últimos dos lustros, ¿qué desgracia en la aviación comercial de consecuencias graves recuerda usted en nuestra patria? Desde otro ángulo, cada aparato cuenta con una “caja negra” que graba la comunicación de la tripulación durante el recorrido, permitiendo ello investigar causales que evidentemente servirán para mejorar métodos, procedimientos y características a futuro, de forma de lograr cada vez vuelos más seguros y confortables.

Ojalá que las líneas aquí escritas nos hagan recapacitar de alguna manera, de tal suerte que logremos suplir nuestra angustia al menos por un nerviosismo más consciente, más razonado, más acorde con las prisas y tiempos modernos que nos han tocado vivir… ¡Mandemos a volar nuestro infundado pánico!
11 Septiembre 2009 04:02:39
El secuestro de Calderón
El de Aeroméxico es el menos doloso

Desde el 6 de julio en que se conoció la debacle electoral del PAN se esperaba el golpe de timón presidencial en el gabinete. Lo marcaba la más elemental lógica política.

Pasaron siete semanas y nada. Felipe Calderón palomeaba y luego rectificaba. Hacía correr los nombres para terminar engañando con la verdad. Y la verdad es, hasta ahora, muy pobre. Siete semanas fueron necesarias para pensar no en el destino futuro, sino en el retorno al pasado.

En Pemex designó al discípulo excelsis de Paco Gil. El mismo que en enero fue rechazado como consejero de esa paraestatal por todos los partidos, incluyendo el PAN. Y aunque Juan José Suárez Coppel exhiba sobresalientes credenciales académicas o del sector privado, su historial como secretario de finanzas de la paraestatal durante el foxismo da mucho de qué hablar.

Antonio Juan Marcos Issa, su primo Alfredo Coppel, su hermano Jaime Suárez Coppel o Manuel Bribriesca Sahagún, por citar algunos nombres, lo pueden avalar.

La jugada en la PGR se entiende todavía menos. Designar a un interino, compadre de Diego Fernández de Cevallos, mientras termina de negociar con el Senado que se apruebe a un ex coordinador de asesores de El Jefe Diego, suena a decisión apurada. A negociación en desventaja. O quizá a ganas de que se quede el interino.

Peor aún, cuando Arturo Chávez Chávez arrastra un pasado de desencuentros con la CNDH y con otras ONG nacionales e internacionales. Su negligencia y desdén hacia los feminicidios de Ciudad Juárez están documentados desde los días en que fue procurador en Chihuahua.

Ni qué decir del ya incestuoso caso de Agricultura, en la que para ocupar esa silla ya parece que se necesita ser jalisciense de nacimiento e integrante del mitológico Yunque. Sólo así se explica que Francisco Mayorga, ahijado político de Alberto Cárdenas, le haya transferido a su padrino el puesto en 2006 y ahora el padrino se lo devuelva al ahijado en 2009. Y aquí tampoco se puede esconder la traviesa y azucarada mano de El Jefe Diego.

Y aunque todavía se darán otros cambios, no es difícil ver que frente a la emergencia política y económica, el golpe de timón luce a claudicación. Es compra de un pasaporte para cerrar y garantías suficientes para transferir.

El espíritu de Carlos Salinas, de la mano de su amigo El Jefe Diego, vuelve a repetir la estrategia del miedo de 2003. El secuestro de las voluntades. Volveremos a escuchar: “Las cosas no van bien”, “El pueblo está inquieto”, “Esto se va a poner peor, antes de que volvamos a crecer”, “Si no cerramos filas se nos va a colar la izquierda”, “Hay que frenar al Peje o a otro Juanito”.

Y sus hombres —los de Salinas y los de El Jefe Diego— asumen las nuevas posiciones en Pemex, PGR, Agricultura, para sumarse a las que ya dominan en Gobernación, Hacienda, SSP, Energía y SEP.

Sin un proyecto claro de nación hacia el largo plazo, hay que salvar lo inmediato. Sobrevivir al cierre del sexenio y garantizar un relevo en Los Pinos que no sacuda demasiado el statu quo. El 2006, reloaded.

Yo por eso, frente a tanto engaño, prefiero renovar mi fe en los secuestros aéreos. Los del pastor cristiano que con una Biblia y dos latas de Jumex devolvió a nuestras autoridades el pundonor nacional y reinsertó el nombre de México en los medios internacionales. De secuestros a secuestros, el de Aeroméxico es el menos doloroso.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
28 Agosto 2009 03:00:25
PRI: alerta en Rojas
Fue para Salinas el arquitecto del nuevo Pemex

Para nadie es un secreto que Francisco Rojas es el hombre de todas las confianzas de Carlos Salinas de Gortari. Tanto que durante su sexenio le entregó la más cara posesión nacional: Pemex.

La misión de Paco Rojas, como se le conoce desde entonces, era neutralizar el poder político y económico del sindicato petrolero. Su amigo Carlos lo vivió en carne propia en la campaña presidencial, cuando La Quina decidió apoyar a Cuauthémoc Cárdenas y sabotear en las urnas al PRI.

Por eso tan pronto como Salinas se sentó en Los Pinos sacudió al poderoso sindicato con la detención de su líder. Había que bajarles los humos. Y al mismo tiempo debía frenarse su expansivo crecimiento e influencia política. Por eso el ex presidente diseñó, bajo la autoría intelectual de Paco Rojas, una estrategia para que el crecimiento de la petrolera ya no fuera a la sombra de un sindicato que cada día cobraba más por su paz.

Fue así como se gestó a finales de los 80 y a principios de los 90 lo que hoy se conoce como Pemex Internacional, ese enorme hoyo negro en donde coexisten brokers y traders, refinerías en el extranjero, navieras y servicios múltiples off-shore.

Las nuevas comisiones, las del crecimiento y la expansión, ya no serían para el sindicato y sus líderes. Una nueva estirpe de cuello blanco, operando desde el extranjero, sería la beneficiaria. Desde entonces y hasta la fecha ninguna nueva refinería en territorio mexicano. Preferimos pagar a extranjeros la refinación de nuestro crudo. El pretexto fue que hacerlo aquí, con los costos sindicales, sería más caro y políticamente peligroso.

Por eso el valor de Rojas. Porque fue para Salinas el arquitecto del nuevo Pemex que da menos comisiones al sindicato, pero que deja jugosas ganancias a brokers, traders y multinacionales en contratos de miles de millones de dólares. Las mismas compañías que en su momento aparecieron de la mano de la familia Bush, revitalizando la industria petrolera estadounidense y reconstruyendo Irak.

Bajo esa óptica y esas manos operando entre el crudo es como hay que ver la designación de Paco Rojas como jefe de bancada.

Lo que se instala con él no es sino la prolongación de un proyecto político y económico articulado por Carlos Salinas en un intento por blindar la candidatura presidencial de otro mexiquense, Enrique Peña Nieto.

Un jefe de bancada que responda a la confianza del ex presidente y que, al igual que como Paco Rojas lo hizo con Miguel de la Madrid tras su entrevista con Carmen Aristegui, sea capaz de someter y pactar con los jefes priístas para alinear la causa.

Habrá que esperar para ver si los priístas no repiten por soberbia el gravísimo error de 2003, cuando ya sentían que recuperaban la silla presidencial en 2006. Días en que Elba Esther Gordillo era el Paco Rojas. Cuando Madrazo era el Beatriz Paredes. Cuando Arturo Montiel era el Enrique Peña Nieto. Cuando Beltrones era el Emilio Gamboa.

La disputa entonces se salió de control. Ni acuerdos ni reformas ni unidad. El favorito Montiel, el dueño entonces de las pantallas de televisión, acabó destronado. Y el PRI condenado. Los salinistas, con los maestros y los gobernadores del Tucom, emigraron sus apoyos al PAN para hacerle la diferencia a Felipe Calderón.

El resto de la historia todavía la pagamos en abonos, a diario. Si lo duda asómese al gabinete. Al que está y al que viene.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
14 Agosto 2009 03:00:14
Partidos fallidos
¿Cómo esperamos una República unida?

Si usted no entiende por qué el país está como está, asómese a ver lo que sucede en los partidos que están en reconstrucción tras el 6 de julio. Y también a las bancadas legislativas por estrenarse el 1 de septiembre.

El partido en el Gobierno acaba de pasar el duro trance de traicionar sus principios democráticos tras experimentar una traumática y cuestionada designación de su nuevo presidente.

La segunda elección de dirigente del PAN con candidato único en lo que va del sexenio de Felipe Calderón. La tercera de su tipo en la larga historia del partido.

Difícil será para César Nava pegar los platos rotos que dejó una asamblea en la que se cometieron muchos de los pecados por los que tantos años el PAN condenó al PRI.

Candidato único, vinculado al Presidente, con rivales acotados y censurados, con votos cabildeados entre consejeros que no tienen más opción que elegir entre obediencia sumisa o expulsión del paraíso presupuestal. Partido en el gobierno al fin y al cabo.

Como dijera uno de los más prominentes panistas, de los que hicieron historia, de los que pelearon la trinchera: “Por primera vez siento que el PAN ya tiene dueño”.

Pero las cosas en el PRI no son muy distintas. A pesar de ser el que más se benefició de los errores del PAN-gobierno, de nuevo el virus del divisionismo podría dar al traste con su hegemonía verde en San Lázaro.

Y es que igual que como sucedió en 2003 con el duelo entre Elba Esther Gordillo y Manlio Fabio Beltrones, en 2009 la disputa del control se libra en los territorios de Beatriz Paredes y Emilio Gamboa. Investida de la legitimidad que le da el triunfo del 5 de julio, la presidenta del PRI dilucida si aceptar ser la jefa de la poderosa bancada tricolor o si se queda en el partido para recoger la cosecha de triunfos 2010 y enfilarse entre guirnaldas y olivos rumbo a la presidencial de 2012. Pero Emilio Gamboa y un bloque de gobernadores, apuntalados por decenas de legisladores priístas, apuran a que Paredes tome la decisión final.

La victoria da a la tlaxcalteca mano para elegir a dónde ir. Pero algunos de los suyos se sienten excluidos del clan tricolor que crea, decide, pone en práctica, evalúa y avala las decisiones. Y a dos semanas de que inicien los trabajos legislativos, los diputados priístas no definen jefe de bancada, ni tienen la lista de quiénes ocuparán comisiones, ni están definiendo su agenda legislativa.

Si ese es el preámbulo de lo que se le verá al partido dominante en San Lázaro, ya podemos sentir la sombra del paralizante 2003 que entrampó las negociaciones, los acuerdos, las reformas. El sexenio perdido.

En el PRD tampoco se curten mal las baquetas. Con el divisionismo encendido, el sol azteca no se repone de la debacle electoral del 5 de julio, sólo superada mediáticamente por el desplome del PAN.

Una facción perredista domina el partido, otra tiene el control de la Cámara, otra más el Gobierno del DF y todas están secuestradas entre los caudillismos o de Cuauhtémoc Cárdenas o de Andrés Manuel López Obrador. No hay manera de refundar.

Con esta descomposición en lo que por principio deberían ser acuerdos, ¿cómo esperamos una República unida?

No lamentemos, pues, las consecuencias de la pesadilla que viviremos en 2010. La construimos a pulso.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
24 Julio 2009 03:00:26
Secuestrado por sus miedos
El Presidente es desconfiado por naturaleza

Si alguien intenta entender los demonios que dominan al presidente Felipe Calderón en su intento por imponer al nuevo dirigente del PAN, no tiene más que asomarse a la carta que en 1996 le envió su mentor Carlos Castillo Peraza.

Después de leer ese testimonio publicado en el portal de la revista “Etcétera”, que no es sino un psicoanálisis del maestro al alumno, uno puede entender, nunca justificar, los desplantes autoritarios y algunos hasta caprichosos del hombre que hoy habita en Los Pinos.

“Tu naturaleza, tu temperamento es ser desconfiado hasta de tu sombra”, le dice el maestro Castillo Peraza al pupilo Calderón. “Si te dejas llevar por ése, entonces no te asustes de no contar ni con tu sombra: ella misma se dará cuenta que es sombra, pero que no es tuya; será sombra para sí, no contigo, no tuya”.

Y sí, el Presidente es desconfiado por naturaleza. No hay que ir muy lejos para poner a prueba esta radiografía de la personalidad de Felipe Calderón. Cuestión de preguntarle a cualquier miembro del gabinete, o tener un video de algunas de las álgidas reuniones del círculo cercano, para comprobar la asertividad que el maestro tenía sobre la psique de su alumno.

Por eso el gabinete luce pequeño. Porque los que son grandes, que los hay, no tienen la oportunidad de lucir la grandeza debido a que esa desconfianza presidencial los achica. Y los que son pequeños, que abundan, se arropan bajo esa sombra para esperar a que les den la petición exacta y la instrucción precisa para actuar. Están paralizados.

Y en esa falta de decisiones autónomas y en esos excesos de supervisión presidencial, los días pasan, las estrategias se agotan, el sexenio se consume. Castillo Peraza lo vio con una claridad meridiana.

“...Y te ahogará el trabajo. Y sabrás todo, pero no presidirás. Y tendrás a tu gente en el temor, en la disciplina, pero no en el entusiasmo ni en la creatividad”, le recrimina el filósofo maestro a su alumno que hoy preside esta nación.

Pero el Castillo Peraza de 1996 es más profético aún sobre el destino del carácter de Calderón. “Y (...) tendrás que meterte en todo para que te hagan caso, porque tú no les haces caso a tus subalternos, y ellos saben que no cuentan, que tienen que esperar a que tú decidas, que les vas a cambiar las órdenes sobre la marcha, que no los consideras responsables”.

Cualquiera que vea las decisiones de estos primeros tres años de gobierno puede dar fe de ello. Cualquier panista legítimamente interesado en reconstruir el partido que el 5 de julio quedó en escombros, sabe de lo que hablaba el maestro cuando recriminaba al alumno.

Pero nunca es tarde para aprender. El primer Mandatario tiene la oportunidad de leer y releer esa premonitoria misiva. Y tendrá ante sí dos opciones.

Maldecir al mentor que nunca supo apreciar sus virtudes, a pesar de que lo convirtió en uno de los presidentes más jóvenes en la historia del PAN.

O tratar de reinventarse desde la reflexión profunda del legado del maestro, demostrando la madurez que dan los años y el aprender de los errores. Asumirse más mortal, menos infalible. Menos partidista y más estadista.

Sólo así podrá evitarse que las enseñanzas del sabio Séneca terminen por consumir el ánimo y los pensamientos de un Nerón.

Sólo así podrá evitarse que arda Roma.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

17 Julio 2009 04:00:58
Todos son “Tuta”
A lo mejor es lo que hoy ya se pacta.

Nadie debe escandalizarse por la propuesta de diálogo y de un pacto nacional lanzada por uno de los capos del cártel de La Familia. Y es que cuando Servando Gómez, alias “La Tuta”, lanza el reto, sólo está imitando lo que al menos en apariencia ya se da en otras geografías ajenas a Michoacán. Recordemos.

Un mes antes de las elecciones del 5 de julio, en San Pedro Garza García, Nuevo León, el candidato panista Mauricio Fernández reveló que ese próspero municipio vivía en paz gracias a la protección del cártel de los Beltrán Leyva. Las grabaciones, que causaron revuelo internacional, fueron divulgadas el 12 de junio por “Reporte Índigo”. Y con expresiones de “yo les comenté”, “yo lo que sí les dejé muy claro”, el hoy alcalde electo no dejaba duda.

Hablaba de su plan de seguridad con el que “los propios Beltrán Leyva están de acuerdo”.

Y a pesar de que sus rivales políticos y la Cámara de Diputados exigieron a la PGR una investigación, nada pasó. Ni el PAN nacional ni el local ni las autoridades municipales fijaron postura. Todos callaron. Silencio cómplice en la antesala electoral. El confortable silencio se extendió a 48% de una ciudadanía que —incrédula, apática, temerosa o tolerante— terminó por aceptar en las urnas a un candidato que tolera la coexistencia con el narco a cambio de una falsa paz. Por eso el próspero y ejemplar municipio de San Pedro Garza García no debe sorprenderse cuando el pasado martes les detienen a 19 de sus policías. Y sus confesiones confirman lo que dijo Mauricio Fernández. Los uniformados servían a los Beltrán Leyva.

Peor aún. El moderno y cibernético C4, un centro de monitoreo contra la delincuencia que costó 220 millones de pesos, estaba convertido en sitio de operaciones informativas para los jefes del narco.

Esa sería la historia criminal. Pero también existen coincidencias que podrían presumir trasfondos políticos.

Y es que 14 días después del 12 de junio en que se conocieron las grabaciones de Fernández, se capturó en Nuevo León al capo Omar Ibarra Lozano.

A este cabecilla del cártel de los Beltrán Leyva le decomisaron una lista de nombres de policías del tranquilo San Pedro, que presuntamente cobraban en la nómina del cártel. Coincidencia o no, nada sucedió en torno a esa lista. Nada se habló de ella los 10 días que faltaban para las elecciones del 5 de julio. Y fue justo 10 días después de la elección que las autoridades federales detuvieron a los policías que, de acuerdo con la subprocuraduría, terminaron confesos de operar para los Beltrán Leyva.

Pero ahí no se detienen las coincidencias. Curioso o no, las ejecuciones en Nuevo León se congelaron 10 días antes de las elecciones. Y se reanudaron una semana después, con un saldo fatal hasta hoy de siete muertos. Una “tregua” de 17 días, para votar en paz.

A lo mejor lo que el capo mediático sólo está intentando poner sobre la mesa es lo que hoy ya se pacta, pero en lo oscurito. Con la bendición o con el silencio de todos.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
03 Julio 2009 03:00:33
El top 20 de las elecciones 2009
Los 10 mil 400 muertos contabilizados de la guerra contra el narcotráfico

1. México: cae 8.5% el PIB, 500 mil desempleados en seis meses y último lugar de crecimiento en América Latina.

2. Los 12 mil millones de pesos que costará esta elección del abstencionismo y del voto blanco o nulo.

3. Los 10 mil 400 muertos contabilizados de la guerra contra el narcotráfico.

4. La negligencia, el influyentismo y la corrupción que llevó a la muerte a los 48 niños de la guardería de Hermosillo.

5. Los spots peleoneros de Germán Martínez en YouTube diciendo que los narcopolíticos están enfrente.

6. El candidato panista Mauricio Fernández diciendo “les comenté” y “les dejé en claro” a los Beltrán Leyva.

7. AMLO ordenando a Juanito que lo voten, se bote y pongan a Clarita de rebote.

8. Enrique Peña Nieto aprovechando el 2009 para adelantar su vuelo 2012 sobre una pantalla, en las alas de “La Gaviota”.

9. La renuncias al PAN de Eugenio Govea y Jorge Lozano, senador y alcalde azules de San Luis Potosí.

10. Las declaraciones de De la Madrid a Aristegui y el súbito Alzheimer recetado al “ex” por el doctor Salinas.

11. El despertar nacional del voto blanco, ganador ya por anticipado de las elecciones del 5 de julio.

12. Alejandro Martí, “si no pueden, renuncien”, su SOS y “Mi voto por tu compromiso”. Un “tiro al blanco”.

13. Los 6.5 millones de préstamos que como tesorero de Nuevo León dio Fernando Elizondo y no fueron devueltos.

14. La niña de los spots de Chucho Ortega, que por su efectividad se merecería una diputación plurinominal.

15. El spoteo y el revisteo de Perroni y Araiza en favor del Partido Verde, pasando por alto las prohibiciones del IFE.

16. Las grabaciones del colimense Virgilio Mendoza insultando a Calderón, imitando a Germán y grillando a Martha Sosa.

17. Con ocho procesos penales, Ernesto Cornejo Valenzuela, alias El Netón, logra candidatura del PAN en Sonora.

18. La súbita proliferación de apellido Gómez del Campo en la política y en las licitaciones federales protestadas.

19. Facundo Rosas, “padrino” de la comandante Lore vinculada al secuestro de Martí, jefe de la nueva PFP.

20. AMLO reclamando su lugar en el PRD y pidiendo votar por el PT.

Ahora sí, ya se dio una idea de cómo andan nuestros políticos y sus partidos. Después de esto, todo se vale. Votar, no votar o incluso que ponga su mente en blanco.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

26 Junio 2009 03:00:55
El voto blanco, al alza
El cinismo de la clase política ofende

Los mexicanos estamos cansados de la política. La corrupción y la impunidad nos robaron la capacidad de indignación. Ya no creemos en nada. O mejor dicho, ya no sabemos en quién creer.

El cinismo de la clase política ofende. Se acabó el escaso pudor. En la política mexicana el crimen ya no tiene castigo. Incluso es premiado.

Pueden robarse partidas secretas, pactar monopolios para sus amigos, traficar con nuestros energéticos desde el extranjero, negociar la libertad de delincuentes, sentarse a la mesa con el narcotráfico. Lo que sea.

Nadie se dará cuenta. Y si se les descubre, la receta la tienen bien medida. Negarlo todo y aguantar mientras aparece la próxima tormenta. El escándalo de hoy es borrado con el de mañana.

Pasó con Salinas y también con Fox. Con el Pemexgate y con los Amigos de Fox. Con la caída del sistema en el 88 o con el “haiga sido como haiga sido” del 2006.

Nadie capturó a los asesinos ni de Posadas, ni de Colosio, ni de Ruiz Massieu. Tampoco a los victimarios de las muertas de Juárez, o a los secuestradores de los cientos de Fernandos Martí o Silvias Vargas, ni a los responsables de las miles de ejecutados por la narcopolítica.

Las botellas de cogñac de Mario Marín se siguen añejando en las barricas del olvido, los negocios judiciales del Jefe Diego trascienden los sexenios y los relojes Bulgari de Marta Sahagún marcan con exactitud que estamos instalados en la hora de la impunidad.

Bejarano ya está libre para seguir “ligando” su próximo cargo, Ahumada, el “fajador” de perredistas, es el literario juez supremo y Oscar Nahúm Círigo Vázquez legisla sin que haya sido electo por su nombre, sino por su alias de René Arce.

En la política y en los negocios, son los mismos apellidos de hace 30 años los lucran con una patente que les concedió el sistema priista que no se desmantela. El mismo sistema que secuestró en su tiempo al presidente del cambio y hoy hace lo suyo con el presidente del empleo.

Nunca antes el tamaño de los políticos mexicanos estuvo tan cerca del suelo. Nunca antes el clamor de ¡Hagamos algo por México! estuvo más cerca del cielo.

Y es que la ciudadanía que ya se dio cuenta de que no importa por quién se vote el próximo 5 de julio, los jefes de los partidos ya tienen decidido quien manejará la agenda nacional.

Esta garantizada con sus diputados plurinominales, los que ya tienen asegurado su asiento en el Congreso. La mesa está puesta y el pastel está repartido. Para que todo siga igual.

Sobre todo cuando la partidocracia se encargo de cerrar, por ley, el paso a las candidaturas ciudadanas. Toda aspiración tiene que someterse a la dictadura de unas siglas con las que, de acuerdo a las últimas encuestas, la mayoría de los mexicanos no compartimos. Y nos sentimos atrapados.

Por eso hoy, cuando nada se ve claro, aparece un horizonte blanco para México.

Es el movimiento del Voto Blanco, que cada día va tomando más fuerza para expulsar los colores oscuros de la mala política y darle transparencia a una sociedad que exige pesos y balanzas para reconstruirse.

Es un llamado a la esperanza que con distintos liderazgos, en distintas ciudades, comienza a despertar para recuperar los espacios ciudadanos en el quehacer político, que ya exige en México una cirugía mayor.

No lo pierda de vista. El fenómeno del Voto Blanco será la bandera que ondee con más fuerza en las próximas elecciones de julio.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

* Sobre el autor

Es Egresado del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Formó parte del equipo de “El Norte” en 1982. Fue Presidente de Editorial Televisa. En 2004 funda el centro de inteligencia y asesoría política, “Reporte Índigo”, la primer empresa dedicada a investigar temas de impacto político y económico a nivel nacional.


19 Junio 2009 04:02:00
Mauricio, silencios y pasado
Duele el silencio del PAN en el escandaloso caso de Mauricio Fernández Garza y su presunto pacto con los Beltrán Leyva. Duelen las viudas y los huérfanos de los policías de San Pedro Garza García que hoy saben que fueron víctimas de un presunto juego pactado. Duelen las viudas y los huérfanos de los militares en esta guerra frontal del presidente Calderón contra el narcotráfico.

Y es que por más que el candidato panista a la alcaldía de San Pedro Garza García intente desviar la atención, no hay más que entrar a Google y teclear “Mauricio Fernández” junto con “droga” y “narco” para descubrir que esta historia tiene años.

Escena I: Quiero hablar con los narcos para solucionar la seguridad. Fecha: 19 de septiembre de 2002, en declaraciones a Miriam García, de El Norte, en Monterrey.

“Mauricio Fernández Garza dijo ayer que, de llegar a la gubernatura, buscaría establecer vínculos de comunicación hasta con los narcos, para encontrarle una solución al problema de inseguridad que se vive en Nuevo León. El precandidato del PAN a la gubernatura agregó que, en la búsqueda de soluciones, él dialogaría hasta con el mismo Satanás y que por ello no ve por qué no pueda hacerlo con gente dedicada al narco o contactos de ésta”.

Escena 2: Que se legalice la droga; “churros” con impuestos. Fecha: 8 de abril de 2003, en declaraciones al reportero David Carrizales, del periódico La Jornada.

“Según (Mauricio) Fernández, es preferible que ‘si ya estás grandecito, con bigotitos, te puedas echar un churro’ y así ‘hasta pagas impuestos y cuidas a la niñez’”.

Escena 3: Narcos en mi oficina. Abril 14, 2009, reportero Daniel Blancas, La Crónica.

Reportero: ¿Es cierto que lo contactó gente de los Beltrán Leyva?

Mauricio: Sí, ¿para qué negarlo? No tengo por qué esconder nada.

Reportero: ¿Dónde lo ubicaron?

Mauricio: Llegaron a mi oficina.

Reportero: ¿Y qué le dijeron?

Mauricio: Me ofrecieron ayuda y colaboración para resolver el tema de seguridad, que ellos la resolverían en caso de que yo llegara a ser edil.

Ahora, las conversaciones de Mauricio Fernández reveladas por Reporte Índigo.

“…entonces, por eso San Pedro lo han cuidado, pero lo han cuidado ellos, no creas que nuestras policías (...) o montamos todo este aparato de seguridad, que ellos tampoco están en contra porque es para sus propias familias también. No sé cómo decirte, o sea, lo que yo voy a tratar de hacer, hasta ahora me estoy dando cuenta de que no está tan complicado como yo me imaginé porque los propios Beltrán Leyva están de acuerdo”.

“Yo lo que sí les dejé muy claro es que no quiero ninguna venta obvia”. “Y segundo, cuando yo les comenté esto —pues, si quieren, temerariamente, ¿no? (…)—”.

“Si tú tienes o quieres consumir drogas, pues igual las vas a poder encontrar, pero no en una venta obvia”. “(Los Beltrán Leyva) le dan mucha importancia a vivir en paz, es lo que yo estoy entendiendo. Entonces, eso hay que aprovecharlo (…) y decir: ‘bueno, está bien, ya no vendo, o voy a bajarle’, o lo que tú quieras, con tal de que no se confronten con el gobierno, te lo aceptan”.

Saque usted sus propias conclusiones.
29 Mayo 2009 03:28:20
El Voto Blanco, al alza
Los mexicanos estamos cansados de la política. La corrupción y la impunidad nos robaron la capacidad de indignación. Ya no creemos en nada. O mejor dicho, ya no sabemos en quién creer.

El cinismo de la clase política ofende. Se acabó el escaso pudor. En la política mexicana el crimen ya no tiene castigo. Incluso es premiado. Pueden robarse partidas secretas, pactar monopolios para sus amigos, traficar nuestros energéticos desde el extranjero, negociar la libertad de delincuentes, sentarse a la mesa con el narcotráfico. Lo que sea. Nadie se dará cuenta. Y si se les descubre, la receta la tienen bien medida. Negarlo todo y aguantar mientras aparece la próxima tormenta. El escándalo de hoy es borrado con el de mañana.

Pasó con Salinas y también con Fox. Con Pemexgate y Amigos de Fox. Con la caída del sistema en el 88 o con el “haiga sido como haiga sido” de 2006. Nadie capturó a los asesinos ni de Posadas ni de Colosio ni de Ruiz Massieu. Tampoco a los victimarios de las muertas de Juárez o a los secuestradores de los cientos de Fernandos Martí o Silvias Vargas, ni a los responsables de los miles de ejecutados por la narcopolítica.

Las botellas de coñac de Mario Marín siguen en las barricas del olvido, los negocios judiciales del Jefe Diego trascienden sexenios y los relojes Bulgari de Marta Sahagún marcan con exactitud que estamos en la hora de la impunidad. Bejarano ya está libre para seguir “ligando” su próximo cargo; Ahumada, el “fajador” de perredistas, es el literario juez supremo y Oscar Nahúm Círigo Vázquez legisla sin haber sido electo por su nombre, sino por su alias de René Arce.

En la política y en los negocios, son los mismos apellidos de hace 30 años los que lucran con una patente que les dio el sistema priísta que no se desmantela. El mismo sistema que secuestró al presidente del cambio y hoy hace lo suyo con el del empleo.

Nunca antes el tamaño de los políticos mexicanos estuvo tan cerca del suelo. Nunca el clamor de “¡Hagamos algo por México!” estuvo más cerca del cielo. Y es que la ciudadanía que ya se dio cuenta de que no importa por quién se vote el 5 de julio, los jefes de los partidos ya tienen decidido quién manejará la agenda nacional. Está garantizada con sus diputados plurinominales, los que ya tienen asegurado su asiento en el Congreso. La mesa está puesta y el pastel está repartido. Para que todo siga igual.

Sobre todo cuando la partidocracia cerró, por ley, el paso a las candidaturas ciudadanas. Toda aspiración tiene que someterse a las siglas que, según las últimas encuestas, la mayoría de los mexicanos no compartimos. Y nos sentimos atrapados.

Por eso hoy, cuando nada se ve claro, aparece un horizonte blanco para México.

Es el movimiento del Voto Blanco, que cada día va tomando más fuerza para expulsar los colores oscuros de la mala política y darle transparencia a una sociedad que exige pesos y balanzas para reconstruirse.

Es un llamado a la esperanza que con distintos liderazgos, en distintas ciudades, comienza a despertar para recuperar los espacios ciudadanos en el quehacer político, que ya exige en México una cirugía mayor.

No lo pierda de vista. El fenómeno del Voto Blanco será la bandera que ondee con más fuerza en las elecciones de julio.
15 Mayo 2009 03:52:24
Más allá del ‘Salinazo’
Carlos Salinas y el robo a la partida secreta. Miguel de la Madrid y la desilusión de su dedazo. Carlos Ahumada y el amasiato Salinas-Fox. Diego Fernández de Cevallos y su complicidad con el PRI. Rosario Robles y “su banda”. Raúl y Enrique Salinas, sus tajadas y sus narcontactos.

En sólo unos días de escándalos literarios y mediáticos se develó en todo su esplendor el agotamiento del sistema político mexicano.

Lo hicieron quienes intentan reconciliarse con su pasado o quienes sienten ya muy cercana la cita final con su destino.

Las reglas del juego, las de la omertá priísta, fueron rotas, profanadas y evidenciadas. Pocos compraron “la enfermedad” para justificar el desdicho.

Como nunca los mexicanos conocemos de viva voz, de la de los jefes supremos, los privilegios de una élite política y económica que pensó tener todo bajo control. Y sus prohombres fueron exhibidos en sus más primitivos instintos, en sus más exaltados defectos: la corrupción y la impunidad.

El valor que tiene la espléndida entrevista de Carmen Aristegui a Miguel de la Madrid va más allá del Salinazo.

Lo que el ex presidente ratifica, aun entre monosílabos, es que en el sistema político que vivimos la justicia le estorba al ejercicio del poder y la impunidad es condición necesaria para que la maquinaria se sostenga.

Estamos ante una confesión presidencial inédita que confirma lo que todos padecemos: que el régimen de derecho es selectivo en el mejor de los casos o inexistente en el peor. De que por encima de todos impera la ley que dictan los poderosos.

Los que ya se tienen garantizado su asiento permanente en la Permanente, los que pactan contratos y licitaciones públicas y los sobrevivientes transexenales de la nómina oficial. Los beneficiarios de los monopolios y los oligopolios, los concesionarios de los bienes y servicios públicos y los que dan los contratos y asignan la obra pública. Hoy esos poderosos son políticos y hombres de negocios que se beneficiaron con las privatizaciones, que lucran con el sobreprecio.

Pero mañana, cansados de la injusticia y de la impunidad confesas, el poder podría terminar en las manos de aquellos desposeídos que empuñen su fuerza.

De aquellos desempleados por las crisis. La del “catarrito” global, la turística, la de la influenza. De aquellos que en medio de su desgracia se enteran de partidas, de tajadas y de contratos secretos. De pagos multimillonarios por unos videos.

El libro de Carlos Ahumada, primero, y la entrevista de Aristegui a Miguel de la Madrid, después, son un epitafio a la decadencia de un imperio político que se negaba a morir.

Habrá que ver si entre los millones y millones de mexicanos podremos rescatar a esa generación de nuevos líderes, políticos y económicos, que puedan conciliar en paz el urgente relevo. No con rostros bonitos y casimires de pantalla, sino con ideas modernas que puedan articular ese proyecto de nación que hoy está ausente de una agenda infectada por la pandemia del escándalo.
08 Mayo 2009 03:51:09
México, Sociedad Anónima
Todos conocíamos la trama de los videoescándalos de Carlos Ahumada. Pero sin confesión de por medio sus entretelones eran patrimonio de la mitología del “compló”.

Hoy la historia es distinta. Y fue el propio Carlos Ahumada, El Señor de los Videos, el que terminó por confirmar la mano que meció esta cuna de lobos. La de Carlos Salinas de Gortari.

Y todos, irremediablemente todos, perredistas, panistas y priístas, interpretaron magistralmente el papel que les asignó el director de escena, quien también se adueñó del estelar como el villano favorito.

Unos, los perredistas, le acercaron a Salinas los videos. Otros, los panistas, le instrumentaron la transmisión por televisión.

Y los del gobierno del Cambio, con Fox al frente, aceptaron canjear la difusión por la libertad y el respeto a la fortuna de Raúl, el hermano incómodo. Ilícito por ilícito.

Por eso Derecho de Réplica sólo confirma que el sistema político mexicano en una gigantesca pantalla de colores, emblemas y partidos, donde nada importan principios, ideales, plataformas, electores o ciudadanos. Dominan los intereses.

Lo que vale es la defensa a ultranza de los privilegios de una élite política y económica que tiene los recursos para disponer de haciendas y voluntades, para comprar asientos en el Congreso y manosear para su causa las siglas de los partidos.

El libro de Carlos Ahumada deja al descubierto quién tiene la capacidad de levantar 35 millones de pesos de sindicatos y de tesorerías. Y que aún debiendo 365 millones, puede entrar sin problemas en posesión de los videos y operar con ellos “el compló”.

Y que desde la sombra, como todavía lo intenta hacer hoy, puede manejar la voluntad y el destino de la nación.

Lo mismo consiguió el beneplácito del presidente en turno, que el cabildeo de los líderes de los más influyentes partidos políticos. Para su causa política, para la causa personal de su hermano.

Lo que Derecho de Réplica deja al descubierto es la confirmación de quién es el presidente del Consejo de Administración de esa empresa que hoy sabemos que se llama México S.A. Y que basta ver el directorio de aquellos que manejan las áreas estratégicas del gobierno, de la economía, del petróleo, de la energía, del crédito al campo, de la seguridad, para descubrir los hilos del libro que todavía está por escribirse.

Aquel que revelará que ninguno de ellos tiene credencial como panista con más antigüedad que lo que lleva el actual sexenio.

Y que su experiencia la doctoraron en uno u otro sexenio tricolor. Unos con De la Madrid, otros con Salinas, otros con Zedillo.

Aparecerán entonces las cofradías de telecomunicaciones, de la construcción, de los energéticos. Las de los priístas empanizados que se van juntos de crucero, a bucear, a Las Vegas o a esquiar.

Y todos, por supuesto, controlados por el manejo privilegiado que da la información recopilada y manipulada desde otro monopolio, el de la seguridad nacional. Que también pertenece a los que compran y venden los videos que terminan en escándalos.

¿Ahora sí habrá alguien en Los Pinos que abra por fin los ojos para terminar de aceptar, finalmente, dónde está “el compló”?
01 Mayo 2009 03:26:08
Bajo la “influenza” de las drogas
No hay que darle muchas vueltas. Legalizar la posesión de drogas es legalizar su venta.

Y la sicosis desatada por la influenza fue la cortina de humo perfecta. Los senadores aprobaron el dictamen de la iniciativa de ley para combatir el narcomenudeo. Y con ello pretenden fijar las reglas del consumo de lo que hasta ahora es prohibido.

Cinco gramos de mariguana, 500 miligramos de cocaína, 50 miligramos de heroína, dos gramos de opio, 40 miligramos de cristal o 40 miligramos de metanfetaminas. De acuerdo con la iniciativa eso es lo “políticamente correcto”.

Bastará decir que se es adicto para que se respete la portación de la droga. Sin castigo. Después de todo la única reprimenda será recibir la invitación para acudir a un centro de rehabilitación.

Pero si el drogadicto mexicano ya tiene la autorización para portar su dosis, ¿quien se la surtirá?

En algunos países europeos, donde opera una legislación similar, existe un padrón de adictos. Y la droga es suministrada bajo supervisión del Estado, en un intento por controlar las ofertas de dosis. Y aun así, hay “mercado negro”.

¿Y en México? Si la demanda, aun en pequeñas dosis, estará legalizada, ¿quién será el que la oferte? Si hay consumo legal, debe haber venta legal. Lo contrario es un absurdo.

Pero el drama es más profundo. Lo que la nueva legislación hará, de facto, será despenalizar la venta indiscriminada de drogas.

Bastará que los operadores del narcomenudeo o pushers sean cuidadosos en que el “bufete de drogas” que ofrezcan esté dentro de los límites que marcará la nueva legislación. Si los agarran in fraganti, bastará con decir que son adictos. Y nadie les hará nada.

Cuando vendan una dosis de mariguana o de cocaína, será suficiente con ir al automóvil a sacar de la cajuela de guantes una dosis más. Y a vender de nuevo. Sin la amenaza de ir a la cárcel.

Y ya podemos imaginar las escenas. “Yo no le estaba vendiendo, yo le estaba pasando mi dosis legítima a mi carnal. Y es la dosis permitida, broddy. Verdá, mi buen”.

Ni qué decir de los antros donde conviven “los niños bien”. En una disco a la que asistan mil jóvenes, bajo las nuevas reglas se podrán consumir cinco kilogramos de mariguana, medio kilo de cocaína y mil tabletas de metanfetaminas. ¿Alguien quiere la concesión?

Ojalá que los legisladores todos rectifiquen. Y que el presidente Felipe Calderón le retire su absurdo apoyo a una iniciativa que, de aprobarse, incentivaría lo que ya hoy es una pandemia social: el consumo y el tráfico de drogas.

Si la iniciativa avanza, no dudemos que vendrán otras novedosas iniciativas. Como, por ejemplo, en qué momento inscribiremos los nombres de Joaquín Guzmán Loera, Ismael Zambada, Arturo Beltrán Leyva y Heriberto Lazcano no en las listas Forbes, sino en el muro de honor del Congreso… con sus letras de oro.

24 Abril 2009 03:35:44
Germán en la tormenta
“Germán no tiene palabra”. Esa es hoy la frase más repetida entre los militantes del PAN.

Y es que la pésima operación de Germán Martínez en la selección de los candidatos azules al Congreso está provocando un cisma dentro del partido en el poder. Y para muestra tres botones.

I. El 5 de julio de 2008 el presidente del PAN dijo que los candidatos serían decididos por la tradición democrática. La verdad es que 70% de los que se perfilan serán designados por “dedazo”.

II. En abril de 2008 Germán promovió una reforma estatutaria para permitir, por excepción, la elección directa de candidatos sin consulta a la militancia. La verdad es que en su primera prueba ya convirtió la excepción en una regla.

III. En otro discurso pronunciado el 6 de julio de 2008, en Tijuana, Germán sentenció que quien aspirara a coordinar a la fracción panista en la cámara debería ser electo por mayoría. Hoy dos de las principales cartas azules, Josefina Vázquez Mota y Roberto Gil, serán diputados plurinominales.

Lo cierto es que pocos entienden la impericia política y la petulancia pública de Germán. Un dirigente en su intento por quedar bien con todos le está fallando a muchos. El sentimiento más generalizado es que les está dando “atole con el dedo”.

Sus allegados, los menos, dicen que nadie entiende la gran estrategia política de Germán. Que la nueva ley electoral limitó las campañas, que no hay tiempo de impulsar desconocidos y que lo mejor es la designación por encuesta de popularidad.

Su tesis final es que el arrollador triunfo con el que despertarán los panistas la mañana del 6 de julio borrará todo el mal sabor que dejó la imposición.

Sus detractores, los más, dicen que Germán transmutó su espíritu idealista y democrático por el de un tirano pragmático. Que terminó renegando de las enseñanzas de su maestro Carlos Castillo Peraza.

Esos panistas lamentan que se traicione el principio fundamental de democracia interna del partido, en aras de instalar a sus incondicionales en el poder. Y que al más puro estilo del viejo PRI, se utilice el despacho presidencial como arena para negociar candidaturas atoradas.

Al final del día el sabor de boca que Germán está dejando con su doble discurso es que está convirtiendo al PAN en un feudo personal. Que está fabricando su pista para correr la presidencial del 2012.

Sólo así explican que en las listas de plurinominales figuren esposas, hermanas y parientes de secretarios de Estado, de gobernadores, de alcaldes panistas.

Y también allegados al círculo íntimo de los dos presidentes. El del PAN y el del que despacha en Los Pinos. Muchos de ellos sin los méritos suficientes para merecer una curul garantizada.

Pero toda historia tiene un final. Y el 5 de julio conoceremos el desenlace. Sólo entonces sabremos, como Reporte Índigo lo cuestiona hoy, si con Germán Martínez estamos ante un estratega de guerra como Patton… o si asistimos a la entronización de un Hitler azul, con aspiraciones a un segundo reich michoacano.

03 Abril 2009 03:59:18
La casita de Genaro
Genaro García Luna está obligado con la sociedad a explicar el origen de los recursos con los que construye su nueva casa en Jardines de la Montaña.

Como secretario de Seguridad, no basta que se organice un road show mediático por media docena de radiodifusoras y periódicos para tirarse al piso y, con el aval de algunos comunicadores que le sirven como tapete, decirse víctima de una conspiración.

Mucho menos poner de escudo a su esposa e hija para invocar, en nombre de una intimidad mal entendida, que nadie tiene derecho a cuestionarle de dónde salieron los dineros para edificar la nueva propiedad.

El planteamiento hecho desde Reporte Índigo hace una semana es muy claro. Con los documentos oficiales a disposición, no existe forma de justificar el gasto viniendo de su solo ingreso como jefe de la seguridad nacional. Ni la declaración patrimonial, como tampoco la declaración fiscal que hoy se revela en la misma publicación electrónica, le conceden suficiente ingreso. No para comprar un terreno en esa colonia y una construcción como la que está levantando.

Hasta hoy el cuestionado jefe policiaco sólo se limita a decir que vendió la casa en donde actualmente vive para pagar la nueva. Y que el faltante lo cubrió con una hipoteca.

Quisiéramos creerle. Pero en su última declaración patrimonial consta que de su casa adquirida en 7.5 millones de pesos aún debe más de 6.5 millones.

Esto significa que si la vendió, debió pagar con ese dinero la hipoteca que pesaba sobre la actual casa. Es decir, apenas rescató unos 700 mil pesos a favor más la revaluación de dos años de haberla comprado.

Bajo esa realidad, sólo el terreno de la nueva casa, de más de 400 metros a un costo de 16 mil pesos el metro cuadrado, necesita una hipoteca de un monto igual al de la casa en la que hoy vive, y que dice que ya vendió.

Entonces, toda la construcción debe ser un nuevo préstamo, sobre la hipoteca que debió sacar para comprar el costoso terreno. Pero en el Registro de la Propiedad no existe anotación de hipoteca al margen.

Pero concediendo un descuido, si así fuera no hay forma de pagar esa doble hipoteca. Su monto —terreno y casa— sería cercano a los 20 millones de pesos. Y esa deuda no se puede pagar con un sueldo que de acuerdo a su declaración fiscal apenas supera los 250 mil pesos mensuales, menos impuestos.

Por eso García Luna tiende cortinas de humo. Como la que armó el viernes pasado cuando pretendió sorprender con un presunto intento de secuestro a su esposa y a su hija. Un montaje a la Florence Cassez, parte II.

Eran reporteros de la televisora por cable TVC. Fueron detenidos contra sus derechos más elementales, humanos y de libertad de expresión, para ser liberados 15 horas después, sin siquiera un usted disculpe.

Por eso ante el fallido complot el secretario de Seguridad salió de gira mediática. Para tratar de echarle tierra a algo que hoy no puede explicar y para lamentar que “la infamia” reveló su domicilio.

Como si se tratara de un secreto de Estado que no está inscrito en las hipotecas, o en los documentos oficiales de un terreno que está públicamente registrado a su nombre.

Y es que bajo ese absurdo supuesto, alguien tendría que estar preparando ya la mudanza del presidente Felipe Calderón de Los Pinos. Todos ya sabemos dónde vive.

03 Abril 2009 03:42:41
La casita de Genaro
Genaro García Luna está obligado con la sociedad a explicar el origen de los recursos con los que construye su nueva casa en Jardines de la Montaña.

Como secretario de Seguridad, no basta que se organice un road show mediático por media docena de radiodifusoras y periódicos para tirarse al piso y, con el aval de algunos comunicadores que le sirven como tapete, decirse víctima de una conspiración.

Mucho menos poner de escudo a su esposa e hija para invocar, en nombre de una intimidad mal entendida, que nadie tiene derecho a cuestionarle de dónde salieron los dineros para edificar la nueva propiedad.

El planteamiento hecho desde Reporte Índigo hace una semana es muy claro. Con los documentos oficiales a disposición, no existe forma de justificar el gasto viniendo de su solo ingreso como jefe de la seguridad nacional. Ni la declaración patrimonial, como tampoco la declaración fiscal que hoy se revela en la misma publicación electrónica, le conceden suficiente ingreso. No para comprar un terreno en esa colonia y una construcción como la que está levantando.

Hasta hoy el cuestionado jefe policiaco sólo se limita a decir que vendió la casa en donde actualmente vive para pagar la nueva. Y que el faltante lo cubrió con una hipoteca.

Quisiéramos creerle. Pero en su última declaración patrimonial consta que de su casa adquirida en 7.5 millones de pesos aún debe más de 6.5 millones.

Esto significa que si la vendió, debió pagar con ese dinero la hipoteca que pesaba sobre la actual casa. Es decir, apenas rescató unos 700 mil pesos a favor más la revaluación de dos años de haberla comprado.

Bajo esa realidad, sólo el terreno de la nueva casa, de más de 400 metros a un costo de 16 mil pesos el metro cuadrado, necesita una hipoteca de un monto igual al de la casa en la que hoy vive, y que dice que ya vendió.

Entonces, toda la construcción debe ser un nuevo préstamo, sobre la hipoteca que debió sacar para comprar el costoso terreno. Pero en el Registro de la Propiedad no existe anotación de hipoteca al margen.

Pero concediendo un descuido, si así fuera no hay forma de pagar esa doble hipoteca. Su monto —terreno y casa— sería cercano a los 20 millones de pesos. Y esa deuda no se puede pagar con un sueldo que de acuerdo a su declaración fiscal apenas supera los 250 mil pesos mensuales, menos impuestos.

Por eso García Luna tiende cortinas de humo. Como la que armó el viernes pasado cuando pretendió sorprender con un presunto intento de secuestro a su esposa y a su hija. Un montaje a la Florence Cassez, parte II.

Eran reporteros de la televisora por cable TVC. Fueron detenidos contra sus derechos más elementales, humanos y de libertad de expresión, para ser liberados 15 horas después, sin siquiera un usted disculpe.

Por eso ante el fallido complot el secretario de Seguridad salió de gira mediática. Para tratar de echarle tierra a algo que hoy no puede explicar y para lamentar que “la infamia” reveló su domicilio.

Como si se tratara de un secreto de Estado que no está inscrito en las hipotecas, o en los documentos oficiales de un terreno que está públicamente registrado a su nombre.

Y es que bajo ese absurdo supuesto, alguien tendría que estar preparando ya la mudanza del presidente Felipe Calderón de Los Pinos. Todos ya sabemos dónde vive.
27 Marzo 2009 03:31:52
Ambassador Crisis
“En un mundo interrelacionado, los estados débiles y fallidos representan un riesgo para Estados Unidos y para la seguridad global…

“Cuando el caos prevalece, el terrorismo, el narcotráfico, la proliferación de armas y otras formas del crimen organizado florecen (…) Dejados en la calamidad, sujetos a la depredación y negado el acceso a los servicios básicos, los pueblos llegan a ser susceptibles a las exhortaciones de demagogos y traficantes de odio”.

El autor de estas citas es Carlos Pascual, el nuevo embajador de Estados Unidos en México. Un experto diplomático especializado en naciones en crisis.

Las publicó en julio de 2004 en la revista Foreign Affairs en coautoría con Stephen Krasner. El artículo era sobre estados fallidos. Eran los días en que el Consejo Nacional de Seguridad de Bush olía peligro en la inestabilidad de gobiernos rebasados por otros poderes fácticos. Narcotráfico, terrorismo y crimen organizado. ¿Suena familiar?

Por eso se ordenó al Departamento de Estado crear un organismo: la Oficina de Coordinación para la Reconstrucción y Estabilización. Su misión era detectar aquellas naciones de “alto riesgo” para someterlas a una “lista de observación”. Definido esto, diseñar acciones para desactivar lo que hoy se da en llamar “la guerra urbana” del tráfico de drogas y el crimen organizado en juegos y extorsiones.

Si del diagnóstico se determinaba los países que ya eran “estados fallidos”, la misión era rescatarlos con la reivindicación de su articulación social. Si estaban a punto de caer en esa clasificación, impedir que sucumbieran creando las condiciones para desterrar el peligro.

El primer coordinador de ese organismo fue precisamente Carlos Pascual. Venía de ser embajador en Ucrania, donde apoyó estrategias contra la desestabilización política. Y en tres años lo consiguió.

Desde hace meses que en México debatimos si estamos en un “Estado fallido”. En el discurso nacionalista y en el diplomático se niega. Pero la realidad se encarga de recordarnos que si aún no lo somos del todo, al menos ya hacemos antesala.

Quizá por eso envían a México a quien ya es conocido como “Ambassador Crisis”. No es el amigo presidencial, como lo era Tony Garza de Bush. Tampoco es experto petrolero, como su antecesor.

La definición de Carlos Pascual se acerca al estratega que transitó con éxito de la teoría académica a la resolución de problemas en el mundo real.

Sus credenciales académicas lo acreditan. Stanford y Harvard. El USAID, el National Endowment for Democracy, el Freedom House y el Brookings Institute.

Ojalá que en la práctica la experiencia adquirida en la ex Unión Soviética le ayude a suavizar unas relaciones de vecinos en creciente tensión.

Y si hay dudas, sólo asómese a ver el documento del Comando Norte de la Defensa estadounidense que publica hoy Reporte Índigo. Las revelaciones sobre el poderío de los cárteles mexicanos y la presencia de una célula radical de Hezbolá en el centro de México podrían indicar la misión del “Ambassador Crisis”.


" Comentar Imprimir
columnistas