×
Enrique del Val Blanco
Enrique del Val Blanco
ver +

" Comentar Imprimir
04 Enero 2015 05:00:00
Salario ínfimo
El año que terminó esta semana ha sido uno de los más agitados en materia de salarios mínimos en varias partes del mundo. En Estados Unidos, la lucha que desde 2012 han dado los empleados de las compañías de comida rápida, supermercados y otros servicios ha puesto la discusión del incremento del salario mínimo como tema principal en la orden del día.

En ese país, el Gobierno federal mandata un salario mínimo de 7.25 dólares la hora y que, según los estudios de varios investigadores, está muy por debajo de los 15 dólares que exigen varias organizaciones de trabajadores. El presidente Obama propuso al Congreso un incremento para que el salario mínimo llegara a los 10 dólares, pero su propuesta ha sido congelada por el Partido Republicano.

En la Unión Americana, los estados tienen facultades legales para determinar los salarios mínimos por lo que en algunos de ellos se incrementarán a partir del presente año, para quedar entre 8 y 9.15 dólares la hora, ante los hechos que están ocurriendo con las huelgas de trabajadores, principalmente de las llamadas empresas de comida rápida. Son 21 estados los que han tomado esta determinación y otros más estarán pasando legislaciones especiales a sus congresos
para hacerlo; según los medios de comunicación, 29 estados en total, que representan el 60% de los trabajadores del país, contarán con salarios mínimos por arriba del monto fijado por el Gobierno federal.

En México también vivimos momentos intensos en esta materia, sobre todo a partir de la propuesta audaz del jefe de Gobierno del Distrito Federal, quien tomando en cuenta la situación tan precaria de los asalariados propuso un incremento del salario mínimo para llegar a 82.86 pesos diarios a partir de este año y que al término del sexenio alcanzara los 171 pesos diarios. Lo anterior con el fin de permitir a los trabajadores obtener lo que establece la Constitución: un salario
digno y suficiente.

Adicionalmente, con el apoyo unánime de todos los partidos representados en la Asamblea Legislativa, se liberó a los salarios mínimos de funciones para las cuales no estaban hechos, creando para ello la unidad de cuenta, que será la que se fije para las decenas y decenas de leyes y reglamentos que exigen que los pagos se hagan en veces del salario mínimo. El Gobierno federal también hizo una propuesta en este sentido, pero los senadores la congelaron.

El pasado mes de diciembre, la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos anunció que el salario mínimo para este año quedaba fijado en 70.10 pesos para la zona A y 66.45 para la zona B. El incremento para la zona A es de tan sólo 2.81 pesos, lo cual significa que no habrá incremento real, condenando a la pobreza a miles de familias. Nadie en su sano juicio puede creer que una familia viva dignamente con 2 mil 103 pesos al mes; tan sólo los aumentos de la gasolina y
de los peseros serán mayores que el incremento.

En términos reales, los salarios en nuestro país han perdido más de 20 pesos en su poder adquisitivo de 1994 a la fecha, pero eso sí, el Banco de México está muy contento con el logro inflacionario, la estabilidad de precios y los 193 mil millones de dólares que tenemos en las reservas. Ojalá al menos 50 millones de mexicanos también estuvieran contentos con estos logros del neoliberalismo, que no ha entendido que mantener un salario mínimo escaso no impulsa el
mercado interno. Incluso los vecinos del norte han calculado que el incremento al salario mínimo que han aplicado los 29 estados generará una demanda de artículos de consumo por más de mil 500 millones de dólares. Lo mismo pasaría en México si se hubiera atendido la propuesta del jefe de Gobierno de subirlo a 82 pesos; lo único importante que hubiera generado sería crecimiento de compras de bienes básicos, fundamentalmente alimentos.

Este tema de los salarios mínimos será cada día de mayor importancia en nuestro país y en el mundo, y dependiendo de cómo respondan los gobiernos será la reacción de la sociedad.
05 Enero 2014 05:00:20
No acostumbrarse
Se tiene la percepción generalizada de que la corrupción es un fenómeno que crece día con día, aunque si quisiéramos hacer una comparación con años anteriores nos encontraríamos con un problema, por la baja difusión de antes. No hace muchos años, el tema de corrupción era un tema vedado y existían pocos investigadores y reporteros que se dedicaran de tiempo completo a seguir y denunciar casos que implicaban actos de corrupción. En los medios únicamente
aparecían los casos más notables, principalmente si los involucrados eran personajes importantes o famosos.

Las cosas han cambiado radicalmente y ahora tenemos una profusión de información de todas partes del mundo denunciando la corrupción, lo cual es un avance sustancial en la necesidad de los gobiernos democráticos de acabar con ella.

En los últimos diez días del año pasado aparecieron en la prensa diversos hechos que, por su importancia, merecen ser difundidos con mayor amplitud. En primer lugar, se encuentra que el Centro Internacional para los Periodistas (ICFJ, por sus siglas en inglés) tiene un proyecto anual el cual, utilizando la recopilación de información en todo el mundo a través de los reporteros o periodistas de investigación, designa a la persona y/o institución que merecen ser reconocidos
como los “personajes del año” por sus esfuerzos de intenso trabajo para promover la corrupción y el crimen organizado.

Para el 2013 fue designado el parlamento rumano, debido a que a principios del mes de diciembre pasado se sometió a votación, sin debate alguno, una propuesta que podemos calificar de “sui géneris” pues establece que el presidente rumano, los senadores y diputados, entre otros, no son funcionarios públicos y en tal virtud no podrán ser acusados de soborno, abuso de funciones, conflictos de interés y cualquier otro cargo relacionado con la corrupción. La propuesta
menciona incluso que los funcionarios del gobierno ya condenados por corrupción podrán ser exonerados. Actualmente, 28 miembros del parlamento rumano han sido condenados y más de 100 alcaldes están siendo juzgados por abuso de funciones.


Como la propuesta ya fue aprobada por el parlamento, lo único que esperan para que sea totalmente legal es la firma del presidente Traian Basescu. Los medios de comunicación han manifestado que es tal la indignación que priva en la sociedad rumana que a lo mejor el Presidente no la firma y la regresa para que se le hagan modificaciones. Nunca antes en la historia de cualquier país se había llegado a una propuesta tan cínica. Y por ella es que los premiaron.

También se le dio una mención honorífica a una mujer que es todo un personaje, por las diversas facetas que tiene y desarrolla. Me refiero a la hija del Presidente de Uzbekistán, Gulnara Karimova, de 41 años, quien es considerada una de las mujeres más ricas de esa parte del mundo. Lo mismo hace ropa que joyas o defiende a los pobres, etcétera. Era la favorita de su padre, pero ha caído en desgracia por las intrigas familiares que, según ella, son originadas por su
madre. Gracias a esto se está viniendo abajo todo el glamour que tenía e incluso está siendo investigada, junto con la principal compañía de telecomunicaciones de Suecia, TeliaSonera, por un supuesto soborno de 300 millones de euros.

Para colmo de su desgracia, se supo que cinco disidentes uzbekos entraron en su residencia de Ginebra, Suiza, y encontraron más de 60 pinturas que habían sido robadas de los museos de arte del Estado de Uzbekistán, así como diversos objetos valiosos, y se sospecha que todo esta organizado por el padre.

Con los dos hechos que he relatado se demuestra que ya es muy difícil ocultar la corrupción, aunque probablemente habrán de pasar algunos años para encontrarla. Afortunadamente, el periodismo de investigación ha avanzado bastante en todo el mundo, lo cual es un beneficio para todos.

También debemos estar pendientes de no acostumbrarnos a sólo leer la noticia, sin reaccionar creyendo que la corrupción ya es parte de nuestra vida.
29 Diciembre 2013 05:00:14
¿Papa marxista?
Muy oportuna y, como todo en la Iglesia católica, ampliamente calculada, ha sido la publicación, hace un mes, de la primera exhortación apostólica denominada en español “El Gozo del Evangelio”, la cual consta de 142 páginas y está causando gran revuelo en todo el mundo al momento de ser leída.

Los grupos más reaccionarios de Estados Unidos, encabezados por el inefable Rush Limbaugh, así como los miembros del siniestro “tea party”, ni más ni menos, ya han acusado al Papa de marxista.

En su editorial, la revista Le Nouvel Observateur ha escrito que el hombre de izquierda del año se llama Francisco; hubieran querido que fuera de apellido Hollande, pero no les queda más remedio que reconocer que se trata del papa Francisco, Hombre del Año gracias, principalmente, a esta exhortación apostólica.

Lo que ha causado gran agitación se encuentra en el capítulo segundo, denominado “En la crisis del compromiso comunitario”. En cinco páginas hace una de las críticas más severas al capitalismo, lo cual ni siquiera partidos socialdemócratas han hecho alguna vez.

Para empezar, el Papa se cura en salud y dice que no es su función ofrecer un análisis detallado y completo sobre la realidad contemporánea, pero que en este documento pretende detenerse brevemente para hacer algunas consideraciones. A partir de ahí, se suelta con juicios severos como los siguientes: “No podemos olvidar que la mayoría de los hombres y las mujeres de nuestro tiempo vive precariamente el día a día, con consecuencias funestas”, “...la inequidad es
cada día más patente”, “…hay que luchar para vivir y, a menudo, para vivir con poca dignidad...”.

Y continúa, como si fuera un analista de cualquier institución académica de izquierda, con los siguientes comentarios: “No a una economía de la exclusión y la inequidad. Esa economía mata”. Este es, a mi juicio, uno de los comentarios más severos que el Papa hace sobre el capitalismo; pero sigue escribiendo: “No puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación de calle y que sí lo sea la caída de dos puntos en la bolsa”, “...se considera al ser
humano en sí mismo como un bien de consumo que se puede usar y luego tirar”. Y, haciendo gala de la teoría marxista indica que “ya no se trata simplemente del fenómeno de la explotación y de la opresión, sino de algo nuevo: con la exclusión queda afectada en su misma raíz la pertenencia a la sociedad en que se vive, los excluidos no son explotados sino desechos, sobrantes”.

Continúa con términos como el del fetichismo del dinero y la dictadura de una economía sin un rostro que se dedica a adorar al nuevo ídolo: “La adoración del antiguo becerro de oro”.

Nunca antes, en ningún documento de la Iglesia católica emitido por un papa, se había hecho una crítica tan correcta y descarnada del capitalismo que actualmente se vive en el mundo. Esperemos que en estos días de recogimiento y religiosidad, principalmente del mundo católico, se acerquen los que en China se denominan “bolsillos llenos” a estas palabras del Papa y tomen en cuenta que lo que muchos han manifestado desde hace años ahora es confirmado por su
papa, y que es urgente y necesario acabar con este capitalismo salvaje.

De manera paralela, otro líder religioso, el Dalái Lama, expresó con todas sus letras a principios de mes, en la India, que “en cuanto a la teoría socioeconómica, estoy preocupado. Soy marxista. Me atrae el principio de igualdad de distribución. Los pobres y desamparados necesitan más atención. Mientras el capitalismo es sólo acerca de la acuñación de dinero”.

Por lo visto, los líderes religiosos están tratando de ganar más fieles o que no se les vayan tantos, y se están colocando a la izquierda del panorama político. El asunto es ver si las jerarquías, los purpurados, coinciden con su jefe y pastor y también cambian su manera de pensar y actuar.

Esta crítica marcará un antes y un después en los anales de la Iglesia católica, hecha por el primer papa que después de mil 300 años no es europeo.
21 Mayo 2010 03:39:05
Pobra Europa
Un fantasma recorre Europa y, no es el que presagiaba Carlos Marx sino el fantasma del déficit y el crecimiento desorbitado de la deuda en porcentajes del PIB. Las fichas empiezan a caer: primero Grecia; ahora España con un ajuste de 15 mil millones de euros, Italia anunciando un ajuste de 27 mil millones de euros y Portugal de varios miles de euros. Por lo visto, pocos se salvarán del desastre.

Es de tal magnitud el problema que ha sido el propio Obama quien llamó al presidente español horas antes de su presentación en el Congreso de los Diputados, donde, según un encabezado de los periódicos, bastaron 120 segundos para que perdiera toda su aura.

El gran problema que se tiene con estos ajustes es creer que el pueblo aceptará tranquilamente la amarga medicina que se impone desde los organismos supranacionales. Es también una lástima que sean, en varios casos, partidos dizque socialistas en el gobierno los que recortan prestaciones y pensiones a los más necesitados, como si éstos fueran los causantes del problema.

Como es natural, las propuestas de los gobiernos empiezan a ser contestadas por el pueblo. Hoy lo vemos en Grecia y no tardará en extenderse a todos los países en los que se quieran aplicar estas bárbaras reducciones, cuyo único objetivo es, una vez más, que las “prestigiadas compañías” calificadoras les pongan a los “Estados soberanos” palomita de buenos chicos.

Estas compañías, que son en parte responsables de fraudes como el de Lehman Brothers, pasan el pantano sin mancharse y con la anuencia de los gobiernos y bancos centrales.

Con estas drásticas propuestas se reducirá el crecimiento económico y el empleo. La gran pregunta es: ¿Cómo pretenden que sobreviva la población con pensiones congeladas, sin empleo ni subsidio al desempleo y un incremento de precios? ¿Podrán entender estos socialistas modernos que se trata de personas, y no papeles, los que van a sufrir gracias a los errores cometidos por otros?

Lo que también resulta sorprenderte son las declaraciones del gobierno mexicano en las que argumentan que nuestro país se salvó de la crisis por las políticas anticíclicas tomadas a tiempo. Lo que no dice es que tales políticas han producido más de cuatro millones de nuevos pobres.

La realidad es que los países europeos están intervenidos por poderes supranacionales que son los que mandan y supervisarán que las reducciones propuestas se cumplan a rajatabla. Lo que buscan es salvar al gran capital que, supuestamente, será el que los saque de la olla. Sin embargo, la experiencia del capitalismo indica que seguramente los que se salvarán una vez más serán ellos y el resto de la población sufrirá.

Con las políticas neoliberales aplicadas, muchos de los gobiernos llamados “socialistas” sin duda perderán las próximas elecciones, como ha sucedido en Inglaterra, y la derecha volverá a gobernar.

No es atacando a la clase media y a los pobres como se saldrá de esta crisis. Las acciones que deberían tomarse, entre otras, serían incrementar los impuestos a los que más tienen, como ayer anunció el gobierno de España, aplicar la tasa Tobin a las transacciones financieras y si hay que hacer reducciones en los programas sociales, hacerlo en plazos más largos y no draconianamente en dos años para llegar al sacrosanto 3% de déficit que, al parecer, se ha convertido en el fetiche del que hablaba Marx.

Pobre Europa que así comienza el segundo decenio del nuevo siglo: sometida, injuriada y diciéndole a sus ciudadanos que no hay otro remedio, lo cual es totalmente falso.

Analista político y economista

26 Febrero 2010 04:20:57
Atentado contra la salud
En una acción sin precedente y después de varios años de investigación, la Comisión Federal de Competencia (Cofeco) determinó multar con 21.5 millones de pesos a varias empresas farmacéuticas, tanto nacionales como extranjeras, por haberse coludido para inflar artificialmente los precios y repartirse las licitaciones desarrolladas por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para varios productos del cuadro básico de medicamentos del gobierno federal.

No estamos frente a un hecho aislado de este importante sector de la producción. En los medios de comunicación frecuentemente leemos acerca de las multas impuestas, sobre todo en Europa, donde las autoridades han encontrado colusión para acordar la fijación de precios.

Si en todas las ramas de la producción la corrupción es un hecho lamentable, la cometida por el sector farmacéutico es aún peor porque atenta contra la salud de los derechohabientes. Les importa un bledo su salud física y económica. Qué bueno que la Cofeco ha actuado y las ha sancionado. Aunque, como ya hemos leído, la cámara que las agrupa ha comenzado a defenderlas de inmediato, arguyendo elementos verdaderamente ridículos.

Habrá que estar atentos, pues es el inicio de una larga batalla legal, donde las compañías contratarán a los mejores abogados para encontrar el mínimo error de procedimiento y así echar abajo las sanciones. Esperemos que la comisión haya considerado todo esto.

Ahora bien, estas compañías le venden a diversas instituciones del sector público, por lo que habría que ahondar en las investigaciones. Ahora, la Secretaría de la Función Pública tiene la responsabilidad de hacer su trabajo y no dejar que estas situaciones sigan ocurriendo en detrimento de los mexicanos. Por lo pronto sería conveniente que se les suspendiera como proveedoras del gobierno, mientras se aclara la situación. Hay que pegarles en donde más les duele, que es en el bolsillo.

Seguramente todas las empresas involucradas, y quizás muchas otras que hacen lo mismo, se autodenominan “socialmente responsables”, pero no dicen que su objetivo es obtener el máximo lucro sin importar el daño que hacen. La Canifarma, en lugar de salir en bloque a defenderlas, debería poner las barbas a remojar e investigar qué tan “honorables y responsables” son sus afiliados.

Los gobiernos de todo el mundo están preocupados por las colusiones y los precios exagerados que cobran las empresas farmacéuticas. Ya hemos visto las artimañas de que se valen para evitar el vencimiento de sus patentes. La sociedad debe estar alerta y apoyar las acciones del Estado encaminadas a evitar esta exacción al erario público.

Al final, a pesar de que las multas queden firmes, habrán hecho un buen negocio ya que las utilidades rebasan por mucho el importe de éstas. Por tanto, la Cofeco y la Función Pública deben revisarlas permanentemente para, por lo menos, hacer cada día más costosa la corrupción del sector privado.

Analista político y economista
01 Enero 2010 04:21:33
Corrupcionismo
Uno de los aspectos más sorprendentes del año que pasó, que esperamos sea una lección para 2010, se refiere a la actitud de las personas frente a hechos violatorios de la ley o las normas de convivencia. Las cuestiones referentes a la ética y la moral se han relajado, provocando daños no sólo económicos sino, lo más importante, sociales, lo que puede conducir a las futuras generaciones a situaciones en las que poco o nada les interese cumplir con las obligaciones, legales o éticas.

La gran crisis financiera fue generada por la avaricia de unos cuantos y las omisiones de las autoridades encargadas de vigilarlos. Y la debacle en la que seguimos sumidos muchos países se explica más porque el cumplimiento de la ley y la responsabilidad de cada uno se consideran cosas del pasado o trasnochadas. En la actualidad lo más importante para el individuo es destacar haciendo dinero lo más rápido posible, sin importar a quién se perjudica. Y la impunidad en la que se opera facilita el camino.

Lo anterior se da en el campo de la iniciativa privada y también, que es más lamentable, en el de lo público donde los que trabajan para servir a los demás a veces —más frecuente de lo que se cree— primero se sirven ellos. Al fin que, no sólo en México pocos, muy pocos, pagan por los delitos cometidos.

Un ejemplo del ello son las violaciones de los partidos —no se salva ni uno— a los límites de dinero que pueden recibir para las campañas políticas por parte de ciudadanos o empresas. Siempre aceptan más de lo que permite la ley. Lo increíble es que lo siguen haciendo sin ningún problema, ya que si los descubren pagan cuando mucho el 10% de lo recibido. Es decir, al final es una apuesta excelente pues se llevan el 90% de todo lo recibido ilegalmente.

Pero resulta que son los diputados y senadores, de esos partidos, los que legislan también en materia de corrupción. ¿Con qué cara lo hacen si ellos son partícipes de ella? Sucede también en Estados Unidos, Francia y España, entre otros.

Como bien decía hace unos días el artista chino, Ai Weiwei, ya no estamos hablando de socialismo o capitalismo, hemos entrado en la época de un solo sistema: el “corrupcionismo”, que poco a poco pero con mucha firmeza se está asentando en la sociedad de siglo XXI.

La responsabilidad primaria por supuesto es de los gobiernos, pero también de los ciudadanos, que deben utilizar los instrumentos a su alcance para denunciar a quien sea en el sector público o privado, y hacer que en todas las escuelas se imparta desde los primeros años la materia antes denominada Civismo, pero que la modernidad borró, para mejorar la ética de los habitantes de este mundo.

Las celebraciones de Bicentenario y Centenario son un magnífico foro para que la ética y la responsabilidad social se impulsen en este país que tanto lo necesita, más allá de fuegos artificiales y grandes espectáculos.

Recordemos que tanto la Independencia como la Revolución se debieron, entre otras cosas, al hartazgo de los mexicanos ante tanta injusticia, corrupción e impunidad. Un poco parecido a lo que estamos viviendo.

Analista político y economista

16 Octubre 2009 03:50:57
Cuidado con el dinero ajeno
Con tantos problemas en nuestro país, ha pasado casi inadvertido un anuncio del Ejecutivo que puede implicar un enorme riesgo para la población pensionada y por pensionarse, el referente a la propuesta de que parte de sus ahorros sean aplicados en proyectos de infraestructura, con el objeto de detonar la inversión.

Ante la incapacidad gubernamental de obtener recursos para el desarrollo de la infraestructura, el camino más sencillo es utilizar el dinero de los trabajadores, financiando así al sector privado.

Por supuesto que los bancos y los constructores han manifestado de inmediato que es una excelente idea y, al parecer, incluso han empezado a desarrollar algunos proyectos que, desde el secretario de Hacienda hasta el último de los banqueros, pasando por supuesto por la bancada del PAN, han dicho que son seguros, que no tendrán ningún problema de riesgo y que darán buenas utilidades.

La pregunta es: ¿si son tan maravillosos los proyectos, por qué tanto el gobierno como los bancos dueños de las afores prefieren utilizar el dinero ajeno y no el propio? Claro, entre otras cosas, porque es más barato. Nadie ha dicho hasta ahora cuánto van a ganar los trabajadores y cuánto los bancos por estas operaciones y, por supuesto, no se les ha ocurrido pedir la opinión de los dueños de dicho dinero.

¿Por qué están tan seguros de que es una inversión garantizada? ¿Ya se olvidaron de los Pidiregas? ¿Ya se olvidaron del rescate de carreteras por parte del gobierno, en el que hubo que poner dinero del pueblo, ya que tanto los constructores privados como los bancos que los financiaron estaban perdiendo mucho dinero? ¿En qué radica ahora la seguridad de que no va a pasar lo mismo?

No se debe arriesgar de ninguna manera el patrimonio de los trabajadores en operaciones cuyo rendimiento se verá en el largo plazo, y si no ocurre lo que ellos esperan, los trabajadores serán los paganos de esta aventura porque, aunque se trate de infraestructura, es una aventura que se den los supuestos del papel.

De la misma manera, han dicho que estas operaciones van a estar muy vigiladas por varios comités. El problema es que la decisión de dónde invertir será tomada por los banqueros, que no gozan precisamente hoy en el mundo de una buena reputación, tanto personal como de sus instituciones.

Los trabajadores no están contentos con las afores, tal y como lo demuestran las más de 91 mil demandas que interpusieron en 2008 y que para mediados de este año llegan a las 50 mil. Es decir, algo está fallando con el manejo de los recursos de los trabajadores y el gobierno no presiona a dichos bancos para resolver los litigios, que en su mayoría son simplemente para que les reembolsen su dinero ahorrado.

Se dijo que nunca se arriesgaría el ahorro de los trabajadores. Ahora se está haciendo y es jugar con fuego. Lo peor es que los responsables estén tan tranquilos, utilizando no sólo lo ajeno, sino el único patrimonio con que cuentan los trabajadores para su vejez.

Analista político y economista

21 Julio 2009 03:45:28
Ni para comer
Cabe hacer una observación a los dos organismos vinculados con los asuntos de la desigualdad y la pobreza, el INEGI con su encuesta y el Coneval con sus estimaciones sobre la pobreza. Es extraño que los resultados se difundan apenas 10 días después de las elecciones. Convendría que, para evitar suspicacias, se publicara la información cuando se tiene y no en función de los tiempos políticos que, por otra parte, según los resultados conocidos, de poco les ha valido.

Lo que muchos preveíamos ocurrió. Simplemente la pobreza aumentó en México antes de la crisis, lo cual da una idea de cuál será su impacto cuando se tengan los resultados de la siguiente encuesta.

Para 2008 casi 51 millones de mexicanos vivían en pobreza de lo que ahora llaman patrimonio, que son los que no logran satisfacer sus necesidades vitales con el ingreso que obtienen. Peor es saber que cerca de 20 millones de habitantes son pobres alimentarios, lo que significa que no tienen suficiente para comer aunque dediquen todo lo que obtienen a la compra de alimentos. Es decir, la potencia económica mundial número 12 tiene a la quinta parte de su población, literal y casi realmente, muerta de hambre.

Hay otros indicadores preocupantes, como es el hecho de que desde 1992 no se incrementa la derechohabiencia de la población en las instituciones formales de seguridad social —IMSS e ISSSTE—. Así, después de más de 15 años estamos peor, a pesar de todos los apoyos otorgados a la iniciativa privada para la creación de empleos.

Además ahora conocemos que, según la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, existen 600 mil de ellos que trabajan sin percibir ingresos y cerca de 80% de ellos son mujeres.

Cuándo se dará cuenta el gobierno de que debe revisar sus acciones focalizadas de combate a la pobreza si sus resultados han sido y son tan poco alentadores, incluso desde antes de la crisis. Durante los dos primeros años del actual gobierno la pobreza ha aumentado mientras que el presupuesto público para combatirla creció casi tres veces en cinco años; o sea, a pesar de triplicarse los recursos los pobres han crecido en casi 6 millones de personas.

Naturalmente también ha aumentado la desigualdad. El decil de los más pobres ha perdido 8% de su participación en el ingreso nacional, mientras que el decil de los más ricos ha permanecido casi igual al caer sólo 0.02%.

Un dato escalofriante: los 50 millones de pobres de patrimonio tienen un ingreso promedio mensual de mil 905 pesos en las zonas urbanas y mil 282 pesos en las zonas rurales; los pobres alimentarios —casi 20 millones— en zonas urbanas perciben 949 pesos y en las rurales 707 pesos al mes.

Si el gobierno no se pone las pilas ante este espantoso y terrible panorama la situación del país puede llegar a ser intolerable en los próximos meses. Ojalá entiendan bien lo que significan estas encuestas, más allá de su derrota electoral.

Creo que ninguna persona que lea este artículo puede estar de acuerdo con esta realidad.

Analista político y economista
07 Julio 2009 03:56:52
Reducir el financiamiento electoral
Nunca sabremos la cifra real del gasto electoral de los partidos políticos. Pero una cosa es segura, ha sido excesivo para el nivel de abstención y votos nulos que hemos tenido, aunque se argumente que es por tratarse de elecciones intermedias. El derroche de recursos es inadmisible frente a la pobreza existente y las restricciones financieras derivadas de la crisis.

Sería conveniente revisar a fondo el sistema de financiamiento a los partidos, tanto a aquellos partidos-negocio como a los que se supone tienen fines superiores, pero que también caen en la corrupción, desviando recursos hacia sus candidatos por encima de lo permitido por la ley, de por sí bastante holgada.

La legislación está hecha de tal forma que aunque sobrepasen los límites establecidos no importa, cuando mucho habrá una sanción económica y, al final, habrá sido rentable violar la ley. Aquí encontramos uno de los grandes problemas del sistema político mexicano: el desprecio a la ley por parte de los partidos. Aunque se violen las normas, lo importante es ganar la elección. Ya después lo arreglarán.

En la elección reciente hubo casos de candidatos que claramente violaron la ley, pero se les ha, digamos, perdonado gracias a las diversas interpretaciones de la norma electoral.

Durante varios días los medios de comunicación han mostrado las violaciones y la mayoría de la ciudadanía ha constatado que, lo menos que podríamos decir, el comportamiento no ha sido ético. Poco importa esta palabra, es parte de un diccionario antiguo que seguramente no conocen quienes ahora se encargarán de hacer leyes y ver que se cumplan.

Esta actitud de los candidatos y sus partidos es la responsable de la abstención y del voto nulo, pero por lo visto poca mella les harán, pues mientras no cambien las condiciones de financiamiento público, ellos tan tranquilos. Aunque tengan pocos representantes, proporcionalmente tienen mucho dinero. Por eso es hora de que se revise su financiamiento.

¿Por qué un país con la pobreza que tiene México se da el lujo de financiar en tal magnitud a partidos que son negocios de familia o de pandilla? Además, con la situación económica actual —y la que se avecina—, en la que las restricciones al gasto están a la orden del día, sería muy conveniente también aplicarlas a los partidos políticos.

Faltan tres años para la elección federal. Es una buena oportunidad para cambiar, sobre la base de los resultados obtenidos, la legislación electoral en cuanto al financiamiento y sobre todo a las violaciones a la misma, porque cuando salen las sanciones ya es demasiado tarde para quitar del puesto al diputado o al senador. Hay que hacer normas cuyos resultados sean sanciones graves y aplicables de inmediato.

El país no puede seguir con el desperdicio de recursos que se hace en las campañas electorales, por ser innecesario —como se ha demostrado— y porque es una carga cada día más grande para la población mexicana que, en última instancia, es quien financia tanto derroche y corrupción.

Analista político y economista
09 Junio 2009 03:58:38
La corrupción avanza
Al igual que muchos otros, nuestro país tiene severos problemas económicos y sociales. Tan sólo la agresión permanente de los narcotraficantes, que obliga al gobierno a destinar personas y recursos crecientes a su combate, pareciera que desvía la atención de otros asuntos que también socavan de manera importante a la nación, como es la corrupción creciente en el gobierno panista.

Se conocen o publican nuevos casos de corrupción que involucran a servidores públicos del gobierno, pero en varios de ellos no resulta más que en pedirles la renuncia, violentando la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos, que claramente establece cuáles son los procedimientos y sanciones aplicables. Vemos que las autoridades encargadas están más atentas a otros asuntos menos engorrosos y por supuesto que dan más imagen, aunque no la suficiente como para irse a una diputación.

Ya hemos comentado el caso de la empresa alemana Siemens que, ante las autoridades estadounidenses y bajo amenaza de no permitírsele más negocios, pagó una multa sustancial y proporcionó nombres de países y personas que corrompió. En el caso de México indicó que dio comisiones a un importante funcionario de Pemex y a un intermediario muy bien colocado con la máxima autoridad del país. Los hechos son públicos y se conocen desde hace varios meses. Hasta la fecha nada sabemos más allá de que se han pedido informes. El tiempo pasa y parece que a propósito esperan, para que cuando deban actuar ya haya vencido el plazo legal para hacerlo.

Es una vergüenza que Siemens siga operando y corrompiendo en México como, por lo conocido, ha sido su actuar en el mundo. Igual que los estadounidenses, deberíamos exigirle que de inmediato proporcione los nombres de los funcionarios a quienes corrompió y ponerle una sustancial multa e impedirle ya hacer negocios en México.

La semana pasada se conoció otro caso también en Pemex. Una empresa llamada SAP pagó todos los gastos de un funcionario para asistir al Gran Premio de Mónaco. El funcionario renunció, alegando que era recién llegado al servicio público y desconocía la ley. El gobierno debe actuar y sancionar a la empresa y por supuesto al funcionario, no vaya a ser que pasado mañana este gobierno lo recupere en otra posición.

México, como miembro del club de países ricos, la OCDE, es signatario de un convenio para evitar y sancionar la corrupción. Por tanto, debe hacer uso de ese instrumento para demostrar a las compañías extranjeras y nacionales que en verdad está contra la corrupción, y no como ocurre hasta ahora que parece que la protege. No olvidemos el caso de la Lotería Nacional donde al ex titular nada le ha pasado, más allá de renunciar.

Estos no son los mejores ejemplos de cómo combatir la corrupción, aunque leamos que son muy eficientes en casos de funcionarios menores a quienes sancionan con millones de pesos e inhabilitaciones. La ley debe aplicarse a todos por igual y en el tema de la corrupción este gobierno está demostrando lo contrario. Otra oportunidad perdida.

Analista político y economista
02 Junio 2009 03:09:35
No al autoritarismo
Nuestro país está viviendo momentos difíciles en todos los campos de la vida nacional, pero uno de ellos que empieza a preocupar más es el que se refiere a las acciones del gobierno mexicano que violentan los derechos humanos de nacionales y de extranjeros.

Sin duda, el combate al narcotráfico debe ser uno de los objetivos fundamentales del Estado. Para ello debe contar con todo el arsenal material e intelectual posible, pero respetando las leyes, cosa que día a día se cuestiona más. Incluso el último reporte de Amnistía Internacional claramente acusa al gobierno mexicano de impunidad y poco respecto a la ley y a las convenciones internacionales firmadas por nuestro país.

Se dijo que la participación del Ejército en el combate al narcotráfico sería temporal, mientras se depuraba y profesionalizaba la fuerza policiaca federal. Llevamos ya casi tres años y seguimos con las depuraciones y los cambios de nombre de las corporaciones, pero de la profesionalización nada sabemos. Y esto ha dado pauta a la injerencia cotidiana y en todo el país de los miembros del Ejército, que lo mismo detienen que ingresan a domicilios particulares o ponen retenes en carreteras y ciudades. Ya nos acostumbramos a su presencia diaria en la vida nacional.

Se utilizan procedimientos espectaculares y todos suponemos que ya tienen las pruebas para dar resultados, pero no. Lo hemos visto con la detención de los alcaldes michoacanos y la irrupción de embozados en el palacio de gobierno de ese estado. Hubiéramos supuesto que de inmediato las autoridades encargadas presentarían a los detenidos ante el juez, junto con los supuestos delitos, pero lo que han hecho es utilizar la ya tan común y conveniente figura del arraigo. Veremos si en estos 30 días pueden encontrar los elementos para fincarles algún delito.

También vimos cómo se han violentado las garantías individuales en la persona del colombiano expulsado o deportado, a pedido del gobiern, que asesinó a mexicanos en Ecuador, y que había salido de su país con su pasaporte y obtenido la visa mexicana, es decir, cumplía con los requisitos. Pero pudieron más el gobierno y los gorilas colombianos, y migración de nuestro país les hizo el servicio poniéndole una trampa y engañándolo, rompiendo una tradición que era ejemplo en el mundo. Otro éxito panista. No se trata de justificar las posibles —aún no demostradas— actividades ilícitas del señor Beltrán, pero mientras esto no ocurra se deben respetar sus derechos.

Día con día, bajo el argumento del combate al narcotráfico, se incrementa la tentación autoritaria, la de gobernar mediante decretos presidenciales con el apoyo del Ejército, llevándonos por el camino de convertirnos en un Estado de excepción.

Esta tentación es muy lamentable y hay que oponerse tajantemente, antes de que sea tarde y la posibilidad de un gobierno arbitrario se instale en nuestro país. Por eso son ridículas las mantas y los mensajes en los medios de “Presidente, siga valiente”. Mejor sería que todos cumplamos con la ley.

Analista político y economista
26 Mayo 2009 03:32:57
Ingreso ciudadano universal
Cada día son más los convencidos de que esta crisis va para largo y de que las salidas tradicionales aplicadas otras veces no van a resultar. El mejor ejemplo son las declaraciones del fin de semana, expresadas por el presidente del Banco Mundial, en las que confirma que es necesario hacer cosas diferentes, si no la crisis social será muy grave.

También ahora vemos que teóricos de la focalización en programas de pobreza, como el doctor Santiago Levy, le apuestan a la universalidad de las acciones, la seguridad social en este caso; enfoque que muchos llevamos años diciendo que es la mejor forma de apoyar a la gente en pobreza o desempleo.

En los países desarrollados están aterrados por el desempleo creciente y las pocas perspectivas de recuperación en el corto plazo. En los nuestros la informalidad ha ayudado a mitigar el desempleo, pero con la situación económica que estamos viviendo, crecerá como nunca antes, entre otras cosas porque somos más en el mundo.

En países con terrible desigualdad como la nuestra, las políticas fragmentadas en materia de desarrollo social y combate a la pobreza aplicadas —cuyos resultados han sido magros y sobre todo no han logrado revertir la disparidad en la distribución del ingreso— difícilmente podrán ayudar a la cantidad de gente que lo necesita.

Las soluciones empresariales, apoyadas por algunos gobiernos, de la moderación salarial para conservar el empleo se traducen en el abaratamiento de la mano de obra; los recortes de las pensiones y su utilización temprana por los desempleados comprometen su futuro; y la escasa protección social existente en países como México obliga a tomar medidas inmediatas para no agravar la crisis social.

Una de ellas es una propuesta que circula ya hace varios años, relativa al establecimiento del ingreso ciudadano universal, consistente en que toda persona, por el sólo hecho de serlo, tenga un ingreso mínimo, que le permita en tiempos de crisis sobrellevarla y en tiempos de bonanza contar con una base segura para conseguir mejor educación y mejor empleo, sin la coerción que significa estar en condición de pobreza que redunda en empleos mal pagados, escasamente calificados y de baja productividad.

En México, donde ni seguro de desempleo hay, abrir la posibilidad de una política de esta naturaleza permitiría, al ser universal, terminar con la focalización, que lo único que produce es burocracia y corrupción, además de eliminar la gran cantidad de programas dizque sociales que cada nuevo gobierno inventa o reinventa, con otro nombre.

Con los recursos de todos esos programas más los que se obtengan de una verdadera reforma fiscal —no imponiendo IVA a los alimentos y las medicinas, sino reformando el Impuesto Sobre la Renta haciéndolo progresivo como en otros países, que llega a 50%, y gravar las ganancias de capital—, habría posibilidades de implantar el ingreso ciudadano universal, permitiendo a millones de mexicanos tener un base mínima para subsistir, porque a lo único que el gobierno no puede obligar a la gente es a no comer.

Analista político y economist
19 Mayo 2009 03:34:01
Salvar el empleo
Según las opiniones de varios expertos en el tema, si bien la crisis económica no será igual a la de 1929 sí se necesitarán años para recuperarse, a pesar de las optimistas declaraciones de muchos gobiernos, entre ellos por supuesto el nuestro, que hace 10 días anunció que estábamos en recesión y hace cinco ya vio señales de recuperación. ¡Así de dinámica es la economía mexicana!

Uno de los graves problemas observados en todo el mundo es que la salida a la crisis se pretende hacer con el mismo enfoque que las de otros años, es decir, apoyando hasta el extremo a las empresas, sin tomar en cuenta lo que pase con los trabajadores y sus empleos.

Es tal el desprecio de los gobernantes por el empleo que recientemente, en la República Checa, hubo una cumbre dedicada al tema y, casualmente, ninguno de los principales dirigentes de los países de la zona asistió, lo cual demuestra otra vez hacia dónde están dirigidas las tablas de salvamento.

El presidente Obama ha destinado sumas multimillonarias para salvar a Wall Street. Hasta podríamos decir que esta es ya una paraestatal estadounidense, por los apoyos otorgados a bancos, aseguradoras, automotrices, etcétera. Pero este salvamento se da con condiciones. Una de ellas es que reduzcan el empleo pues, como en el caso de los automóviles, ya no hay compradores para tanta producción y la única manera es con despidos masivos. Esta industria, en conjunto, tendrá que sacrificar a 100 mil personas, cosa nunca antes vista.

En nuestro país también vemos cómo se apoya a los empresarios. Nuevamente es a costa de las cuotas patronales al IMSS, que desde la gran reforma del presidente Zedillo lo único que sucede es que las cuotas de este sector se reducen, aumentan las del gobierno y el empleo no crece. Una solución magnífica para los empresarios. La pregunta es: ¿por qué si a los patrones se les da oportunidad de retrasar su contribución, no se les da también a los trabajadores?

Y habrá apoyos a la industria aeronáutica, en la que por el fundamentalismo económico reinante, se insistió en vender las dos principales líneas aéreas por separado y dejar entrar al casino aéreo a quien quisiera. Ahora enfrentan una crisis que, por cierto, ya se veía venir antes de la epidemia pero ha sido muy conveniente como justificación para los dueños. No tardará el tiempo en que de nuevo Aeroméxico y Mexicana pasen a formar parte del sector paraestatal, con el gobierno absorbiendo como siempre las deudas de los comerciantes. Ya debería acabarse con el cinismo de saber desde antes que si pierde el negocio el gobierno entrará al quite. Y ellos tan tranquilos.

Pretender utilizar los instrumentos económicos de gobierno y regulación tradicionales para salir de la crisis y dejar que todo continúe igual es tener una visión corta de lo que está sucediendo en el mundo. Como dice una estrofa del himno de la Internacional, “ya no queremos salvadores que sirvan sólo al capital”, cosa que se lleva haciendo durante más de 100 años.

Analista político y economista
12 Mayo 2009 03:28:27
¿Vuelta a la normalidad?
A raíz de la epidemia que azota a nuestro país, se han hecho públicas grandes carencias que dejan la impresión del descuido de años por los diferentes gobiernos federales, estatales y municipales. En una emergencia como la actual se deberían resolver, pero por lo declarado, poco les importa más que la imagen de la tan cacareada vuelta a la normalidad.

Uno de los casos más lamentables es el de las escuelas públicas que carecen de agua corriente —no digamos potable— y de baños para sus alumnos. Se menciona que son más de 25 mil en el país, incluyendo al Distrito Federal, que supondríamos que siendo la capital, con mayor y mejor acceso al líquido, no tendría problema.

¿Cómo es posible que se pretenda la vuelta a la normalidad en mitad de la epidemia cuando uno de los principales mensajes a la población es la necesidad de lavarse las manos frecuentemente? ¿Para qué los dotan de jabón si no tienen agua? Es un alto riesgo el que corre el gobierno al no haber resuelto el tema de agua y baños para los escolares de educación básica y secundaria.

¿Por qué en el anuncio de apoyo de la Secretaría de Hacienda no se incluyó algún apartado para iniciar un programa inmediato para que las escuelas carentes de esos servicios los tengan en el más corto plazo? ¿Qué es más importante, los seres humanos o los recursos financieros a las empresas?

Han pasado más de 10 días de la suspensión total de clases y no se ha escuchado ni publicado alguna medida o propuesta de alguno de los tres niveles de gobierno para resolver esas carencias, que si en tiempos normales son una vergüenza nacional en éstos de crisis sanitaria son peores.

Ante la decisión de “un puñado de estados” —según palabras del secretario de Educación— de posponer las clases una semana más, se podrían instalar los baños necesarios, sobre todo ahora que se cuenta con sistemas que no requieren agua. ¿Cómo pretenden que los niños aprendan medidas elementales de higiene si en las escuelas gubernamentales no las tienen?

La SEP muy confiada dice que no existe riesgo de propagación, pero hace notar la importancia de no descuidar las medidas de prevención. No obstante la declaración del secretario, las autoridades sanitarias de varios estados han suspendido clases. Sería conveniente que las autoridades federales y estatales se pusieran de acuerdo, para no enviar mensajes equivocados a la población, como está ocurriendo.

México, considerado una de las 15 potencias económicas del mundo, no puede tener unas instalaciones educativas como las que se han puesto de manifiesto en estos días. Sería el gran momento para que de inmediato el gobierno destinara los recursos necesarios para recuperar el sistema público de enseñanza, sobre todo porque la mayoría de quienes asisten a esos planteles son de familias de bajos recursos y confían en que, además de una buena educación, se les garantice también la salud.

No pretendamos volver a la normalidad en el sector educativo sin haber resuelto este problema. Sería un engaño para todos y un terrible daño a la futura generación.

Analista político y economista
05 Mayo 2009 03:29:51
Pandemia económica
Derivada del brote epidémico que sufre principalmente nuestro país, una vez que pase la emergencia —que esperamos sea pronto—, sin duda habrá que hacer una auditoría independiente para saber en realidad qué pasó, qué falló, más allá de lo anecdótico. Por la importancia del tema, para prevenir futuras situaciones como la actual, esa auditoría debería llevarla a cabo el Congreso de la Unión, a través de alguno de sus órganos fiscalizadores.

Por los informes oficiales parece que el peligro de la epidemia se está controlando y reduciendo. Por lo tanto, de inmediato el gobierno debe atender la “pandemia económica” que estamos sufriendo y que sin duda se agravará, pues ya antes del virus la situación era difícil. Será necesario que el gobierno dé muestras de estar haciendo algo más que aplicar acciones aisladas, como las que estamos viendo.

La economía mundial está en receso y con un futuro negro. Las noticias de la quiebra de la automotriz Chrysler y la posible de General Motors dejarían sin empleo a más de 60 mil personas; en España la situación es grave con 4 millones de personas en desempleo, algo nunca visto desde que llegó la democracia. Así podemos continuar con datos alarmantes, sobre todo porque de todos ellos lo que resulta es el incremento de la pobreza por desempleo.

La economía mexicana, que según el FMI este año iba a tener la mayor caída en el continente, ahora seguro estará peor, no con 3.7% de contracción como previó el fondo, sino, según diversos consultores y bancos, estará rondando entre 4.5% y 5.5%, consecuencia de la contingencia sanitaria que se juntó a la brutal caída de la economía estadounidense que en el primer trimestre y por segunda vez consecutiva cae más de 6%.

En un país como el nuestro, donde no existe el seguro de desempleo, tendremos una situación no vista en muchos años con miles de personas buscando ingresos para mantener a sus familias, porque han quedado desempleados o llegaron a la edad para tener empleo y no lo consiguen. Sólo en este último caso hay un millón de jóvenes anualmente. Con el fracaso de la política económica del pasado régimen panista y lo que va de éste, las cifras son preocupantes.

Es más, al igual que se hizo con la epidemia, el gobierno debería tener ya un gabinete de crisis que proponga acciones en materia económica y de empleo; medidas no sólo para salvar a los empresarios, sino fundamentalmente el empleo de millones de personas y generar nuevas oportunidades. El gobierno deberá destinar recursos para establecer un seguro de desempleo inmediato que por lo menos garantice que miles de familias puedan comer.

Esta pandemia económica puede ser responsable de la muerte de más personas que la causada por el virus; debido a la situación crítica de muchas familias y que llegado a un punto límite, se convertiría en un problema social gravísimo que, si no se atiende a tiempo, puede provocar situaciones supuestamente resueltas hace muchos años. El tiempo está corriendo.

Analista político y economista
28 Abril 2009 03:04:30
Pensar lo que se dice
En los momentos de crisis, como los que vivimos, es cuando se demuestra de qué están hechos los gobernantes y sus colaboradores. En el caso mexicano estamos contemplando un verdadero desastre en las declaraciones de algunos de los secretarios de Estado que, por lo visto, están más nerviosos que la gente común.

Un ejemplo de ello lo vimos en vivo y en directo en la conferencia de prensa del sábado pasado, cuando corroboramos lo que muchos hemos dicho en cuanto a que no estaban a la altura de la responsabilidad que tenían, en tiempos de paz. Ahora que estamos en este inmenso problema ¡peor!

¿De dónde saca el secretario de Economía que el gabinete económico tiene facultades para suspender las actividades económicas y gracias a ello deciden brillantemente no suspenderlas? Y agrega el inefable secretario —autor de varias ocurrencias únicas desde que lo nombraron y empezó a hablar en público— que “únicamente se atenderá el problema en términos generales”. ¿Qué significa atenderlo en esos términos? Quizá algún día nos lo pueda explicar, pues la realidad es que debe atenderse con toda atención y precisión, si la cosa es tan grave como parece.

Según este secretario, la economía no se verá afectada por la epidemia. ¿Qué entenderá por afectación? ¿Qué no está afectada ya con el cierre de empresas dedicadas al cine y el teatro, las discotecas, espectáculos como el futbol e incluso las escuelas particulares? Lo anterior, sin considerar la baja de ventas en los comercios. Si la situación ya era delicada, con esta epidemia será mucho más difícil la recuperación económica del país.

Tampoco entendemos la posición de la Secretaría del Trabajo “rogando” a los patrones que sean sensibles. Un servidor público de un Estado laico no está para rogar a los patrones, sino para utilizar los instrumentos del Estado en situaciones de emergencia. Por lo visto y escuchado, al gobierno no le preocupa mucho la transmisión de la influenza en las empresas, pues hasta ahora ha sido ambiguo en cuanto a las medidas a tomar.

No es lógico que las escuelas cierren y las empresas con grandes contingentes de trabajadores, por ejemplo la industria textil, sigan trabajando normalmente, igual que las de muchas otras ramas de la producción a las cuales no se les tocó. ¿Hay o no hay una emergencia? Se debe actuar en consecuencia, sea quien sea, y no irse por lo más fácil y quizá espectacular, como es el sistema educativo. En el productivo también puede haber contagios y de mayor proporción.

Por cierto, el Consejo de Salubridad General no es órgano consultivo, como expresó el Secretario de Salud, sino la segunda autoridad sanitaria del país según la ley.

Lo más recomendable sería una sola voz responsable por todo el gobierno y no los desfiguros que hacen varios de los principales colaboradores del Presidente de la República que, con estas acciones, poco le ayudan en su esfuerzo de convencer a la población de que el problema se está controlando.

Una vez más deberían tomar en cuenta la máxima de “no hay que decir lo que se piensa, sino pensar lo que se dice”.

Analista político y economista
21 Abril 2009 03:44:34
Regular el cabildeo
Han pasado más de 100 días de la toma de posesión del presidente Obama en Estados Unidos y su halo sigue impresionando al mundo. Sin duda, la salida del fascista señor Bush fue benéfica pero se necesita más que las buenas promesas.

Podemos decir que su visita a México se parece a una gran película de hace años, filmada en España durante la dictadura de Franco, llamada Bienvenido, Mr. Marshall, en alusión al plan lanzado por los estadounidenses al finalizar la Segunda Guerra Mundial para apoyar a Europa. En esa película se ve a un pobre pueblo español preparándose para la llegada del señor Marshall, que les resolvería todos sus problemas. Todo el pueblo se vuelca a embellecer sus calles y edificios, pero cuando llega la comitiva sólo pasa de largo por la calle principal ante la mirada atónita del pueblo. Algo parecido sucedió aquí la semana pasada.

En su país el presidente Obama ha lanzado varias iniciativas interesantes. Una de ellas se refiere al cabildeo, que tan jugosas ganancias genera, tratando de limitarlo; incluso en su programa de radio y videoconferencia semanal de finales de febrero afirmó que sabe que lo van a combatir y que él está preparado.

En Estados Unidos la labor de cabildeo se ha convertido en un negocio corrupto e insostenible que, seguramente con o sin la mención del presidente, ya llegó a una situación límite. Quienes participan en el gobierno, al salir o antes de renunciar, forman su compañía y con las relaciones que tienen se dedican a hacer fortunas ilimitadas. Aceptan trabajar y un pago regular del gobierno porque saben que en un máximo de cuatro años empezarán a enriquecerse.

El mejor ejemplo fue al término de la era Clinton, cuando 280 de sus colaboradores se convirtieron en cabilderos, sumándose a los más de 300 de la era de Bush padre. Es decir, es el mejor trampolín para ganar dinero. Así, funcionarios y congresistas se han convertido en las estrellas del cabildeo; representan los más diversos intereses económicos y aprovechando sus relaciones aceleran o detienen recursos económicos y leyes en su beneficio.

En nuestro país estamos iniciando un proceso similar, sobre todo ahora que la administración pública ha dejado de ser un espacio por el que se luchaba y daba orgullo ser miembro de ella. Cada día vemos más personajes que entran y salen por la puerta de atrás, hacia despachos que se dedican a acciones de cabildeo sobre la base de las relaciones establecidas durante su paso por el sector público, al que consideran un escalón más en su vida profesional; sobre todo aquellos egresados de las escuelas privadas de negocios que lo único que desarrollan bien es su propaganda.

La legislación mexicana debería considerar la experiencia estadounidense e impedir que esta forma de hacer dinero, tan usual en Estados Unidos, se convierta en una lacra, como ocurre hoy en aquel país. Estamos aún a tiempo. Si nos tardamos, sus intereses serán tan poderosos que, al igual que allá, será difícil combatirlos.

Analista político y economista
14 Abril 2009 03:35:25
¿Dónde está la ética?
Los nombres de candidatos a las elecciones para conformar la Cámara de Diputados, la Asamblea Legislativa y las delegaciones del Distrito Federal siguientes son una clara demostración de la profunda crisis de valores morales o éticos, fomentada principalmente por los diversos partidos políticos.

Los partidos tiene la obligación de entregar al IFE su declaración de principios y demás documentos básicos, a los cuales supuestamente deben comprometerse los candidatos de cada instituto político.

Lo que estamos contemplando en varios casos es que los partidos han optado por hacer candidatos a personas que no son miembros de su organización, que han sido candidatos de otra e incluso de varias otras en elecciones anteriores. Con estos movimientos la ciudadanía desconoce en realidad cuál es la ideología —si es que tienen alguna— de los candidatos o el caso de ¡miembros de un partido que llaman a votar por otro!

También lo que estamos viendo es que se trata de una competencia entre los diferentes organismos políticos por hacer candidatos a personas que tienen una imagen pública digamos popular, por lo que andan en busca de artistas, deportistas, etcétera, o tratan de convencer a quienes en sus partidos de origen no los tomaron en consideración.

El caso más claro es el del líder sindical del IMSS, que siendo rechazado por el PRD, se la otorgó el PRI y finalmente prefirió aceptar la que le ofreció el PAN. ¿Podremos algún día saber cuáles son las preferencias ideológicas de dicho líder, más allá de sus ambiciones personales? ¿Los miembros de ese sindicato votarán por el partido que les diga el líder?

De igual forma se dan casos en los que se ha mencionado a precandidatos con un pasado dudoso, como haber sido dirigentes de organizaciones porriles. Y podríamos seguir ejemplificando con casos y casos que están apareciendo en los medios de comunicación todos los días.

¿Cómo se pretende que los mexicanos, fundamentalmente los jóvenes, crean en partidos políticos cuyos valores morales son dejados atrás en aras de conseguir votos, que indudablemente les proporcionarán ingresos y puestos, independientemente de los ideales que sostienen? ¿Qué significa hoy la política para los dirigentes de los partidos? Simplemente un mercado, podríamos decir “negro”, de votos y dinero, pues este es hoy el único valor que respetan.

Cómo votar por un partido político que entre sus candidatos tiene a ex miembros de otros partidos, artistas o deportistas que en su vida no han tenido una sola actividad política, únicamente porque tienen una imagen pública labrada no en la política, sino en sus actividades profesionales o generada por la cara, el copete, su físico o por la publicidad mediática.

Para el país el momento económico es grave, pero quizá es más profunda la crisis de valores que existe en la política mexicana y de la cual ningún partido ni el gobierno se preocupan ni se escapan. Como dice el rector de la UNAM, “el país no tiene quien le hable y menos quien le escuche”.

Analista político y economista
31 Marzo 2009 03:24:11
Cobros excesivos
Cada vez somos más quienes creemos que pagamos demasiado por algunos servicios que concesiona el gobierno de la República. De vez en cuando aparecen algunas notas en los medios de comunicación, pero al final no pasa nada.

Por ello resulta importante que el gobierno regule en definitiva la variedad de comisiones, plazos forzosos y requisitos adicionales que, entre otros, bancos, compañías telefónicas y de televisión exigen a quienes adquieren sus servicios. Lo fundamental para ellos es la mayor ganancia.

Una buena noticia es que, ante la inoperancia del gobierno federal para aplicar alguno de sus instrumentos, el Senado de la República —a través de su Comisión de Hacienda— aprobó una iniciativa para que sea el Banco de México el que determine las comisiones y tasas de interés y prohíba lo que ocurre actualmente: las comisiones que distorsionan las buenas prácticas bancarias, si es que aún existen. Asimismo, los bancos no podrán cobrar más de una comisión por un mismo acto, por la consulta de saldos ni por la devolución o rechazo de cheques.

Esperemos que esta iniciativa sea aprobada por el Congreso, pues sería una ayuda a los usuarios de la banca extranjera en México y para nada afecta, contrario a lo dicho por sus voceros, el desarrollo de sus actividades. Lo que sí les afectará es la entrada de dinero por la vía más fácil, que es el cobro exagerado de comisiones. Ello le permite, entre otras cosas, decir al señor Francisco González, presidente del grupo BBVA, dueño de Bancomer, que la utilidad de este banco representa cerca del 40% del total del grupo. Con la actual situación económica es un reconocimiento pleno de que las utilidades provienen en su gran mayoría de los variados cobros que ejercen.

Al igual que los bancos, habría que revisar otros servicios, como la telefonía y la televisión. Uno se pregunta ¿por qué para contratar alguno de ellos hay que hacerlo a un plazo forzoso de 18 meses; por qué no 12 o 24? ¿Por qué aparte de ello hay que pagar una fianza anual por los aparatos? Fianza que no se sabe con qué compañía y por qué monto. ¿Por qué se sigue permitiendo el redondeo? Y así podríamos continuar con un sinfín de porqués.

Es necesario que el gobierno tome cartas en el asunto e impida esta exacción a los clientes de esas compañías; todas ellas con la característica de ser concesionarias de un bien público, lo cual debería permitir a la autoridad regularlas de una forma, por lo menos, equivalente a lo que sucede en otras partes del mundo.

¿Para qué sirven la Condusef, la CNBV y la Cofetel, entre otras? Estas y otras comisiones gubernamentales han sido creadas principalmente para regular y proteger a los consumidores y hasta ahora los resultados han sido magníficas utilidades para las empresas y costos crecientes para los usuarios.

Hoy, ante la crisis económica, sería muy oportuno que, bajo el impulso que está dando el Congreso de la Unión, el Ejecutivo se contagiara y defendiera a millones de mexicanos usuarios de estos servicios concesionados, patrimonio de Nación y no de los empresarios.

Analista político y economista
17 Marzo 2009 03:11:47
Trasiego inmoral
Tuvimos en México a la señora Carla Bruni y a su esposo, el presidente de Francia, quien “vino, vacacionó y venció”, dejando al gobierno y a la Cámara de Senadores en ridículo, como hemos leído.

Este hiperactivo presidente tiene una pobre imagen en su país. Entre las muchas críticas que le hacen hay una que puede aplicarse a muchos gobiernos, incluyendo el nuestro: la referente a las idas y vueltas de altos funcionarios entre las actividades pública y privada, y que favorecen prácticas incompatibles con un Estado imparcial.

Según la revista Le Nouvel Observateur, “en Francia no existe empresa privada nacional o internacional que no tenga entre sus cuadros directivos a algún alto funcionario del pasado que utiliza sus conocimientos y en especial sus relaciones para favorecer intereses privados”.

Lo que argumentan esos personajes es que al dejar el servicio público deben vivir de algo, y qué mejor que esos puestos muy bien remunerados para desarrollar labores particularmente de intermediaros con funcionarios actuales, o sea, como grupo de presión.

En Francia se denomina “pantuflismo” al acto de pasar a los confortables puestos del sector privado a enriquecerse. El propio señor Sarkozy, que tiene una visión peculiar al respecto, se permitió declarar: “La República es el Estado imparcial y hay que pasar de la República de las connivencias a la República de las competencias”. Máxima que en los hechos ha incumplido.

También en Estados Unidos esos comportamientos son comunes. Hay decenas de personas que han transitado de lo privado a lo público y viceversa, como los señores Rubin y Paulson, que de secretarios del Tesoro con los señores Clinton y Bush pasaron a desempeñarse en la hoy tan prestigiada banca estadounidense. Incluso en el gabinete actual el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, fue cabildero de la correduría Goldman Sachs.

Uno de los hechos más lamentables para la administración del señor Obama fue cuando propuso como secretario de Salud a Thomas Dashle, quien renunció por supuestos problemas fiscales, cuando el motivo real era haber ganado millones de dólares cabildeando para empresas farmacéuticas a las que ahora debía supervisar.

En México llevamos varios años viendo esos casos, especialmente con miembros del Congreso y funcionarios hacendarios que antes, durante y después de sus encargos han litigado asuntos para empresas particulares, enriqueciéndose sin el menor rubor y algunos argumentando con gran cinismo que no hay contradicción.

La legislación mexicana es muy laxa en estos casos y más aún con la ineficiencia demostrada por el dizque órgano de control federal.

Nuestro país tiene que avanzar y eliminar la práctica de designar en altos puestos a los amigos —muchos sólo han laborado en el sector privado—, sin tomar en consideración los requerimientos para ser funcionario, porque esos amigos han demostrado su incapacidad y mantenerlos le está saliendo muy caro al gobierno actual y al país.

Analista político y economista
10 Marzo 2009 03:33:53
Negociantes de la educación
El mes pasado, el Diario Oficial de la Federación publicó un aviso que a la letra dice: “Se da a conocer el proyecto de autorización para la constitución de una cámara de industria específica con circunscripción nacional que represente al sector de la educación superior particular”. Según la gran Secretaría de Economía, la Federación de Instituciones Mexicanas Particulares de Educación Superior, AC (FIMPES), solicitó la autorización para cumplir con la Ley de Cámaras Empresariales.

Más claro ni el agua, como decían antes. Por fin estos negociantes de la educación se desenmascaran ahora pretendiendo conformar una cámara empresarial para defender sus derechos; no sabemos claramente ante quién, si ante la Secretaría de Economía o ante la disminuida de Educación.

Hay varias observaciones a tal petición: la primera, que estos comerciantes —porque industriales no son— están en su derecho de asistir a la Secretaría de Economía para buscar mayores beneficios a los que tienen. En segundo, sería conveniente que la FIMPES aclarara lo de “instituciones mexicanas”, porque varias de sus empresas hoy son parte de fondos de inversión estadounidenses.

Quizá habría que revisar la legislación, no vaya a ser que pase lo mismo que con Banamex aunque, para su tranquilidad, cuando se haga la consulta sobre si un organismo extranjero puede ser dueño de 100% de instituciones de educación superior en este país, lo resolverán quizá en 2015.

También sería interesante conocer la opinión de la SEP, aunque si nos atenemos a los recientes actos pareciera que está muy de acuerdo con los negociantes privados, al punto de querer igualar la FIMPES con la ANUIES.

Es otro de los grandes errores que este gobierno está cometiendo en la educación superior. Porque si cree que apoyando a estos negociantes —antes encubiertos y ahora claramente a la luz pública— en su solicitud de inscripción como cámara empresarial podrán convertirse en un contrapeso de las instituciones públicas, está equivocándose.

Interesa asimismo ver la posición de las escuelas confesionales al pertenecer a una cámara empresarial, perdiendo la careta de preocupación por la educación de los jóvenes, más allá de las barbaridades del señor cardenal cuando, en el curso de este mes, pidió “no permitir que otras instancias asuman la función de los padres en la educación de sus hijos”.

El país en muchos aspectos está en un punto crucial. La educación es uno de ellos. En la media superior y superior pública el gobierno debe ser claro, pero hasta la fecha los discursos de sus funcionarios son contradictorios.

Deben entender de una vez por todas —por encima de sus creencias y obligaciones dominicales— que la educación es un derecho humano y un bien público social, por lo que los estados tienen el deber fundamental de garantizar este derecho, tal como lo establece la UNESCO, y que por supuesto no es un negocio que da utilidades monetarias a los particulares.

Analista político y economista

24 Febrero 2009 04:10:17
¿De qué se trata?
No hay duda de que en estas difíciles horas para el país el Ejército mexicano está dando, como siempre, muestras de su patriotismo y entrega a las mejores causas; por ello hay que apoyarlo de la mejor manera.

Pero el gobierno federal está cometiendo un error al anunciar el pasado 19 de febrero en Monterrey que “ha ordenado la creación de un programa integral de becas para que el gobierno federal cubra 100% de las colegiaturas de bachillerato o universidad a todos los hijos de militares, ya sea en planteles públicos o privados”.

Con este ofrecimiento el gobierno federal abre la puerta al financiamiento público de las escuelas particulares, que en su gran mayoría son de órdenes religiosas o empresas comerciales —incluyendo fondos de inversión estadounidenses— cuyo único objetivo es obtener el mayor rendimiento de su inversión.

Seguramente están muy contentos con el anuncio del Presidente, ya que desde hace años ha sido el anhelo de varios de ellos, plasmado en su propuesta de bonos educativos o vouchers, como se conocen en varias partes del mundo y que, por cierto, han sido un fracaso educativo.

Sería muy conveniente tener algunas aclaraciones: estamos hablando de desvío de fondos públicos para financiar la educación privada y, ya que este programa de becas no está en el Presupuesto de Egresos autorizado para 2009, sería bueno saber de dónde van a salir los recursos, porque sería lamentable que se redujeran los que el gobierno da a la educación superior pública para entregarlos a las empresas educativas.

Otro asunto es saber si alguien en el gobierno ya hizo las cuentas sobre los costos de la educación pública en relación con la privada. En el primer caso el promedio de cobro de colegiaturas o cuotas es de mil pesos al año, mientras que el promedio de las privadas, incluyendo las patito, es de 5 mil pesos mensuales. Este gobierno, con la situación económica actual, ¿está dispuesto a despilfarrar sumas millonarias para engrosar las utilidades de las escuelas particulares?

¿Habrán analizado el hecho de que lo que cobran por colegiatura mensual por alumno algunas de esas empresas rebasa la cantidad que reciben muchos soldados como haberes al mes? ¿Por qué, si hay que apoyarlos, no se dan los recursos a la familia para mejorar la situación de todos sus miembros? ¿Por qué no se les ofrecieron lugares en algunos de los planteles que este gobierno ha construido y va a construir? Se habla de cerca de 300 planteles de bachillerato y universidades donde sin duda los hijos de los militares podrían asistir.

Aunado a ello, sería de justicia apoyar a otras fuerzas federales y estatales que también están sufriendo el embate de los narcotraficantes y nada se les ha ofrecido hasta ahora.

¿Por qué antes de anunciar apuradamente algo nuevo no estudian cuál sería la mejor manera de apoyar la educación de los hijos de los militares y no dar la apariencia de que se trata de financiar a los que se dedican a comerciar con la educación?

Analista político y economista
10 Febrero 2009 04:10:52
Modelo acabado
A raíz de la crisis mundial y las acciones que algunos países están tomando ante la desesperación por la pérdida de empleos y la reducción en el crecimiento, ha vuelto a surgir el dilema de la globalización, la apertura comercial y sus beneficios. Incluso ahora salen algunos trasnochados a hablar de “capitalismo bueno” y “capitalismo malo”, como si eso fuera posible; como si la norma del sistema no fuera la maximización de los beneficios por encima de los intereses del ser humano. Si no, que pregunten a los honorables banqueros de todo el mundo.

Las alarmas sonaron porque en el paquete de estímulos que se discute en el Congreso estadounidense había una cláusula que estipulaba que para recibir los beneficios había que comprar productos hechos en ese país. Ante las protestas mundiales la han modificado un poco, agregando que se debe cumplir con las obligaciones internacionales contraídas.

Pero lo que sucede va más allá de las disposiciones sujetas a la aprobación del Congreso estadounidense. Muchos países ya están tomando medidas proteccionistas. Por ejemplo, en Francia el presidente Sarkozy aclaró que las ayudas a su industria automotriz son para que se gasten en Francia; los indios cerraron la frontera a los juguetes chinos por varios meses; los rusos elevaron las tarifas arancelarias a los automóviles importados; en Inglaterra se ha presentado un grave caso de xenofobia: los trabajadores han realizado algunas huelgas locas aduciendo que los empleos británicos son para los nacidos en ese país.

Podríamos seguir con ejemplos en todos los países que tienen fabricación nacional de automóviles o bancos, sectores a los cuales se les ha hecho ver, por escrito o verbalmente, que las ayudas gubernamentales los obligan a gastar el dinero internamente.

Estas noticias son muy graves para los amantes del libre comercio, la Ronda de Doha y la globalización. Incluso la revista The Economist en su último número arremetió contra los proteccionistas y se dio el lujo de “instruir” al presidente Obama para que vete el paquete de estímulos si no se quita la cláusula mencionada.

El gran problema es que todavía no se dan cuenta de la magnitud de la crisis, que no sólo es financiera sino del sistema económico que ya no da más de sí. ¿Cómo harán para dar empleo a los millones de jóvenes que por primera vez intentan entrar al mercado de trabajo y a los miles que a diario están despidiendo en todo el mundo?

Pretenden salir de esta crisis con los mismos trillados instrumentos del libre mercado y la globalización. ¿Cuántos automóviles se podrán comprar actualmente en el mundo para garantizar el empleo en las armadoras? ¿Cuántas personas podrán adquirir un crédito para construir sus casas y así desarrollar la industria de la construcción? Y así podríamos seguir con las preguntas.

Los estados nacionales podrán gastar cifras multimillonarias pero no saldrán de la crisis si no es con una nueva mentalidad acerca del crecimiento económico, la distribución de la riqueza y la igualdad como los pilares del desarrollo de una sociedad armónica.

Analista político y economista
03 Febrero 2009 04:30:13
Equipo incapaz
En tiempos de crisis es cuando mejor se conoce si los gobiernos están a la altura de las circunstancias. Lo que estamos viendo del gobierno mexicano deja mucho que desear.

No se ve un equipo homogéneo con dirección clara. Varios secretarios de despacho parecen no tener la menor idea de cuál es su responsabilidad en el momento crucial que estamos viviendo. Toman decisiones o proponen soluciones que son ampliamente rechazadas, por no ajustarse a la realidad y por causar conflictos mayores que se hubieran atendido o, si ello no fue posible, por lo menos hacer entender con claridad a la población las causas. Pero la realidad es que esto no sucede, ni se les ocurre.

Un ejemplo claro es la Secretaría de Agricultura, donde se están acumulando los problemas: primero, las absurdas declaraciones de los aumentos del diesel marino, hasta que las movilizaciones los obligaron a modificarlos y proponer algo que si se hubiera hecho desde el inicio del conflicto quizá hubiera dejado satisfechos a los pescadores. Ahora nadie está contento.

Otro problema latente en esa secretaría es la definición del ingreso objetivo mínimo para los diferentes productos agrícolas. De nueva cuenta tuvieron en contra a las organizaciones campesinas, a los propietarios e incluso a los secretarios estatales de desarrollo agropecuario. En suma, a todos. Por eso es que cada día las movilizaciones aumentan, al igual que es mayor la incapacidad de los funcionarios para resolver los problemas que se les presentan.

En un tema tan importante hoy como es el económico, hemos visto las discrepancias entre el secretario de Hacienda y el gobernador del Banco de México sobre las previsiones para nuestra economía durante este año.

Por desgracia, seguramente las más reales son las del gobernador del banco central, pero provocan desasosiego en todos los sectores económicos; incluso el Presidente intervino con una declaración desafortunada. Por su parte, el secretario de Economía está borrado de la escena, pues su único mérito para ocupar esa cartera es su amistad con el Presidente, y hemos visto cómo incluso los empresarios no le reconocen autoridad ni capacidad.

En el caso de la renunciada o despedida subsecretaria de Comunicaciones, el asunto es ya escandaloso pues, según se ha mencionado, implica hasta escuchas ilegales con el objeto de denostar y defenestrar al secretario.

Pero ahora que se ha ido aparecen irregularidades de cuando fue responsable del sistema postal. Seguramente la Secretaría de la Función Pública estará actuando, o eso esperamos, pues es otra dependencia que tampoco ha estado a la altura.

Podríamos continuar ejemplificando, pero lo urgente es el trabajo de equipo, en el que los secretarios actúen de manera conjunta para demostrar a la población que hay rumbo, más allá de campañas mediáticas que cada vez más gente no cree. Prueba de ello son las movilizaciones cada día más grandes en varias partes del país. O demuestran capacidad o mejor que renuncien. O los renuncien.

Analista político y economista

27 Enero 2009 04:36:25
Afores y desinformación
Muchas veces nos encontramos con desorden en la información que recibimos del gobierno, quedando la duda sobre lo que sucede. Pero hay una que debería ser muy precisa, la referente al caso concreto de las afores.

Según hemos leído en EL UNIVERSAL, los más de 39 millones de trabajadores perdieron 55 mil millones de pesos en rendimientos en 2008, pero también se ha informado que las empresas financieras privadas que gestionan esos fondos —en las que obligatoriamente cada trabajador tiene que estar afiliado a una de ellas— ganaron, sólo en el segundo semestre, más de 8 mil millones por comisiones de la gestión de esos fondos.

Hay que tomar en cuenta que las comisiones de las afores hasta el año pasado no estaban reguladas y el Congreso reformó la ley. Cuando supieron que la reforma limitaba sus ingresos, aumentaron “desaforadamente” sus comisiones, tanto que para los bancos el rendimiento ha sido magnífico. Seguramente parte de esas comisiones, arrebatadas a los trabajadores, han ido a parar al extranjero, a manos de los dueños de los bancos establecidos en México, para paliar la codicia y el fracaso del sistema financiero mundial.

El manejo de plusvalías y minusvalías, como las denominan los burócratas financieros, ha impactado negativamente el patrimonio de miles de trabajadores, a los cuales se les vendió éste como el maravilloso sistema que garantizaba una jubilación más que digna. La realidad está demostrando que no es así.

Esta pérdida del patrimonio familiar es la mayor habida desde la creación de las afores en 1997. Llevamos más de 10 años con este sistema y las dudas sobre él siguen.

Los fraudes cometidos por los operadores bancarios cambiando de afore al trabajador, sin su autorización, la dificultad de millones de ellos para entender cuáles son las diferencias entre una y otra afore o la tardanza con la que reciben sus estados de cuenta son algunos ejemplos que llevan a concluir que este sistema ha beneficiado exageradamente a los banqueros. Incluso hemos visto que su gran paradigma, el sistema chileno, está haciendo agua y las quejas de los trabajadores de allá son similares a las de México.

Decíamos al principio que hay un desorden en la información. El mejor ejemplo es que, según hemos leído, a mediados de enero la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro anunció que la tendencia negativa se ha revertido, y que para el 15 de este mes se registró una ganancia de cerca de 20 mil millones. Esta comisión dice que es una muestra de ¡la evolución positiva de los mercados financieros!

Es necesario, por el bien de todos, que el gobierno les diga a los organismos encargados de manejar el patrimonio de los trabajadores que lo hagan de una manera sencilla, transparente y periódica. Los responsables de las afores y las siefores deben entender que manejan recursos ajenos, no un patrimonio de ellos y, aunque tengan autorización de hacerlo, deben realizarlo con cuidado y esmero.

Analista político y economista
30 Diciembre 2008 04:28:48
Fracaso del ISSSTE
Afortunadamente, parece que por el momento han suspendido la profusa, difusa, arrogante y ridícula campaña que las autoridades del ISSSTE —seguramente contratando a una empresa privada, como es la moda panista— han recetado a los trabajadores al servicio del Estado para tratar de convencerlos de las magníficas oportunidades y beneficios que tendrán al aceptar el nuevo sistema de pensiones que se les ocurrió.

En aras de la transparencia sería muy conveniente saber cuál ha sido el gasto real en esta desastrosa campaña, en la que cada trabajador ha recibido entre tres y siete comunicaciones en magnífico papel, con excelentes colores pero muy poco comprensibles.

Seguramente los más felices con todo esto han sido las autoridades del Servicio Postal Mexicano porque les habrá redituado ingresos extraordinarios que, por cierto, según informan los medios, ha sido un fracaso que en cualquier parte del mundo llevaría a la renuncia de los responsables.

Según han comentado representantes de los trabajadores —porque la autoridad responsable hasta el día de hoy no se ha referido al respecto—, sólo 15% de ellos han aceptado el nuevo sistema, lo cual una vez más obligó a las autoridades a extender varios meses más el plazo para incorporarse al mismo.

Se argumenta que una de principales causas es que las dependencias gubernamentales no han cumplido con la obligación de integrar los historiales laborales de los trabajadores, lo cual puede ser real ya que es conocido el desorden que hay en muchas de ellas. Pero a la vez es muestra de la poca solidaridad de los funcionarios gubernamentales en un tema tan importante para la administración federal.

También hay que reconocer la astucia de los sindicatos que están en contra del nuevo régimen, pues simple y llanamente le ganaron la partida al gobierno ya que, como en cualquier tema cuando se ofrecen dos opciones, a quien no decide se le incorpora automáticamente al nuevo sistema. Pero acá ha sido al revés, que es el revés del Pensionissste.

Aunque den más y más plazos, la partida la tienen perdida. Ahora tendrán que sobrevivir por muchos años con dos sistemas, volviendo más compleja su operación. Este fracaso, del cual por cierto ahora no hay comunicación alguna a los trabajadores, es una muestra más de la incapacidad de este gobierno para convencer a los mexicanos de lo que en el papel parecen muy buenas opciones, pero que en la realidad dejan mucho que desear, por más millones de pesos que gasten en difusión y en “columnas políticas y económicas”.

Y para mostrar lo anterior está el dato de que a dos semanas de cotizar en la bolsa, el Pensionissste fue la penúltima afore en cuanto a rendimiento. Qué buen inicio para convencer al 85% de los trabajadores que faltan por decidir. Incluso, expertos del tema mencionan que la nueva Ley del ISSSTE va a resultar más cara que la anterior.

Sería recomendable decirles a los funcionarios del ISSSTE antes de que se vayan —se menciona que están interesados en otras cosas— que no vuelvan a enviar propaganda que parezca ofertas de viaje a Disneylandia. Y que reconozcan que no pudieron.

Analista político

30 Diciembre 2008 04:28:31
Fracaso del ISSSTE
Afortunadamente, parece que por el momento han suspendido la profusa, difusa, arrogante y ridícula campaña que las autoridades del ISSSTE —seguramente contratando a una empresa privada, como es la moda panista— han recetado a los trabajadores al servicio del Estado para tratar de convencerlos de las magníficas oportunidades y beneficios que tendrán al aceptar el nuevo sistema de pensiones que se les ocurrió.

En aras de la transparencia sería muy conveniente saber cuál ha sido el gasto real en esta desastrosa campaña, en la que cada trabajador ha recibido entre tres y siete comunicaciones en magnífico papel, con excelentes colores pero muy poco comprensibles.

Seguramente los más felices con todo esto han sido las autoridades del Servicio Postal Mexicano porque les habrá redituado ingresos extraordinarios que, por cierto, según informan los medios, ha sido un fracaso que en cualquier parte del mundo llevaría a la renuncia de los responsables.

Según han comentado representantes de los trabajadores —porque la autoridad responsable hasta el día de hoy no se ha referido al respecto—, sólo 15% de ellos han aceptado el nuevo sistema, lo cual una vez más obligó a las autoridades a extender varios meses más el plazo para incorporarse al mismo.

Se argumenta que una de principales causas es que las dependencias gubernamentales no han cumplido con la obligación de integrar los historiales laborales de los trabajadores, lo cual puede ser real ya que es conocido el desorden que hay en muchas de ellas. Pero a la vez es muestra de la poca solidaridad de los funcionarios gubernamentales en un tema tan importante para la administración federal.

También hay que reconocer la astucia de los sindicatos que están en contra del nuevo régimen, pues simple y llanamente le ganaron la partida al gobierno ya que, como en cualquier tema cuando se ofrecen dos opciones, a quien no decide se le incorpora automáticamente al nuevo sistema. Pero acá ha sido al revés, que es el revés del Pensionissste.

Aunque den más y más plazos, la partida la tienen perdida. Ahora tendrán que sobrevivir por muchos años con dos sistemas, volviendo más compleja su operación. Este fracaso, del cual por cierto ahora no hay comunicación alguna a los trabajadores, es una muestra más de la incapacidad de este gobierno para convencer a los mexicanos de lo que en el papel parecen muy buenas opciones, pero que en la realidad dejan mucho que desear, por más millones de pesos que gasten en difusión y en “columnas políticas y económicas”.

Y para mostrar lo anterior está el dato de que a dos semanas de cotizar en la bolsa, el Pensionissste fue la penúltima afore en cuanto a rendimiento. Qué buen inicio para convencer al 85% de los trabajadores que faltan por decidir. Incluso, expertos del tema mencionan que la nueva Ley del ISSSTE va a resultar más cara que la anterior.

Sería recomendable decirles a los funcionarios del ISSSTE antes de que se vayan —se menciona que están interesados en otras cosas— que no vuelvan a enviar propaganda que parezca ofertas de viaje a Disneylandia. Y que reconozcan que no pudieron.

Analista político

16 Diciembre 2008 04:32:40
Falta de liderazgo
En un artículo reciente, publicado en un diario español, el señor Julio María Sanguinetti expresaba sus opiniones sobre la falta de liderazgo de los políticos hoy en el mundo. Decía que cuando hay una crisis el pueblo voltea hacia ellos para ver si encuentran las respuestas adecuadas, y hasta ahora no se han obtenido.

Hemos visto que la reunión del famoso G-20, del cual México forma parte, no trajo ninguna propuesta real de solución. Tienen un grave problema: hasta ahora quieren hallar las respuestas dentro de las leyes del mercado, y hoy se ha demostrado fehacientemente que esto ya es imposible.

No digamos en Estados Unidos, donde el desprestigio del presidente Bush y la llegada de el señor Obama tampoco han traído la calma a los llamados mercados, pues la crisis es de tal magnitud que se necesitan herramientas que hasta la fecha no se han atrevido siquiera a mencionar, como sería la nacionalización de diversas áreas de la economía; hoy claramente los bancos y quizás pronto la automotriz.

En Europa, a pesar del hiperactivismo del presidente francés, no han podido llegar a acuerdos en cómo salir avante y los países están tomando sus propias decisiones al margen de la Unión Europea que, cuando hay crisis, ya vemos para qué sirve.

En nuestra América Latina el único que está haciendo algo es el presidente de Brasil, el señor Lula, que hoy por hoy es el líder en esta región, debido sobre todo a la incapacidad de los gobiernos mexicanos, desde hace varios sexenios, para mantener el liderazgo que tuvimos durante décadas. Hoy en el mundo somos un fantasma de lo que fuimos el siglo pasado.

Aquí nuestros dirigentes políticos no se dan cuenta y siguen como si nada pasara. Leemos las declaraciones alegres de que vamos a salir adelante, de que éste es el “régimen de la infraestructura”, cuando lo único que se ha hecho en el famoso programa es sumar todas las obras ya programadas, mientras tanto la situación del pueblo sigue empeorando.

Habría que mencionar que hay algunos gobiernos estatales que se están “poniendo las pilas”. Como el de Coahuila que, más allá de su absurda propuesta de la pena de muerte, se reunió con los sectores productivos y, amén de una serie de medidas concretas a desarrollarse en el estado —como el ahorro de cinco mil millones de pesos en medidas de austeridad—, ha propuesto al Ejecutivo federal algunas que hasta la fecha no se sabe siquiera si las han leído.

Vale la pena mencionar algunas que sería conveniente tomaran en cuenta: eliminar para 2009 el ISAN, para proteger el empleo en las fábricas de automotores tan golpeadas por la crisis en todo el mundo. Asimismo, ampliar la protección del IMSS de tres a seis meses para aquellos trabajadores y sus familias que pierdan el empleo.

En fin, se trata de algunas medidas concretas que, ante el pasmo en que se encuentra el Ejecutivo federal, sería conveniente analizar, así como también la sustitución de varios secretarios de despacho que no han estado a la altura de las circunstancias. La gente espera que el presidente haga algo, más allá de proteger a los amigos.

Analista político y economista

11 Diciembre 2008 04:57:28
No al juego
Uno de los grandes problemas que nuestro país ha tenido con los gobiernos panistas es su desconocimiento de la historia nacional, desde la conquista hasta nuestros días. Hay varias muestras de ello y una de ellas es el apoyo que han dado al establecimiento de casas de juego en todo el territorio vía la modificación de la ley vigente, con el beneplácito de varios de los partidos políticos representados en el Congreso de la Unión.

Un poco de historia ayudaría a saber, por ejemplo, que el juego era posible en México hasta la llegada al poder del presidente Cárdenas que, tomando en cuenta las circunstancias del momento, y sobre todo a quién beneficiaba, lo prohibió.

La embestida para permitir el juego ha estado presente en los últimos cuatro periodos presidenciales y ha sido hasta la llegada del panismo, a través del presidente desequilibrado, según el Vaticano, que bajo argumentos falaces se abrió la puerta y nuevamente se dio la posibilidad de tener casas de apuestas en este país.

Parte del asunto es que los interesados han sido y son poderosos hombres de negocios o políticos enriquecidos al amparo del poder. Incluso uno de ellos presume que desde 1916 está en el negocio del juego.

En casi todo el mundo ha sido demostrado que a los únicos que beneficia el juego es a los grupos mafiosos locales, que se convierten en los dueños de la región con base en el control de una de las actividades más difíciles de supervisar, como es el caso de los casinos y las apuestas.

Cada día que pasa nos enfrentamos a una mayor cantidad de anuncios y propaganda, sobre todo televisiva, sobre este tipo de negocios, incluso bajo el argumento absurdo y sexista de que las mujeres aburridas pueden cambiar su vida en el juego. Estos poderosos negociantes han recibido de manera poco clara autorizaciones para estas actividades.

En un país en el cada día hay un mayor predominio de los grupos de narcotraficantes, serán sin duda ellos los mayores beneficiados por estos establecimientos, especialmente a partir de la modalidad del gobierno federal que puede otorgar autorizaciones con la opinión de los gobiernos estatales e incluso de los municipios. Esto provocará, entre otras cosas, que muchos de los candidatos a diputados y alcaldes busquen negociar y solicitar el apoyo con el grupo dominante, ya sea mafioso o político, que ahora tendrá supuestamente una actividad legal, como es el juego.

Sin duda la falta de conocimiento de la realidad que manifiestan los diputados y la ignorancia del gobierno han permitido que el juego se extienda en México, en detrimento de los intereses de la sociedad. Con esta decisión una vez más se demuestra la altura del presidente Cárdenas, que con sensibilidad y visión impidió las casas de juego en México.

Todavía se está a tiempo de que tanto el gobierno federal como el Congreso de la Unión recapaciten en una de las decisiones que en este país hará, en primer lugar, a la gente más pobre y, en segundo, acrecentará el poder de los narcotraficantes y negociantes con apoyos políticos.

PD. A partir de la próxima semana, mi colaboración aparecerá los martes.

Analista político y economista

04 Diciembre 2008 04:20:45
Cobros y utilidades excesivas
Cada día son más las críticas de los partidos políticos, de las organizaciones de la sociedad, incluso del gobernador del Banco de México y, por supuesto, de los usuarios, sobre las excesivas comisiones que cobran los bancos por sus servicios. Pero, como las llamadas a misa, muy pocos las escuchan y, lo que es peor, las autoridades ni las toman en cuenta.

Hemos leído que los empleados de las filiales en México de bancos extranjeros están muy contentos con las utilidades que les reportan, de las cuales una buena proporción tienen su origen en los elevados cobros que hacen por cualquier servicio y que les han servido para enviarlas a sus matrices y salvar en parte los errores que han cometido. Por ejemplo, según los medios, Bancomer, filial de la española BBVA, ha reportado utilidades netas de 17 mil millones de pesos al término del tercer trimestre de este año.

Mientras tanto, a los que tienen cuentas en esos bancos, denominadas “maestras” o “productivas”, el interés que les reportan por mantener su dinero en ellas es como máximo de 1% anual, mientras que las comisiones que cobran por cheques expedidos y por retirar dinero en los cajeros automáticos van de los cinco hasta los 15 pesos. Y, desde luego, son muy rígidos con la expedición de cheques sin fondos suficientes y en estos casos cobran como mínimo mil pesos por cheque rechazado. Pero, eso sí, ellos no son sancionados por otorgar préstamos sin garantías suficientes, como ampliamente lo estamos corroborando.

Hay muy pocos países dentro de la OCDE, y quizá ninguno, donde los bancos se sirvan con cuchara tan grande en estos cobros como sucede en nuestro país. Y no sólo es el caso de los bancos. También ocurre en otros sectores, como el de la telefonía. Aquí obligan a estar cuando menos 18 meses cautivos a sus cuotas, además de cobrar anualmente una fianza. La pregunta es: ¿por qué el gobierno mexicano no pone un alto a esta generación de recursos sobre clientes cautivos?

Es decir, en México las empresas hacen lo que les da la gana en materia de cobros por comisiones, fianzas, etcétera. La mayoría afirma ser “socialmente responsables”. ¿Responsables? ¿De qué? Seguramente de rendir el máximo de utilidades a sus dueños, gran parte de ellas en manos de extranjeros, que lo único que buscan es la mayor exacción posible de los clientes mexicanos.

Tanto los bancos como las empresas de telefonía tienen una concesión gubernamental, por lo que deberían estar sujetas a reglas que buscaran la defensa de los usuarios y no dejarlas a la acción de la famosa “mano invisible”. La deuda en tarjetas de crédito será para nuestro país algo similar a las hipotecas en Estados Unidos, por lo que las autoridades deberían tomar al toro por los cuernos y regular de una vez por todas, por lo menos en el caso de los cobros excesivos.

Mientras se siga permitiendo la avaricia, manifiesta en materia de cobros por cualquier motivo, se seguirá drenando dinero de los mexicanos para los grandes empresarios nacionales y extranjeros.

Analista político y economista
20 Noviembre 2008 04:00:23
Negro porvenir
Como expresa un dicho popular, “el camino al cielo está lleno de buenas intenciones”, pero, agregaríamos, éstas no cotizan en las bolsas de valores. Por ello, después de la tan anunciada reunión del G-20 en la ciudad de Washington, los mercados financieros reaccionaron a la baja una vez más, pues en realidad no hubo alguna medida concreta. Habrá que esperar a la reunión convocada para enero próximo en el Reino Unido con la presencia del nuevo presidente estadounidense para que supuestamente se den acciones efectivas y creíbles.

Esta crisis es causada por los países desarrollados pero, como siempre, al final pagarán los países pobres. Muchos de éstos, que por cierto hicieron las cosas conforme al manual, se verán afectados, lo cual demuestra de nuevo que el actual sistema económico no sólo es aberrante, sino muy injusto.

El señor Bush se encargó de recalcar que “esta crisis no es el fracaso de la economía de mercado. Y la respuesta no pasa por reinventar el sistema”, en franca alusión los europeos, encabezados por el señor Sarkozy, quienes han reiterado que es necesario y urgente refundar el sistema.

Es más, el señor Phelps, premio Nobel de Economía 2006, ha dicho que “es absurdo hablar del fin del capitalismo, como dicen algunos europeos, ya que llevar una buena vida presupone un trabajo remunerado”. Sería conveniente que dicho premio Nobel se diera una vuelta y conociera a los millones de personas que en todo el mundo no pueden acceder a esa “buena vida”.

Una de las grandes y absurdas preocupaciones que tienen los defensores del sistema capitalista es que la intervención del Estado en la economía para paliar la crisis no sea un pretexto para llevar a sus países al socialismo, como si la intervención que están haciendo los gobiernos no fuera, en primer lugar, para proteger a los especuladores de toda ralea, empezando por los banqueros, y salvarles la cara ante los desmanes cometidos a ciencia y paciencia de los organismos reguladores nacionales y multilaterales.

Siguen insistiendo en que debe haber un compromiso con la economía global abierta, resaltando la importancia vital de rechazar el proteccionismo y comprometerse a no crear barreras a la inversión y el comercio durante los próximos 12 meses. Como si el problema no radicara precisamente en el cúmulo de barreras que existen, la mayoría de ellas impuestas por los países desarrollados para proteger a sus agricultores, industriales e incluso a sus honorables banqueros.

Ahora resulta que de pronto decidieron culminar la ronda de Doha en breve plazo, proponiéndola como la solución mágica que llevará de nuevo a la normalidad. Falta ver qué dicen los más de 100 países que conforman dicha ronda. Un mundo que ya se encamina claramente a la recesión ¿cómo va a hacer para abrir sus mercados? Todo es pura fantasía y declaraciones, algunas de ellas grandilocuentes, de los presidentes que asistieron.

Hasta ahora, Estados Unidos ha sido reacio a la intervención reguladora de los organismos internacionales, con el argumento de que esto sería ceder soberanía, y mientras tanto se llevan al baile al resto de los países.

Si de verdad se busca una solución que evite a las naciones este tipo de crisis, todas sin excepción deberían tener reglas claras; cosa que hasta hoy no se ha logrado porque los intereses nacionales siempre están por encima de los compromisos internacionales.

¿Cómo le van a hacer para cambiar un sistema que privilegia la ganancia, la obtención de las mayores utilidades aunque sea a costa de otros? Que ahora limiten su accionar significaría dejar de creer en el sistema y eso, como hemos visto, es imposible. Por ello es que la solución parte de ver hacia adentro, como por cierto hacen las dos grandes potencias, China e India. Situación que por supuesto no están dispuestas a perder en aras de solucionar los problemas ocasionados por los países desarrollados.

Con la recesión mundial desgraciadamente en México lo peor está por venir, por lo que hay que mirar hacia el mercado interno. Es una de las medidas que deben tomarse en un país con la mitad de la población en pobreza y donde falta todo: empleo, educación —en la que forzosamente hay que incluir a los más de 6 millones de analfabetas—, salud y en general desarrollo. Quizá no llegarán a tener la buena vida que tiene el señor Phelps, pero sí los mejore en la situación que los ha mantenido postrados por decenas de años.

¿Por qué no dicen nada los Chicago boys? Tan famosos en todo el mundo hace algunos años, cuando inició la supuesta modernidad del sistema y en realidad dio inicio la debacle que hoy nos tiene sumidos en el miedo y la recesión. ¿Por qué no reconocen que se equivocaron y que sus propuestas sólo beneficiaban a unos cuantos? A los de siempre, los dueños del dinero fácil, con la ayuda gubernamental.

Analista político y economista

13 Noviembre 2008 04:52:13
Persona ‘non grata’
Sorprende la falta de tacto político del gobierno mexicano al haber recibido al presidente de Colombia, señor Álvaro Uribe, cuyo gobierno asesinó a mansalva a cuatro ciudadanos mexicanos en una incursión militar a territorio ecuatoriano, denunciada por este último, rompiendo relaciones diplomáticas.

El señor Uribe no sólo no ha pedido disculpas, ha justificado tal asesinato. No contento con ello ahora, en visita a nuestro país, en una reunión con el siniestro personaje de la política mexicana, el señor Fox, se dio el lujo de inmiscuirse en asuntos de nuestro país, al opinar y preguntar sobre el Ejército Popular Revolucionario (EPR), a lo que el locuaz señor Fox se permitió afirmar que “son grupos muy pequeños y dispersos”, lo cual confirma su sensibilidad y alta capacidad en asuntos políticos.

A esa reunión, celebrada en Guanajuato, asistieron el gobernador del estado, su secretario de gobierno, miembros de la Coparmex y de un membrete —según se comenta, ligado al nefasto Yunque panista— que es encabezado por el señor Antonio Ortega, a quien el señor Uribe, después de darle un gran abrazo, le dijo que ellos eran “sus socios en el combate al terrorismo”, ni más ni menos. Tampoco se entiende la presencia del señor Uribe en Monterrey, en la llamada Cumbre de Negocios, donde estuvo al lado del gobernador y dirigentes empresariales. Ahora resulta que no sólo no protestamos por sus acciones belicosas, sino que nos dará tecnología para desarrollar proyectos en México.

Recientemente han salido a la luz las bestialidades cometidas por el Ejército colombiano en contra de su población. Hay cerca de mil denuncias por ejecuciones y desapariciones forzadas, todas ellas realizadas por elementos castrenses. El método era muy claro y creían que nunca se sabría: reclutaban jóvenes colombianos que, bajo el señuelo de encontrar trabajo, ingresaban a sus filas para después ser asesinados y presentados como combatientes de las FARC. El escándalo es de tal naturaleza que obligó al gobierno colombiano a realizar una purga de militares desde altos mandos.

Efectivamente y gracias a las recompensas existentes en ese país, cualquiera que mate guerrilleros obtiene jugosos ingresos, a partir de la vida de sus compatriotas. Ahora el señor Uribe les hace un llamado para que sigan combatiendo “con transparencia y respeto a los derechos humanos”, como lo hizo en la incursión a Ecuador, matando mexicanos.

El combate a la guerrilla no puede basarse en el asesinato de inocentes. Eso ha pasado y pasa en Colombia y de ninguna manera puede ser ejemplo de cómo contender con dicho fenómeno. Por ello, es lamentable que se haya recibido a ese señor en nuestro país, sin que tengamos la menor noticia de que se le haya cuestionado por los crímenes avalados por él.

Hay que estar muy atentos a lo que se quiera hacer en México en el combate a los fenómenos que violan nuestras leyes para nunca caer también en la violación de las mismas. Nos pasaría lo que actualmente sucede en Colombia, que no es ejemplo alguno para cualquier país que se llame democrático.

Si quiere lavar su imagen aquí, que primero pida disculpas y enjuicie a los militares que asesinaron a nuestros conciudadanos. Por eso reiteramos: el señor Uribe, presidente de Colombia, es una persona non grata en nuestro país.

Analista político y economista
23 Octubre 2008 03:35:01
Empleo y precios
Los gobiernos de casi todo el mundo rápidamente se han movilizado para salvar a sus bancos y empresas que le entraron a la especulación a costa de los ahorradores y los propios gobiernos. Algunos países por lo menos se han atrevido a pedir participación en los bancos o empresas apoyados; otros, como el nuestro, sólo han permitido la escandalosa pérdida de reservas internacionales, sin tomar hasta ahora alguna medida sancionatoria.

Se suponía que de este régimen panista hundido en la mediocridad se salvaba por lo menos su equipo financiero. A la postre resultó peor pues el daño que causan los secretarios de Agricultura o Economía es menor al generado por las autoridades hacendarias y monetarias. Sin embargo, siguen sonrientes como si no fueran en parte responsables de la debacle.

Hasta ahora toda la atención ha estado en el mundo financiero pero falta lo peor, que es el mundo del empleo y el ingreso. Esta semana leímos en las páginas de EL UNIVERSAL las declaraciones del director de la Organización Internacional del Trabajo, quien afirmó que como producto de esta crisis seguramente se sumarán a las filas del desempleo más de 20 millones de personas en el mundo, que el número de trabajadores pobres que viven —valga el eufemismo— con menos de un dólar al día aumentará en 40 millones y los que lo hacen con dos dólares aumentarán en 100 millones.

En nuestro país ya estamos viendo los resultados de la avaricia de empresas y bancos. Algunas de ellas se califican como “empresas responsables”; no sabíamos responsables de qué, ahora sabemos que de la más burda y clara especulación. El empleo formal no sólo no crecerá, sino que disminuirá, y el informal aumentará más, con las consecuencias en la generación de impuestos y la seguridad social para los más pobres. Pero si agregamos el continuo y permanente incremento de precios que se da en nuestro país, se prevé un coctel muy peligroso.

A las autoridades no se les ha ocurrido que los incrementos mensuales en la energía eléctrica y los semanales en las gasolinas pueden contribuir a encender una chispa de consecuencias inimaginables. En este tema están igual que en el combate al narcotráfico, al que se lanzaron sin plan ni conocimiento del enemigo; ahora con los aumentos de precios se lanzan igual, sin medir las consecuencias. Ya han pasado varios días desde que el país perdió más de 10 mmdd de sus reservas —producto de la labor de todos los mexicanos, no una prebenda entregada al gobierno para que hiciera lo que quisiera— y hasta ahora, más allá de declaraciones amenazantes hacia algunos empresarios, nada ha ocurrido.

Por cierto, en el tema de las reservas, como hemos mencionado algunos, sigue sin estar claro si el Presidente de la República dijo una cifra errónea el 8 de octubre cuando expresó que había más de 90 mil millones de dólares, mientras que Banxico publicó que había 86 mil millones. La diferencia no es mínima, alcanza cerca de 5 mil millones de dólares que Banxico ocultó o alguien dio mal la información. En aras de la transparencia, alguien debe aclarar cuál era la verdadera situación de las reservas el día que se le ocurrió a este gobierno regalar a los especuladores más de 130 mil millones de pesos en dos días. Si no lo hacen ahora algún día tendrán que hacerlo. En estos temas no hay, ni debe haber, vuelta de hoja. Son los recursos del pueblo.

Analista político y economista
16 Octubre 2008 03:34:27
Otra vez
En primer lugar sería conveniente que hicieran una precisión, sea a través de la Presidencia o del Banco de México, referida al discurso del Presidente el 8 de octubre en el que mencionó que las reservas internacionales ascendían a más de 90 mil millones de dólares. La cifra oficial de Banxico del 3 de octubre las establecía en 84 mil 116 millones de dólares. ¿Acaso crecieron en más de 5 mil millones de dólares en cinco días? Esto es importante pues no se sabe si mienten u ocultan la información el gobierno o el banco.

En segundo lugar, no hay que desgarrarse las vestiduras por lo que hicieron algunas compañías mexicanas y extranjeras. No es delito la especulación; es parte fundamental del sistema económico vigente, su norma de trabajo.

Claro que el secretario de Hacienda sabe quiénes son pues, parafraseando a Lenin, “caben en un sillón” los especuladores de hoy y de antes. No sólo las empresas productoras, seguramente los bancos también le entraron al juego de apostar contra el peso. Más aún con la presión de sus matrices para remitir la mayor cantidad de dólares o euros para salir avante de su crisis.

Este es el mejor ejemplo del resultado de la privatización bancaria: se demuestra que a los bancos establecidos en México les importa un comino el país, no más allá de cuánto dinero pueden sacar para quedar bien con las necesidades de sus matrices en España, Gran Bretaña o EU. Sólo en estos días el diferencial entre el precio de venta y de compra de la divisa estadounidense llegó a casi un peso por dólar, con lo cual la ganancia era excelente, especialmente para los bancos.

Lo que no se entiende es que las autoridades hacendarias y Banxico, conociendo a sus “clientes”, no les hubieran dicho claramente que entrarle al juego de la especulación les iba a costar muy caro. Tienen los instrumentos para presionar a los especuladores pero no los utilizaron. Para la salud, la educación y el combate a la pobreza, presupuesto reducido; para los especuladores, más de 8 mil millones de dólares en dos días. Qué mejor ejemplo para saber de qué lado está el gobierno, a quién defiende y protege. Los especuladores de las empresas y los bancos, legal o ilegalmente, pueden hacer lo que quieran; ya saben que al final el gobierno los va a sacar del hoyo, como ocurre aquí y en todo el mundo.

Esta crisis es la clara demostración de que la avaricia y la falta de regulación de las autoridades monetarias están a la orden del día. Hasta se podría hablar de una estrecha liga entre autoridades y especuladores. A todos los vemos muy contentos en las convenciones bancarias y muy juntos en las páginas de sociales. Por lo visto, están hechos los unos para los otros. Del otro lado, cientos de miles de mexicanos que todos los días trabajan arduamente para salir adelante. Como la especulación no es delito, no hay castigo. A menos que, como está apareciendo, hayan engañado a los accionistas y a las autoridades. Pero que no se preocupen, sobre todo en este país los ladrones de cuello blanco casi nunca ingresan en la cárcel.

Este gobierno le ha soltado a unos cuantos 8 mil millones de dólares a cambio de nada. En otros países también se han otorgado millones de dólares, pero por lo menos se han quedado con parte de las empresas. Una vez más a los especuladores les ha salido gratis. Por lo menos hasta ahora.

Analista político y economista

09 Octubre 2008 05:02:01
Sálvese quien pueda
En la actual crisis, cada día que pasa se confirma que ni los dirigentes políticos, los empleados económicos y tampoco la burguesía saben qué hacer, mientras se profundiza el desánimo, la duda y, sobre todo, la certeza de mucha gente de estar en manos de incapaces.

Uno de los mejores ejemplos lo ha dado ni más ni menos que la Unión Europea, región en la que se supondría existen las naciones donde las clases dirigentes son de las más avezadas. Sin embargo, perdieron un tiempo precioso cuando la crisis mostraba sus primeros estragos en EU, creyendo que no les iba a pasar nada o cuando menos que sus efectos serían leves. Cuando se dieron cuenta ya estaban metidos de lleno en el problema y con agujeros por muchos lados. Para variar, las acciones de pánico se materializaron en la “odiosa intervención del Estado o los gobiernos” para salvar a los bancos, en manos de particulares, que habían hecho lo que se les antojaba, con la complacencia de las autoridades regulatorias, pues la mano invisible del mercado resolvería todo.

Pero resultó ahora que la mano se volvió realmente invisible por, entre otras, una razón fundamental: la avaricia de los banqueros llegó a límites inauditos y era imposible que la economía los soportara.

El presidente de Francia y en turno de la UE, angustiado, comete el error de convocar a una reunión de emergencia, pero sólo a cuatro países europeos —Francia, Alemania, Italia e Inglaterra—, provocando el enojo de otros dirigentes de la región, como fue el caso del gobierno español. La reunión concluyó con “llamados a misa” sobre la transparencia necesaria, la ineludible obligación de hacer un nuevo acuerdo monetario y un reclamo urgente de honestidad y moralidad a los banqueros. No podría haber mayor cinismo en este llamado, cuando está firmado por uno de los mayores corruptos de Europa y ahora dirigente de Italia, una vergüenza para ese continente y sobre todo para su propio país.

Se suponía que con este llamamiento se calmarían los mercados. El único problema fue que al día siguiente la principal potencia económica de Europa anunció que garantizaba la totalidad de los ahorros en los bancos de ese país. De inmediato otros países comunicaron más o menos lo mismo, como Irlanda y Grecia, obligando en mayor o menor medida al resto de los países a aumentar la protección de los dineros de particulares en los bancos. Por supuesto los burócratas de Bruselas, sede de la UE, pusieron el grito en el cielo, pues ahora lo que tienen es un mayor desbarajuste que puede provocar la salida de capitales de un país a otro, a cualquiera que garantice de mejor manera los depósitos.

La ola llegó incluso a Estados Unidos, donde de emergencia han tenido que aumentar la garantía de los depósitos —de 100 mil a 250 mil dólares— para evitar la salida de pánico de los capitales. Ahora están metidos en una fuerte competencia por ver qué gobierno garantiza más y mejor, lo cual hará más difícil la recuperación y la salida de la crisis.

La gran lección es que al final no hay el menor respeto por los acuerdos comunitarios, sino que priva el “sálvese quien pueda” y según pueda. Y una vez más serán los países mejor dotados de recursos los que saldrán avante, como es el caso alemán, que lo está demostrando al llevar la batuta en el salvamento a sus bancos y garantizar los ahorros de sus ciudadanos.

Analista político y economista

02 Octubre 2008 03:28:00
Que se callen
Dada la situación económica en el mundo, no sabemos si hoy la Bolsa de Valores perderá más o recuperará algo, tampoco si en cualquier parte del llamado mundo desarrollado aparece otra institución financiera rescatada por, ni más ni menos, el odioso gobierno, para contribuir a paliar una crisis de mayor tamaño a la que estamos viviendo y de la que nadie se atreve a decir cuál será la mejor salida, si acaso hay alguna.

Por eso resulta lamentable —y muestra el tamaño de algunos de los secretarios de despacho de este gobierno panista— el caso del recién nombrado secretario de Economía, quien cuenta con amplia experiencia en la materia, sobre todo por su paso en la gerencia de la Unión Social de Empresarios Mexicanos.

El ilustre funcionario no ha dejado de abrir la boca y declarar, por ejemplo, según registra EL UNIVERSAL el pasado lunes, que “México tiene la capacidad para sortear las condiciones de inestabilidad generadas por la crisis financiera de EU” o, al día siguiente ante diputados, que “tomar medidas extraordinarias sería anticiparnos a algo que todavía no sucede”. También expresó que el tema de las tarjetas de crédito no se avizora como problema grave, a pesar de las altas tasas de interés que cobran por su uso. Quizá es el único miembro de cualquier Poder Ejecutivo en el mundo que hoy se atreve a decir tales barbaridades.

Sería conveniente que leyera, por ejemplo, las recientes declaraciones del señor Manuel Medina Mora, presidente del Citigroup para México, quien reconoce la existencia de un problema real con las tarjetas de crédito, explicándolo por el relajamiento de los criterios de otorgamiento en algunos bancos: si ya se contaba con una tarjeta bancaria de crédito, la competencia otorgaba otra sin el menor análisis de la situación económica de los clientes.

En tres años las tarjetas de crédito en México casi se han duplicado, superando los 26 millones, con un crédito promedio de 28 mil pesos, es decir, casi tres veces el salario del tarjetahabiente, según la Condusef.

Se menciona que la cartera vencida, más la ya castigada por los bancos ante la imposibilidad de cobrarla, conforma más de 15% de la cartera total de este tipo de crédito. Según datos publicados en los medios, el monto promedio de deuda de las familias en este instrumento está por encima de los 50 mil pesos y, ante la imposibilidad de liquidarla, como es el caso de muchos, los intereses llegan a más de 40%.

Incluso ya se habla de crear un “barzón de tarjetahabientes”, para desembocar en un Fobaproa que ayude a resolver el problema que, de acuerdo a lo que está ocurriendo, aumentará el número de tarjetahabientes que no puedan pagar ni el mínimo, entre otras cosas por el insultante cobro de intereses y comisiones que expolian a los mexicanos con la complicidad de las autoridades en la materia, y que han generado las grandes utilidades que los bancos extranjeros remiten a España, Inglaterra o Estados Unidos.

Este gobierno, además de los graves problemas que enfrenta en materia de procuración de justicia, en la situación económica tendrá esta bola de nieve que es la deuda por tarjetas y que provocará grandes tensiones sociales. Sería conveniente desde ahora ir analizando y buscando soluciones. Claro, para ello se necesita gente capaz y pensante, muy diferente al actual secretario de Economía. Con personas como él, el gobierno no convencerá de sus políticas a nadie.

Analista político y economista
25 Septiembre 2008 03:42:00
¿Dónde están?
Una de las consecuencias de esta crisis económica mundial ha sido el desenmascaramiento de muchos de los defensores, en algunos casos a ultranza, de las sacrosantas leyes del mercado. Hay casos que resultan ridículos, como es el del señor Felipe González rechazando el dogma neoliberal cuando como presidente de gobierno lo defendió, claro que con una rosa en la mano, y ahora critica el “capitalismo de cuates”, que por cierto era y es muy socorrido en España.

La gran pregunta que ronda es: ¿dónde están los defensores del libre mercado y comercio, esos que trataron de apabullarnos con teorías importadas vía sus posgrados en EU, ésos llamados aquí y en muchas partes los chicago boys? Por cierto, en la Universidad de Chicago gran parte del profesorado y los alumnos se niegan a que su biblioteca lleve el nombre de su premio Nobel, Milton Friedman. Así están las cosas en la metrópoli.

Pero ¿qué ha pasado en nuestro país en estos no 30 gloriosos años, como dicen los franceses, sino en los últimos 40 años, que además rememoran el movimiento estudiantil del 68 y la represión gubernamental? Muchos funcionarios de entonces, a pesar de que ellos o sus padres estudiaron en escuelas públicas, fueron a estudiar al imperio, trayendo consigo la “nueva economía” que dio pauta a la creación de escuelas privadas, que no universidades, donde imperan las enseñanzas pomposamente llamadas “modernas” de la economía.

Muchos de esos estudiantes regresaron y arribaron al gobierno. A partir de ahí inició la debacle que hoy vivimos en este país. Hace 40 años éramos menos pobres que ahora, la desigualdad social era menor y el empleo era una situación al alcance de la mayoría.

¿Qué sucedió entonces? Que aplicaron las políticas aprendidas con sus maestros, teóricos que en su vida habían dirigido algo más que su pluma fuente, e inició la pérdida del Estado mexicano del control de la economía. Vinieron las privatizaciones de las empresas públicas o su desmantelamiento y, producto de ello, varios de sus adquirentes se encuentran en las listas de los más ricos del mundo. Todo se subastaba supuestamente al mejor postor y con ello, también supuestamente, el país crecería. Pero la realidad ha sido otra. Nos hemos sumido en la mayor desigualdad y desempleo de la historia moderna.

Uno de los mejores ejemplos de lo que significa la actual crisis del capitalismo lo dan los ejecutivos de las empresas en algunas de las cuales el gobierno estadounidense ha tenido que tomar las riendas para salvarlas. Hablamos de 15 personas que van desde el presidente del Citigroup, a los presidentes o gerentes de Merrill Lynch, Morgan Stanley, J.P. Morgan, AIG, etcétera, quienes en conjunto se van a llevar, cuando menos, más de 300 millones de dólares como salarios e indemnizaciones por el fracaso cometido. Esta es la verdadera alma del capitalismo: en primer lugar la avaricia, luego el cumplimiento de la ley. Y al final siempre salen avante y multimillonarios.

Resulta curioso que ahora en nuestro país se lancen campañas para educar financieramente a la población, cuando los primeros que deben educarse son los miembros de dichas instituciones que, bajo engaños, argucias y teniendo como único dogma el becerro de oro, han metido a todo el mundo en este caos. Pero una vez más: ¿dónde están aquellos que en México vendieron los cristales y se llevaron el oro? ¿Por qué no dicen algo? Al menos que reconozcan su error.

Analista político y economista
18 Septiembre 2008 03:36:01
Pobre educación superior
Una vez más, en los hechos se comprueba la poca capacidad del actual régimen para entender y proponer soluciones a los grandes problemas nacionales. Ahora queda manifiesta en su envío del proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para 2009 a la Cámara de Diputados. Sin duda el combate a la violencia desatada por las bandas del narcotráfico debe ser un objetivo prioritario pero no único, como al parecer expresa la confección del gasto público para 2009.

Entre las situaciones que deberían sorprender, pero que en realidad no lo hacen, es el caso del presupuesto para la educación superior pública, en el que una vez más el Ejecutivo no sólo le niega, sino que le reduce, respecto al presente este año, los recursos que requiere, sobre todo tomando en cuenta las necesidades y demanda crecientes del país y que son conocidas y documentadas por las autoridades. Asimismo, la meta de llegar a 1% del PIB en educación superior cada vez se ve más inalcanzable, pues en lugar de acercarnos, con el presupuesto propuesto nos alejamos de ella, porque pasaremos de un estimado de 0.59% para el cierre de 2008, a 0.54% del PIB para 2009.

También se comprueba que el discurso sin sustancia impera en las autoridades responsables ya que, por un lado, anuncian pomposamente la creación de decenas de universidades, mientras que a las que existen les otorgan en conjunto un menor presupuesto real. ¿Cómo quieren que se atienda la demanda creciente si no se dan los recursos necesarios? ¿Cómo le van a hacer para poner en funcionamiento estas nuevas universidades públicas; con qué dinero las van a construir; con qué recursos van a financiar su equipamiento y con qué dinero van a pagar a los maestros, si a las universidades establecidas en realidad se les están recortando los presupuestos?

Por otro lado, no se vale suponer cifras de inflación tan ilusorias como la que proponen, sin tomar en cuenta su fracaso en el presente año, cuando del 3% estimado va a pasar a más de 5%, y de ahí concluir que con los aumentos nominales propuestos para 2009, y sólo en algunos casos, habrá incrementos supuestamente reales para las universidades públicas en un año tan incierto como el que se avecina. Una vez más las instituciones de educación superior públicas tendrán que recurrir a los diputados para lograr las reasignaciones necesarias y eso solamente para poder subsistir. Afortunadamente, las diversas fracciones en la Cámara de Diputados han manifestado su apoyo decidido. Por cierto, sería harto conveniente que una vez que los diputados aprueben el presupuesto para 2009 con los incrementos otorgados por ellos, el Ejecutivo federal no se adorne, como acostumbra en los discursos, mencionando cifras que ellos ni otorgaron ni buscaron.

Lástima y gran error de este Ejecutivo federal panista que, como el anterior, desprecia la educación superior pública, sin entender que es uno de los elementos más importantes —hecho demostrado— para que cualquier nación, y más la nuestra en las condiciones en que se encuentra, pueda salir de la desigualdad, del atraso y sobre todo reducir la violencia desatada que tenemos.

Desde luego, más recursos para la represión de los que generan y participan en hechos delictuosos de las bandas; pero también más, muchos más recursos para la educación. No sólo las universidades públicas, sino la sociedad entera lo agradecerían.

Analista político y economista
11 Septiembre 2008 03:40:00
Otro Fobaproa
Desde el mes pasado ha comenzado a mencionarse la “bola de nieve” que amenaza no sólo a México sino a muchos países, producto de la situación económica expresada en incrementos de precios, descenso del empleo y bajas expectativas nivel global. Ya en algunas regiones, como la UE, se habla claramente de estar entrando en una recesión.

Para nuestro país estas noticias no son halagüeñas sobre todo, como reconoció el secretario de Hacienda, porque se complicó el panorama pues, además de lo mencionado arriba, la economía de EU no crecerá en términos reales para el presente año, con los efectos consecuentes en la economía mexicana.

Particularmente durante los pasados dos años, los bancos que operan en México se dieron a la tarea de distribuir sin ton ni son y a quien fuera tarjetas de crédito, tuviera o no recursos para hacer frente a las obligaciones derivadas de ellas, que son desde luego el gran negocio bancario. Como todos los bancos eran tan agresivos se aceptaron dos y hasta tres tarjetas como si fueran gratis. ¡Con qué facilidad las otorgaban! ¡Qué buenos eran los banqueros con uno!

Ahora resulta que ya empezaron a restringir el otorgamiento desaforado de plásticos, debido a lo que están constatando tanto a bancos como a autoridades financieras. Según la información disponible, la cartera vencida pasó de 6.8% a 8.2% en junio, representando el doble de lo registrado hace tres años.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores ha reaccionado, quizá tarde, obligando a las empresas que manejan tarjetas de crédito a aumentar sus reservas en un tercio más de lo que actualmente tienen, ante la posibilidad de enfrentar problemas de cartera vencida. Por supuesto, los bancos ya protestaron, aduciendo que no es para tanto en este jugoso negocio del crédito al consumo, en el que los intereses que cobran algunos bancos y comercios van de 20% a más de 40% anual. Para muchos tarjetahabientes esta será la “deuda eterna”, ya que sólo se les pide pagar un mínimo de 3% de la deuda y el resto se lo financian en comodísimas mensualidades, desde luego con los tan modestos intereses mencionados, endrogándose poco a poco hasta que llegue el momento en que no puedan pagar y enfrenten la crisis, con los embargos y demás acciones legales en las que los bancos son expertos.

Lo que puede ocurrir en el sector de las tarjetas de crédito será grave. Pero como siempre, y a esto le apuestan los banqueros, la presión de la gente será de tales dimensiones que obligarán al gobierno a diseñar un plan de rescate para supuestamente no afectar mayormente a los clientes, y por supuesto y principalmente para que los bancos salgan sin mayores rasguños y pérdidas. Más o menos como hicieron con el Fobaproa.

Con todo y la debilidad manifiesta de nuestro gobierno, la Secretaría de Hacienda debería meter la mano para lo que sin duda va a ocurrir si el índice de morosidad sigue creciendo. También sería necesario dotar de mayores recursos legales a organismos como la Condusef para que cuando se presenten situaciones como la descrita, las denuncie y ataje de inmediato, y no cuando empiezan a mostrarse los resultados negativos de la irresponsabilidad bancaria, cuyo único objetivo es exprimir al máximo a quien se deje. Es el caso de las tarjetas de crédito o comerciales.

Analista político y economista
04 Septiembre 2008 03:15:00
La pobreza aumenta
Como dice el viejo refrán, “el gozo se vino al pozo” con los últimos resultados dados a conocer por el Banco Mundial sobre la pobreza extrema, después de que en 2007 manifestaba felizmente que por primera vez en la historia se había logrado reducir la cifra global a 986 millones de extremadamente pobres, que siempre era superior a los mil millones.

Ahora, el 26 de agosto pasado, los estudiosos del tema en el mismo banco han encontrado que en el mundo subdesarrollado son cerca de mil 400 millones de personas en esa condición. Para explicarlo argumentan que dicho incremento es producto de una mejor medición lograda mediante un profundo estudio de los precios de cientos de productos en 146 países y ha obligado al banco a establecer una nueva línea de pobreza extrema, modificando el tradicional y falaz dato de un dólar diario a 1.25 dólares.

La cifra de un dólar diario proviene de un famoso estudio del Banco Mundial, que la ONU tomó como referencia para la propuesta de eliminar la pobreza extrema a la mitad en 2015. Por cierto, cuando se anunció dicha propuesta el comandante Fidel Castro dijo que en un mundo con los recursos que tiene este objetivo era una vergüenza. A mi juicio sigue siendo una burla, pues la fijación de 25 centavos de dólar adicionales parte de suponer que los pobres extremos pueden sobrevivir, por ejemplo en México, con menos de 15 pesos diarios, lo cual es casi imposible.

Ahora tenemos que, según el Banco Mundial, en América Latina y el Caribe los pobres extremos pasaron de 27 millones a 45 millones de personas, gracias a esos 25 centavos de dólar. También en otros países se elevaron las cifras de los extremadamente pobres, como India, donde pasaron de 266 millones a 455 millones de personas, mientras que en China, con todo y su despliegue mediático de los Juegos Olímpicos, pasaron de 106 millones a 207 millones.

Ahora, el banco dice que habrá que esperar a 2011, cuando realice un nuevo estudio sobre los precios a nivel mundial, con la esperanza de que bajen las cifras. Estos son puros buenos deseos. El mundo tiene cerca de 6 mil 500 millones de personas y de ellos, según los datos, 2 mil 500 millones se encuentran en pobreza. Es decir, hoy la tercera parte de la humanidad es pobre y no tiene para cuándo superar dicho nivel.

Como todos sabemos, nuestro país tiene alrededor de la mitad de su población en situación de pobreza y enfrenta un crecimiento exagerado de los precios debido fundamentalmente a la especulación, tanto externa como interna, y a la poca capacidad del gobierno para combatirla. Si no se acomete decididamente este flagelo se estará contribuyendo a una conflagración social cuya gravedad pondría en serio riesgo la estabilidad social, ahora que nos encaminamos a conmemorar los 200 años de la Independencia y los 100 años de la Revolución.

Las condiciones están dadas para ello, sobre todo en este país donde las disparidades del ingreso son de las peores en el mundo y nada se hace para reducirlas. Es más, pareciera que se hace todo lo contrario al no querer realizar, de una vez por todas, una reforma fiscal profunda que permita al gobierno obtener más ingresos y con ello distribuir mejor el gasto público y la inversión para reducir la pobreza

Cada día que pasa sin que se haga algo aporta su granito de arena para una situación desastrosa que desde hace varios años muchos hemos denunciado.

Analista político y economista

28 Agosto 2008 03:23:01
Educación financiera y ética
Una vez más los banqueros hacen de las suyas llevándose de por medio a miles de personas. Apenas estaban saliendo en Estados Unidos del fraude de las hipotecas basura y ya están metidos en otro problema, demostrando en los hechos que la honradez y la ética no son rasgos comunes del sistema financiero mundial.

Con la actual crisis —que arrancó hace un año y que entre pérdidas y provisiones ha costado a los bancos más de 700 mil millones de dólares, según la información publicada— estamos frente al fracaso del exuberante triunfalismo financiero que gobiernos y grandes bancos acostumbraban recetarnos.

Ahora, gracias a la investigación desarrollada por el señor Cuomo, fiscal de Nueva York, se ha podido saber que los principales bancos de EU vendían como seguro y sin riesgo un producto denominado ARS, por sus siglas en inglés, lo cual no era verdad e iban a dejar a miles de familias en la bancarrota si no fuera por la intervención del fiscal.

Lo más grave del asunto es que los bancos ni han protestado. Hablamos del Citigroup, en México dueño de Banamex, J.P. Morgan Chase, UBS, Morgan Stanley y Wachovia, entre otros, que han tenido que devolver casi 40 mil millones de dólares a sus clientes y pagar multas por cerca de 400 millones de dólares impuestas por el fiscal.

Se ha mencionado que son más de 20 bancos bajo investigación y uno por uno están aceptando las condiciones, con tal de no aparecer mucho en los periódicos, “por aquello de la imagen”. No hay mayor cinismo que éste. Estamos otra vez frente a la desfachatez bancaria y la pobre supervisión de los gobiernos.

El escándalo es tal que uno de los mayores defensores del neoliberalismo en EU, Alan Greenspan —que como presidente de la Fed durante 18 años era contrario a la intervención gubernamental, dejando que sólo el mercado regulara—, ahora dice que debería darse mayor poder a los servidores públicos del área financiera y crear una comisión del Congreso para determinar si se apoya o no con dinero público a los bancos o empresas con problemas. Pero una cosa son empresas con problemas y otra distinta es que abusando del dinero ajeno hagan lo que quieran, como es el caso de los grandes bancos casi en todo el mundo.

Ya muchos analistas y expertos piden a gobiernos y congresos mayor vigilancia y que garanticen una reglamentación más estricta en todo el sistema financiero, que impida el actual desbarajuste que afecta a millones de personas y lleva a los grandes bancos a acumular pérdidas millonarias de las que no se sabe cómo se van a recuperar. La avaricia, la obtención de altos ingresos a corto plazo, una mayor rentabilidad a cualquier costo, es la ética del sistema bancario mundial y frente a esto hasta ahora los gobiernos han hecho poco, y cuando lo hacen es porque el daño es tan grande que no les queda más remedio. Además, hagan lo que hagan, cualesquiera sean los fraudes que cometan, los bancos siempre juegan como última carta de salvación el que los gobiernos no los dejarán quebrar. Por eso actúan y hacen sus fechorías a plena luz del día y con horario bancario. Uno de los mejores ejemplos es el Fobaproa, ahora convertido en IPAB.

No estaría mal que, además de educación financiera a la población, se educara moral y éticamente a los banqueros.

Analista político y economista


" Comentar Imprimir
columnistas