×
Ana María Salazar
Ana María Salazar
ver +
¡Hola! Soy Ana María Salazar. Durante 15 años he trabajado en torno a la política, específicamente en dos temas que me apasionan: la negociación y resolución de conflictos. Entre los grandes retos que he enfrentado podría hablarles de mis cargos públicos en EEUU; como Subsecretaria Adjunta en el Pentágono, donde mi responsabilidad era negociar temas complejos con gobiernos extranjeros y legisladores estadounidenses; y como Asesora Política en la Casa Blanca, donde coordiné políticas para desarrollar la agenda del presidente Bill Clinton hacia América Latina y el Caribe, en cuestiones relacionadas con la justicia, cooperación, educación, democracia, derechos humanos y comercio.

" Comentar Imprimir
07 Septiembre 2012 04:00:41
Seleccionar secretarios y no fracasar
Estimado presidente electo, Enrique Peña Nieto, usted será presidente de un país en crisis, y por lo tanto el liderazgo que ejerzan usted y su equipo tendrá que ser diferente al liderazgo que ejercería un presidente en un país “normal”. Hay mucho que aprender de gobernantes de otras latitudes.

¿La toma de decisiones bajo condiciones de crisis es diferente de la toma de decisiones en condiciones normales? La revista U.S. News & World Report le hizo esta pregunta al presidente Obama para su edición especial sobre liderazgo (Noviembre 2009). La respuesta que dio nos da un indicio de que éste es un mandatario que ha estudiado a fondo el tema de liderazgo: “Los pasos que para mí han sido útiles en el día a día, se vuelven mucho más importantes en una crisis: ser capaz de establecer un equipo funcional con las mejores personas; insistir en el rigor analítico en la evaluación de la naturaleza de los problemas; asegurarnos que las voces que disienten sean escuchadas y que las opciones se exploren adecuadamente; estar dispuesto a tomar decisiones después de analizar todas las opciones y el insistir en una excelente ejecución, así como en una retroalimentación oportuna de tal manera que si se tiene que corregir el rumbo esté en capacidad de hacerlo; el tener la capacidad de mantener la calma y el rumbo cuando lo que está en juego es crucial. Todo esto que te comento son principios que yo busco aplicar en cualquier circunstancia. Encuentro esto particularmente útil cuando las decisiones son difíciles y las consecuencias de mucho peso.”

Y aunque se le criticó al presidente Barack Obama durante la campaña de su falta de experiencia, desde que asumió su mandato se le ha cuestionado por muchas cosas, pero no se le ha criticado su liderazgo. Probablemente una de las fortalezas más importantes de este presidente, más allá de su inteligencia y su carisma, es un individuo que ha estudiado y entiende la importancia de ejercer bien el liderazgo.

Pero la capacidad de gobernar en situación de crisis no sólo depende del presidente, ¿cómo seleccionar secretarios y asesores y no fracasar en el intento?

Hace algunos años, durante una conversación con el ex presidente de Colombia y ex secretario general de la OEA, César Gaviria, le comentaba que el entonces presidente mexicano, Vicente Fox, había anunciado que su gabinete sería sexenal. Extrañado, Gaviria me dijo que los presidentes en una democracia tienen relativamente poco poder, pero entre las cosas que pueden controlar está su equipo de asesores y ministros. Gaviria señalaba que el presidente debe considerar los ministros como “fusibles”, que pueden prenderse o apagarse según las necesidades políticas del gobernante.

Una de las decisiones y/o herramientas más poderosas para un presidente es la de remover a miembros de su gabinete a voluntad. Por una parte, ello permite enviar un mensaje contundente de cambio de rumbo y de corrección de errores, apaciguando a los críticos, teniendo un control de daños y desviando las críticas al mandatario. Por la otra, el nombrar y quitar secretarios permite abrir espacios a grupos políticos que a cambio proporcionarían su apoyo para proyectos prioritarios.

La selección del primer gabinete no es poca cosa. Es la primera decisión más importante que hará el presidente electo y enviará un mensaje de cómo gobernará. ¿Rodeado de los mejores talentos y experiencia? ¿O privilegiará a la mediocridad al seleccionar a los de confianza? ¿Su gabinete le suma o le resta?

En Comandante supremo. Soldados, estadistas y el liderazgo durante la guerra, de Eliot A. Cohen, se analiza el comportamiento y el estilo de liderazgo de cuatro líderes mundiales. Cohen subraya que entre las características que identifican a los grandes líderes que gobernaron durante la guerra fue su capacidad de rodearse de expertos. Estos líderes sabían a quién “seleccionar, promover, contener y reemplazar”. Yo traduzco estas recomendaciones más coloquialmente: escoge, crece, detén y corre. El mensaje es: no nombrar personas que no puedas despedir por razones políticas o personales. El control sobre un secretario se deriva de que en cualquier momento usted, como Presidente, lo pueda remover.


@amsalazar
http://www.anamariasalazar.com
Analista en temas de seguridad
13 Enero 2012 04:00:36
Secuestradores como vecinos
Con frecuencia se compara la ciudad de Medellín en Colombia con Monterrey, la capital de Nuevo León. Ambas ciudades son consideradas centros económicos en sus respectivos países y sus pobladores tienen una reputación de emprendedores, con una reconocida y arraigada cultura de trabajo.

Desafortunadamente la similitud también incluye el hecho de que a pesar de ser importantes polos de desarrollo, también se convirtieron, en diferentes momentos, en metrópolis controladas por organizaciones violentas. En este momento Monterrey es una de las ciudades más peligrosas de México; en el caso de Medellín, hace 15 se consideró una de las más peligrosas del planeta.

El arresto del ex portero de Rayados del Monterrey Omar El Gato Ortiz Uribe, presunto miembro de una banda de secuestradores del cártel del Golfo, me recordó mucho un peligroso fenómeno que se arraigó en Medellín hace 20 años, donde personajes de la vida social y deportiva usaban sus relaciones y acceso para poner a potenciales víctimas de secuestro al crimen organizado.

Un caso particularmente atroz fue el del arquitecto Diego Londoño White, ex gerente del metro de Medellín, reconocido empresario y miembro de la clase acaudalada antioqueña, acusado por la Fiscalía de ser uno de los autores intelectuales de los secuestros de importantes figuras de la vida política y social de ese país. Se entregó a las autoridades cuando su hermano fue asesinado por el cártel de Cali.

Según testimonios, Pablo Escobar le pagaba a Londoño por información de quiénes podrían ser secuestrables. Hubo testimonios de que había actuado como intermediario para la liberación de personas que efectivamente resultaron plagiadas. Londoño White declaró que tenía una relación “profesional” con Pablo Escobar, limitándose a venderle un terreno y construir viviendas para el capo. Fue sentenciado a 14 años de cárcel por sus nexos con Escobar y el cártel de Medellín. Fue asesinado en el 2002, año en que fue liberado.

Hay lecciones importantes que se pueden aprender de la experiencia colombiana. En 1991, Medellín tenía un índice de 381 asesinatos por cada 100 mil habitantes, en 2007 llegó a tener 27 homicidios por 100 mil. En Bogotá, los homicidios hoy día cayeron a menos de 20 por cada 100 mil.

Sí hay mucho que aprender de Colombia. Pero este cambio no sucedió de un día para otro. O sea, que para que empecemos a hablar de un México nuevo y transparente, también hay que señalar que la transformación sucedió en Medellín cuando la clase política, empresarial y la sociedad civil decidieron enfrentar la crisis que vivía su país.

Así como Medellín tuvo sus Londoño White, también es de esperarse que en Monterrey habrá individuos ligados a las altas esferas sociales y empresariales, quienes estén colaborando con el crimen organizado. En la misma entidad, a los pocos días, se consignó por nexos con grupos del crimen a otro deportista famoso, el luchador Estrella Dorada, pareja en el cuadrilátero de José Alberto Loera, alias Voltaje Negro, quien fue detenido y procesado por participar en el atentado en el casino Royale.

No importa cuánto dinero tiene una persona, cuando hay dinero “fácil” y se vive en un mundo de casi total impunidad, es sorprendente el número y tipo de personas que deciden colaborar con organizaciones criminales. Por eso no sorprende que pilotos de Aeroméxico participen en el tráfico de drogas, o que doctores u otros profesionistas sean parte de organizaciones de secuestradores.

En una de las presentaciones que hice en una universidad en Monterrey hace algunos años, le propuse al auditorio, que eran en su mayoría estudiantes, que miraran a la derecha y que después miraran a la izquierda, ya que “seguramente habría un secuestrador entre ellos”. Este comentario suscitó una gran risa nerviosa, después un silencio ante la posibilidad de que lo que les decía fuera cierto.

Cuando los expertos señalan que en 70% de los secuestros, alguien en la organización conocía muy de cerca a la víctima, podemos entender por qué los grupos del crimen buscan infiltrase en más esferas de la sociedad.
 
@amsalazar

Analista política

16 Diciembre 2011 05:04:12
¿Uso o abuso de la fuerza?
Es difícil para todo gobernante ordenar el uso de la fuerza para reprimir a un individuo o a un grupo de personas; aun más complicado es cuando un gobernante tiene que decidir si se hará uso de fuerza letal en contra civiles.

En el documento Normativa y práctica de los derechos humanos para la Policía, del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos se establecen lineamientos de actuación. En específico contiene un apartado llamado “Uso de la fuerza y de armas de fuego”. Por ejemplo, en primer lugar debe recurrirse a medios no violentos y se utilizará la fuerza sólo cuando sea estrictamente necesario. Será además siempre proporcional a los objetivos lícitos tratando de reducir al mínimo daños y lesiones. Sobre todo, los policías recibirán adiestramiento en el uso de los distintos medios para el uso diferenciado de la fuerza y el uso de medios no violentos.

En otro apartado del documento se habla de la responsabilidad en el uso de la fuerza y de armas de fuego: todos los incidentes de uso de la fuerza o de armas de fuego se notificarán a los funcionarios superiores, que los examinarán. Los funcionarios superiores asumirán la debida responsabilidad cuando tengan, o deban haber tenido, conocimiento de que los funcionarios a sus órdenes han cometido abusos y no hayan adoptado medidas concretas al respecto. La idea es que las armas de fuego se utilicen solamente en circunstancias extremas y en defensa propia o en defensa de otros en caso de amenaza inminente de muerte o de lesiones graves.

¿Qué podría justificar disparar contra un grupo de estudiantes que están protestando, aunque éstos fueran violentos? El problema del incidente del bloqueo de la Autopista del Sol que derivó en la muerte de dos normalistas, es la falta de protocolos claros o la falta de apego a éstos. Estos hechos fueron videograbados, lo que ha permitido constatar que los agentes llevaban armas largas con las que realizaron disparos y que golpearon a los manifestantes que se entregaron con las manos en alto.

¿Quién dio permiso para portar armas largas? ¿Tenían órdenes de disparar? ¿No existían otros medios para disuadir a los estudiantes? Estas interrogantes serían fáciles de contestar si hubiera protocolos contundentes al respecto. No obstante también debemos que entender esta problemática desde la perspectiva de la policía, ¿cómo hacer frente a una turba enardecida? ¿Debo usar o no el arma?

Al igual que el ciudadano común, los policías se enfrentan hoy a un México cada día más violento donde reinan corrupción e impunidad. La percepción que tiene el ciudadano de sus policías está empeorando. Los ciudadanos no sólo desconfían de sus policías, sino que los consideran una parte importante del problema de criminalidad en el país.

En últimos años, las demandas contra los agentes del orden por abuso de fuerza han aumentado. En el otro extremo, una razón por la que el abuso de fuerza se ha incrementado, según expertos en seguridad, es que la capacidad bélica de los grupos del crimen organizado está en aumento y la desesperación al hacerles frente lleva a malas decisiones, lo que produce un peligroso efecto para la sociedad.

Se le critica a la administración del presidente Fox de ser tibia y renuente a hacer uso de las fuerzas de seguridad ante grupos y problemas sociales que tal vez requerirían el uso de la fuerza, optándose por soluciones negociadas o consensuadas.

La importancia de esto es que sin importar quién sea el siguiente presidente de México, éste tendrá sus Atencos, sus revueltas magisteriales, y también sus Luz y Fuerza, debido a la profunda división entre los actores políticos del país, y el hecho de que en México hacer desmanes y bloquear carreteras no conlleva costos ni consecuencias.

Yo me pregunto, ¿cuál de los posibles candidatos tendrá la mejor capacidad de convocar al diálogo y crear consensos para enfrentar los serios problemas del país y, de ser necesario, hacer uso de la fuerza en una forma responsable y dentro de los parámetros de una cultura democrática?

Para ver mi reportaje sobre este tema ir a
http://www.anamariasalazar.com

@amsalazar
Analista política
02 Diciembre 2011 04:00:41
La Haya: juicio político
Ante la acusación hecha en contra del Presidente de México y varios de sus secretarios en la Corte Penal Internacional (CPI), Felipe Calderón y sus colaboradores pueden esperar tiempos difíciles. El problema que enfrenta el Presidente es similar a la situación de cualquiera al que se le acusa públicamente de un delito en México: se convierten en “presuntos culpables” forzados a probar su inocencia ante el público, en lugar de ser la CPI la que establezca la culpabilidad por delitos de guerra o de lesa humanidad.

Y aunque la mayoría de los analistas señalan que la Corte no tendría jurisdicción en México, la desafortunada reacción del equipo de Calderón le dio una inesperada credibilidad a la acusación de un joven abogado en la fiscalía de la CPI, en la que se acusa de crímenes de guerra y de lesa humanidad al presidente Felipe Calderón y a varios de sus secretarios, así como al Instituto Nacional de Migración e incluso al Chapo Guzmán como “presuntos culpables” de la muerte de miles de mexicanos. En el comunicado, y por medio de varios voceros, se amenazó con tomar medidas contra quienes ofendan la reputación del Presidente o del país. La reacción correcta hubiera sido que un representante del gobierno federal señalara que, como en cualquier democracia saludable, cualquier persona puede presentar una denuncia ante la CPI y que el gobierno federal continuará buscando proteger “a las familias mexicanas” de los grupos criminales, pero que está dispuesto a escuchar cambios en la estrategia.

Si me pongo en los zapatos del Presidente y su equipo, me imagino que es injusto que te acusen de algo cuando, desde la perspectiva del gobierno federal, su único delito es tratar de encontrar una estrategia eficaz contra las organizaciones criminales. Lo que se comenta es que hay una muy, pero muy remota posibilidad de que el fiscal de la CPI acepte iniciar una investigación sobre la responsabilidad en la muerte de miles de personas a causa de la “guerra” contra el crimen organizado. Lo que enfrenta el Presidente no es un problema jurídico. El objetivo final de esta estrategia más parece tratar de desacreditar a Felipe Calderón y a su partido, el PAN, así como buscar inculpar también a las Fuerzas Armadas por su participación en lo que se percibe como una “fallida estrategia” de Calderón.

No es casualidad que esta acusación se dé en el mismo momento que inicia el proceso electoral. El siguiente presidente de México no tendrá muchas opciones para cambiar la estrategia de Calderón, especialmente si las organizaciones criminales llegan a tener la esperada injerencia en el proceso electoral del 2012. El nuevo presidente tendrá que implementar una estrategia con muchos costos de vidas y recursos, y al igual que Calderón es muy posible que lo quieran juzgar en algún tribunal internacional. La diferencia tal vez será que el próximo mandatario podrá ser mucho más efectivo en explicar y demostrar la amenaza que representa para México el no enfrentar a estas organizaciones criminales.

Según el reglamento de la CPI, recogido en el Estatuto de Roma, la fiscalía tiene la obligación de analizar estas comunicaciones de individuos, Estados u organizaciones para confirmar si tiene capacidad de actuar. Estas querellas internacionales, cuando tienen sustento y cuentan con el apoyo necesario, pueden buscar el establecimiento de mecanismos nacionales efectivos para la documentación de la verdad sobre los crímenes perpetrados. Uno de estos mecanismos son las llamadas comisiones de la verdad, ya que de 1974 a 2007 se han creado al menos 32 comisiones en 28 países. Más de la mitad se han establecido en los últimos 10 años.

Esto es lo que más debería de temer el presidente Calderón, la posibilidad de una comisión de la verdad, avalada por la comunidad internacional o por grupos políticos en México. Buscarán “investigar” el sexenio de Calderón y “castigarlo” por una estrategia fallida. Yo me pregunto si el o la siguiente presidente de México estará dispuesto a asumir los costos políticos de no colaborar en este “juicio político” contra Calderón. Será demasiado fácil para la siguiente administración permitir un linchamiento político. ¿Quién saldrá a defender al ex presidente? ¿Qué impacto tendrá esto en la capacidad del gobierno entrante de arremeter contra el crimen?

@amsalazar

Analista política
23 Abril 2011 04:10:19
Militar, la única opción
Al leer cómo la policía brasileña ejecutó esta semana un operativo en la favela más grande de Río de Janeiro, Rocinha, pensé cómo la estrategia de seguridad pública del presidente Felipe Calderón estaba cayendo en el peor de los dos mundos: claramente hay la necesidad de continuar con una posición frontal y agresiva en contra del crimen organizado, pero rápidamente está perdiendo apoyo de la población.

¿Qué está pasando en Brasil? Algo similar a lo que sucede en México y Colombia, donde grupos del crimen organizado están controlando partes de ciudades importantes. En el caso de Rocinha viven hasta 100 mil habitantes. Y aunque el gobierno brasileño explicó que era una operación puntual para capturar a 30 personas, la acción prepara el terreno para una futura ocupación policial de esta barriada. Según los medios de comunicación, en este operativo participaron cerca de “200 agentes de la Policía Civil apoyados por helicópteros blindados”. La información inicial es que se detuvo a 11 de 30 personas contra las que habían sido dictadas órdenes de arresto, además de incautar tres toneladas de mariguana y 42 vehículos que eran usados por los sicarios del barrio.

En el caso de Colombia sucedió algo muy similar. Se implementaron programas sociales que transformaron Medellín, que hasta hace una década era una de las ciudades más peligrosas del planeta. Pero en esta historia de éxito, poco se ha resaltado el hecho de que el gobierno colombiano realizó operativos militares. El más famoso fue la operación Orión con la cual el ejército colombiano retomó control de varias comunas.

En México más y más se critica la participación de las Fuerzas Armadas en su estrategia para controlar grupos criminales que están aterrorizando a la población. Y esta crítica surge aun cuando, en realidad, no se han visto en México operativos como los de Medellín y Río de Janeiro, en donde literalmente entraron la policía y los ejércitos, haciendo uso de helicópteros y vehículos blindados, en forma rápida y certera.

En México, este tipo de operaciones parecen no tener el apoyo popular y el gobierno se rehúsa a ejecutarlos con la contundencia militar que se requiere. Desafortunadamente, ante la violencia de los grupos de crimen organizado, México requiere de reacciones militares excepcionales. Desafortunadamente, programas sociales o legalización de las drogas, o el arresto de uno que otro capo, no van resolver el problema de ciudades como Juárez o Reynosa, donde el crimen organizado claramente ejerce control territorial.

El cuestionamiento a la estrategia de Calderón ya no le permitirá al Presidente ordenar una estrategia de estado de sitio con una respuesta militar que requieren algunas ciudades del país. Será el nuevo presidente, quien quiera que sea, el que tendrá que operar esta estrategia militar. Desafortunadamente, no habrá otra opción que ésta.

http://www.anamariasalazar.com
17 Diciembre 2010 04:44:13
Desarrollando capacidades ante la crisis
En colaboraciones anteriores he comentado acerca de la importancia del liderazgo para hacer frente a nuestros problemas, hoy quisiera hablarles de otra capacidad que según muchos estudios sociales nos puede hacer más fácil el salir adelante como sociedad.

Tal vez se hayan preguntado cuáles son exactamente las cualidades por las que personas en situaciones verdaderamente sin esperanza alguna, como las relacionadas con historias de cáncer, muerte de seres queridos, la quiebra de empresas, el quedarse desempleado abruptamente o sin pareja, o historias de hijos de padres alcohólicos, o drogadictos, muchos de ellos sobreviven y salen adelante como resultado de una particular capacidad para sobrevivir (resilience), sin que estas situaciones las ahoguen y las arrastren hasta el fondo.

El termino resiliencia viene de la palabra en inglés resilience, que no tiene una traducción exacta en español, pero que significa capacidad que tiene una persona o un grupo, de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando el futuro. La resiliencia se ha caracterizado como un conjunto de procesos que posibilitan tener una vida sana viviendo en un medio agresivo; incluye, además, la capacidad de una persona o sistema social de enfrentar adecuadamente las dificultades, de una forma socialmente aceptable. La resiliencia habla de una combinación de factores que permiten a cualquier persona o a un país afrontar y superar los problemas y adversidades.

En ocasiones, las circunstancias difíciles o los traumas permiten desarrollar recursos que se encontraban latentes y que el individuo desconocía hasta el momento. Los psicólogos y sociólogos reconocen que se trata de una respuesta común como forma de ajuste frente a la adversidad, es decir, todos tenemos esta capacidad y muchas veces no lo sabemos hasta que se nos presenta una situación difícil.

Las personas, gracias a la resiliencia, ven a los problemas como desafíos y los enfrentan. Esto debería de ser el caso para un país como México. Los especialistas afirman que la resiliencia está vinculada a la autoestima, por lo que es importante trabajar con los niños desde pequeños para que puedan desarrollar sanamente esta capacidad. Es muy sencillo: un niño con buena autoestima se transformará en un adulto con buena capacidad de resiliencia, por lo que estará preparado para superar los obstáculos que encuentre a lo largo de su vida.

La resiliencia no es cuestión de reaccionar ante una crisis, se trata de anticipar y adaptarse continuamente a las tendencias profundas y de largo plazo que pueden interferir con nuestro sano desarrollo. Esto es más fácil para un individuo, para México esto parecería con la actual clase política. Las investigaciones que se han hecho en niños que crecen en ambientes con altos riesgos han revelado que cuando se desarrolla la capacidad de resiliencia en ellos, entre un 50% y un 80% de esos niños se convertirán en adultos con una vida normal.

A partir de estudios se han ido identificando diversos factores asociados al desarrollo de la resiliencia, que tienen relación con aspectos individuales y ambientales. Algunos expertos han propuesto cinco ámbitos de intervención para desarrollar la resiliencia en los niños:

a) Una relación de aceptación incondicional del niño en cuanto persona por al menos una persona significativa, es decir, los menores tienen que tener una figura en quien confiar y que se interese en su sano desarrollo.

b) La capacidad para averiguar sobre el significado o sentido de lo que ocurre en la vida. Por ejemplo, que las personas, en especial los niños, puedan tener logros en su vida, identificación con modelos positivos, experiencias de orden por gusto, no por obligación; capacidad de conocer y apreciar el arte, dedicación a los demás.

c) Aprendizaje de aptitudes sociales y de resolución de conflictos, así como el convencimiento de tener algún tipo de control sobre la propia vida.

d) Respeto a la integridad de la persona y fomento de su autoestima, sacar a luz las cualidades positivas que todos tenemos.

e) Desarrollar el sentido del humor, el saber reconocer y aceptar los errores y lo imperfectos que podemos ser, saber reírnos de lo que nos pasa y seguir adelante. Curiosamente, en México tenemos esta cualidad, pero no sabemos cómo aprovecharla.

En resumen, una persona o país con resiliencia tiene personas que lo quieren, personas que le ponen límites, es alguien que tiene modelos a seguir, que cuenta con la capacidad de autonomía que le permite desarrollarse como ser humano, pero que tiene a personas a su alrededor que lo ayuden si está en peligro y además conoce sus capacidades, así como sus áreas de oportunidad.

Twitter: @amsalazar
http://www.anamariasalazar.com

Analista político
18 Junio 2010 04:07:23
Mensaje de la viuda del mundial
Para los que me siguen en Twitter (@Amsalazar) y Facebook (Ana María Salazar Slack) saben que ahora me identifico como una de las “Viudas(os) del Mundial”. Y aunque muchos creerían que le estaba echando porras a los franceses durante el juego de ayer —con esperanzas de culminar mi viudez— la verdad es que fue lo contrario. Yo quería que ganara México. Ante lo que se está viviendo en el país, no hay suficientes toneladas de prozac o valium para enfrentar la depresión colectiva que se vivirá en el momento en que quede eliminada la selección. Y aunque quisiera pensar que hay una esperanza de que pudiese llegar a jugar la final, creo que hay que ser realistas. ¿O, no?

Investigadores han buscado entender, qué tanto afecta al ánimo nacional el destino de la selección nacional. ¿Por qué países como Cuba, o la antigua Rusia y Alemania comunista invertían tantos recursos para asegurar un extraordinario desempeño en sus equipos deportivos? ¿Se buscaba establecer la supremacía ante el imperialismo o era una forma de promover apoyo a los gobiernos autoritarios?

Y es que había que disfrutar la euforia de millones de mexicanos después de la victoria del Tri. Botón de ejemplo es el comentario de una conocida hermosillense que en su Facebook comentó: “Pele es el Rey, Maradona es Dios... pero el pinc$%& Cuau es el papa de los dos!!!!!!!...”

Estudios buscan determinar el efecto del desempeño de este equipo y el nivel de acuerdo presidencial es decir el efecto de esta variable más allá del ánimo de los mexicanos. Hay que señalar que el nivel de aprobación de los Directores Técnicos de la Selección en el pasado estuvieron en su mejor momento arriba del nivel del propio presidente Fox.

No sé si es un rumor la información de que fue el presidente Calderón quien persuadió a Javier Aguirre a regresar al país a dirigir al equipo nacional. Si esto fuera cierto: ¿será que el propio Presidente cree en el ánimo nacional de un desempeño relevante en la Copa Mundial, y de paso en el nivel de la aprobación presidencial?

Aguirre es el mexicano que probablemente más credibilidad tiene en este momento. Por algo será que en el primer spot televisivo de la Iniciativa México, aparece Javier Aguirre haciendo un llamado para que seamos un país de ganadores. ¿Qué otro político, funcionario, artista o deportista tendría la autoridad moral para hacer ese llamado y que tuviera la credibilidad para que lo escucharan millones de mexicanos?

No me agrada pensar que el bienestar psicológico y la paz política del país en este momento estén en manos de Aguirre y 23 jugadores. Pero las expectativas del desempeño de la selección son mayores que ninguna otra copa mundial, y sin duda la buena o mala ejecución del equipo puede incidir sobre el ánimo de una buena parte de la población.

Tampoco debemos menospreciar el impacto que puede tener el deporte en la psiquis de un país y en la unificación social. La película Invictus, reseña este fenómeno. Basada en el libro de John Carlin Playing the Enemy: Nelson Mandela and the Game that Made a Nation, donde se narra una decisión de Mandela durante la Copa Mundial de Rugby de 1995 en Sudáfrica. Esta película narra los primeros años vividos en Sudáfrica tras la terminación del apartheid. Nelson Mandela tras ser liberado de prisión en 1990, logra llegar años después a la presidencia de su país, con la firme convicción de la necesidad de construir una política de reconciliación entre la mayoría negra resentida por las políticas segregacionistas, y la minoría blanca temerosa de las represalias del nuevo gobierno.

Mandela fija su atención en la selección sudafricana de rugby. Este equipo no cuenta con el apoyo de la población negra, que lo identifica con las instituciones del apartheid. Mandela convoca al capitán del equipo, François Pienaar, y juntos se empeñan en una cruzada por cambiar la mentalidad del pueblo y orientarla hacia la unidad nacional. Para ello deciden que es necesario ganar la copa de rugby, en la final a jugarse en el Estadio Ellis Park de Johannesburgo.

Esta es una narración de datos, curiosidades y emociones sobre uno de los procesos de transición más pacíficos del siglo XX, auspiciado por un hombre negro que se propuso ser presidente de los blancos y un deporte jugado predominantemente por blancos, el rugby, que hizo suyos himno y bandera de la nueva nación.

La pregunta es: ¿La euforia de la afición mexicana ante los éxitos de la selección se puede aprovechar para que México sea un mejor lugar para vivir? ¿O sólo es un recurso que temporalmente podrán aprovechar los gobernantes para mejorar las percepciones electorales? ¿O todo esto resultará al terminar este mundial en una decepción más para los mexicanos? Cualquiera que sean los resultados, esta viuda del mundial, les desea lo mejor al Tricolor.

http://www.anamariasalazar.com Twitter: @Amsalazar

Analista política
04 Junio 2010 03:10:22
Liderazgo con el balón
Ya soy viuda del mundial. Esto a pesar de que todavía falta una semana para que inicie el Mundial de Futbol en Sudáfrica, admito que ya estoy harta de la invasión futbolera en nuestras vidas diarias: horas y horas de análisis y comentarios en la televisión, repetición de juegos, acosada por las caras de los jugadores y balones, con imágenes sudafricanas en espectaculares, tv y periódicos. Parecería que no hay otro tema en la vida de los mexicanos. Si esto sólo fuera una cuestión deportiva y de esparcimiento, tal vez no nos debería de preocupar, pero la empresa multinacional Manpower está señalando que la productividad en el país podría caer en 20% durante el mes que dure esta contienda deportiva.

Reconozco la importancia que juega en este momento, el campeonato mundial en la psique del país, porque a pesar de los pronósticos de que el equipo nacional tiene pocas posibilidades de pasar a cuartos de final, la esperanza nunca muere, por lo menos cuando tiene que ver con la selección nacional.

Como muchos otros aspectos de nuestra vida diaria, la globalización también ha transformado esta contienda deportiva en una forma inimaginable. Era impensable hasta hace algunos años, por razones de patriotismo y soberanía, que la mitad de los futbolistas del equipo mexicano estuviera jugando en la liga europea. Hace 30 años era una incógnita para la mayoría de las personas quiénes eran los jugadores, ahora gracias a las televisoras y al internet podemos conocer hasta los detalles más íntimos de futbolistas como Messi o Cristiano Ronaldo. Ni hablar del seguimiento, casi con marcaje personal, de cada uno de los elementos de la selección nacional.

Debemos recordar todo el “viacrucis” que ha tenido que padecer nuestra selección en su camino hacia el mundial, donde sus dos primeros directores técnicos fueron despedidos por su incapacidad para ejercer el puesto, o tal vez por su falta de táctica política.

En un país que tiene pocos héroes y líderes que cuenten con credibilidad, parecería que estos 23 jugadores, junto con su director técnico, estarían llenando el vacío de liderazgo existente. Podemos pensar que estamos sobredimensionando la importancia de 23 jugadores de futbol, que en su mayoría no tendrán una carrera universitaria y que su única gracia es saber jugar bien. En un país sumido en la preocupación por el desempleo y la inseguridad, un evento de estas características cae como un alivio para una gran parte de la población.

Otro aspecto muy importante de este evento es el mensaje que se envía alrededor del mundo, de que las transiciones democráticas pacíficas no sólo son posibles, aun en países como Sudáfrica, en donde el apartheid o la segregación racial, era el sistema de gobierno hasta principios de los 90, y menos de 20 años después, Sudáfrica celebra el Mundial del Futbol.

Lo único que se le puede pedir a nuestro equipo es que jueguen bien, que comprometan su mejor esfuerzo, para que sean un ejemplo para todos nosotros, no sólo en materia de futbol, sino por el esfuerzo personal y de trabajo en equipo que deberán mostrar. El tipo de liderazgo que requiere el país no es de superestrellas o caudillos como en el pasado, sino de personas que en base al trabajo y la disciplina llegan a lugares inimaginables, individuos que cumplen con sus sueños, que creen en sus capacidades y que no se autolimitan.

El spot televisivo de Javier El Vasco Aguirre llamando a la esperanza y a confiar en México tiene un problema de credibilidad, por los hechos recién pasados; sin embargo, el día 11 frente a Sudáfrica, el 17 ante Francia y el 22 de junio con Uruguay, podrá demostrar con hechos el grado de compromiso del equipo y su directiva. Si gana, como ante Italia, podrá borrar los comentarios negativos que él mismo generó por sus indiscreciones.

Claro que pase lo que pase, mi esposo y el resto de los fans del Tri tendrán que despertar a la triste realidad que se está viviendo en el país al terminar el mundial, pero ojalá que los esfuerzos y logros del Tri nos dejen a los mexicanos una sonrisa y más esperanza para enfrentar nuestro presente.

Parte de estas realidades es la nota dada a conocer este jueves por el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar, de la conclusión de sus investigaciones, anunciando que en total 14 autoridades, federales, estatales y municipales, en el caso del incendio de la guardería ABC, de Hermosillo, Sonora, son “responsables de las violaciones graves a los derechos fundamentales de vida, integridad física, seguridad social, salud e igualdad”. Este tema se discutirá ampliamente en los días que siguen ya que todavía quedan muchas preguntas por responder.

Es positivo que se designe el día 5 de junio como día de luto nacional, pero creo que sería más trascendente el que se aprovechara esta fecha para realizar simulacros de desalojo en todas las guarderías y escuelas del país, en memoria de los 49 niños que murieron en la guardería ABC, de tal manera que esa tragedia se pudiera transformar en un evento no sólo de luto, sino que fomente la cultura de la prevención de accidentes en nuestro país.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
http://www.anamariasalazar.com

Analista política


21 Mayo 2010 03:40:27
Apapacho presidencial
La visita a EU esta semana del presidente Felipe Calderón, pareció a muchos un día de campo para el mandatario mexicano. No porque no hubiera tenido el Presidente y su delegación una agenda llena de trabajo y reuniones. Esta visita se puede considerar unas vacaciones para el Presidente porque en EU lo apapacharon, lo felicitaron y sobre todo le reconocieron sus esfuerzos en combatir el crimen organizado. Ya sea por diferencias políticas, conceptuales, o por simples mezquindades, el apoyo y reconocimiento que requiere el presidente Calderón, que lidera un país en crisis, lo obtiene del exterior y no de sus compatriotas.

No obstante que los críticos digan que la visita fue una fiesta de retóricas y palabras vacías, es decir, sin resultados concretos, para los que conocemos los entramados de cómo se arman estas visitas oficiales, podemos decir que es raro que estos eventos se traduzcan en cambios fundamentales o inmediatos en la relación.

Ante las importantes diferencias y tensiones que existen entre EU y México, así como las percepciones que tienen en el país vecino sobre los inmigrantes mexicanos y la violencia fronteriza, este viaje podría haber sido desastroso. Lo que vemos en los hechos es a los presidentes Obama y Calderón poniendo sobre la mesa su rechazo a la controversial ley SB1070 de Arizona y la relevancia del tema migratorio en estos momentos.

Una conclusión que podemos llevarnos de esta visita oficial es que una reforma migratoria que permitiría legalizar la presencia de millones de connacionales está lejos, tal vez muy lejos. Un hecho poco común es el reconocimiento explícito, por parte del presidente Obama, de que no cuenta con los votos necesarios para pasar un reforma migratoria que sea integral. Este tipo de situaciones se comentan pero difícilmente se hacen públicas y menos por el jefe del Ejecutivo de Estados Unidos. En lo que reste de la administración calderonista, parece que la relación tendrá que girar alrededor del combate al crimen organizado, poniendo a un lado el tema migratorio.

Un aspecto importante de las visitas presidenciales es tener conversaciones no sólo entre funcionarios, sino también con los medios de comunicación y la sociedad sobre los temas que le preocupan a México. Curiosamente fue una niña, en un evento con las primeras damas, quien mejor pudo resaltar el drama que viven los indocumentados en EU, cuando ella le pregunta a Michelle Obama si era cierto que el presidente Obama iba tras las personas que no tienen documentos, porque “mi mamá no tiene papeles”, le dijo con un tono de inocencia infantil. Esa imagen promovió más la causa de los indocumentados, que todas las entrevistas de prensa que pudiesen hacer los presidentes de EU y México.

Al ver las imágenes de las primeras damas jugando y corriendo con niños, tratando de subrayar la importancia del ejercicio para reducir la obesidad infantil, me vino a la mente la siguiente interrogante: con la popularidad de Margarita Zavala y de Michelle Obama en sus respectivos países, ¿por qué no promover que ellas continúen teniendo reuniones bilaterales, para promover la discusión y los acuerdos sobre los temas que han sido relegados por ambos países, debido a la prioridad que se le da a la guerra en contra del crimen organizado y la violencia fronteriza?

Es irónico que la misma semana que el presidente Calderón reconoció en su viaje a España las dificultades que ha tenido su gobierno de comunicar con claridad cuál es su estrategia para enfrentar el crimen organizado, él haya tenido que padecer a un mal traductor que dificultó comunicar su mensaje en la Casa Blanca. La traducción del español al inglés fue tan deficiente, que simple y llanamente muchos de los asistentes angloparlantes de este evento se quedaron con una cara de what?

Otra ironía es que fue en el Congreso de Estados Unidos donde más apapachos recibió el mandatario mexicano. ¡Cómo quisiera un presidente mexicano recibir las ovaciones de pie que recibió el presidente Calderón de los legisladores estadounidenses cuando expresó su rechazo a la ley SB1070, y cuando reiteró su compromiso por enfrentar al crimen organizado! Pero lo más importante que hizo el presidente Calderón ante el Congreso fue que exigió que de nuevo se aprobara una prohibición a la venta de las llamadas armas de asalto, y con esto poder reducir el número de armas que entran al país y fortalecen a los grupos delictivos.

¿Podrían imaginar ustedes a un presidente estadounidense dirigiéndose ante el Congreso mexicano, exigiendo que los diputados aprueben una legislación, y éstos respondan con una ovación de pie?

Un espaldarazo completo a México y al presidente Calderón. No sólo pasó lo que comentamos, sino que además se tuvo una cena en la Casa Blanca con mucho glamour, donde el espectáculo principal era Beyoncé, había figuras de mariposas monarca por todos lados y el plato fuerte de la cena fue mole. Sí, definitivamente, lo apapacharon en Washington.

http://www.anamariasalazar.com Twitter: amsalazar

Analista política

23 Abril 2010 03:59:15
Las “otras” víctimas de la violencia
Hace unos días una amiga me comentaba que su hija le preguntó: “Mamá, ¿alguien me va a robar?”. Estamos seguras de que esta pregunta surge en reacción de la constante información que se transmitió sobre la desaparición y muerte de la niña Paulette Gebara, información escuchada seguramente por muchos pequeños mexicanos. Una solución fácil sería prohibir o controlar el contenido que ven y escuchan nuestros pequeños. Pero una sicoterapeuta que entrevisté para mi programa de televisión Seguridad Total me señalaba que a pesar de que la mayoría de los niños no ven los noticiarios o leen los periódicos, tienen mucho más información sobre los problemas de seguridad, como robos, secuestros y narcotráfico, que afectan a nuestro país. El problema en este momento es que la violencia en México es tal y la criminalidad ha impactado a tantos mexicanos, que es literalmente imposible evitar que nuestros pequeños estén expuestos a la realidad violenta que vivimos. Ante este clima de violencia, me pregunto si alguien ha volteado a ver a los niños.

Para un adulto, con la capacidad de raciocinio y lógica, las imágenes y la información sobre muertes, secuestros y violencia son impactantes. Para los niños son imágenes aterradoras e incomprensibles. Nosotros podemos racionalizar nuestros temores. Los niños no pueden diferenciar estas fronteras. Recuerdo que semanas después de los atentados del 11/9 surgieron discusiones, aunque anecdóticas, sobre comportamientos de niños que reflejan sus temores y preocupaciones. Desde una niña que llora al saber que uno de sus padres tiene intenciones de volar, a un niño que expresa miedo de subir a un edificio de varios pisos. O expresiones de odio dirigidos contra personas con apariencia árabe o estadounidense. Lo que más me impactó en esa época fue ver cómo un grupo de niños recreaba los terribles sucesos del 11 de septiembre en sus computadoras al colapsar helicópteros cibernéticos en contra de edificios, y con gritos de júbilo proclamaban: “¡Estamos destruyendo las torres gemelas y ahora vamos a pegarle al Pentágono!”. También recuerdo cuando vivía en Colombia, que durante un examen de ascenso en una escuela de artes marciales, un niño me preguntó muy preocupado si no sería una bomba una caja con alambres que veía el techo. Lo que el futuro cinturón azul observaba era una lámpara fosforescente mal instalada.

Es difícil en este momento estimar el impacto a largo plazo sobre nuestros niños de la violencia que se vive en el país. Pero los especialistas nos recomiendan hablar claro y sin especulaciones, con nuestros hijos ante casos como la muerte de la pequeña Paulette, y de tantos otros temas que suceden todos los días y a los que están expuestos los niños en los medios de comunicación. Bien dicen que es mejor que la verdad la sepan de nosotros y no por otro lado, podemos tocarles estos temas sin que toquemos los detalles, pero sí ayudarles a asimilar estos hechos reduciendo su impacto, esto es importante ya que si no intervenimos ellos irán perdiendo su capacidad de asombro, lo que los puede llevar a perder muchos límites.

La sicoterapeuta me dio varias sugerencias adicionales. 1. Cuando el niño tenga una pregunta o una inquietud, no le des información de más con la que tenga que ver con su edad. 2. Explicar en su propio contexto, darle la información es importante, sobre todo si la está preguntando, pero tampoco darle de más. Entonces eso es muy importante porque cada persona tiene miedos diferentes. 3. Podemos explicarle con juegos, con una metáfora y trasladarlo a la realidad.

Pero más allá del papel que deben de jugar las autoridades federales y estatales en mediar entre grupos antagónicos y buscar evitar que las diferencias se traduzcan en violencia, no debemos de olvidar el papel fundamental que juega la familia. Es en el seno familiar donde la mayoría de nosotros aprendemos cómo se deben de resolver los conflictos y a ser tolerantes. Seguimos el ejemplo de aquellos que nos rodean. Si nuestros jóvenes viven la intolerancia y la violencia en casa.... ¿Qué se puede esperar de su comportamiento fuera del hogar?

Una última reflexión. Los niños aprenden de sus padres y de los adultos que los rodean. Si somos violentos, ellos también lo serán. Si tomamos medidas de prevención para evitar ser la siguiente víctima de un delincuente o de un accidente, ellos también seguirán nuestros pasos. Tan sencillo como eso.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

Analista política
09 Abril 2010 04:06:07
Decálogo de niñ@ seguro
Nuestros hijos enfrentan un mundo inseguro y violento. Veamos los datos: de acuerdo a un reporte que hace la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) en conjunto con el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), dos niños mueren en México diariamente a manos de sus progenitores, dando un total de 700 homicidios anuales de menores.

Lo terrible es que una de las amenazas a su seguridad más importantes que enfrentan nuestros pequeños somos nosotros, su familia y allegados. Los datos son contundentes y escalofriantes: México ocupa el primer lugar en violencia física, abuso sexual y homicidios de menores de 14 años por parte de sus padres. Lamentablemente, suelen ser familiares o amistades allegadas del pequeño los agresores, ya que menos de 20% de los agresores sexuales son completos desconocidos para el menor.

Ante esta realidad, padres, hermanos, familiares y amigos debemos comprometernos a proteger a nuestros niños. Este compromiso empieza en casa. Siendo abril el mes en que celebramos a nuestros pequeños, les presento el Decálogo de niñ@ seguro.

1. Yo soy un niñ@ seguro porque mis padres están comprometidos en tener un hogar libre de violencia y promover un ambiente en donde inculcan valores de equidad y de respeto a los demás. Ellos promueven relaciones de confianza y diálogo con nosotros para llegar siempre al entendimiento y no al castigo físico. Además nos enseñan a buscar resolver los conflictos en una forma pacífica. No permiten situaciones de discriminación ni de violencia de género en nuestro contorno familiar y amistades.

2. Yo soy un niñ@ seguro porque mis padres se preocupan de informarse constantemente de las amenazas a nuestra seguridad. Buscan conocer los peligros y previenen. Conocen bien el entorno en donde vivimos, estudiamos y jugamos.

3. Yo soy un niñ@ seguro porque mis padres han conversado conmigo sobre diferentes amenazas que enfrento, incluyendo temas tan difíciles como abuso sexual, violencia, y drogas, usando un lenguaje adecuado para mi edad. Ellos entienden la importancia de promover una cultura de prevención y seguridad y lo hacen de tal forma para no asustarme innecesariamente, pero tampoco esconden o ignoran la realidad que nos rodea.

4. Yo soy un niñ@ seguro porque mis padres establecen con nosotros estrategias de seguridad para mí, la familia y la escuela. Ellos se preparan para una situación de crisis y nos enseñan cómo debemos reaccionar ante las diferentes amenazas que posiblemente enfrentemos en nuestro hogar, comunidad y escuela. Nos enseñan a entender que debemos ser cautelosos no sólo con extraños sino incluso con familiares y amigos.

5. Yo soy un niñ@ seguro porque mis padres entienden que un aspecto importante de mi seguridad depende de que yo pueda conversar con ellos sobre personas y situaciones que me incomodan. Ellos están comprometidos con escuchar mis preocupaciones y darles seguimiento, aun cuando estemos hablando temas incómodos como posibles abusos por parte de familiares y amigos cercanos.

6. Yo soy un niñ@ seguro porque no guardo secretos “malos”. Es muy importante que yo sepa que no existe nada que yo pueda hacer que conllevará que mis papás pierdan su amor hacia mí.

7. Yo soy un niñ@ seguro porque mis padres y familiares respetan mi sexto sentido o intuición si no quiero estar con alguien en particular o si una situación me incomoda.

8. Yo soy un niñ@ seguro porque mis padres me enseñaron a cuidarme y a defenderme. Me enseñaron retroceder tres pasos si siento invadida mi persona que me da un margen para correr o alejarme de una persona que me incomoda y así evitar que sea sujetado en contra de mi voluntad.

9. Yo soy un niñ@ seguro porque me inculcaron a decir un no ante situaciones que me incomodan, además de que puedo gritar y correr a un lugar seguro en situaciones que me sienta amenazado. Mis padres y maestros me enseñaron hacia dónde, con quién y cómo pedir ayuda.

10. Yo soy un niñ@ seguro porque mi familia está activamente involucrada e informada sobre mis actividades dentro y fuera del hogar, además de mis actividades en la escuela y en mis momentos de ocio. Saben quiénes son mis amigos, cuál es el ambiente escolar donde me desarrollo, qué veo por televisión y qué hago y a quién contacto por internet.

Una oración por Paulette y por todos los niñ@s que mueren debido a la violencia o el descuido.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

Experta en Seguridad

26 Marzo 2010 04:06:45
Falta de seriedad
Falta de seriedad. Irresponsabilidad. Insensatez. ¿Con qué calificativo recordará la historia el esfuerzo emprendido para enfrentar la violencia e inseguridad que se vive en el país? Aunque sería fácil apuntar como autor de este fracaso de la “guerra en contra del crimen organizado” del 2000 al 2012 a los presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón, esto sería un análisis ligero, poco serio. Ya que la historia seguramente señalará que hubo una falla generalizada en todos los actores sociales que deberían de haber buscado soluciones al problema, incluyendo el sector empresarial, la Iglesia, la comunidad académica, los medios de comunicación, los sindicatos, las organizaciones civiles, los partidos, los legisladores, gobernadores y presidentes municipales, la rama judicial y, claro, todos nosotros.

Cuando otros países enfrentan grandes crisis, eventos catastróficos que ponen en riesgo la estabilidad, la gobernabilidad o incluso la viabilidad de la nación, esto se vuelve un catalizador que une a los diferentes factores de poder y opinión para buscar soluciones. En el caso de México, esto simple y llanamente no ha sucedido. Al contrario, hoy más que nunca, sorprende la fricción y la falta de diálogo entre todos los actores políticos, además de la falta de participación ciudadana; por lo que no nos debe de sorprender la falta de soluciones.

Tal vez, lo que va a suceder es que se requiere que la situación se degrade aún más (esto seguramente va a suceder) en donde los índices de asesinatos, secuestros, extorsiones, robo de autos con mano armada, y violaciones seguirán incrementando.

Parte fundamental del problema de la seguridad en México es que no hay un sistema de justicia penal que pueda detener, investigar, procesar, juzgar y encarcelar a delincuentes. Cualquier tipo de delincuente. Las estadísticas son contundentes: menos de 1% de los delitos cometidos son castigados. La probabilidad de que un acusado llegue ante la autoridad judicial es 3.3% del total de los delitos denunciados. Estamos hablando de más de 96.7% de impunidad. Estos son datos de estudios recientes. No debería de sorprendernos que estas cifras hayan empeorado. El mensaje para la sociedad es que: hay que delinquir, ya que en este país no te va a pasar nada.

En junio de 2008 se aprobó una reforma constitucional que pretende darle un giro de 180 grados a la impartición de justicia en materia penal en nuestro país. Una parte de esta reforma, aquella relacionada con las medidas para combatir la delincuencia organizada está entrando en vigor según se vayan promulgando las distintas leyes secundarias, pero otra parte muy importante, la que establece en México el sistema acusatorio, irá entrando en vigor en la medida en la que cada estado del país lleve a cabo reformas legales de fondo y las implemente dentro de un plazo que no exceda los ocho años, es decir, el 2016. La reforma crea todo un nuevo sistema de impartición de justicia y la “pelota” está en cada una de las legislaturas, gobiernos estatales y federales en lo que respecta a su instrumentación.

El sistema acusatorio de justicia penal, que se debe de implementar por parte de los estados en base a las reformas constitucionales, implica una nueva forma de llevar a cabo todo el proceso, con métodos precisos para investigar los delitos, distintos esquemas para la defensa de los acusados, una mayor atención y respeto por las víctimas, una nueva forma de llevar los casos penales, así como esquemas muy diferentes en lo que respecta a la presentación, admisión y evaluación de las pruebas. Lo más importante tal vez sea que se parte de una presunción de inocencia, es decir, se tiene que comprobar que el acusado es culpable del delito y no lo contrario.

Una característica fundamental de este sistema es la oralidad en el proceso penal, esto quiere decir que todas las etapas que integren dicho proceso tienen que ser elaboradas de forma oral y todo el expediente que se forme a partir del caso tendrá que ser presentado oralmente ante un juez o un tribunal de jueces.

¿Es esta reforma prioridad para el gobierno federal, los estados y sus respectivas legislaturas? No lo es. Y el tiempo se les está acabando. Pero más allá de las exigencias constitucionales es que sin reformar a fondo el sistema de justicia penal del país, no importa cuántos soldados, policías, y armas se pongan en la calle, la mayoría de los delincuentes saldrán libres. Ya que en este país, no pasa nada.

Analista política

26 Febrero 2010 05:10:14
¿Mejor sin policías municipales?
Ciudad Juárez, como el canario en la mina. En las antiguas minas de carbón, donde no existían sistemas de ventilación, los mineros utilizaban canarios para detectar acumulaciones de gas, debido a la especial sensibilidad de estos animales ante la presencia de metano y monóxido de carbono. Cuando el canario dejaba de cantar o caía muerto, era una señal definitiva de que los mineros tenían que salir corriendo para liberarse del aire contaminado del lugar. Estos canarios ponían en alerta a los mineros de un inminente peligro. Juárez en un importante “canario” o termómetro de lo que está sucediendo en cuestiones de crimen y violencia en esa ciudad y en el estado de Chihuahua, pero también de lo que pudiese ocurrir en el resto del país.

Con el anuncio del presidente Felipe Calderón de que parte de su nueva estrategia para esta ciudad fronteriza incluye la llegada de más de dos mil policías federales adicionales a Juárez, para complementar o sustituir al Ejército mexicano, ya se ha suscitado un debate sobre la efectividad de poner soldados en las calles para combatir al crimen organizado.

Este debate en verdad le ha hecho sombra a la pregunta fundamental: ¿qué hacer con las policías municipales? ¿Desaparecerlas? ¿Profesionalizarlas? Y es que en muchos municipios del país, simple y llanamente se han convertido en el brazo armado del crimen organizado. Hay ciudades donde estas corporaciones se dedican al espionaje y la recolección de inteligencia para alguna banda criminal; en otras entidades, simple y llanamente no hacen nada, ya sea por el miedo, la incompetencia o la corrupción.

Por tratar de mantener cierta apariencia de legalidad, en lugar de desaparecer las policías en Juárez, hubo meses en que a cada policía municipal le ponían de dos a tres soldados como chaperones para evitar que dieran información a la mafia, se involucraran en acciones armadas o que facilitaran las masacres que con creciente frecuencia está viviendo esta ciudad fronteriza.

Lo curioso es que los chaperones ahora son los cuestionados. Si no se puede confiar en las policías para ejercer hasta el mínimo de sus responsabilidades, ¿para qué mantener la farsa? ¿Por qué no desaparecer a la policía municipal de una ciudad como Juárez?

De hecho el senador Ramón Galindo lanzó un llamado para hacer exactamente eso. En un reportaje para mi programa de televisión Seguridad Total, él me comentó que “ahí la acción del gobierno federal debe ser mucho más dramática, debe ir a tomar el control de la policía municipal y también de la estatal que opera en Juárez. La situación es tan grave que no da para esperar la capacitación de la policía…” Pero hay un problema fundamental en este planteamiento. Tiene que ver con la Constitución.

La presidenta municipal de Naucalpan y además presidenta de la Asociación de Municipios de México, Azucena Olivares, me comentó que quienes promueven esto desconocen la historia de nuestro país y también ignoran el artículo 115 constitucional, que establece que los municipios deben ser autónomos en lo que respecta a su régimen de gobierno. Dice ella que las policías son elemento fundamental que le permite a los alcaldes gobernar: “Sin ellas no respetan al presidente municipal en muchos pueblos”.

Lo que ha propuesto el gobierno federal no es tanto la desaparición de las policías, sino que se implemente un esquema como el de Colombia, en donde todas las policías están bajo el mando de la Federación. El senador Galindo del PAN, nacido en Juárez, señala que “hay municipios que están pidiendo a gritos desesperados que vaya la Federación con su policía a hacer el trabajo, o sea, hay muchos alcaldes que no quieren tener la responsabilidad de la policía…”.

En mi entrevista con el presidente municipal de Juárez, José Reyes Ferriz, él considera que “en los casos de ciudades pequeñas y medianas sería muy importante tener una policía nacional (para) que no tuvieran ellos la necesidad de tener cuerpos policíacos…”.

Les dejo con una última reflexión: como para muchos de los problemas que tiene el país hemos querido buscar soluciones y legislaciones que impacten a todo el territorio, ya es hora de reconocer que hay diferentes Méxicos que requieren de diferentes tipos de respuestas. La criminalidad de Juárez no es la misma que la de Sinaloa, San Luis Potosí o la de Puebla. La necesidad de desaparecer el esquema actual de las policías municipales tal vez sea sólo aplicable para algunas ciudades. ¿Por qué no legislar de tal forma que se facilitara el que las autoridades federales asumieran el control temporal de la policía municipal, sin declarar estado de excepción, si la situación lo requiriera?

A grandes males, grandes remedios.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

Analista política
12 Febrero 2010 04:55:23
Huérfanos de Calderón
John F. Kennedy dijo: “El éxito tiene muchos padres, pero el fracaso es huérfano”. Probablemente en este momento Calderón está furiosamente identificando a todos los “huérfanos” en su gabinete y equipo de asesores. ¿A quién se le va a responsabilizar por el catastrófico inicio de año que ha tenido el Presidente? Y es que el 2010 debería de haber sido el año de Calderón, en donde el Presidente buscaría lucirse, y tendría una oportunidad más (tal vez la última) de amarrar algunas reformas importantes, además de dedicarse a celebrar todo el año asistiendo, casi a diario, a eventos bastante frívolos, conmemorativos del bicentenario. Este año era la última oportunidad que tenía Calderón para definir cuál sería su legado histórico, al mismo tiempo buscando asegurar que los historiadores no lo recordaran como un loser o fracaso histórico de la alternancia.

Yo también me imagino que Calderón le está apostando que el 2011 será un año de total parálisis debido al desmoronamiento interno de todos los partidos al irse calentando las guerras intestinas, donde todos seremos testigos de las batallas entre los wannabes a la presidencia. Sí, el 2010 era la última oportunidad para el Presidente y el país, de avanzar, aunque fuera a pasos pequeños.

Pero el 2010 está resultando un año catastrófico para Calderón. Apenas vamos en el mes de febrero y el número de errores y fracasos se están acumulando con una rapidez supersónica. ¿ Estaré exagerando cuando digo que en las últimas semanas ha acumulado Calderón más fracasos políticos que todo el año pasado? Lo que sí puedo afirmar que los eventos de los últimos días empujarán al Presidente a cambiar dramáticamente algunos de sus conceptos fundamentales de cómo gobernar y hacer política. De lo contrario, se recordará el 10 de febrero de 2010, como el día en que su secretario de Gobernación renunció al PAN, como el día en que terminó el sexenio de Calderón y se inició un interinato con varias cabezas, en donde el poder reside en los gobernadores y líderes de bancada. El gobierno se está convirtiendo rápidamente en un convidado de piedra.

¿Cuál será la estrategia del Presidente para al menos tener la capacidad de dialogar con su propio partido? ¿Puede gobernar sin el PAN? Pues aparentemente piensa que sí, ya que es difícil imaginarse qué pasos puede tomar Calderón para poder restablecer algún diálogo con su partido, excepto pedirle la renuncia a su secretario de Gobernación. El daño que le hizo al PAN la renuncia de Gómez Mont se sentirá por años. Es obvio asumir que cualquier posibilidad que pudiese haber tenido el PAN de ganar o recuperar espacios políticos en las elecciones ha desaparecido por completo. También esta renuncia fue un golpe certero y debilitador a aquella facción del PRD que buscó aliarse con el diablo mismo en algunos estados, con un gran costo político.

¿Puede continuar Gómez Mont como secretario de Gobernación y tener alguna capacidad de interlocución política? Parecería que no. Seguramente lo buscarán algunos priístas y el Partido Verde. Pero los panistas y perredistas nunca le volverán a tomar la llamada. ¿Quién hubiera pensado hace tres años que el gran dolor de cabeza de Calderón sería el PAN y no AMLO junto con el PRD? Todo este despelote político sucede en el momento menos propicio desde la perspectiva de seguridad, ya que el Presidente tuvo que relanzar su estrategia de seguridad y desarrollo, y retractarse de varias decisiones (incluyendo sacar el Ejército de Juárez) abriendo de nuevo una serie de cuestionamientos sobre el rumbo que ha tomado esta administración para enfrentar el crimen organizado, destruyendo tres años de trabajo estratégico.

Ante la posible salida de Gómez Mont, el Presidente tendrá que reconsiderar una de las estrategias que ha sido probablemente el fundamento de su gobierno. Su selección de gabinete y de asesores cercanos se regían con base en tres principios: el requisito fundamental es ser leal y amigo, en segundo lugar es ser panista. Si el candidato tenía experiencia y capacidad, era un plus. Esto explica por qué el gabinete y la capacidad de operar del círculo cercano de Calderón es tan pobre. También explica por qué tantos errores y catástrofes en las últimas semanas. Regresando a la frase célebre de Kennedy con que inicio este espacio me recuerda un chiste que me envió un lector en el que me dice que “la mayoría de los políticos son huérfanos… ¡porque no tienen madre!”.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

Analista político
01 Enero 2010 05:01:23
Sobreviviendo el 2010
Mientras que en el resto del mundo la crisis económica afectó a la mayoría, aquí en nuestro terruño también fueron muchos los mexicanos que además de sentir el impacto en sus bolsillos, también se sintieron más intranquilos ante la crisis de inseguridad que afecta el país.

¿Qué esperar de 2010? Para responder a esta pregunta voy a hacer referencia a frases célebres que nos han guiado a través de los siglos. Empecemos con el escritor francés Honoré de Balzac (1799-1850) quien señaló que “en las grandes crisis, el corazón se rompe o se curte”. Lo que suceda en 2010 en parte dependerá de lo que hemos aprendido no sólo de la crisis que nos aqueja en este momento, sino de las lecciones históricas que deberíamos haber aprendido como nación al celebrarse este año el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución. La forma en que enfrentemos el 2010 dependerá de nuestra capacidad de reconocer nuestros errores no sólo como personas sino como país y tomar los pasos necesarios para no errar de nuevo. ¿El México democrático ha aprendido que hay formas de hacer cambios fundamentales sin recurrir a la violencia? Por el bien de todos quisiera pensar que sí. En esta época de renovación y esperanza yo les pregunto, estimados lectores, ¿qué aprendieron ustedes de esta crisis? La forma en que respondan les dará las pautas de su capacidad de enfrentar los retos no sólo en 2010 sino durante los años por venir. El filósofo español Eugenio Trías (1942-?) comentó que “en esta vida hay que morir varias veces para después renacer. Y las crisis, aunque atemorizan, nos sirven para cancelar una época e inaugurar otra”. Por esta razón, por más difícil que venga el 2010 debemos de recibirlo no con resignación, sino con anticipación ya que representa renovación y nuestra capacidad de cambiar y enfrentar retos hoy y el resto de nuestras vidas. Si 1810 fue el año la Independencia y 1910 el inicio de la Revolución, ¿será 2010 el año en que la historia marcará como el año en que México le dio la bienvenida a la modernidad, democracia y equidad para iniciar el proceso de convertirse en un país del primer mundo?

¿Cómo enfrentar los retos de 2010? Curiosamente, es la recomendación de un científico el que voy a subrayar para contestar esta pregunta. El estadounidense Albert Einstein (1879-1955) nos recuerda que en “en los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento”. Pero no debemos de recurrir solamente a la imaginación, también creo que a todos nos serviría tomar varios tragos amargos de humildad, citando al filósofo chino Confucio (551 aC-478 aC), quien dijo que “saber que se sabe lo que se sabe y que no se sabe lo que no se sabe; he aquí el verdadero saber”. Además de imaginación y humildad, nos falta algunos ingredientes más para completar la medicina que nos recomienda la sabiduría milenaria: quehacer y responsabilidad. El escritor británico William Shakespeare (1564-1616) resume esta idea señalando que “el sabio no se sienta para lamentarse, sino que se pone alegremente a su tarea de reparar el daño hecho”. Shakespeare nos está diciendo que tenemos que ponernos a trabajar.

Más allá de nuestra capacidad individual, el que México salga adelante dependerá del liderazgo que muestre la clase política, empresarial y los líderes sociales. Un científico alemán, Hermann Keyserling (1880-1946), dijo que “la multitud por sí sola nunca llega a nada si no tiene un líder que la guíe”. Y es que en este México en crisis no sólo se necesitan líderes, se requiere además que sean líderes extraordinarios. Dijo el estadounidense Joel A. Barker que “un líder es alguien que sigues a un lugar al que no irías por ti mismo”. Necesitamos líderes que nos inspiren, que nos movilicen que buscar enfrentar los retos y resolver los problemas. Pero también parte de la responsabilidad de nuestros líderes tiene que responsabilizarse por el futuro ya que “hacen falta líderes para generar más líderes”, dijo Ray Blunt, experto en liderazgo gubernamental. Un líder que supo sobrellevar a su país, ofreciendo “sangre, sudor y lágrimas”, durante una de las crisis más severas que enfrentó Inglaterra, que fue la Segunda Guerra Mundial, fue el premier británico Winston Churchill (1874 –1965), quien dijo que “el precio de la grandeza es la responsabilidad”. Lao Tse, en el siglo IV aC, dijo que “cuando el trabajo de un gran líder concluye, la gente dice: ¡Lo hicimos! Este es un llamado para que no sólo los gobernantes y los empresarios asuman esta responsabilidad, sino que todos pongamos nuestro granito de arena en este 2010.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
http://www.liderazgomoderno.com

Analista política
06 Noviembre 2009 09:42:43
¿Quién tiene la culpa?
Lamentablemente, 2009 será un año récord de asesinatos en México. Hasta la fecha se han documentado más de 6 mil ejecuciones, y todavía no termina el año. Hay que recordar que en 2008 se reportaron más de 5 mil ejecuciones, que fue casi el doble de las registradas en 2007 (EL UNIVERSAL, 3 de diciembre 2008).

Al mismo tiempo que se incrementa el número de muertos relacionados con esta “guerra” en contra del crimen organizado, también está aumentando el cuestionamiento acerca de si las Fuerzas Armadas deben de continuar ejerciendo el liderazgo en la estrategia para controlar estas organizaciones. Para desfortuna del Ejército y de la Marina, el número de muertos se está convirtiendo en la vara con que se evalúa la efectividad y la capacidad de estas instituciones. ¿Cuánto ha impactado en la reputación del Ejército el hecho de que, a pesar de su despliegue en Juárez, dos de cada tres homicidios en este país suceden en esa ciudad fronteriza?

Al Ejército mexicano no se le debería responsabilizar por lo que podría ser el fracaso de la estrategia antidrogas del país, ya que el éxito de esta estrategia depende no sólo de los uniformados, sino de la capacidad o de la complicidad de las corporaciones civiles en el ámbito federal y estatal, además de la coordinación eficaz entre todas las instituciones que tienen la responsabilidad de la seguridad pública y la seguridad nacional de este país.

En este último punto, el de la falta de una coordinación adecuada entre Sedena, Seguridad Pública, PGR y Gobernación, sigue siendo probablemente incomprensible por qué permite esto el Presidente. Hay que reconocerlo, el poder de los presidentes mexicanos se ha ido acotando a través de los años, pero no implica que no tengan ni la facultad ni la capacidad de controlar a sus secretarios.

Si un presidente no tiene suficiente poder o voluntad política para ordenar a su gabinete de seguridad que se coordine, básicamente estamos ante una situación en la que el mandatario no va a ser eficaz, y si además no existen los mecanismos para que se dé una coordinación real entre los diferentes niveles de gobierno en materia de seguridad, no podemos hablar de una guerra con posibilidades de ganarse.

En una conversación que tuve con Shlomo Ben-Ami, el ex secretario de Seguridad Pública de Israel, en una visita a Tampico, él señalaba que en México “todo este círculo tiene que funcionar de una manera integrada, y lo que es absolutamente importante es que todos aquellos implicados en la lucha tengan la misma visión del campo de operación, o sea, que todos tengan la misma inteligencia y que todos sepan qué es lo que ocurre en el terreno, que no haya visiones que choquen una con la otra”.

Y si el gobierno no puede coordinarse adecuadamente, Ben-Ami fue tajante: “Si es incapaz puede ya rendirse porque no va a tener éxito en la guerra contra los grupos violentos; de seguir de una forma anárquica, un esfuerzo aquí, otro esfuerzo aquí, un pequeño éxito aquí y otro fracaso allá, pero eso no va a crear una masa crítica que cambie la realidad, la realidad no cambia porque has dado un golpe muy serio a un grupo criminal, porque un grupo criminal siempre tendrá la capacidad de reaparecer de otra forma, lo que cambia estratégicamente la situación es que todos estén coordinados”.

También en Tampico, en este foro organizado por el gobierno de Tamaulipas, Juan Manuel Santos, ex ministro de Defensa de Colombia, me hacía comentarios ante el argumento del impacto que podría tener en la credibilidad de las corporaciones militares su participación en la persecución del crimen organizado: “En el caso colombiano llevamos a cabo una gran campaña en todas las fuerzas para que entendieran que en el trato hacia la población tenían que ganarse la mente y los corazones de los colombianos, y que de esa forma podían ser mucho más efectivos, no porque nos lo dijeran las ONG, sino por la propia legitimidad de las Fuerzas Armadas, ya que para poder combatir dependen del respeto y de la colaboración de la ciudadanía. Esto fue porque las fuerzas militares estaban cuestionadas, por su comportamiento en cuanto a los derechos humanos”.

Juan Manuel Santos de hecho asegura que el Ejército y la policía ahora son de las instituciones con más aceptación en su país en este momento.

Yo creo que la pregunta fundamental que debemos hacernos es: ¿qué tan malo es para la democracia mexicana involucrar a las Fuerzas Armadas en estas actividades? Ante la experiencia colombiana el ex ministro de Defensa me respondió: “Es peor para la democracia que las mafias se impongan”.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

Analista política
31 Julio 2009 03:26:47
Diario presidencial, julio 2009
Querido diario: No hay más que hacer excepto reconocer que mi sexenio se convirtió en un trienio. Simple y llanamente soy, como llaman los gringos, un lame duck, un pato rengo en términos democráticos; sigo siendo el Presidente, pero como van las cosas, más que mandatario soy como la reina del baile, tengo corona pero al terminar la pachanga nadie me hace caso.

Dejé de gobernar la noche del 5 de julio, y aunque tengo la banda presidencial, y vaya que me encanta usarla, ya no intimida como antes. Ahora, un atuendo indígena o un colorido huipil a la “Paredes” infunde más admiración o temor en los corazones de los ratoncitos de la clase política.

Sí, querido diario, como todos los demás esperaban menos nosotros, el PRI arrasó en las elecciones intermedias. Me lleva la que me trajo. ¿Qué tiene Beatriz Paredes que no tengo yo? ¡Lo que tiene es pelo! Cada día me quedo más pelón y ella tiene más melena. Yo entro a un recinto, y los comensales apenas se paran para recibirme, algunos salen corriendo del salón. Ahora que Beatriz es la reina electa del baile, todos corren hacia ella…

Puedes creer que en este momento que tenemos los índices de desempleo más altos en la historia reciente del país, gracias a mis excelentes políticas públicas, ¡muchos me exigen que agrave estos índices con relevos en mi gabinetazo! Quieren que mande a volar a varios de mis cuates, perdón, secretarios… ¿acaso creen que la lealtad ciega y obediencia sumisa se puede suplir con conocimientos técnicos y capacidad profesional?

Seguramente los siguientes tres años van a ser muy aburridos si no empiezo a agendar actividades. Tal vez debería aprender a bucear, a tejer o tomar yoga. Y aunque mi México necesita urgentemente reformas, ya me resigné a que gracias al PRI y mi disfuncional partido el PAN, no vamos a poder avanzar en ninguna reforma urgente, especialmente la fiscal.

Querido diario, nadie quiere asumir los costos políticos de estas reformas (yo me incluyo). La misma OCDE de José Ángel Gurria recomienda que no le movamos. Nadie quiere entender que no hay dinero. Y si no hay un alza dramática en el precio del barril de crudo, el año que entra el gobierno de México tendrá que emitir pagarés a sus deudores. Pero bueno, eso ya lo hace el estado de California, gracias a las políticas públicas con esteroides del Governator, quien llevó a su estado a la bancarrota. Yo sé que corremos un riesgo de que las calificadoras nos aumenten el riesgo país, pero en tres años yo entrego el changarro. Que Betty, Manlio o Quique, los nuevos dueños, se las arreglen.

Los que sí no tienen perdón, querido diario, son los talibanes del PAN. Nunca pensé que el reto político más difícil de mi presidencia serían los pleitos de adolescentes que tengo que aguantarme con los miembros de mi partido. Sí, ¡el partido me pertenece, que no se les olvide!

Me recuerda un chiste que me mandaron por Facebook: se dice que cuando Dios creó el mundo, y para que los hombres prosperasen, decidió concederles dos virtudes.

A los suizos los hizo ordenados y cumplidores de la ley. A los ingleses los hizo persistentes y estudiosos. A los japoneses los hizo trabajadores y pacientes. A los italianos, alegres y románticos. A los franceses los hizo cultos y refinados.

Y cuando llegó a los mexicanos, se volvió hacia el ángel que tomaba nota y le dijo: “Los mexicanos van a ser inteligentes, buenas personas y del PAN”.

Cuando acabó de crear el mundo, el ángel le dijo a Dios: “Señor, le diste a todos los pueblos dos virtudes y a los mexicanos, tres. Esto hará que prevalezcan sobre todos los demás”. Y dijo Dios: “Tienes toda la razón, bueno como las virtudes divinas no se pueden quitar, los mexicanos en general y a partir de ahora tendrán tres virtudes, pero la misma persona no podrá tener más de dos de estas virtudes a la vez. Así, el que es del PAN y buena persona, no puede ser inteligente.

“El que es inteligente y del PAN no puede ser buena persona. Y el que es inteligente y buena persona no puede ser del PAN”.

http://[email protected]

Analista política
19 Junio 2009 03:36:03
¿Cómo se recordará el 5 de junio?
Crece la indignación. A dos semanas del incendio en la guardería ABC en Hermosillo, Sonora, que ha resultado, hasta la fecha, en la muerte de 46 niños, no vemos que pase nada.

En lugar de irse perdiendo el interés por el paso del tiempo y las cortinas de humo, surgen más y más voces exigiendo que la trágica muerte de estos niños no quede impune.

Continúa la competencia para ver a quién le van a “tirar la bolita”, como una estrategia de repartir la culpabilidad tanto entre los socios de la guardería, el gobierno federal, el Ejecutivo estatal, así como el municipal, reduciendo las posibilidades de que alguien reciba un castigo ejemplar.

¿Por qué es tan importante identificar los posibles culpables lo más pronto posible? Porque mientras más tiempo pasa, las pruebas se pierden, la nota desaparece de los medios de comunicación y se incrementa la posibilidad de que los responsables, al igual que las pruebas, se desaparezcan.

El buscar repartir culpas literalmente ha paralizado a los gobiernos federal, estatal y municipal, razón por el cual no han tomado los pasos inmediatos que eran obvios: además de asegurar la mejor atención médica adecuada para los pequeños, era indispensable ordenar la revisión o el cierre inmediato y temporal de todas las guarderías del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Hermosillo, o posiblemente en el estado.

Además de estas medidas urgentes, el mismo viernes del incidente debían haber detenido de manera precautoria, mientras se deslindaban las responsabilidades, a todas las personas (particulares y funcionarios públicos) que estuvieran vinculadas con esta tragedia.

Un severo castigo penal serviría de ejemplo para que en el futuro los funcionarios y empresarios asuman con responsabilidad la delicada tarea de cuidar niños, y además para que todos como sociedad tomemos conciencia de la importancia de la prevención.

En lo que se refiere a la investigación penal, yo me pregunto: ¿qué hubiera pasado si las 46 víctimas hubieran provenido de la clase social acomodada de Hermosillo? ¿Los socios de la guardería ya hubieran sido encarcelados si no fueran miembros de la clase dorada de esa ciudad o no tuvieran vínculos con los gobiernos estatal y federal?

¿Entienden el procurador general de la República, Eduardo Medina Mora, y el procurador de Justicia del estado de Sonora, Abel Murrieta Gutiérrez, que la investigación de la tragedia en la guardería ABC es la investigación más importante que tienen en sus manos en este momento y definirá la credibilidad de las instituciones que representan? ¿Qué caso puede ser más relevante que la muerte de 46 niños?

Ante la tragedia en Hermosillo, ¿cuántos papás estuvieron estos días más cerca de sus hijos y cuántas madres se acuerdan cada mañana de las imágenes del incendio al dejar a sus pequeños en una guardería?

Hermosillo será recordada de ahora en adelante como la ciudad en donde más niños murieron en un incidente de esta naturaleza. Por esta razón es importante que tomemos los pasos necesarios para asegurar que nunca más muera o se lastime un niño por negligencia en una guardería o escuela de nuestras comunidades.

Mi gran temor es que México pase a la historia como una sociedad que permitió que murieran 46 niños, debido a la negligencia, la avaricia y la incompetencia de pocos, sin que se impusiera un castigo ejemplar.

Qué vergüenza.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
http://www.anamariasalazar.com

Analista política
05 Junio 2009 03:26:17
¿Qué queremos los electores?
Una empresa entendió que había llegado el momento de cambiar el estilo de gestión y contrató un nuevo gerente general. El nuevo gerente vino con la determinación de hacer cambios y volver a la empresa más productiva. El primer día, acompañado por sus principales colaboradores, hizo una inspección en la empresa. En la planta todos estaban trabajando, pero un muchacho estaba recostado contra la pared con las manos en los bolsillos.

Viendo una buena oportunidad para dejar bien clara su filosofía de trabajo, el nuevo gerente se acerca y pregunta al joven: “¿Cuánto gana usted por mes?”. “Tres mil pesos, señor, ¿por qué?”, respondió el muchacho sin saber de qué se trataba. El gerente sacó 3 mil pesos del bolsillo y se los entregó al joven, diciendo: “Aquí está su sueldo de este mes. Ahora lárguese y ¡no vuelva nunca más!”. El joven guardó el dinero y se fue, de acuerdo a las órdenes recibidas.

El gerente, entonces, orgulloso, se voltea y pregunta a los demás empleados: “¿Alguno de ustedes puede decirme qué hacía ese joven?”. “Sí, señor”, respondieron atónitos los empleados: “Vino a entregar una pizza...”.

Moraleja: hay personas que tienen tantas ganas de mandar, que se olvidan de pensar...

Esta anécdota refleja cómo se están llevando a cabo las campañas electorales, en las que los candidatos están dispuestos a ganar las elecciones a toda costa, llevando a cabo ilegalidades y sacrificando su credibilidad. La mayoría de estos candidatos o candidatas asegura que su motivación principal de buscar un cargo público es sencilla: el deseo de ayudar al prójimo.

Pero usar el poder para realizar el bien sabiamente requiere fortaleza y valentía, pero también un discernimiento entre el bien y el mal. Desafortunadamente, la línea entre el bien y el mal sobre la que se mueven los políticos es muy delgada. James Hunter, en La clave de la paradoja, afirma que “los seres humanos tienen una capacidad para diferenciar entre el bien y el mal, pero la tendencia hacia la mala conducta es el estado más natural y debe de controlarse. Las intenciones y las acciones se muestran en la voluntad de hacer lo correcto, pero esta voluntad se debe cultivar y desarrollar cuidadosamente para no convertirnos en uno de los muchos seres maliciosos que han vagado por el mundo”.

Sin embargo, los conceptos del bien y del mal no son universales, acaban por ser ambiguos; y en la mayoría de los casos incuestionable es la definición de lo que es legal. Para la mayoría de los candidatos, la primera prueba de fuego del tipo de líder y gobernante que aspiran a ser será definir qué tantas ilegalidades y comportamientos altamente no éticos están dispuestos a tolerar para poder ganar la contienda electoral.

El líder político no sólo tiene que desarrollar un agudo sentido de lo que sucede a su alrededor, sino también entender las complejidades de la naturaleza humana.

La tentación de ser un candidato corrupto proviene de los rasgos personales de cada individuo, aunque también influyen en forma importante las presiones del ambiente en que se desarrolla la campaña. ¡Qué fácil es justificar un acto de corrupción o una ilegalidad bajo el pretexto de que se busca asegurar un escaño político para ayudar o proteger a los electores!

¿Qué queremos los electores? Nos urgen “líderes” que tengan la capacidad de trabajar en un ambiente hostil; popular, pero no populista. Respaldado por un buen equipo de asesores, interesados en trabajar por el país y no por una candidatura. Buena presentación y manejo de medios. Que no tenga cola jurásica ni jurídica que le pisen. Experiencia política indispensable —este país no soporta improvisados y no habrá entrenamiento ni capacitación—. Carismático y pragmático, pero no loco. Buena salud mental; los puestos políticos enloquecen a cualquiera. Acostumbrado a trabajar por objetivos. Queremos políticos que sepan negociar, pero no ceder. Que sepan crear consensos, pero también hacer decisiones que van en contra del statu quo. Un presidente benévolo, pero también dispuesto a ser un cabr%&!#.

No queremos políticos que dividan, sino que nos unan. Que nos representen a todos, no sólo a algunos. Alguien que nos permita soñar, pero que no viva en las nubes. Que sea papá y mamá, pero también cuate y hermano. Políticos que nos den las esperanzas de que nuestras vidas puedan y van a ser mejores porque habrá oportunidades. Que promuevan la creación de empleos, pero dignos y bien remunerados. Que sean democráticos y autoritarios, cuando se requiera. Que nos hagan pensar que son mejor que nosotros en todos los sentidos: más inteligentes, menos corruptos, más fuertes y valientes, más creativos. Nos urge un líder que nos dé esperanzas.

¿Es mucho pedir? Tal vez.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
http://www.anamariasalazar.com

Analista política

08 Mayo 2009 03:57:15
La cara de la crisis
De ser un secretario casi desconocido para la mayoría de los mexicanos, José Ángel Córdova Villalobos, en menos de 24 horas, se convirtió en la figura emblemática ante el país y la comunidad internacional de la peligrosa batalla en contra de la epidemia de AH1N1 que continúa afectando a México y al mundo. Hay que entender lo que estuvo en juego las últimas dos semanas: la vida de miles de mexicanos, la credibilidad y la reputación del país ante el resto del mundo. La capacidad de México de poder todavía aspirar a una “relativamente rápida recuperación económica”. Tal vez estaba en juego la misma gobernabilidad del país.

Y aunque a muchos les parecerán exagerados los anteriores comentarios, hay que considerar lo que podría haber sucedido si, en México, particularmente en la zona metropolitana, la sociedad no se hubiera convencido de que había que tomar pasos concretos y asumir sacrificios para detener el contagio. Además de los muertos y enfermos, podría haber surgido una fuerte crisis social de magnitud inimaginable.

A pesar del literal estado de excepción en que nos encontrábamos (no olviden que el Presidente le concedió poderes especiales al secretario de Salud, que le permitían detener o entrar en un domicilio sin orden judicial), la capacidad de represión del Estado nunca se tuvo que ejercer. ¿Se imagina qué hubiese pasado si la población hubiera desobedecido las rigurosas restricciones impuestas por el secretario Córdova? Ante este tipo de crisis, hubieran tenido que salir el Ejército y Seguridad Pública a imponer control de cuarentena.

¿Ustedes se pueden imaginar cuál hubiera sido la reacción de la población si la autoridad hubiese buscado someterlos, si es que no estaban convencidos de que México enfrentaba una grave amenaza?

La razón de que no hubo una revuelta social y más protestas tiene que ver con la credibilidad del secretario de Salud. Al describir el impacto del nuevo virus y las medidas que había que tomar, a José Ángel Córdova Villalobos no se le percibía como un ambicioso político, sino como un médico preocupado por nuestra salud. El secretario de Salud habla desde el púlpito de la experiencia, y no de los talking points preparados por sus subalternos. Ante las insistentes y exigentes preguntas de los medios de comunicación para que explicara las confusas cifras entre “casos confirmados” y “casos sospechosos”, mantuvo la calma y paciencia (con algunas y raras excepciones). De hecho, durante una conferencia de prensa el DF sufrió un terremoto de 5.7 grados en la escala de Richter. El secretario no se inmutó al temblar la ciudad ante las cámaras.

Repito lo que les he dicho antes en este mismo espacio: ante una emergencia, o una contingencia, la capacidad de liderazgo del gobierno es esencial desde una perspectiva de seguridad nacional. Ante una amenaza a la seguridad nacional, el que un país democrático sobreviva o se desmorone depende en gran parte de la calidad de sus funcionarios y políticos. En un Estado autoritario, el gobierno puede ejercer absoluto control sobre la población. Pero en una democracia, aun ante una crisis, la población se revela y rechaza la autoridad.

¿Qué lecciones de liderazgo debería aprender la clase política de esta experiencia? En primer lugar, hay que subrayar la importancia de la credibilidad del mensajero para impartir información difícil o que podía ser rechazada por la población.

En el caso del secretario de Salud, su credibilidad se deriva en parte de su experiencia, pero más que nada porque aparenta no tener aspiraciones políticas. Nos dio la información como médico, no como alguien que aspira a ser el siguiente presidente de la República o el siguiente gobernador. Además, hay que recalcar que la experiencia y la edad sí cuentan. Esto es la gran desventaja que siempre tendrán los secretarios jóvenes, por más talentosos que sean.

Unas últimas reflexiones:

1. Buscar entender la situación que se presenta lo mejor posible, pero también lo más rápido que se pueda; entre más se tarde en responder, mayor la incertidumbre y el daño que se tendrá que enfrentar.

2. Tomar decisiones e implementarlas rápidamente.

3. Comunicar efectivamente, evitando voces discordantes y buscando apoyos de otros actores. Esto dejará a un lado el “rollo político”.

4. Precisar los motivos de la crisis y cómo se les hará frente.

5. Comunicar constantemente lo que está pasando.

PD. Los invito a leer sobre mi nuevo libro de liderazgo en
http://www.anamariasalazar.com.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

Analista política
24 Abril 2009 03:51:48
Liderazgo Obama
¿Qué tanto podemos descifrar del estilo de liderazgo Obama, a menos de 100 días de que asumió la Presidencia? Mucho. De hecho, su estilo de liderazgo está marcando la nueva política exterior de Estados Unidos. Veamos:

Ronald A. Heifetz, profesor en la Universidad de Harvard, donde imparte la materia de liderazgo, apunta que “los medios de comunicación emplean rutinariamente la palabra ‘líder’ para designar a las personas que tienen autoridad o seguidores”. Es difícil saber qué herramientas, conocimientos y habilidades deben aprender los futuros y actuales líderes si antes no definimos cuáles son sus funciones.

En el libro El líder resonante crea más, Daniel Goleman describe a los grandes líderes como “personas movilizadoras, personas que despiertan nuestro entusiasmo y alientan lo mejor que hay en nosotros”.

Por otra parte, en su maravilloso libro sobre el liderazgo, El arte de liderar, Francesco Alberoni, más que definir qué es un líder, habla de ellos en términos de su responsabilidad: “La verdadera función del líder, empero, no es hacerlo todo, pensar en todo, controlarlo todo, sustituir a todo el mundo. Su función no es imponer su voluntad en todos y cada uno de los campos, ni dar órdenes minuciosas sobre cada posible argumento, abortando y frustrando la creatividad de los demás. El líder es, ante todo, el custodio de la meta, aquel que recuerda e indica a todos los demás hacia dónde hay que ir y controla que el engranaje se mantenga en movimiento”. En esta definición, el líder dirige la orquesta y señala a los músicos que tocarán en la sinfónica; es un proceso fundamental que definirá el éxito del concierto sexenal de un presidente mexicano.

Otro gurú sobre el tema de liderazgo, James C. Hunter, señala en su libro Las claves de la paradoja: “En todo el mundo las organizaciones están cambiando sus actitudes hacia el liderazgo, el personal y las relaciones. Durante décadas se ha hablado y escrito mucho sobre el liderazgo relacional basado en los valores, y prestigiosos autores lo han definido y llamado de diferentes maneras. Pero a la larga, la mayoría de esos autores han estado hablando de las mismas cosas, cuando la simple verdad es que el liderazgo y la vida conciernen a las personas y sus relaciones”.

Entonces, de nuevo nos preguntamos: ¿qué es un líder? ¿Qué hace un líder? La definición más práctica para el propósito de este artículo es una de las que usa Heifetz: “El líder moviliza a la gente para que enfrenten sus problemas”. Esta definición sencilla da pautas para desarrollar las características de diferentes tipos de liderazgo, y señala cuáles deberían ser las virtudes y habilidades de un líder político moderno para resolver los retos que implica gobernar pueblos con tremendas necesidades y expectativas. Las democracias exigen estilos de liderazgos que difieran de la forma de gobernar en sistemas autoritarios. Entre las características de un líder moderno democrático está su capacidad de escuchar y negociar.

Ya desde la época de campaña, Barack Obama defendió una política exterior que incluía escuchar y negociar, aun con los “enemigos” de Estados Unidos como los gobernantes de Irán, Cuba y Venezuela. Y en las últimas semanas Obama ha traducido sus palabras en acciones, con las decisiones que ha tomado eliminando las prohibiciones a los cubano-estadounidenses de viajar y enviar dinero a la isla.

En mis cursos de negociación, siempre subrayo la importancia de “escuchar con efectividad” como parte de una estrategia integral de todo buen negociador. Durante la Cumbre de las Américas, el mandatario estadounidense estuvo dispuesto a “escuchar”, mejor dicho, a aguantar acciones y ataques “públicos” de otros mandatarios en contra de su país. Pero en la “doctrina Obama” un aspecto de escuchar es tener que aguantar estos ataques aun después de ofrecer la mano.

De hecho, en EU, la derecha ya critica a Obama por su pasividad y su debilidad ante estos ataques. Comentarios y ataques por parte de mandatarios como Fidel Castro días después de la cumbre parecerían confirmar a los críticos de Obama: ante los enemigos de EU, la única forma de comportarse del mandatario estadounidense debe ser de una posición de fuerza, con la amenaza de agresión como entretelón de toda negociación.

Hay otros aspectos de la “doctrina Obama” que en otros espacios habría que analizar. Pero la gran interrogante es si esta posición “conciliatoria”, de reconocer los errores de EU, de estar dispuesto a escuchar a sus enemigos, y de reconocer públicamente la importancia de cambiar la percepción que tiene el resto del mundo de su país, se traducirá en una mejor capacidad de proteger los intereses de seguridad nacional de EU.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
http://www.anamariasalazar.com

Analista política

10 Abril 2009 03:59:54
¿Más armados y más seguros?
La gente se está armando en México. Esto no debe de sorprendernos ante la ola de violencia que se vive en la República. Más allá de la violencia producida por las guerras intestinas entre grupos de narcotraficantes, los criminales del país parecerían estar aprovechando el caos para lanzarse en contra de la población, sin importar el nivel socioeconómico.

En México ha aumentado en una forma importante el secuestro, el robo de autos y la violencia utilizada durante un asalto. Los altos índices de inseguridad que vive el país, así como la ineficacia de nuestros cuerpos policiacos, además del hecho de que se está inundando México de armas provenientes de Estados Unidos, han provocado que cada vez más personas busquen cómo adquirir armas de fuego por la vía legal e incluso ilegal. Desafortunadamente esta no es la solución.

Hicimos un reportaje para Seguridad total sobre la portación de armas en México, en el que aprendimos que en los dos primeros meses de este año la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) recibió más de 10 mil solicitudes para portar armas, de parte de una ciudadanía cada vez más preocupada.

Y aunque la Sedena nos comentó que no necesariamente todas las solicitudes serán autorizadas, sí ha habido un incremento importante en el número de personas buscando licencias. El promedio de permisos otorgados por año había sido de 5 mil según la secretaría. Ahora las colas para solicitar estos permisos pueden durar más de tres horas, según algunos senadores que entrevisté.

De acuerdo con reportes de la Sedena, existen en México 2 millones 105 mil 120 ciudadanos con permiso para tener armas de fuego; habría que agregar a todas aquellas personas que han decidido obviar los trámites correspondientes, y que cuentan con armas que incluso despliegan mayor poder de fuego que las de las autoridades policiacas de nuestro país, no obstante que este hecho está severamente penalizado.

Pero ante la cultura de impunidad que impera, son pocos los que temen que se les detenga o se les castigue por la portación ilegal de armas. Además, sería el colmo que el gobierno empezara a perseguir a personas que portan armas para defenderse, si no están persiguiendo a los criminales que nos azoran.

¿Mientras más armados más seguros? No. Las armas pequeñas y ligeras son causantes de aproximadamente mil muertes y alrededor de 3 mil personas heridas cada día en el mundo, y están involucradas en entre 60% y 90% de los decesos en conflictos armados, 40% de los homicidios y 6% de los suicidios; entre las víctimas se encuentran niños, revelan datos de International Action Network on Small Arms.

En el caso de México, según datos de 2006, fallecieron 420 menores por armas de fuego; de ellos 45 murieron en accidentes, 41 en suicidios y 334 por homicidios a causa de armas pequeñas y ligeras.

Según expertos en seguridad, tener un arma de fuego puede implicar un mayor riesgo, ya que no sólo se necesita saber usarla; además se debe de contar con la capacidad o las habilidades para reaccionar en una situación de crisis, por lo que en muchas ocasiones el arma termina utilizándose en contra de su dueño. El arma por sí sola no nos da protección, el saber usarla es lo que nos puede proteger.

Los que trabajan con armas nos cuentan que se requiere constante capacitación y práctica; además, comentan que son pocas las personas que están dispuestas a invertir tiempo y dinero para esto.

El tener un arma en el hogar puede ser un verdadero peligro para usted y para su familia. Requieren almacenamiento especial para asegurar que los pequeños y que el resto de la familia no tengan acceso, o sea, no se debe pensar en dormir con el arma a un lado de la cama ante la posibilidad de enfrentar a un ladrón en la noche. Tener un arma en la casa es una tentación para los niños, que las ven como juguetes, o para los adultos, que las pueden usar durante una riña familiar.

De hecho los expertos nos dicen que son más los riesgos para su familia al tener un arma, especialmente si se hace público que usted tiene una pistola en casa.

Considere alternativas. En casa instale una buena alarma; si a alguien le gustan las mascotas, mejor compre un perro grande. Aprenda a utilizar y tenga a la mano gas lacrimógeno. Tenga un plan de contingencia con su familia ante la eventualidad de que sean víctimas de los delincuentes. ¿Más armados, más seguros? No.

Para ver nuestro reportaje sobre portación de armas ir a .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo).

http://www.anamariasalazar.com

Analista política

08 Abril 2009 03:57:06
Ciberespacio: nuevo frente
En las últimas semanas tuvimos varios recordatorios de por qué los grandes retos a la seguridad nacional rápidamente se trasladan del mundo real al mundo cibernético. Recién se lanzó una advertencia global por la amenaza que representaba el virus llamado Día de los Tontos o Conficker, que ha infectado unos 15 millones de computadoras desde el pasado otoño en todo el mundo y se suponía tomaría control de este ejército de computadoras el pasado 1 de abril.

Afortunadamente, los efectos han sido mínimos y controlados, aunque los expertos consideran que el riesgo sigue latente; temen que este virus, si no es controlado actualizando los parches del sistema operativo Windows o por un buen antivirus, pueda robar detalles de cuentas bancarias personales, mandar spam desde cada una de las máquinas controladas remotamente o provocar que algún sitio web conocido colapse. Este virus se propaga a través de internet o de memorias USB infectadas, atacando principalmente a computadoras que operan con versiones pirata de Windows y que por tanto no están actualizadas.

Otra información que hizo nota fue un reporte publicado por especialistas en seguridad informática canadienses, que pone al descubierto la más amplia red de espionaje: al menos 103 países afectados y alrededor de mil 300 computadoras infiltradas, incluyendo equipos en embajadas, ministerios, oficinas de gobierno, entre otros sitios a los que los atacantes podían no sólo tener acceso a los archivos contenidos en el disco duro, sino escuchar y ver qué pasaba en las oficinas donde se encontraban dichos equipos gracias a las cámaras y micrófonos en los equipos de cómputo. Uno de los principales afectados es el Dalai Lama, ya que muchos de los equipos dañados tenían alguna relación con su trabajo y con el Tíbet; los investigadores han descubierto que los equipos que controlan esta red de espionaje están en China, aunque no se puede demostrar que el gobierno chino tenga algo que ver con esta labor de espionaje internacional.

Hackers que buscan información o controlar computadoras a control remoto son amenazas a la seguridad nacional de cualquier país. Pero éstas no se comparan con el impacto que tendrían otros tipos de amenazas que se esconden en el ciberespacio. Estoy hablando de hackers que buscan llevar a cabo sabotajes, haciendo uso de computadoras, que podrían resultar en la muerte de miles de personas. Me explico.

Para los fans de la serie de tv 24, esta eventualidad es parte del guión de esta temporada. Agentes de un gobierno extranjero buscaban presionar al de EU para cambiar su política exterior ante un conflicto en un país africano. Amenazaron con llevar a cabo actos de sabotaje como hacer chocar un avión y hacer explotar una planta de sustancias tóxicas. Esto lo harían tomando control de las computadoras de los controladores aéreos y de la planta misma. Claro, gracias a Jack Bauer, el superhéroe de la serie, estas eventualidades no llegan a acontecer. Pero la posibilidad de que grupos de hackers pudieran tomar control sobre algunas de las infraestructuras críticas de EU, como la energética, financiera o las estructuras que proporcionan agua potable a las ciudades, es una realidad que preocupa a grupos de expertos en EU y Europa.

Para afrontar esta amenaza, las fuerzas armadas y las agencias de inteligencia estadounidenses y europeas cuentan con personal capacitado que enfrenta a esos intrusos, que las más de las veces actúan a título personal, aunque también el terrorismo organizado ha puesto en jaque virtual a estos países. Pero en el conflicto iraquí muchos hackers fueron reclutados para las cibermilicias que actuarían contra el régimen de Saddam Hussein en acciones de espionaje y sabotaje. No era esta la primera vez que se reclutaba personal para acciones militares en el ciberespacio.

Por ejemplo, durante el bombardeo de la OTAN a Kosovo, expertos militares estadounidenses penetraron la red de computadoras del presidente de Serbia, Slobodan Milosevic, y causaron daños importantes en sus comunicaciones. Los cibersoldados de Bush y Blair dañaron al enemigo iraquí al sabotear sus equipos cibernéticos y sus redes de comunicación.

El ciberespacio es todo un mundo por descubrir, conquistar e imaginar, en el que generalmente no existen leyes; cualquiera puede apropiarse de la información que existe. La libertad desmedida origina un flujo de información desbordada y los románticos piratas de antes, ahora llamados hackers, siembran el terror entre los usuarios, como antes lo hacían con los galeones españoles o ingleses.

P.D. Para más información sobre las guerras cibernéticas ir a
http://www.anamariasalazar.com.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

Analista política

13 Marzo 2009 03:59:06
Diálogo entre sordos
Al escuchar las declaraciones de las últimas semanas de los gobiernos de México y de EU, me transporto por el sicodélico túnel del tiempo a los 70 y los 80, cuando reinaban los zapatos de plataforma, los pantalones de lycra y la música de ABBA. Como en el pasado, parecería que estos días la relación bilateral se reduce a declaraciones cliché. De hecho, me recuerda una caricatura política de la época, en la que un alto muro separa al Tío Sam de Juan Pueblo y el primero apunta al sur gritando “corrupto” y el segundo le regresa “pin$%# adictos”.

La nueva guerra de palabras empezó en enero, cuando los medios difundieron un documento publicado en noviembre del Comando de Fuerzas Conjuntas de EU, en el que se subraya la posibilidad, aunque remota, de que México y Paquistán se conviertan en “estados fallidos”.

El saliente director de la CIA, Michael Hayden, aseguró que México, por la violencia del crimen organizado, e Irán, por su obsesión de adquirir material nuclear, serían los países que habrían de recibir prioridad en la política exterior de su país.

Funcionarios del actual gobierno estadounidense, ante los cuestionamientos de los legisladores de ese país, han expresado su preocupación de lo que está sucediendo al sur de la frontera. En los últimos días, el director nacional de Inteligencia, Dennis Blair, dijo que debido al crimen organizado el gobierno de México ha perdido control en algunas partes del territorio. Como turrón del pastel de la discordia está la nota de que la revista Forbes enlistó al narcotraficante El Chapo Guzmán entre los hombres más ricos del planeta, y el hecho de que el ex director de la CIA, George Tenet, le pidió a su hijo que no viajara al país.

La reacción del Presidente no se hizo esperar, junto con las de sus secretarios de Gobernación y de Relaciones Exteriores. Estados Unidos debería aprender de la limpieza de instituciones que ha hecho el gobierno de México: la culpa de la violencia es el consumo de drogas y el tráfico de armas. De hecho, el Presidente usó dos foros esta semana, en los que había una importante presencia de empresarios estadounidenses, para lanzar sus acusaciones.

Fue el portavoz del Departamento de Estado, no un secretario de Estado, quien respondió a las acusaciones del Presidente asegurando que “no hay ninguna campaña contra el gobierno de México”, pero aseguró que “ciertamente tenemos preocupaciones sobre violencia en la frontera, no es un secreto”. O sea, que debemos de esperar que continuarán estas “expresiones de preocupación” por parte del vecino.

Más allá de la responsabilidad que debe asumir EU, debido a las adicciones de la población y al hecho de que armas de ese país son utilizadas por los criminales de este país, uno entiende por qué el gobierno de México, particularmente el presidente Felipe Calderón, siente que se está armando un “complot” en su contra, ya que sucede en un momento en el que se le cuestiona políticamente por la eficacia de su estrategia antidrogas.

Además, el país está en la antesala de las elecciones intermedias, para las que los analistas políticos y las encuestas señalan que el PRI va a arrasar, ante la debilidad con que llega el PAN a esta contienda electoral, y la preocupación expresada por los partidos políticos y el mismo IFE de la posibilidad de que dinero del crimen organizado se infiltre en las campañas.

La estrategia de “acusar a los gringos” de algunas problemáticas del país sigue siendo políticamente redituable. De hecho partidos, políticos y representantes de la Iglesia católica salieron a apoyar al Presidente. Lo único malo es que la retórica esté sucediendo en un momento cuando ambos países deberían de estar viviendo una luna de miel, ya que Obama apenas lleva un poco más de 50 días de asumir el poder.

También todo esto sucede a la luz de algunas encuestas preocupantes. En una reciente encuesta de Gallup, la percepción de simpatía de los estadounidenses hacia México ha caído de 74% en 2006 a 51% para 2009, una caída de 23%, una de las caídas más importantes de un país ante la opinión estadounidense, me contó el encuestador Dan Lund en mi programa de radio. En este momento Egipto es más popular que México para los estadounidenses.

Sí, podemos esperar más diálogos entre sordos.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

Analista política
27 Febrero 2009 04:30:09
2018: mundo con drogas
Hoy, 28 de febrero de 2019, es el séptimo aniversario de la legalización del consumo y tráfico de la mayoría de las drogas que se consideraban ilícitas. Y a pesar de esto, la violencia y la inseguridad no podían estar peor. México ya tiene 10 años siendo el país donde se llevan a cabo más secuestros.

Desde el 2011 este país recibió el dudoso reconocimiento de ser también la nación donde más carros se roban. También desde hace cinco años la mayoría de los mexicanos dejamos de usar tarjetas de crédito por el hecho de que nuestro país se convirtió en aquel con más fraude crediticio y robo de identidad.

Han pasado 10 años desde que el ex presidente Ernesto Zedillo, en 2009, hiciera un llamado a la comunidad internacional para despenalizar el consumo de mariguana. A los pocos años se cumplieron sus deseos. Pero no sólo se despenalizó la mariguana, sino la mayoría de los estupefacientes. ¿Cuándo sucedió todo esto?

Fue en 2012, cuando el nuevo presidente, desesperado por los niveles de violencia y porque seis estados de la República llevaban más de un año declarados en estado de sitio, en un arrebato de locura colectiva lanzó una campaña exitosa para legalizar todas las drogas posibles.

La idea era sencilla: replicar el efecto de cuando se levantó la prohibición a la venta del alcohol en EU. Al dejar de vender el producto que todos buscaban en el mercado negro, los precios bajaron y sólo algunos pudieron hacer negocio, el atractivo de hacer algo prohibido se eliminó y aunque algunos cayeron en el alcoholismo, era un costo aceptable. Pero había otra experiencia de la Unión Americana que nos hubiera dado un indicio de lo que sucedería en México. En 1975 se despenalizó el consumo personal de mariguana en Alaska, para 1988 se duplicó el consumo en este estado y en 1999 se volvió a la penalización del consumo de esta hierba.

Desde el 2002 se observaba un incremento importante en el consumo de drogas ilícitas en México, consumo que se reflejó en serios problemas para la sociedad mexicana, incluyendo un incremento importante de criminalidad relacionado a las adicciones. Pero los grupos de crimen organizado empezaron a reinar en esa década. Para el 2012, el año de la despenalización, ya se tenían cifras récords de adictos. Con la legalización, México rápidamente obtuvo niveles de consumo y adicción similares a los que se vivían en EU. La diferencia es que México no tuvo la capacidad de invertir lo suficiente en diferentes infraestructuras para apoyar a los adictos.

Las grandes mafias se adecuaron a las nuevas reglas: ante la baja del precio salieron de la clandestinidad, se instalaron como empresas formales y se dedicaron a hacer volumen de venta para compensar lo perdido.

En lo que respecta a la violencia, lejos de reducirse ante las nuevas libertades y realidades del mercado, las mafias que no pudieron o no quisieron adaptarse se volcaron a secuestrar, asaltar, chantajear, traficar con personas y asesinar, ya que todas estas actividades también son muy redituables, sobre todo si lo haces de manera organizada y en volumen; nos salió el tiro por la culata. Asimismo, EU dejó de preocuparse del gobierno de México porque selló la frontera. Con el uso de tecnología de punta y la militarización de la frontera controlaron a millones de mexicanos que buscaban escapar de la pobreza y la violencia.

El error histórico de México fue tratar de enfrentar el crimen organizado y la inseguridad del país sin haber desarrollado un sistema de justicia penal viable. Lo que el país continúa necesitando son policías capaces, ministerios públicos que sean eficaces en su labor y jueces que puedan enfrentar al crimen organizado. Hoy nos queda claro que legalizar los ilícitos no es la solución a los problemas; sólo fue buscar una salida fácil para evitar hacer el trabajo que se requiere.

Nos habían dicho que los países que habían legalizado las drogas blandas estaban arrepentidos de haberlo hecho; no obstante, ante la desesperación por la violencia pensamos que los mexicanos sí podíamos tener éxito en “regular” la venta de droga.

http://[email protected]

Analista política

30 Enero 2009 04:13:39
¿Ahora quién podrá defendernos?
El presidente Felipe Calderón aseguró que es totalmente “desproporcionado y claramente equívoco” comparar a México con Paquistán, haciendo referencia velada a un documento publicado a finales del año pasado por las fuerzas del Comando Conjunto de Estados Unidos. El Presidente dijo que su gobierno buscará enfrentar lo que él llama “las distorsiones informativas” que puedan existir sobre el país.

La realidad es que la batalla mediática que enfrentan el Presidente y su equipo es fenomenal. Además de la serie de reportes y comentarios por parte de funcionarios y ex funcionarios estadounidenses, el gobierno de México tiene un problema fundamental: la situación de violencia y criminalidad en el país sigue empeorando.

Los eventos de las últimas semanas francamente se están convirtiendo en una pesadilla mediática para el país. ¿Cómo acusar a los analistas de que están exagerando los niveles de violencia en la frontera cuando existen individuos como El Pozolero de Tijuana, con sus 300 y pico de cuerpos cocinados? La reputación de este individuo era tal que hasta corridos tenían a su nombre.

En otro frente, ¿qué podemos pensar de las notas informativas sobre funcionarios de la Procuraduría General de la República y de la Secretaría de Seguridad Pública detenidos por su presunta relación con el crimen organizado? Aunque todo mundo debería ser inocente hasta que se pruebe lo contrario, el daño ya se hizo no sólo a la reputación de estos individuos sino además a la credibilidad de estas instituciones, poniendo todavía en más duda la capacidad que tienen para perseguir a estas organizaciones criminales.

El reto no tiene que ver con los análisis ni con los comentarios hechos por funcionarios públicos ajenos a este país, el gran problema que tiene México es que enfrenta una ola de violencia y criminalidad casi inimaginable en la mayoría de los países democráticos del mundo. Estos reportes, por exagerados que le parezcan al gobierno de México, empiezan a tener tintes de credibilidad ante la realidad que se está viviendo en el país.

Lo que debe de preocupar y ocupar al presidente Calderón no tiene que ver con lo que piensen analistas y funcionarios extranjeros, sino con lo que piensan y están sintiendo los mexicanos. La misma canciller Patricia Espinosa señala que la violencia no afecta a todo el país, sino fundamentalmente a seis de los 32 estados de la República: Baja California, Chihuahua, Sinaloa, Durango, Michoacán y Guerrero.

Más allá del debate acerca de si deberían de haber incluido a otros estados, la realidad es que seis entidades con síntomas de ingobernabilidad son demasiadas.

¿Entonces qué opciones tienen los ciudadanos que viven en estos “estados fallidos”? ¿Aguantarse y esperar que mejore la situación?

Ya están reaccionando: algunos se están armando, otros se organizan en grupos vigilantes o de autodefensa, con todos los riesgos y peligros que representan estos movimientos para la democracia y estabilidad del país (que le pregunten a los colombianos cómo les fue con estos grupos de autodefensa).

Y es que ante la incapacidad del Estado de proteger a la población, la pregunta es, recordando al Chapulín Colorado: ¿ahora quién podrá defendernos?

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

Analista política
16 Enero 2009 04:33:47
Estado reprobado…
Hace casi un año, durante una conversación con un reconocido economista estadounidense, él me preguntó si pensaba que México estaba en vías de convertirse en un Estado fallido. Me sorprendió su pregunta porque, aunque México en ese momento enfrentaba serios retos en el ámbito de seguridad pública, mis consideraciones como analista eran que había suficientes instituciones (excepto las que administran justicia) que garantizarían el camino de México hacia la transición y por lo tanto la democracia mexicana no correría peligro.

El economista me señalaba que una de las características de un Estado fallido es la inhabilidad para proveer un crecimiento económico generalizado que garantice el empleo y una manutención que satisfaga las necesidades básicas de la población, desarrollo que se obtendría a partir de la reducción de la inequidad. Batista me explicaba que si México no lleva a cabo importantes reformas estructurales en el ámbito laboral y económico, incentivando la creación de empleo, además de buscar mayor competitividad con nuevas industrias, el statu quo podría llevar al país a ser un Estado fallido en algunos años.

El éxodo masivo de la clase media y de “cerebros” por falta de oportunidades, aunado al importante declive en la capacidad económica de la población, es otra característica de un Estado en vías de ser fallido, situación que en México se agudizará ante la crisis.

Meses después almorcé con el líder de una de las cámaras industriales del país y me expresó su preocupación ante la posible ingobernabilidad que generan la inseguridad y la crisis económica, además de la irresponsabilidad de la clase política. Aunque yo argumentaba que la crisis política de 2006 se había superado, dicho empresario me hizo reflexionar sobre los factores que impedirían a Andrés Manuel López Obrador continuar con la creación de un ambiente propicio para la zozobra y la violencia social, tomando en cuenta que las protestas sociales violentas de gran magnitud y frecuencia constituyen otra característica de los estados en vías de ser fallidos.

El año pasado no sólo vimos las narcoejecuciones de más de 5 mil personas; también hubo un atentado directo a la sociedad en la plaza de Morelia que se encontraba repleta de familias celebrando el Grito.

Antes de finalizar el año, el Departamento de Justicia de EU publicó un reporte en el que identifica a grupos del crimen organizado de todo el mundo, y los que representan la amenaza más importante para la seguridad de EU son los grupos provenientes de México.

Esta semana hubo reacciones de rechazo por parte del gobierno de México y de algunos analistas ante un reporte militar del Comando de Fuerzas Conjunto (USJFC) en el que se señala que existen factores que podrían convertir a Paquistán y México en una amenaza que requeriría intervención militar. De ser así, estos países no sólo llegarán a catalogarse como estados fallidos, sino que surgirán un rapid collapse. Más allá de la impresión que se tenga en México, en EU ya se está cocinando la idea de que México está en un proceso de degradación. Tal vez México no es un Estado fallido en este momento, ¿pero con base en qué podríamos asegurar que no lo será?

Para acceder a estos reportes ir a
http://www.anamariasalazar.com.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

Analista política
02 Enero 2009 05:00:53
Año del buey austero
Como en años anteriores, en este espacio nos abocamos a la tarea de “predecir” o anticipar eventos y tendencias que marcarán el año que inicia. Y generalmente recibo muchos e-mails de lectores de mis artículos de fin de año, quejándose de que soy demasiado pesimista y de que hay que ver con optimismo el nuevo año.

Pero a diferencia de años pasados, la mayoría de mis colegas analistas y comentaristas parecerían coincidir con lo que les he plasmado en este espacio desde hace varios meses: probablemente 2009 será uno de los años más difíciles que enfrentará México en mucho tiempo. Algunos hablan que desde la Revolución Mexicana.

Teniendo como entretelones que terminamos 2008 con más de 5 mil ejecuciones, decenas de decapitados y un récord número de secuestros, recordarán que les comenté que en 2009 tendremos la tormenta perfecta, en la que no sólo se conjuntan la crisis de seguridad y económica mundial, sino también las elecciones intermedias. A la luz de los resultados electorales, que se anticipa que serán catastróficos para el PAN en 2009, el “sexenio” de Calderón se convertirá en un “trienio” en el que ahora el Presidente y algunas partes del que será un PRI embravuconado gobernarán con tensiones en incremento debido a los diversos intereses políticos ante el 2012.

Asumiendo que mis escenarios pesimistas se traduzcan en realidades, entonces ¿cómo enfrentar 2009? Con austeridad. Mucha austeridad. Y siendo este el año del buey en el calendario chino, hay que enfrentarlo como un “buey austero”.

Según el calendario chino, en este año del buey debemos dejar de improvisar y tener planes sólidos para enfrentar los retos buscando los objetivos de manera organizada y esquemática. Pero en este país se recompensa la improvisación y se desdeña la cultura de la prevención (ver la “Fábula de la cigarra a la mexicana”, en
http://www.anamariasalazar.com), por esto es difícil imaginarse un cambio gradual en México; tendrán que suceder eventos catastróficos para que la clase política y la misma sociedad se sacuda y entienda que una democracia no nace, se hace. Y se hace por todos…

Debido a la crisis financiera y de seguridad, y el sufrimiento que estos dos fenómenos traerán a tantas familias mexicanas, 2009 será un año en el que todos —repito: todos— debemos aspirar a ser austeros. Políticos, comentaristas, funcionarios públicos, y los ciudadanos en general debemos de promoverlo en todos los ámbitos de nuestra vida.

Cualquier demostración exagerada de riquezas y ostentación no sólo se verá de mal gusto, sino que será una forma certera de volverse la siguiente víctima de la delincuencia. No podemos obviar el hecho de que sí existe una correlación entre la crisis económica y la inseguridad. Para la clase política este concepto de austeridad también aplica. Derroches detestables en las campañas se castigarán en las urnas.

De hecho yo diría que cualquier demostración exagerada de derroche de dinero en este año de vacas flacas inmediatamente se cuestionará si proviene de fondos del crimen organizado o es una provocación para darle una cachetada al resto de la población.

Con esto les deseo a todos un buen año nuevo del buey austero.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) http://www.anamariasalazar.com

Analista política

05 Diciembre 2008 04:59:54
México: país de récords
En México seguimos acumulando récords, pero lamentablemente en el ámbito de la inseguridad. Estamos compitiendo seriamente para convertirnos en uno de los países con más violencia del planeta.

Los titulares de esta semana relacionados con la inseguridad en noticiarios y en medios escritos fueron increíbles. En 2008 ya se cuentan más de 5 mil ejecuciones relacionadas al crimen organizado. Otro titular decía que en los últimos 42 días en México, un asesinato se estaba llevando a cabo en promedio cada hora y que de las últimas mil 31 víctimas, 90 eran mandos y policías de varias corporaciones (EL UNIVERSAL, 3/XII/08).

El presidente Felipe Calderón, al clausurar la Reunión Anual de Industriales 2008, nos recordó de otros récords: México ha llevado a cabo el mayor decomiso de dinero en el mundo con 204 millones de dólares; el operativo en el que más armas se decomisaron a un grupo criminal: más de 500 armas, varias decenas de granadas, lanzamisiles, más de medio millón de cartuchos; y la interceptación del mayor cargamento de cocaína: 24 toneladas en Manzanillo, Colima. Y aunque estos ejemplos demuestran la voluntad del gobierno de perseguir a los grupos criminales, también nos recuerdan la magnitud del problema. Esta voluntad política se opaca cuando sigue aumentando el número de funcionarios de alto nivel investigados y arrestados por sus vínculos con los sujetos que tienen la responsabilidad de combatir.

Yo creo que es importante recordar lo siguiente: los narcotraficantes mexicanos son de los más peligrosos del mundo y serían un reto para cualquier gobernante de cualquier país; no obstante, este factor no explica por qué México sigue siendo el rey en secuestros. Somos el número uno en el mundo. Además, tenemos el deshonor de ser uno de los países donde hay más probabilidades de que se use violencia extrema para llevar a cabo un asalto. Y ni hablar de la violencia contra la mujer, ya que las diferentes cifras señalan casi la mitad de las mexicanas en su vida serán víctimas de algún tipo de violencia. Otro indicador preocupante es que México es uno de los países más peligrosos para ejercer la profesión de periodista.

Sí, parecería que México se está volviendo uno de los países más violentos del planeta. ¿En qué momento alguien va a asumir la responsabilidad de esta violencia que se vive en el país? Aunque el actual gobierno puede apuntar que el problema viene de la inactividad de las anteriores administraciones, pronto tendrán que asumir la responsabilidad que les corresponde por gobernar en este momento que se vive tanta violencia.

¿Serán las elecciones intermedias el momento en que los ciudadanos empezarán a cobrar facturas a Calderón a través de los candidatos panistas? ¿Cobrarán los ciudadanos estas facturas a los gobernadores o a los presidentes municipales por su parte en el problema? ¿O llegará un momento en que el Presidente simple y llanamente se canse de ser el portavoz de una estrategia que empezará a recibir aún más críticas al pasar los días y seguirse incrementando las bajas alrededor del país?

¿Cuándo habrá un golpe de timón en el ámbito de seguridad pública? Es difícil de decir. En otros países cualquier escalamiento de la violencia hubiera sido suficiente para presionar la renuncia de funcionarios. Veamos lo que sucedió en India a la luz de los atentados de Bombay la semana pasada. Su ministro del Interior, Shivraj Patil, renunció inmediatamente por las críticas surgidas después de los ataques terroristas en los que murieron más de 170 personas en un espacio de varios días (lo que duró el ataque de los terroristas pertenecientes a Lashkar-e-Taiba, Ejército de los Puros, grupo musulmán aliado de Al-Qaeda). Además, el gobernador de Maharashtra, estado donde sucedieron los hechos, también ha ofrecido su renuncia por su responsabilidad política en los hechos.

Si sigue muriendo violentamente un mexicano cada hora, como sucede hoy en día, la gran pregunta sería: ¿cuál de los miembros del gabinete será el que asumirá la responsabilidad de una estrategia que cada día está siendo más y más cuestionada?

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

Analista política
07 Noviembre 2008 05:02:44
EU: nuevo presidente y seguridad
En una entrevista que hice recientemente a Robert Grenier, ex director de la Unidad Antiterrorista de la CIA, nos comentó que en materia de la estrategia de la lucha antiterrorista de Estados Unidos no se debe esperar grandes cambios (para ver la entrevista completa ir a mi blog: http://www.anamariasalazar.com).

Durante dicha entrevista, Grenier comentaba que sí ha habido avances en la estrategia antiterrorista de Estados Unidos en lo que respecta a la lucha por las mentes y corazones de los musulmanes en el mundo, ya que a Al-Qaeda y grupos afines han ido perdiendo terreno y aumenta el rechazo contra estos grupos que usan la violencia y el asesinato promoviendo supuestos valores religiosos. Pero uno de los pocos lugares en donde ha habido un retroceso en este esfuerzo es en Afganistán y parte de Paquistán, donde estos grupos terroristas de hecho han podido fortalecer su capacidad logística.

Obama ha criticado al actual presidente, George W. Bush, señalando que las actividades en Irak han dado como resultado que se disminuyan los recursos y la prioridad estratégica que debería tener la frontera de Afganistán y Paquistán para la seguridad nacional de Estados Unidos. Con la elección del senador por Illinois, podemos esperar que se vuelque más y más la atención de la Casa Blanca hacia Afganistán, donde podría incrementar aún más la presencia militar, reduciendo esta presencia en Irak.

También podemos anticipar un incremento sustancial en la presión que ejercerá el gobierno estadounidense al débil gobierno paquistaní. De hecho, en una entrevista televisiva, Barack Obama aseguró que si fuera necesario atacaría ese país, si es que no se tuviera la cooperación necesaria para enfrentar Al-Qaeda.

El ex funcionario de la CIA nos expuso también que consideraba que no se estaba pensando en esta lucha de la forma correcta, ya que incrementar la presencia de tropas estadounidenses en esos países, que es lo que se espera que suceda una vez que el nuevo presidente tome posesión, puede ser una espada de doble filo. Más bien, consideraba recomendable trabajar en fortalecer la capacidad de los afganos para hacer frente a esta amenaza no sólo a nivel nacional, sino local también, y proporcionar mayor libertad para llevar a cabo acciones efectivas.

Este es un ejemplo de los cambios en la estrategia de seguridad nacional ante la toma de posesión del presidente Barack Obama al tomar las riendas de un país en el cual para muchos analistas un siguiente ataque terrorista es inminente.

Pero para entender mejor cuáles podrían ser los cambios fundamentales en la estrategia de seguridad nacional del nuevo mandatario hay que leer un artículo publicado en la revista Foreign Affairs (número de julio-agosto de 2007), en el que el entonces relativamente desconocido candidato Barack Obama resumió cuáles serían sus prioridades en política exterior de ser electo presidente de Estados Unidos.

Además de subrayar la importancia de ver “más allá de Irak” y el combate al terrorismo, el fortalecimiento de las Fuerzas Armadas estadounidenses y establecer nuevas y viejas alianzas alrededor del mundo, él pone un especial énfasis en resolver un serio problema interno que tienen actualmente los estadounidenses: no confían en su gobierno. Recobrar esta confianza es fundamental para poder enfrentar los grandes retos de seguridad que tiene en este momento Estados Unidos.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

Analista política
24 Octubre 2008 03:01:57
Días antes y después de las elecciones
Estamos a menos de dos semanas de las elecciones en EU y aunque los vientos políticos parecerían favorecer de forma contundente al candidato presidencial demócrata, sigue habiendo importantes discrepancias entre las encuestas. Por ejemplo, encuestas publicadas por The Washington Post y la cadena de tv ABC dan 11 puntos a favor de Obama, pero otra encuesta publicada también esta semana por The Associated Press señala que ambos candidatos van empatados, dándole a Obama 44% de la intención del voto contra 43% para John McCain.

Hay otros factores que favorecen al senador Obama, incluyendo el número récord de personas que se registraron para votar los demócratas y la cantidad de dinero con que cuenta para las últimas semanas de campaña, ya que sólo en septiembre recaudó 150 millones de dólares. La declaración pública de apoyar a Barack Obama por parte del ex secretario de Estado y republicano Colin Powell aparentemente se ha traducido no sólo en más apoyo de electores independientes, sino también en más fondos recabados.

Pero probablemente lo que más ayuda a Obama en estos momentos es el absoluto rechazo del electorado estadounidense al actual presidente de EU, George W. Bush. De hecho, cada vez que Bush hace una declaración para los medios sobre la situación de la crisis económica, podríamos decir que es un comercial a favor de Barack Obama.

Ciertamente el hombre más solo del planeta tiene que ser Bush. En toda campaña presidencial en EU, uno de los “activos” o el recurso más importante que tiene cualquier candidato es la capacidad de convocatoria y de recaudación de fondos que tiene el presidente en turno. En el caso de McCain, dudo que cualquier persona de la campaña esté tomando llamadas de la Casa Blanca en este momento. La “peste” del rechazo ronda la Casa Blanca y McCain y todos los otros candidatos republicanos que buscan su reelección no saben cómo contener y mantener en cuarentena lo que podría ser una epidemia electoral que favorecerá a Obama y a los demócratas para la Cámara Baja y el Senado. En este momento no encuentran los republicanos cómo esconder a su presidente y desafortunadamente no pueden mandarlo a vacacionar en Texas.

¿Qué pasará el 4 de noviembre? Todo puede suceder. A pesar de que la mayoría de los factores favorecen a Obama, hay una consideración que pone muy nerviosos a operadores políticos y analistas, y que podría traducirse en la pérdida de quien se considera uno de los candidatos más carismáticos que ha tenido la política estadounidense en décadas: el factor racial. Como se apuntó al principio de este artículo, aunque la mayoría de las encuestas favorecen a Obama por un margen confortable, siguen surgiendo otras que dicen justo lo contrario. También hay que señalar cómo las encuestas se han equivocado a través de este largo proceso electoral. El gran misterio del día de las elecciones es cómo afectará el hecho de que Obama sería el primer presidente afroestadounidense a la hora de ejercer el voto. Esto sólo lo sabremos el 4 de noviembre.

Más allá de que sea Obama o McCain el siguiente presidente de EU, muchos de ustedes se preguntarán en qué momento empezará el nuevo mandatario de la Unión Americana a voltear hacia el sur y a entablar un diálogo con México y el resto de Latinoamérica. Yo diría que ese proceso se tardará, y mucho. ¿Por qué? Porque EU está viviendo una crisis de la magnitud de lo que fueron los atentados terroristas del 11/9 de 2001.

Estoy hablando de la crisis económica que está azorando EU, México y el mundo. Al igual que lo sucedido después del 11/9, cuando el enfoque total del gobierno de EU fue cómo sacar su país de la barranca y cómo mejor protegerse de futuras amenazas. Lo que sucederá en el momento en que se defina quién es el nuevo inquilino de la Casa Blanca será lo mismo. No habrá ni espacio ni interés en cualquier otra cosa que no sea la crisis económica o algún gran reto de seguridad nacional, como vaticinó Joe Biden que sucedería al iniciar la administración demócrata.

Por lo menos ahora cualquier política de good neighbor tendrá que esperar posiblemente uno o dos años.

PD. Estaremos siguiendo de cerca las elecciones en mi blog,
http://www.anamariasalazar.com, con análisis y chats. Acompáñeme.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

Analista política

26 Septiembre 2008 04:05:00
Acostumbrados a la violencia
El presidente Felipe Calderón sostuvo ante la anual Asamblea General de la ONU que “el terrorismo, cualesquiera que sean sus explicaciones o motivaciones ideológicas, no tiene cabida en la comunidad de valores que con tanta dificultad hemos forjado”, condenando la práctica del terrorismo.

¿Por qué habló el Presidente sobre terrorismo en este importantísimo foro internacional? ¿Tanto así le preocupa la bomba que explotó hace unos días en un importante hotel de Islamabad? ¿Fueron comentarios “politiqueros” ya que México busca ser un miembro no permanente del Consejo de Seguridad? ¿O será que estaba pensando en los muertos del 15 de septiembre en una plaza en Michoacán, su estado natal?

Considero que continuará el debate en México acerca de si lo acontecido en Morelia debe o no considerarse un acto terrorista. Yo me pregunto si el problema es que en México nos hemos acostumbrado a vivir en un país violento. En cualquier país “normal”, si un individuo lanzara dos granadas en una plaza repleta de familias no habría ninguna duda de considerarlo un acto terrorista, apenas que las autoridades claramente identificaran a la persona involucrada como un desquiciado con serios problemas sicológicos, llevando a cabo este atentado sin ningún vínculo con otros individuos, pero nadie en este momento está contemplando esta posibilidad.

Parte del problema es que cuando uno hace un recuento de los múltiples actos de violencia y crueldad en los últimos años en México, una granada lanzada en una plaza pública no debería ser un acto tan cuestionado. ¿Recuerdan cómo en 2006 explotaron petardos en la sede nacional del PRI? ¿Cómo entender los ataques a los ductos de Pemex con un impacto económico devastador? También ese año se encontró un carro con explosivos en el estacionamiento de la Torre Mayor en el DF que requirió que se evacuara por completo el edificio más alto de Latinoamérica.

¿Y qué pasó con el bombazo que sucedió en avenida Chapultepec, también en el DF, en febrero pasado? Parecería que a todos se les olvidó lo que pasó en Sinaloa. Presuntos sicarios del narcotráfico se enfrentaron y uno de los grupos hizo estallar un carro-bomba con tres recipientes con gas. En esta ocasión se encontraron un total de cuatro carros-bomba.

En todos estos incidentes o no murieron personas inocentes o los muertos y heridos estaban vinculados de una forma u otra al narcotráfico (por lo menos eso insinuaron las autoridades). Todavía están por verse las razones de la reciente masacre de 24 personas en el estado de México, y lo que sucedió recientemente en Sinaloa es claramente una infamia: el asesinato de ocho personas (entre ellas tres niñas de entre 13 y 15 años) que esperaban la luz verde en sus carros. En un país donde suceden todos estos eventos y las autoridades no empiezan a considerar que son actos terroristas, pues a la mejor dos granadas lanzadas en una plaza llena de personas no es tan grave.

En una democracia, el gobierno necesita tener claridad y transparencia con la ciudadanía, ya que el apoyo de la sociedad civil es clave para cualquier gobierno que tiene que enfrentar amenazas a la seguridad nacional. Imagínese a un doctor que le dijera a su paciente enfermo de cáncer que no se preocupe, que sólo tiene un fuerte resfriado. Esta negligencia le costaría la vida del paciente ya que éste no tomaría los pasos necesarios para enfrentar esta mortal enfermedad. Ni hablar de la pérdida de credibilidad del doctor. De la misma forma el Presidente y su gabinete tienen que decirle al país cuál es el diagnóstico real de la situación de seguridad, para tener el apoyo de la población, ya que la “cura” será dolorosa, pero necesaria.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

Analista política

12 Septiembre 2008 04:04:01
Siete años después…
Se cumplieron siete años de los atentados del 11 de septiembre en EU. Este aniversario se lleva a cabo en un ambiente politizado, ya que los vecinos viven las últimas semanas de las campañas presidenciales. Si usted, estimado lector, ha seguido estas elecciones, se habrá dado cuenta de que en este momento los candidatos republicano y demócrata van empatados; en este momento en las encuestas tal vez John McCain tendría una pequeño margen a su favor.

Pero aun ante esta realidad, tuvieron la capacidad de llegar a un acuerdo: irían juntos al espacio donde antes se erigían las torres gemelas en memoria de las víctimas de los atentados. Esta capacidad de acuerdo podría ser una lección para políticos que viven agarrados de las greñas en todas partes del mundo. Parecería que el mensaje a los electores era que tratarían de sacar raja política en este aniversario. ¿O en verdad fue este su mensaje?

Tal vez ambos candidatos reconocieron que si uno de ellos trataba de buscar ventaja ante esta tragedia, el electorado lo castigaría. Les saldría el tiro por la culata. En EU cualquier candidato que busca ventajas ante una tragedia corre muchos riesgos políticos. Más allá, quien sea el nuevo presidente de EU enfrentará un difícil dilema: seguir con la estrategia en Irak, ir lentamente reduciendo la presencia de tropas extranjeras a pesar del cansancio ante la guerra y continuar protegiendo el país de actos terroristas de grupos musulmanes fundamentalistas, al mismo tiempo que se enfrenta a un EU en una grave crisis económica a pesar de los que diga el presidente Bush.

La semana pasada entrevisté a Robert Grenier, ex director de la unidad terrorista de la CIA. La plática confirmó mi percepción sobre el tema. Un primer asunto a desentramar es el statu quo de Al-Qaeda. A siete años de distancia: ¿cómo se encuentra? ¿Sigue siendo fuerte? ¿Continúa ejerciendo la misma influencia? Un primer análisis me dice que el movimiento se ha debilitado en su seno, en sus estructuras ideológicas más profundas, y que en el mundo islámico está destinado a fracasar sobre todo en su parte doctrinal, ya que los más importantes líderes del islamismo están contra Bin Laden y los objetivos de su movimiento.

De acuerdo con el ex funcionario, la misma organización terrorista no sabe o no quiere aceptar o no le importa su condición de debilidad ideológica, por lo que podemos estar en presencia de una lucha a largo plazo, sangrienta, desgastante y costosa, principalmente en Afganistán y Paquistán, donde ha logrado consolidarse en su estrategia de plantar una zona de seguridad entre las fronteras de ambos países, lo que está fomentando un conflicto regional. Ahí es donde se dará la batalla y donde es posible que se establezca el siguiente gran frente de batalla contra el terrorismo.

Próximamente, es también conocido que EU está a poco menos de tres meses de elegir a su nuevo presidente, lo cual podría significar un cambio sustancial en la estrategia contra el terrorismo, una nueva visión, algo. Sin embargo, atendiendo a los perfiles de McCain y Obama y a la situación del país, es previsible que en lo general no haya cambios, pero en lo que se refiere a Afganistán y Paquistán, por lo menos Obama —quien ha afirmado que la estrategia antiterrorista de EU se ha centrado obsesivamente en Irak—, de convertirse en presidente deberá justificar con hechos las declaraciones que con tanta fuerza ha sostenido.

A pesar del panorama de regionalización del conflicto y de debilidad ideológica del movimiento, que lo condenará tarde o temprano al fracaso, expertos en seguridad nacional no descartan la posibilidad de que se presente un ataque terrorista (islámico), porque aún existen células sumamente interesadas en pasarle factura a EU y afectar severamente sus intereses. Lo sorpresivo de esta crónica de un ataque terrorista anunciado no radica en que se vaya a presentar, sino en que los expertos se preguntan por qué todavía no se ha dado. El siguiente presidente, ya sea Obama o McCain, no la tendrá fácil. Para ver parte de la entrevista con Robert Grenier ir a
http://www.anamariasalazar.com.

Analista política

29 Agosto 2008 03:05:01
¿Por qué marchar?
Si somos pocos los que participamos este sábado 30 de agosto en la marcha Iluminemos México, será un mensaje a toda la clase política de que no nos importa nuestra seguridad y la de nuestra familia y que nadie les va a recriminar su irresponsabilidad.

Una de las formas más importantes de expresión ciudadana en una democracia es manifestarse en una marcha. Para la mayoría de los ciudadanos el marchar será la única forma de expresar nuestra furia por los años de negligencia por parte de las autoridades corruptas e incompetentes. Marchemos todos para recordarles a los malvados que son mucho más los buenos mexicanos que los malos.

Marchemos por solidaridad a las víctimas de la delincuencia y la violencia en México. Para ellos esta marcha será uno de los pocos espacios donde, gracias a las multitudes, podrán exigir justicia y cambios, sin que ellos y sus familias corran riesgos.

Debemos marchar por Fernando Martí, por Silvia Vargas Escalera, por Alberto, Juan, María, José, Luisa, y todas aquellas personas que han sido víctimas de los delincuentes, sin importar su clase social, actividad económica a la que dedican, creencia o lugar de residencia.

Este sábado marcharemos además por los cientos de niños robados y desaparecidos en el país, y que la mayoría son hijos de comerciantes o de la clase trabajadora, según la Asociación Mexicana de Niños Robados y Desaparecidos. A estos niños no sólo se los llevan para exigirles dinero a sus padres, sino para venderlos en adopciones ilegales, o, peor aún, para prostituirlos.

¿Por qué marchar? Porque nuestros hijos se merecen una oportunidad de vivir en un país en donde, cuando vayan a la escuela en la mañana, su mayor preocupación pueda ser no llegar tarde a clases o no olvidar su tarea. No deberían tener que preocuparse por ser la siguiente víctima de secuestro o del narcomenudeo que merodea sus escuelas. Nuestros hijos no se merecen vivir en el país con más secuestros en el mundo y uno de los más violentos. Con esta marcha les decimos a los secuestradores que ya basta, nuestros esposos, esposas o hijos no son mercancía que pueden disponer o desechar por dinero.

Marchemos en señal de apoyo a todos los funcionarios públicos que hacen su trabajo en una forma honesta y preocupados por el bienestar del ciudadano y por los que murieron cumpliendo su deber. Pero también al marchar les estamos diciendo a los funcionarios corruptos, malvados, flojos e ineptos que la sociedad les estará exigiendo que “no sigan recibiendo un sueldo por no hacer nada, porque eso también es corrupción”, como lo dijo Alejandro Martí, padre de un niño asesinado por secuestradores.

En esta marcha les recordaremos a los partidos políticos y a los candidatos a las gubernaturas, legislaturas y presidencias municipales que hay elecciones en julio del año que entra, y que el tema sobre la mesa será la inseguridad en el país. ¿Cuáles serán sus propuestas? ¿Qué cuentas nos van a rendir?

Recordemos a Martin Luther King cuando dijo que “aquel quien acepte pasivamente el mal está igualmente involucrado que el que lo perpetúa. Aquel que acepte el mal sin protestar, en realidad está cooperando con éste”. No seamos cómplices de los criminales debido a nuestra complacencia.

Para más información de dónde marchar ir a los sitios electrónicos:
http://www.iluminemosmexico.org.mx y www.anamariasalazar.com.

Analista política

" Comentar Imprimir
columnistas