×
Francisco Esparza Tovar
Francisco Esparza Tovar
ver +

" Comentar Imprimir
06 Agosto 2008 06:00:00
Secuestros y televisión
ME ESCRIBE UN lector: “Lo que no han conseguido sus opositores sí puede lograrlo el gravísimo problema de la inseguridad. La Administración del señor Calderón, como tú le dices a este dizque gobierno, está en riesgo. Estamos hartos de su corrupción y más de la impunidad con la que trata a los delincuentes, como es el caso de Vicente Fox”.

El sentir es generalizado. Hay una crisis moral. Y el secuestro que con trágico desenlace ha vivido la familia Martí, ha sido el ingrediente explosivo del creciente ánimo de incertidumbre que se vive en la sociedad.

Y no, este no es producto exclusivo de “los éxitos de la lucha en contra del narcotráfico”, cual presumiera hace un par de días el senador hidrocálido Felipe González, quien así se ha convertido en el más rotundo y ácido crítico de “la guerra” iniciada hace ya 19 meses por el ocupante de Los Pinos.

De acuerdo con el investigador social Pedro Echeverría V., desde hace ya más de cinco lustros, “cuando los poderosos empresarios se adueñaron del poder político en México comenzó a propagarse en los medios de información, particularmente en la Tv, una continua propaganda contra los secuestros. Da la impresión de que mientras más capital acumulaban esos magnates y más presencia tenían en varios negocios, más miedo o terror sentían de que fueran secuestrados. Por eso día tras día intensificaban la campaña contra la delincuencia en el país poniendo –ahora sí, irresponsablemente– al resto de la población en tensión y pánico”.

Comentando el libro del ministro Genaro Góngora, “Evolución del Secuestro en México”, Echeverría precisaba que, “en la Tv, de manera permanente, se hacen llamados para combatir el secuestro, se lanzan acusaciones contra el Gobierno porque no pone toda la vigilancia necesaria, se hacen exhortos para aplicar la pena de muerte contra los secuestradores, se presentan cuadros de gran tragedia de los rescatados vivos, imágenes para mostrar las caras de los malhechores, así como los feos apodos de los delincuentes. Y sin analizar las causas que llevan al crecimiento de este tipo de acciones –pobreza generalizada--, los sectores más ricos del país utilizan a la Tv para intimidar al Gobierno y para extender el pánico entre la población.

“Es indudable de que en México, así como en todos los países donde la miseria, el hambre y el desempleo han crecido aceleradamente, también se ha incrementado lo que llaman la delincuencia, el robo, el secuestro o los asesinatos…”

Los medios, apunta Echeverría, vacían su rabia “contra las sirvientas, las niñeras, los chavos que protestan, las mamás que abandonan a sus hijos, los papás flojos, las prostitutas, los homosexuales y en general, contra los marginados que la misma sociedad se ha encargado de despedazar; cuando los acusan de ser delincuentes, irresponsables o inadaptados y piden cárcel o la pena de muerte para ellos, y sabiendo que nunca se hace una reflexión sobre el contexto social que provoca las desigualdades, lo mejor que suelo hacer es apagar el aparato y pensar en el racismo con que tratan de manipular a nuestra población”.

Lo real, lo verdadero, es que la delincuencia crece en nuestro país, de manera directamente proporcional al incremento de la pobreza y a la ausencia de esperanzas.

Y esto, como dice el lector de este espacio, sí que pone en riesgo a la Administración Calderón, ¿o no?

http://www.indicepolitico.com
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
26 Julio 2008 04:00:00
Democracia, participación ciudadana en las elecciones
La democracia se manifiesta a plenitud en el acto de elección de cargos que requieren este requisito para acceder a ellos. En Coahuila ha iniciado ya el proceso electoral en el cual se renovará el órgano legislativo, y ello es también el inicio de un cambio en los temas a discusión, en la fijación de los medios de comunicación hacia este tema, pero en particular hacia los partidos y los candidatos que han de contender, y aun de aquellos que no contenderán pero que su actuar repercute en la vida política del Estado.

Democracia, voto, participación ciudadana, libertad de expresión, son temas que se complementan y que hoy abordaré en el presente artículo. Voto y participación ciudadana, el primero implica al segundo y el último es presupuesto necesario para la manifestación material de aquél, es el voto la expresión de la participación ciudadana en todo proceso democrático electoral; por ello resulta necesario que los órganos encargados de la organización de los procesos de elección fomenten la participación de las personas en aptitud de hacerlo, y de los partidos coadyuvar en dicha tarea. El Partido Revolucionario Institucional a través de su dirigente en el Estado, el Lic. Rubén Moreira Valdez, ha tenido especial participación en este aspecto, y una muestra de ello lo constituye el abordar el caso particular de aquellos ciudadanos que cuentan con una credencial de elector con cuadros válidos para las elecciones de 2003, documento que aun en estas circunstancias es útil para la elección de diputados locales a efectuarse el próximo mes de octubre.

La participación ciudadana da legitimidad a los candidatos triunfadores, sobre todo si esta deja plena certeza en su resultado, le legitimidad es hoy una de las principales fortalezas del actual titular del Ejecutivo, Prof. Humberto Moreira Valdés; la votación más alta en una elección para Gobernador fue la obtenida por quien actualmente gobierna Coahuila. Esta confianza depositada por la gente, ve en el trabajo que hoy se realiza en todo el Estado que la misma esta siendo compensada, el trabajo es resultado de un serio compromiso con las necesidades de quienes aquí vivimos.

La legitimación obtenida en las urnas se gana también con el trabajo que día con día se realiza, por ello, considero que la actual administración goza de dos sellos característicos, la legitimidad ya mencionada y las acciones que ha emprendido, acciones que tienen su principal objetivo en la gente más necesitada, en aquella que muchas veces es olvidada y que les resulta difícil hacerse oir o que muchas veces han perdido ya la esperanza de ser escuchados.

Una importante preocupación en las próximas elecciones es lograr una mayor participación, el porcentaje de gente que ese día sufraga -el día que las leyes le dan la oportunidad de participar a través de su decisión en la elección de las personas que habrán de dirigir o de ocupar cargos que repercutirán en la vida política del Estado- es bajo en relación con el total padrón existente cuando se trata de una elección para la renovación del Congreso del Estado, sobre todo si esta no coincide con la elección de Ayuntamientos o del Titular del Ejecutivo, como en el presente caso.

Hasta aquí me he referido a la participación y al voto; el ejercicio que a través del presente artículo realizo, tiene su soporte en la libertad de expresión que las leyes otorgan a toda persona y es otra facultad que en estas épocas cobra relevancia y se multiplica a medida que los procesos electorales se acercan y más cuando estos están en pleno desarrollo. La lucha entre los actores políticos se multiplica y se ve reflejada a diario en los medios masivos de comunicación, y esta actividad no es privativa de uno solo, todos los actores entran a la lucha democrática y buscan un objetivo, el cual será alcanzado por uno solamente, por ello la discusión se recrudece y es parte de la actividad y de los medios que cada uno utiliza para imponerse sobre el otro y lograr como parte de la misma, la aceptación del electorado.

La renovación del Congreso representa el trabajo de los partidos en zonas geográficamente determinadas, en la medida que un partido obtenga mayores victorias, en esa medida será su influencia en el órgano legislativo, con todas las funciones que le competen y con la trascendencia que las mismas tienen la vida política del Estado. Resulta sano que la mayoría sea obtenida por el partido en el poder, ello le permitirá al titular del Ejecutivo un mejor margen de maniobra para llevar a cabo su plan de gobierno. En los países de tipo parlamentario esta situación resulta vital, ya que de no obtener el control del Parlamento el gobierno esta prácticamente condenado al fracaso, al grado de que en la mayoría de ellos generalmente la derrota en el Parlamento conlleva la caída de quien gobierna.

En una democracia hay ganadores y vencedores, la victoria de quienes compiten trae detrás de ella el grado de aceptación de la gente respecto del partido que triunfa, por ello hoy el Partido Revolucionario Institucional tiene la oportunidad de fortalecer su presencia en el Estado y confirmar su actual presencia; en ello ha contribuido sin duda, el trabajo realizado por los gobernantes surgidos de este instituto político, en el Estado, en cada uno de los municipios y en el Congreso del Estado.

Quiero terminar con un llamado a la gente, a los ciudadanos de este nuestro Estado, recordarles que la elección para la renovación del Congreso del Estado se llevará a cabo el 19 DE OCTUBRE, fecha en la cual tenemos una obligación con nosotros mismos y con quienes aquí vivimos, para sufragar nuestro voto; hagamos de Coahuila un ejemplo nacional que refleje y haga sentir que como ciudadanos, hacemos del voto un ejercicio vital en la vida democrática y lo ejercemos.
Trivia semanal.

¿Qué reina se casó, según la tradición con dos de sus hermanos, uno de ellos de 11 años, al que supuestamente envenenó?
R: Cleopatra.

El autor es integrante de la Fundación Trascender, A. C./ Vínculo de Profesionistas.

" Comentar Imprimir
columnistas