×
Hugo Fernando Luna
Hugo Fernando Luna
ver +

" Comentar Imprimir
16 Julio 2011 03:00:47
Dos caras
Ser campeón del mundo es un privilegio que no tiene mucha gente. Estas nuevas generaciones nos demuestran cómo deben de hacerse las cosas y cómo hay que jugar para conseguir logros importantes. Pasaron seis años para repetir la hazaña; muchos pensaron que pasarían décadas para volver a ver a México campeón del mundo.

Este bicampeonato Sub-17 dice mucho de esta nueva camada de jugadores, la nueva “generación dorada”. Espero que en esta ocasión no se cometan los mismos errores, tanto entrenadores como dueños de equipos, para que el manejo de estos chavos sea el idóneo y no se echen a perder, como muchos de los que jugaron en Perú.

El problema fue que hubo demasiada presión para esos mundialistas. Se creyó que por ser campeones Sub-17 se triunfaría también en las siguientes categorías: Sub-20, Sub-23 y así hasta la mayor.

Los manejos son importantes y ahí hay que tener mucho cuidado. Desde los técnicos, directivos y dueños y medios de comunicación, porque ya por ahí he escuchado que con esta generación vamos a calificar y a ganar todo lo que venga. No es así. No hay que engañarnos. Hay que tener cautela y llevarlos por el camino correcto.

Chucho Ramírez en su momento comentó que lo mejor de todo fue que lo dejaron trabajar y con Raúl Gutiérrez pasó lo mismo: no hubo mucha intervención de la gente de pantalón largo, porque cuando se inmiscuyen surgen los problemas de indisciplina, fiestas en lugares sagrados, como en las concentraciones, y todas esas cosas que han afectado el desempeño de las selecciones nacionales.

Cuando la estructura es sólida y la influencia de los directivos es mínima, sólo la necesaria para respaldar lo deportivo, se entregan buenas cuentas. Me siento contento, orgulloso como mexicano de que esa selección Sub-17 esté en boca de todo el mundo, por su alegría, calidad y talento. Estos chavales consiguieron una proeza, como lo hicieron aquéllos en 2005 ¡Enhorabuena!

Todo el mérito es de los jugadores, primero, y del cuerpo técnico, que trabajó sin presión, ni influencia ni condicionamientos, tranquilo. Habría que darles las gracias a los de pantalón largo, pues a veces los que más ayudan son los que menos intervienen.

Recuerden, señores presidente y secretario general de la FMF, hay que respetar las decisiones y peticiones de los cuerpos técnicos; ellos son los que realmente nos van a dar satisfacciones. Lo hicieron Chucho Ramírez y Raúl Gutiérrez. Ellos y todos los seleccionadores deben tener el apoyo y evitar traiciones y malas gestiones.

¡Que te lo digo yo!

" Comentar Imprimir
columnistas