×
Carlos Villanueva
Carlos Villanueva
ver +

" Comentar Imprimir
10 Marzo 2011 04:00:25
Decisiones
¿Qué tal amigos...? En apenas dos semanas, directivos de los clubes “Hermanos” (Por el patrocinador) Santos Laguna y Toluca tomaron decisiones totalmente opuestas ante situaciones que se presentaron en sus respectivos equipos.

En la Jornada 7 el Santos recibió al Querétaro en casa y perdió 0-1 con uno de los equipos que están entre los últimos lugares de la porcentual; al terminar el partido, un grupo de aficionados insultó, ofendió y pidió la salida del técnico Rubén Omar Romano, quien al pasar cerca de ellos les mostró el dedo medio de la mano derecha en una clara ofensa a los aficionados.

Al tener conocimiento, el presidente Alejandro Irarragorri, quien a decir de Romano no se encontraba en la ciudad, ordenó el cese del D.T. por no ajustarse a los valores de la institución y haber ofendido a los aficionados, además de otras razones.

Al día siguiente llegó el entrenador Argentino Diego Cocca y fue presentado en la Ciudad de México como el nuevo estratega santista, y sin conocer a los jugadores personalmente dirigió el partido por la Copa de Campeones de Concacaf ante Cruz Azul, que perdió el equipo y quedó eliminado de dicho torneo.

Sin haber llegado a Torreón, Diego Cocca volvió a dirigir al Santos en Aguascalientes ante el Necaxa, dentro de la Jornada 8, y fue derrotado por 1-0, con lo que le dio vida a los “Hidrorrayos” que ya parecían condenados al descenso.

Y en su primer partido en Torreón recibió al América en la Fecha 9; jugó un vibrante partido ante las Águilas, pero una vez más fueron derrotados 2-3.

Siempre hemos sido respetuosos de aficionados, directivos, jugadores, etc. Y no justificamos la actitud de Romano, pero tampoco los aficionados tienen derecho a insultar a su antojo a una persona simplemente porque pagaron un boleto de entrada.

Por otro lado, el domingo pasado el Morelia visitó al Toluca (“El Infierno”) y luego de unos minutos equilibrados le recetó una histórica goleada de 1-6, lo que fue humillante para el equipo que dirige Sergio Lugo, que inmediatamente puso su cargo a disposición del equipo y dijo que aceptaba la decisión de la directiva.

El presidente del Toluca dijo que debía tomar las cosas con calma, y a pesar de que todos estaban dolidos por la derrota, era mejor esperar para tomar una decisión.

El resultado fue que al día siguiente el propietario, Valentín Diez, ratificó en su puesto al entrenador, por lo que Sergio Lugo sigue trabajando con este equipo preparando el enfrentamiento contra… Sí, adivinó, contra el Santos Laguna en Toluca, y aquí se verá qué directivo tuvo la razón al tomar su decisión.

¡Hasta pronto!
07 Septiembre 2009 03:00:45
Felicidad Interna Bruta
La Felicidad Interna Bruta (FIB) es un medidor que define la calidad de vida en términos más holísticos y sicológicos que el Producto Interno Bruto. El término fue propuesto por el Rey de Bután Jigme Singye Wangchuck en 1972, como respuesta a las críticas de la constante pobreza económica del país. Este concepto tenía aplicabilidad a la economía de Bután, cuya cultura estaba basada principalmente en el budismo.

Mientras que los modelos económicos convencionales observan el crecimiento económico como objetivo principal, el concepto de FIB se basa en la premisa que el verdadero desarrollo de la sociedad humana se encuentra en la complementación y refuerzo mutuo del desarrollo material y espiritual. Los cuatro pilares del FIB son la promoción del desarrollo socioeconómico sostenible e igualitario, la preservación y promoción de valores culturales, la conservación del medio ambiente y el establecimiento de un buen gobierno.

Karma Tshiteem, encargado de la Comisión que maneja las estadísticas de la Felicidad de la Nación, dice que la Felicidad Nacional Bruta se medirá en los siguientes factores: bienestar sicológico, salud, educación, buen gobierno, vitalidad de la comunidad y diversidad ecológica; esto, luego de hacer una entrevista a más de mil personas obteniendo resultados en común que avalen su idea.

En una clasificación realizada por la Universidad de Leicester, Bután ocupa el octavo lugar del mundo según la felicidad de sus habitantes: es el primer país de Asia dentro de esa clasificación, y está por delante de naciones como EU o España.

Los budistas dicen que la felicidad es un estado mental que va más allá de conseguir un nivel óptimo de consumo material, de riqueza o estabilidad económica.

La felicidad no está determinada solamente por lo que tenemos o por lo que consumimos, sino también por lo que sabemos, por la manera en que manejamos nuestro capital intelectual, por nuestra creatividad y finalmente por lo que somos. Por tanto, lo que realmente importa no es lo que tenemos, sino lo que somos.

¿Qué pasaría si cada uno de nosotros definiera un índice de felicidad personal no con base en el éxito económico, sino tomando como base los conceptos empleados en Bután? ¿Qué ocurre cuando dejamos de comparar nuestro éxito contra el de los demás en términos de ingresos, valor personal neto y otros indicadores de finanzas personales?

Sucede algo interesante. Nos vemos más libres para buscar nuestra propia felicidad comenzando por la salud, el autoconocimiento y la relación con nosotros mismos y con el mundo que nos rodea. Comenzamos a hacer aquello que verdaderamente nos place.

En un círculo virtuoso, nuestra actitud mejora y, como por arte de magia, parecen brotar más oportunidades. No es de extrañar, puesto que el cambiar nuestro enfoque de forma positiva, atrae más personas positivas, y situaciones deseables, llámese ofertas de trabajo, y en general, mejores relaciones personales.

Todo esto ocurre al invertir la pirámide; en lugar de estar inmersos en una búsqueda incesante por tener, para poder hacer, y finalmente “ser” alguien, podemos comenzar con el ser (el mundo interior), haciendo aquello que te hace feliz y “tener” como consecuencia (remuneración).

Así, el concepto de Felicidad Interna Bruta nos recuerda que el objeto de una sociedad no es el progreso económico per se, sino que se encuentra ligado a ideales más trascendentes, algunos de ellos intangibles, como la felicidad.


" Comentar Imprimir
columnistas