×
Luis de la Calle
Luis de la Calle
ver +
Es director general y socio fundador de De la Calle, Madrazo, Mancera, S. C. (CMM), donde es responsable de la administración y operación de la empresa. Fue director general de Public Strategies de México. Antes, fungió como subsecretario de Negociaciones Comerciales Internacionales en la Secretaría de Economía. Como ministro para Asuntos Comerciales de la Embajada de México en Washington, participó en el diseño, promoción e implementación del TLCAN. También laboró en el Banco Mundial como economista de país para las repúblicas Checa y Eslovaca, así como para Polonia y la antigua Zaire. Es miembro del Institute of Public Council on Agriculture, Food, and Trade, del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales y del Instituto Mexicano para la Competitividad. Es doctor en Economía por la Universidad de Virginia.

" Comentar Imprimir
18 Agosto 2010 03:24:33
Claroscuros del mercado laboral
Luis de la Calle
Socio de De la Calle, Madrazo, Mancera SC
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Agencia El Universal


Las recientes noticias en materia laboral tanto del IMSS como del INEGI indican todavía precariedad en el mercado, pero también signos de recuperación. Como es lógico, los medios de comunicación han preferido enfatizar sólo los aspectos en apariencia negativos. Esta cobertura influye en algún grado en las expectativas de empresarios y consumidores y puede afectar la recuperación del consumo necesaria para el crecimiento.

En el sector formal de la economía, el número de trabajadores muestra que a julio de 2010 se ha prácticamente recuperado el nivel pico en el empleo de octubre de 2008. De hecho, el número de asegurados es sólo 0.3 por ciento menor al máximo observado, lo que implica un aumento sin precedente en los últimos meses. Este fenómeno es cierto en el ámbito nacional, mientras que en el estatal sólo tres (VERIFICAR) estados no han recuperado sus máximos niveles de empleo de 2008: Baja California Sur, Quintana Roo y Guerrero (afectados por la caída en turismo y en el mercado turístico de bienes raíces). El resto de las entidades—incluidas las de altos índices de inseguridad como Chihuahua—muestran niveles de empleo superiores a sus máximos de octubre 2008.

Con frecuencia se dice que el incremento de asegurados en el IMSS es de empleos que pagan poco y que la masa salarial sigue muy deprimida. Sin embargo, al mes de junio la masa salarial real de los trabajadores asegurados en el IMSS es sólo 2.3 por ciento menor al máximo de octubre de 2008. Es cierto que la crisis produjo una reducción de salarios reales, pero significativamente menor a la catastrófica de 1995, así como necesaria para no exacerbar el desempleo.

Por supuesto, que el número de asegurados en el IMSS se aproxime al máximo todavía implica un déficit de cerca de un millón de empleos formales. Queda por verse cuántos de éstos pueden recuperarse el resto del año con una menor tasa de crecimiento del empleo.

La información del IMSS sólo ofrece una visión parcial del mercado laboral. Para verlo en su totalidad, la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) es el instrumento adecuado ya que incluye al resto de la población no afiliada a la seguridad social. El INEGI publicó sus resultados para el primer semestre el viernes pasado. La gran mayoría de la cobertura se concentró en la cifra récord de 28.8 millones de mexicanos ocupados en el sector informal. Otros medios reportaron el incremento de personas ocupadas con ingresos menores a dos salarios mínimos. Cabe señalar que este incremento no es reciente sino que se dio desde 2009.

La cobertura prefirió no enfatizar los aspectos positivos reportados en la ENOE. Vale la pena resaltar que el total de la población ocupada fue de 44.7 millones de personas en el segundo trimestre de 2010, el máximo histórico, y una cantidad superior en 1.3 millones al mismo periodo del año anterior. En el cuarto trimestre de 2006, al inicio de este sexenio, el total de personas ocupadas fue de 42.4 millones.

En términos sectoriales el crecimiento de 1.3 millones de personas ocupadas se debe a un incremento de 254 mil en agricultura, 256 mil en manufacturas, 364 mil en comercio, 186 mil en restoranes y alojamiento, 131 mil en servicios profesionales, corporativos y financieros, y 260 mil en otros servicios. Los sectores perdedores incluyen la industria extractiva con una pérdida de 63 mil empleos, la construcción 22 mil, y transporte y comunicaciones 47 mil.

La población subocupada disminuyó en 850 mil personas y la tasa de desocupación se mantuvo constante en 5.3 por ciento. Todo esto implica que el déficit de asegurados en el IMSS ha sido compensado por empleos en el sector informal o el autoempleo que vuelven a servir como alternativa flexible de ingresos y actividad.

Con relación a la calidad de los empleos, puede verse que el incremento de la proporción de personas con menos de dos salarios mínimos es sin duda reflejo de la reducción del salario real pero también de la caída en utilidades, ya que, fuera del sector formal, un número significativo de participantes lo hace como capitalista.

El panorama laboral en México, aunque continúa siendo complejo, no ha tenido un comportamiento tan desfavorable como con frecuencia se hace creer y, sobre todo, tomando en cuenta la drástica caída del PIB de 6.5 por ciento en 2009. De hecho, es claro que la situación laboral nacional es mucho menos negativa que la de, por ejemplo, Estados Unidos, donde la tasa de desempleo es de 9.5 por ciento y hay un déficit de ocho millones de puestos de trabajo, que difícilmente se colmará en el corto plazo.

Comentarios:
06 Agosto 2008 04:34:00
Éxito de Deportes Martí, fracaso de México
No se lograrán el desarrollo ni la superación de la pobreza hasta que la sociedad no permita, respete, promueva y proteja el éxito

Los terribles acontecimientos de hace unos días en que se confirmó el asesinato del joven secuestrado de 14 años Fernando Martí y de sus acompañantes Cristian Salmones y Jorge Palma, son infinitamente tristes para las tres familias y ominosos sobre las posibilidades de desarrollo del país.

La incapacidad de la sociedad mexicana de impedir este tipo de delitos violentos e injustos pone en duda la viabilidad de la modernización de México. No se lograrán el desarrollo ni la superación de la pobreza hasta que la sociedad no permita, respete, promueva y proteja el éxito.

Más aún, uno de los aspectos más preocupantes es que estos hechos no generan el nivel de indignación y movilización que se observa en tantas otras latitudes y que son indispensables para enfrentar la inseguridad y la violencia.

Con los acontecimientos recientes, la historia de esta empresa puede pasar de paradigmática de la transformación de la economía a ejemplo de por qué no valen la pena el esfuerzo, la dedicación y la inversión en México.

Deportes Martí empezó con una tienda de deportes en Plaza Universidad en la ciudad de México en 1969 para llegar a contar en 2008 con una cadena de 67 tiendas de siete tipos en 16 estados, 10 centros de entrenamiento y 28 Sport City.

Este crecimiento es consecuencia de atinadas decisiones empresariales y de compromisos de inversión, entre los que destacan:

—Vencer las crisis macroeconómicas recurrentes. Martí no sólo pudo solventar las de 1976, 1982, 1987 y 1994-95, sino recuperarse y resumir la expansión. Esto a pesar de pertenecer a un sector altamente sensible a los recortes de gasto en casos de crisis.

—Decidir que es más rentable acercarse al consumidor y entender e influir sus preferencias que esperar que él viniera y venderle lo que se producía. Lo más fácil hubiera sido buscar un nicho en la calle de Venustiano Carranza en el centro de la ciudad de México y no en Plaza Universidad, y ofrecer la limitada gama de productos existentes. La apuesta de Martí fue la acertada: la descentralización de la ubicación y la variedad y calidad de los productos.

—Identificar al crecimiento de la clase media como principal motor para la expansión del mercado. Haber tenido la visión de que el consumidor mexicano gastaría en artículos deportivos en 1969 era novedoso. Muchos analistas hubieran pensado que una tienda especializada de deportes fuera de Venustiano Carranza tendría pocas posibilidades de éxito. Se consideraba que Deportes Martí dependía de una pequeña clientela de élite dispuesta a comprar raquetas de tenis, palos de golf, mesas de ping pong, kayaks, artículos de campamento y montañismo, aparatos de gimnasia. La presencia de tiendas en Ecatepec, Lerma, Chalco, Coacalco, Cuautitlán y muchos otros municipios prueban el acierto de su visión.

—Beneficiarse de la apertura económica y ofrecer productos de alta calidad para un consumidor cada vez más exigente.

—Promover la práctica del deporte y una vida sana.

—Invertir cuantiosos recursos en el establecimiento de una sólida marca y convertirla en una de las más valiosas en su género, al tiempo que apostaba por la modernización de los sistemas de comercio, la logística, el diseño de tiendas, el manejo de inventarios y la satisfacción del consumidor para la generación de valor.

—Mantener una posición de liderazgo en tiendas de deportes y gimnasios contra competidores nacionales y extranjeros.

Hace apenas unos meses, Alejandro Martí decidió vender la totalidad de sus acciones por una importante suma a la familia Harp y cosechar los muchos años de esfuerzo y compromiso y promover todavía un mayor crecimiento para Deportes Martí. Poco tiempo después, Fernando, su hijo, fue secuestrado y asesinado.

Eventos vergonzosos como éste no son extraños a los mexicanos de todas las clases sociales. Con frecuencia sufren el robo de sus quincenas, asaltos en la calle y transporte público, secuestros, extorsión, corrupción pública, invasiones de tierras, expropiaciones sin justicia, competencia desleal, torpes operaciones en discotecas. Los gobiernos no respetan y hacen poco para que se respeten sus derechos de propiedad.

No es casualidad entonces que numerosos prefieran no invertir aquí sus recursos y su esfuerzo o decidan mejor hacerlo en otros países donde el éxito sí es apreciado y respetado.

Mientras, la clase política se concentra en sus asuntos mezquinos y movimientos tácticos.

Sin mayor participación ciudadana ganará la delincuencia. Por eso urge que legisladores, gobernadores, presidentes municipales, delegados, subdelegados, procuradores y quizá hasta jefes de policía se sometan al rigor de la reelección, para lograr el sufragio efectivo.

" Comentar Imprimir
columnistas