×
Iván Pirrón
Iván Pirrón
ver +
Veracruzano de nacimiento y defeño por adopción, Pirrón suma ya 17 años en el periodismo deportivo, los últimos 12 en prensa escrita. Es Editor de Deportes de El Universal, después de siete años (fundador) en el diario deportivo RÉCORD, en el que tuvo varios cargos, el último de ellos Subdirector regional. De espíritu joven, también amante de los videojuegos y del rock británico, Iván es colaborador de la página nfl.com.mx con la columna Las Diez Cosas que...

" Comentar Imprimir
02 Enero 2012 04:31:43
Otro penoso boleto a Playoffs
Si lo del año pasado con Seattle fue penoso, lo de esta campaña con Denver no es algo que la NFL querrá presumir.

Pese a perder los tres últimos juegos de la campaña regular, los Broncos accedieron a los Playoffs, gracias al descalabro de los Raiders en casa ante San Diego.

Así, por segundo año en fila, la NFL le da la bienvenida a la postemporada a un equipo que aparentemente no lo merece. Ahora la pregunta es: ¿Podrán los Broncos dar una sorpresa mayúscula en la Ronda de Comodines, tal cual hicieron los Halcones Marinos en enero de 2011? Para ello será necesario que el zurdo Tim Tebow encuentre la manera de hacerle daño a la mejor defensiva de la Liga, dirigida por el viejo Dick LeBeau, conocido por no tenerles misericordia a inexpertos quarterbacks, como el joven ex Gator de Florida.

Pero los Halcones Marinos —primer equipo en la historia de la NFL que clasifica a la postemporada con récord perdedor— nos enseñaron que en estas instancias no hay que dar nada por hecho, cuando sorprendieron al mundo al eliminar a los Santos de Nueva Orleans, campeones defensores del Super Bowl.

Los Broncos (8-8) no terminaron con foja negativa, pero sus tres últimas salidas del calendario regular no prometen mucho: en las derrotas ante Nueva Inglaterra, Buffalo y Kansas City han sido superados con marcador combinado de 40-88 y Tebow suma un pase de touchdown y cinco intercepciones.

Los Steelers confiaban en que Cincinnati les hiciera el enorme favor de vencer a Baltimore para así ganar la corona de la División Norte de la AFC y darle una semana extra de descanso a Ben Roethlisberger, quien tiene el tobillo izquierdo seriamente lastimado.

Como sea, los Acereros son favoritos por 7.5 puntos, una línea “justa” para un equipo que con poca justicia se ha colado a los Playoffs.

- Los que me hicieron ver bien

Delfines, Patriotas y Santos.

En Miami, Mark Sanchez sufrió tres intercepciones y los Jets de Rex Ryan tendrán que ver la postemporada desde un sofá.

Los Delfines (6-10) finalizaron así su tercera campaña en fila con marca perdedora y quizá hoy sea “lunes negro” para el coach Tony Sparano.

En Foxborough, después de otro desconcertante inicio, Nueva Inglaterra amasó 49 puntos sin respuesta para apalear a Buffalo, que por un momento trataba de cambiar la siembra en la AFC. Después del susto, los Patriotas descansarán la próxima semana y recibirán toda la postemporada en casa.

En Nueva Orleans, Drew Brees pasó para 389 yardas y cinco touchdowns, y dejó el nuevo récord de más yardas en una campaña en 5,347. Los Leones seguramente no hallan dónde esconderse.

- Los que me hicieron ver mal

Bengalíes y Raiders.

En Cincinnati, Ray Rice tuvo escapadas de anotación de 70 y 51 yardas, y los Cuervos ganaron a pulso su título divisional.

Pese a la derrota, los noveles Bengalíes obtuvieron el boleto a Playoffs, y les toca “bailar” con un hospital llamado Texanos de Houston. Vaya suerte.

En Oakland, Philip Rivers y sus tres pases de touchdown arruinaron el sueño de los Raiders de honrar la memoria del fallecido Al Davis.

La defensa de Oakland no fue a chambear ayer y Rivers no se tentó el corazón para eliminar a sus odiados rivales.

Eso fue ayer. Es tiempo de Playoffs.

Comentarios: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
19 Septiembre 2011 03:36:14
Que Tony Romo, ¿qué?
El quarterback de los vaqueros adquiere respeto con su triunfo en san francisco, pese a jugar con una costilla fracturada...

Una manera de medir a un quarterback en la NFL —además de sus títulos en el Super Bowl, por supuesto— es por su capacidad de rescatar un juego en el último periodo... o en tiempo extra.

Tony Romo fue criticado a diestra y siniestra tras sus pifias en el cuarto periodo ante los Jets, pero siete días después, y con una costilla fracturada, el pasador de los Cowboys jugó un sólido cierre de partido, se las ingenió para empatar un juego que parecía perdido y en el tiempo extra lanzó su mejor espiral del día para vencer a los 49ers.

Previo a esa jugada de 77 yardas, las cámaras de Fox Sports captaron a Romo hablando en la banca con el joven Jesse Holley, quien antes de este partido no tenía una sola recepción como profesional.

Romo también puede ser un líder en Dallas.

Cierto, Romo tuvo sus momentos difíciles, especialmente en la primera mitad —y Jon Kitna no ayudó mucho con ese par de intercepciones—, pero al final terminó con 345 yardas, dos pases de touchdown y rating de 116.4. ¡Ah!, y su récord como visitante es ahora de 21 triunfos y 11 derrotas.

¿2-0 ENGAÑOSO?

Washington está 2-0 por primera ocasión desde 2007, curiosamente, la última campaña en la que los Pieles Rojas avanzaron a Playoffs. Pero será la próxima semana, en Dallas, cuando descubriremos si el equipo de Shanahan realmente ha mejorado.

¿0-2 ENGAÑOSO?

Carolina y ese chico Cam Newton van a ser una piedra en el zapato toda la temporada.

LOS QUE ME HICIERON VER BIEN

Bills, Leones, Santos, Bucaneros, Broncos, Jets y Acereros (entre otros).

En 2010, los Bills perdieron cinco juegos por tres puntos. Sólo era cuestión de que el equipo de Chan Gailey aprendiera a ganar los duelos cerrados. Ayer, con otra brillante actuación de Ryan Fitzpatrick, Buffalo le sacó el juego (juegazo) a Raiders. La próxima semana, los Bills reciben a los Patriotas.

En Detroit, los Leones destrozaron a los Jefes, que viven una campaña-pesadilla tras una lesión en la rodilla que podría dejar fuera por el resto de la campaña a Jamaal Charles, su mejor corredor.

En Nueva Orleans, Drew Brees fue Drew Brees (tres touchdowns) y Jay Cutler fue Jay Cutler (19 de 45 y seis capturas) y esa fue la diferencia entre Santos y Osos.

En Minnesota, Josh Freeman logró su octavo regreso en el cuarto periodo (o tiempo extra) y sus Bucaneros les robaron el triunfo a Vikingos, que ganaban 17-0 al descanso.

En Denver, los Broncos sobrevivieron a los novatos de Cincinnati, Andy Dalton y A.J. Green, y por el momento nadie se acuerda de Tim Tebow.

En Jacksonville, Luke McCown terminó con rating de 1.8 contra la defensa de los Jets, un nuevo récord de la franquicia neoyorquina. ¿Algo más?

En Pittsburgh, los Halcones Marinos fueron la cura de todos los males de los Steelers, que la próxima semana visitan a los Potros... y estarán 2-1.

LOS QUE ME HICIERON VER MAL

Cuervos, Delfines y Potros.

Después de destrozar y humillar a los Acereros, Baltimore cayó en Tennessee, gracias a las 358 yardas del veterano Matt Hasselbeck y a la defensa de los Titanes, que borró el ataque terrestre de los Cuervos (45 yardas).

En Miami, el perímetro de los Delfines no encontró la manera de frenar a Andre Johnson y el equipo de Tony Sparano perdió su segundo juego en casa. ¿Chad Henne? Es verdad, el quarterback de los Dolphins tampoco ayudó mucho... como siempre.

En Indianapolis, los Potros se caen a pedazos sin Peyton Manning. Ya me convencieron con la idea de dejar a Kerry Collins toda la campaña, terminar con el peor récord de la Liga y con la primera selección del Draft 2012 reclutar a Andrew Luck.

Comentarios: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / Twitter: @Ivan_Pirron
20 Junio 2011 04:00:17
Se acerca el final del paro laboral NFL
Los dueños y el comisionado se reúnen para aprobar el nuevo contrato colectivo...

Las señales fueron esquizofrénicas la semana pasada. Primero hubo buenas noticias, cuando varios reportes aseguraban que los dueños de los equipos y los jugadores estaban cerca de llegar a un acuerdo, y con él el esperadísimo nuevo contrato colectivo que le pondría fin al paro laboral que tiene a la NFL en el limbo. Optimismo puro.

Un día después, ESPN adelantó que las negociaciones estuvieron a punto de romperse debido a que los abogados de ambos bandos comenzaron a meterse demasiado en las pláticas.

Además, otros medios de información estadounidenses mandaron el mensaje de “no tan rápido” a aquellos que ya celebraban que el paro laboral terminaría el 10 de julio. Nueva información surgió en el sentido de que existía un “bloque” de nueve dueños aún no convencidos de los supuestos avances en las charlas con la extinta Unión de Jugadores. Pesimismo del bueno.

Lo cierto es que esta semana es clave en la posible resolución —o no— del conflicto que tiene a millones de aficionados en el mundo, como decimos en México, “con el Jesús en la boca”.

Los dueños de equipos se reúnen martes y miércoles en Chicago; la junta de mañana incluiría una votación nocturna (se supone que van listos para horas extra) de los 32 miembros para aprobar el nuevo contrato colectivo. Para que éste sea habilitado, se necesitan 24 votos a favor.

Serán dos días de verdadera presión para el comisionado Roger Goodell, a quien se le acaba el tiempo para convencer al “bloque” de que lo mejor (para todos) es ponerle fin al conflicto.

Primero abucheos y luego el cántico de “¡Queremos football, queremos football” fue lo que escuchó Goodell en su más reicente aparición en público, durante el Draft de abril. “Yo también [quiero football]”, le respondió Goodell a la enardecida multitud.

Lo he comentado antes: Goodell sería, sin duda, el más afectado si no es capaz de destrabar el paro laboral. ¿Te imaginas pasar a la historia como el único Comisionado con el que no hubo temporada de la NFL? No, no, no. Definitivamente no puede permitir que eso suceda.

Y no sucederá. Esta semana la gran noticia será que la mayoría de los dueños está de acuerdo con términos y condiciones del nuevo contrato colectivo y que así lo hicieron saber a través de la multipublicitada votación.

Peter King, de Sports Illustrated, estima que el 10 de julio es el día en que el paro laboral llegará a su fin, y algunos otros reportes aseguran que una fecha “límite” para ello sería el 15 de julio, pues sólo así los equipos tendrían tiempo de asistir a los training camps y jugar las tradicionales cuatro semanas de pretemporada programadas hasta hoy.

Serán días intensos para los managers y gerentes generales, pues entrarán a una idiota carrera contra el reloj para poder recontratar a los agentes libres que no quieren perder, así como firmar a aquellos de otros equipos que les interesan (mucho ojos con los canjes).

La clave en todo esto es la elegibilidad de los agentes libres sin restricciones. Según las reglas anteriores, estos jugadores quedaban en libertad después de cuatro años de servicio, pero a la fecha nadie sabe si eso sufrirá cambios en el nuevo contrato colectivo.

Incluso hay columnistas que presumen un año sin agentes libres (con restricciones). Eso obligaría a las 32 franquicias a regresar al campo en 2011 con prácticamente el mismo roster que en 2010, excepto, por supuesto, novatos y retiros.

Esa idea no le desagradaría nada a Jets, Osos, Acereros y, por supuesto, Empacadores, los equipos que protagonizaron las Finales de Conferencia en enero.

Se acaba junio junto con la paciencia de los aficionados a la NFL. La temporada se jugará, en serio. La pregunta ahora es ¿cómo?.

Comentarios: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
24 Enero 2011 04:20:21
Pittsburgh y su rol de “no favorito”
¿Es una falta de respeto que los empacadores sean los preferidos en el Super Bowl?

Yo tampoco lo creí cuando lo vi, pero los Empacadores de Green Bay —y no los Acereros de Pittsburgh— son favoritos por dos puntos para ganar el Super Bowl XLV.

Pero, después de pensarlo un poco, ¿saben qué? Me encanta la idea. Sí, me parece que ese “pequeño” detalle será materia de miles de historias generadas desde Dallas en la semana previa al Super Bowl.

¿Cómo se comportarán los Steelers en su papel de underdogs o no favoritos?

Pittsburgh fue el segundo sembrado en la AFC, mientras Green Bay fue sexto en la NFC. ¿Falta de respeto?

Interesante saber qué piensan jugadores y coaches de los de negro y oro.

Los Acereros prácticamente finiquitaron la Final de la AFC en la primera mitad, cuando anotaron 24 puntos, incluido un touchdown de su defensiva.

Pero la reacción de los Jets fue brava y pusieron a sufrir a los ahora campeones de la Conferencia Americana en los minutos finales del juego.

La clave en este duelo fue el sorprendentemente efectivo ataque terrestre de Pittsburgh, que generó 166 yardas y dos touchdowns. Hay más: 121 de esas yardas fueron pese a la ausencia del centro titular, Maurkice Pouncey, lesionado al final de la primera ofensiva de los Acereros.

Los Steelers tuvieron posesión del balón 21:04 minutos de la primera mitad; la defensa de Nueva York estaba sofocada y comenzó a fallar tacleadas aquí y allá.

Después de dos primeros cuartos de pesadilla para Mark Sánchez (63 yardas, dos capturas y rating de 58.5), el de ascendencia mexicana mostró agallas y lanzó dos de touchdown en la segunda mitad. Ese chico ha ganado cuatro juegos de Playoff como visitante y te aseguro que pronto llevará a sus Jets al Super Bowl.

CUTLER Y LA EXTRAÑA LESIÓN

La historia en el Juego por el Campeonato de la Conferencia Nacional fue la lesión de Jay Cutler, el quarterback de los Osos.

¿Qué fue lo que le pasó a Cutler en esa rodilla? ¿Por qué tanto misterio? Y si la lesión realmente es grave, ¿por qué lo tenían congelándose en la banca?

Brian Urlacher, el guerrero de los Osos que nunca se dio por vencido, defendió a muerte a Cutler en la conferencia de prensa al final del partido.

“[Si no regresó al juego] no fue porque no fuera lo suficientemente fuerte, sino porque estaba lesionado”.

—Pero ¿él es un tipo fuerte, no?

“Sí es fuerte ese hijo de pu... Entrena todos los días. Ustedes han visto los golpes que ha recibido. Se levanta y no se queja, sale, compite y trata de ganar el juego”.

Y cuando se le comentó que algunos jugadores también cuestionaron a Cutler desde sus cuentas de Twitter —como Maurice Jones-Drew— este fue el mensaje que les mandó Urlacher: “¿Y dónde están ahora? ¿En casa? Es fácil hablar mier... cuando estás sentado en el sillón viendo el partido. Que se tuerzan los ligamentos, o lo que le haya pasado [a Jay Cutler], y que regresen al juego. A ver si ellos pueden hacer eso”.

Para ser honestos, nunca creí que Cutler pudiera ganar este partido, pero tampoco vi una sola repetición que mostrara en qué momento se lesiona.

Ahora, los Osos tienen mucho tiempo para pensar mejor las cosas.

EMPACADORES SE COMPLICÓ

Green Bay ganaba 14-0 desde el inicio del segundo cuarto, y 21-7 a seis minutos del final del partido.

Sin embargo, Aaron Rodgers sufrió una costosa intercepción cuando los Empacadores estaban a punto de anotar, y luego hizo la tacleada del juego: con las uñas pudo derribar a Urlacher, cuando el linebacker de Chicago se escapaba a las diagonales, a la mitad del tercer periodo.

Después del patético intento del veterano Todd Collins, el desconocido Caleb Hanie puso a sufrir a la quinta mejor defensa de la Liga.

Hanie se sobrepuso a la intercepción que le costó siete puntos a Chicago (cortesía de B.J. Raji) y se dio el lujo de “quemar” a Charles Woodson y Nick Collins, la pareja de ProBowlers en el perímetro de los Empacadores, en aquel pase de touchdown de 35 yardas a Edgar Bennett.

Pero la segunda intercepción a Hanie acabó con el sueño de los Osos y mandó a los Empacadores a su quinto Super Bowl y primero desde la campaña 1997, cuando perdieron la edición XXXII con John Elway y los Broncos.

Quizá lo más importante de esta victoria para Green Bay es que ganaron, pese al mediocre juego de Rodgers, quien fue interceptado en dos ocasiones y terminó con rating de 55.4 puntos. Los Empacadores dependen de su quarterback estrella. Sí, pero no tanto.

Comentarios: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
10 Enero 2011 04:59:48
Starks, el héroe dominical y desconocido
James Starks hizo su debut como profesional en la Semana 13 contra los 49ers, después de pasar las primeras nueve jornadas de campaña regular en la lista de lesionados, con una molestia en el bíceps femoral.

Ayer, este chico desconocido se convirtió en el héroe de los Empacadores, que dieron la tercera sorpresa de la Ronda de Comodines, tras derrotar al favorito Filadelfia, con todo y Michael Vick.

El titular fue Brandon Jackson, pero Starks fue el hombre de confianza en el backfield de Green Bay; corrió en 23 ocasiones para 123 yardas (con un impresionante promedio de 5.3 por acarreo) e impuso una nueva marca de la franquicia en un juego de Playoffs.

Aunque no tuvo touchdown, Starks convirtió primero y diez en cinco ocasiones y fue el responsable de la jugada de mayor yardaje de los Empacadores, con esa escapada de 27 yardas en el primer cuarto.

Contra San Francisco, el 5 de diciembre, Starks corrió para 73 yardas, lo más alto para un corredor novato de los Packers en su primer juego, desde que Ralph Earhart sumó 78 en su debut en Boston, en septiembre de 1948.

¿Vick? La defensa de Dom Capers hizo un gran trabajo para contener al elusivo quarterback de las Águilas. Green Bay lo capturó en tres ocasiones, lo limitó en 33 yardas por tierra y le interceptó al final del juego para sellar el triunfo.

En campaña regular, Vick terminó con rating de 100.2 puntos, pero ayer, su índice ante la disciplinada defensa de los Empacadores fue de apenas 79.9.

La de Vick fue una gran historia, pero termina en Filadelfia, y no en Dallas.

CON HEAP Y UNA GRAN DEFENSIVA

En el primer partido de la jornada dominical, la defensa de los Jefes de Kansas City se concentró en secar a los receptores de Baltimore. Y lo consiguió... pero Joe Flacco no dependió de ellos y le dedicó sus pases al ala cerrada Todd Heap.

Mientras los Jefes frustraron a Boldin (5 recepciones, 64 yardas), Houshmandzadeh (1-28) y Mason (1-11), Flacco buscó en 13 ocasiones a Heap, quien atrapó 10 pases (un récord de la franquicia en Playoffs) para 108 yardas. Ocho de sus recepciones terminaron en primero y diez para los Cuervos. Así de importante fue Heap.

El resto fue, para variar, obra de la defensa de Baltimore, que le interceptó en tres ocasiones a Cassel y recuperó dos fumbles forzados. No sueñes con vencer a los Cuervos si pierdes cinco balones.

LA RONDA DIVISIONAL

Green Bay en Atlanta. Con la victoria por 20-17 en el Georgia Dome en la Semana 12, los Halcones igualaron esta serie 13-13, incluidos Playoffs. En 1995, Green Bay y Atlanta chocaron por vez primera en la postemporada en Lambeau Field, cuando los Packers ganaron 37-20; en la Ronda de Comodines de 2002, los Falcons derrotaron 27-7 a Green Bay, el primer revés de los Packers en postemporada en Lambeau Field. Desde 1968, como local, Atlanta está 8-4 contra Green Bay.

Baltimore en Pittsburgh. Aunque los Steelers tienen marca de 10-5 en casa contra los Cuervos, Baltimore ganó ahí (17-14) en su visita del 3 de octubre. En 2008, Pittsburgh venció 23-14 al entonces novato Flacco y sus Ravens en el Campeonato de la AFC en Heinz Field. Los Acereros están 2-0 en Playoffs contra los Cuervos. En aquella derrota de la Semana 4, Charlie Batch era el quarterback de los Steelers. Con Ben Roethlisberger será otra historia.

Jets en Nueva Inglaterra. Incluida la masacre de 45-3 del 6 de diciembre, los Patriotas tienen marca de 7-3 contra los Jets en el Gillette Stadium. Nueva Inglaterra ha ganado 13 de los más recientes 17 contra los neoyorquinos, incluido un juego de postemporada. Vencer a Tom Brady en casa es un sueño para Rex Ryan, pero Brady está 14-4 contra Jets.

Seattle en Chicago. Increíble, pero uno de los siete triunfos de los Halcones Marinos en la campaña regular fue en Chicago, 23-20 en la Semana 6. Seattle gana esta serie 8-5; estos dos equipos se enfrentarán por sexta ocasión en seis temporadas, y los Osos están 3-2 en ese lapso, incluida una victoria de 27-24 en tiempo extra en la ronda divisional correspondiente a la campaña 2006. En Chicago, sin embargo, los Halcones Marinos tienen ventaja de 4-3 en esta rivalidad. Los cuatro últimos, y seis de los más recientes siete se han decidido por siete puntos o menos.

Los favoritos son los de casa, y a los únicos que creo capaces de dar la “campanada” es a los Empacadores.

Comentarios: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
13 Diciembre 2010 04:22:18
Patriotas no hace el “oso”
Dos cuartos fueron suficientes para destrozar a los Osos, la nueva víctima de los Patriotas que descubre que, en el libro de Bill Belichick, no aparece la palabra “piedad” (ni ninguno de sus sinónimos).

Bajo una intensa nevada, Mike Martz vio cómo Belichick una vez más le ganaba el juego de la estrategia. Martz, ahora coordinador ofensivo de los Osos, era el coach de los Carneros de San Luis en aquel Super Bowl XXXVI, cuando nació la leyenda de los Patriotas.

En aquella ocasión, la defensa de Belichick maniató a los elusivos receptores de San Luis y con ello le rompió la sincronía a Kurt Warner. Aunque los Rams sumaron 427 yardas totales (contra 267 de Nueva Inglaterra), los Patriotas forzaron tres intercambios de balón, de los cuales Belichick y sus muchachos sacaron 17 puntos. Al final, Nueva Inglaterra ganó 20-17 o, mejor dicho, Belichick y Tom Brady ganaron su primer título de la NFL.

Ayer, Martz vivió una pesadilla similar: su ofensiva, que llegó al partido con un promedio de 123 yardas por tierra en cuatro victorias consecutivas, fue limitada en 185 yardas totales, 47 por carrera, y los Patriotas le dieron una pastilla de ubicatex a los Osos, serios PRETENDIENTES en la Conferencia Nacional.

¿Brady? Bueno, sus números hablan más de un juego en la soleada Florida que en el gélido Chicago: 27 de 40 para 369 yardas, dos touchdowns, sin intercepciones y rating de 113.4 puntos. Brady tiene ahora marca de 31-5 en diciembre.

Los Patriotas, que han ganado 21 de sus más recientes 22 duelos contra equipos de la Conferencia Nacional en campaña regular, se convirtieron en el primer equipo clasificado a la postemporada; tienen cinco triunfos en fila y son, nos guste o no, el mejor equipo de la liga en este momento.

Ah, y por favor, ya no te dejes engañar por aquello de que la defensa de Nueva Inglaterra es la 31 de la NFL. Sólo piensa en esto cuando veas esos engañosos números: Be-li-chick.

49ERS CIERRA LA CARRERA

Hace tres semanas, San Francisco estaba muerto. La pregunta recurrente era: ¿cuándo van a correr a Mike Singletary?

Pero los gambusinos tienen la gran fortuna de vivir en la División Oeste de la NFC (¿la peor de todos los tiempos?); han ganado dos en tres semanas y, con récord de 5-8, están a sólo un juego de distancia de los “líderes” divisionales, San Luis y Seattle, ambos con 6-7.

El milagro aún está lejos, pues dos de los tres juegos que les restan a los 49ers son en gira: en San Diego (este jueves) y en San Luis la siguiente semana, para cerrar en casa ante Arizona.

Aún creo que los jóvenes Carneros, con 8-8, van a ganar esa ridícula División.

¿LE CREEMOS A FAVRE?

Resulta que, según algunas “fuentes cercanas” a Brett Favre, el veterano quarterback de los Vikingos les ha adelantado que no está listo para iniciar el juego de esta noche ante los Gigantes en el Ford Field de Detroit.

Favre ha dicho más mentiras que la mamá de Paulette, pero, si es verdad que una lesión en el hombro derecho lo va a dejar fuera de este partido, entonces la marca de Brett quedará en 297 juegos consecutivos de campaña regular (321, incluidos playoff), la racha más larga para un jugador de la NFL. Sólo resta esperar...

DOBLE MNF

Tras el desplome del domo en Minneapolis, el juego entre Vikingos y Gigantes tuvo que moverse para hoy en Detroit. Minnesota tiene dos triunfos en fila con su coach interino y les han ganado los últimos cuatro a Gigantes. Así que, con o sin Favre, el pick es: Vikingos 24-17 Gigantes.

Baltimore en Houston. Los Cuervos (3-0) nunca han perdido ante los Texanos, y no pueden permitir que Pittsburgh se les escape en el Norte de la AFC. Pick: Baltimore 31-28 Houston.
27 Septiembre 2010 03:46:04
Esos son los Vaqueros que esperábamos
Los Cowboys son impredecibles. Tan impredecibles que, una semana después de perder en casa ante Chicago, viajan a Houston en calidad de víctimas y no sólo ganan, sino que lo hacen convincentemente con dos touchdowns de Roy Williams. Leíste bien: Roy Williams.

El receptor por el que Dallas dio tres selecciones colegiales (una de primera y otra más de tercera ronda) a Detroit en 2008, y a quien firmaron por cinco años y 45 millones de dólares, tuvo su mejor partido con los Vaqueros, justo cuando el equipo de Jerry Jones trataba de evitar un penoso e inesperado 0-3.

Williams, un tipo de 1.93 metros de altura y 100 kilogramos de peso, abusó de los esquineros de los Texanos, particularmente de Brice McCain y Kareem Jackson. Desde el punto de vista atlético, ni McCain ni Jackson pudieron competir con Williams.

Roy terminó la tarde con cinco recepciones para 117 yardas y ese par de anotaciones. A Williams le sienta bien enfrentar a los Texanos; contra Houston en 2004, cuando aún jugaba con los Leones, atrapó cuatro pases para 73 yardas y dos touchdowns, incluido uno de 31 yardas.

En abril, cuando los Vaqueros seleccionaron en la primera ronda al receptor Dez Bryant, muchos pensamos que los días de Williams en Dallas estaban contados, pero el veterano de siete temporadas no sólo sobrevivió al campo de entrenamiento, sino que vio cómo Dallas se deshacía de Patrick Crayton para quedarse como titular, al lado de Miles Austin.

La defensa de los Cowboys limitó a Matt Schaub y la mejor ofensiva de la NFL a sólo 13 puntos. Schaub, quien pasó para casi 500 yardas el domingo anterior en Washington, sumó 241 contra Dallas, pero fue interceptado en dos ocasiones.

Los Vaqueros llegaron al partido sin intercambios de balón, pero con el fumble de Arian Foster lograron sus tres primeros de la campaña.

La ofensiva hizo su parte con tres series ofensivas de 10 jugadas o más. No es casualidad que Dallas ganó la batalla del tiempo de posesión 32:20 a 27:40 minutos. Eso y terminar los viajes a la zona roja con touchdowns y no con goles de campo, fue la diferencia.

Dallas, con récord de 1-2 está más que vivo en una decepcionante División Este de la NFC, en la que Filadelfia es líder con 2-1, mientras Vaqueros, Gigantes y Pieles Rojas están con 1-2.

JEFES DE VERDAD

Más temprano que tarde, los Jefes de Kansas City recibirán la atención mediática que se merecen.

Después de ese 4-12 de 2009, pocos esperaban grandes cosas del equipo del coach Todd Haley, pero los Jefes están 3-0 y como líderes solitarios de la División Oeste de la AFC.

Si contamos el final de la temporada pasada, Kansas City liga cuatro triunfos, algo que esta franquicia no saboreaba desde diciembre de 2004, y están 3-0 por primera vez desde 2003.

En la rara, pero real racha ganadora, los Jefes han superado a sus rivales por un marcador combinado de 112-62. En estos tres primeros triunfos de 2010, los Jefes han permitido 14 puntos o menos y han ganado 44 partidos de manera consecutiva en el Arrowhead cuando reciben 10 puntos o menos.

Este equipo está confiado y juega con la intensidad que ha faltado desde 2006. Vienen dos visitas que podrían terminar con el tempranero estusiasmo: en Indianapolis y en Baltimore. Ahí sabremos más acerca de estos sorprendentes Jefes.

MNF

Esta noche, los Osos reciben a los Empacadores, en un capítulo más del duelo más ancestral en la mitología NFL. Pick: Green Bay 31-27 Chicago.

Comentarios: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)


20 Septiembre 2010 03:23:18
Acereros, con el QB que sea
No importa quién sea el quarterback en Pittsburgh. Puede ser Ben Roethlisberger, Dennis Dixon, Charlie Batch o Lady Gaga. Sin el Big Ben, los Acereros imponen las reglas de un juego muy sencillo que se llama “Te reto a que derrotes a mi defensa”. Hasta ahora, nadie ha podido.

Dixon tuvo que salir del partido debido a una lesión en la rodilla, Batch lo suplió, pero entre ambos lanzaron para ridículas 43 yardas. Mientras tanto, la defensiva de Pittsburgh forzó siete intercambios de balón (algo que no lograba desde 1997), mandó a la banca a Vince Young y ganó su segundo juego de la campaña con el orgullo de esta franquicia.

Los Steelers ganaron con apenas 7 primeros y 10, 127 yardas totales (2.4 yardas por jugada)... ah, claro, y el regreso de la patada inicial de 89 yardas que Antonio Brown se llevó hasta las diagonales. Eso fue más que suficiente.

Tarde o temprano Pittsburgh, que la próxima semana visita a los invictos Bucaneros de Tampa Bay, necesitará más ayuda de su ofensiva, pero la gran noticia para el coach Mike Tomlin es que ya tienen dos triunfos sin Roethlisberger, quien paga una suspensión de cuatro juegos.

Pittsburgh también venció a sus fantasmas en el LP Field, pues rompieron una racha de tres derrotas (en temporada regular) en filas ahí, incluida aquella paliza de 31-14 en diciembre de 2008.

Los Acereros ahora tienen récord de 2-5 en casa de los Titanes, aunque están 5-10 ante Tennessee en los 15 duelos más recientes en temporada regular.

DALLAS, SIN TD Y CON LOS MISMOS PROBLEMAS

Los Vaqueros no pueden culpar esta vez a la línea ofensiva. Quizá su problema esté en la banca.

Dallas cayó por segunda semana en fila, ahora en casa ante los Osos de Chicago, básicamente porque no son capaces de culminar sus series ofensivas con touchdowns y porque el coordinador ofensivo, Jason Garrett, parece tener una obsesión con los pases.

Los Cowboys trataron de vencer a los Osos con 51 pases de Tony Romo y 19 carreras, que produjeron 37 yardas.

A eso hay que agregarle que de las 11 series ofensivas que tuvo Dallas, sólo una pudo terminar en anotación de seis puntos. Dallas tiene ahora 21 drives en la campaña regular, con sólo dos touchdowns y dos goles de campo. ¿Romo? “Nada más” ha intentado 98 pases.

Así que Garrett debe ponerse a trabajar y ser más imaginativo cuando los Dallas entre en zona de definición.

Anoche, Deion Sanders dijo en NFL Network que Jerry Jones, el dueño de los Vaqueros, se reunirá con el staff de coaches y les pedirá que corran más el balón. Cuando tienes en el backfield a Marion Barber, Felix Jones y Tashard Choice, es absurdo pensar en lanzar 51 pases.

En la Semana 3, los Vaqueros visitan a Houston, en donde tratarán de evitar caer en un peligroso hoyo de 0-3.

El mejor Sanchez

Era difícil imaginar que Mark Sanchez tendría su mejor juego como profesional en su corta carrera en la NFL ante la defensa de Bill Belichick. Pero el quarterback de segundo año respondió al fiasco del MNF ante Baltimore con un juego casi perfecto: conectó 21 de sus 30 envíos para 220 yardas, con tres touchdowns, sin intercepciones y rating de 124.3 puntos.

Mientras la defensa de los Jets hacía su parte ante Tom Brady y el poderoso ataque de Nueva Inglaterra, Sanchez salió inspirado para la segunda mitad; comandó seis series y tres de ellas terminaron en 17 puntos para los neoyorquinos.

Los Jets sólo despejaron en cuatro ocasiones en todo el partido y controlaron el balón por más de 32 minutos, en parte gracias a un eficaz ataque terrestre (136 yardas) y al paciente Sanchez.

Los campeones Santos visitan esta noche a los 49ers. Pick: Nueva Orleans 20-17 en otra batalla defensiva.

Comentarios: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
10 Septiembre 2010 03:49:56
¿Y por qué no los Santos de Nueva Orleans?
Sólo seis equipos han sido capaces de ganar el Super Bowl en campañas consecutivas: Green Bay (en los años 60), Pittsburgh (dos veces, en los 70 y principios de los 80), San Francisco (en los 80), Dallas, Denver (ambos en los 90), y Nueva Inglaterra (en los 2000). ¿Qué tal agregar al club a Nueva Orleans?

La campaña pasada, de la mano de la dupla Drew Brees-Sean Payton y de una defensiva que recibe muy poco crédito, los Santos ganaron el primer título del Super Bowl en los 42 años de historia de la franquicia.

Y mientras Brees sea el quarterback en Nueva Orleans y Payton el coach, los Santos serán contendientes al título.

Brees es, según las estadísticas, el mejor pasador de la NFL en este momento. Su marca como titular es de 68 triunfos y 53 derrotas, pero en las cuatro campañas más recientes suma 18,298 yardas y 122 pases de touchdown, números que envidian Peyton Manning, Tom Brady, Brett Favre y cualquier otro quarterback de la liga.

Brees comanda una de las ofensivas más explosivas que jamás haya pisado los campos de la NFL. En 2009, los Santos anotaron 501 puntos y su promedio de yardas por juego fue de 403.8. ¿Algo más? Sí, Brees impuso un nuevo récord con el mejor porcentaje de pases completos: 70.62 (363 de 514).

El ataque de Nueva Orleans está basado en pases rápidos y en la velocidad de sus actores: el corredor Reggie Bush y los receptores Marques Colston, Robert Meachem y Devery Henderson.

Payton se cuece aparte. Es uno de los nuevos gurús de la NFL, un maese de la ofensiva y uno de los entrenadores más atrevidos cuando se trata de tomar la decisión que le cambiará el rumbo a los partidos. No es Belichick, pero el plan de juego de Payton es un dolor de cabeza para la oposición y usualmente se sale con la suya.

¿Qué equipos serán su competencia? Bueno, habrá que comenzar por sus rivales de esta noche, los Vikingos de Favre, así como los Empacadores de Green Bay y los Vaqueros, que quieren ser los primeros en coronarse en casa.

Nueva Orleans jugará el Super Bowl XLV, el 6 de febrero en el Cowboys Stadium, ante San Diego. Sí, San Diego.

Los Cargadores son el “ya merito” de la NFL, pero han tocado tanto la puerta, que algún día la derribarán. Y yo creo que será en esta campaña 2010, pese a las ausencias de LaDainian Tomlinson y Vincent Jackson.

Los Chargers han ganado cuatro coronas en fila de la División Oeste de la AFC y cinco de las últimas seis, pero siempre se han quedado cortos cuando llegan los playoffs. No más.

Otros “gallos” en la AFC son, por supuesto, los Jets del fosforescente coach Rex Ryan, los Cuervos de Baltimore y su nueva colección de receptores (Boldin, Stallworth y Houshmandzadeh) y los eternos Potros de Manning.

Sin duda los más mediáticos han sido los Jets, la franquicia que más y mejores movimientos hizo en la agencia libre: LaDainian Tomlinson, Santonio Holmes, Antonio Cromartie y Jason Taylor, son algunos de los nombres que agregaron a un equipo que se quedó a un triunfo del Super Bowl en 2009.

DEL FONDO AL LIDERATO

Son ya siete temporadas consecutivas en las que al menos un equipo ha pasado del último al primer lugar de su división. En 2009 fueron los Santos (13-3), que en 2008 se quedaron en el fondo del Sur de la NFC (8-8).

Dos equipos que podrían ir del sótano al liderato son los Jefes de Kansas City y los Pieles Rojas de Washington.

Bienvenidos a la NFL 2010.




23 Junio 2010 03:34:12
A lo mejor “El Vasco” quería a Argentina
No comprendo el proceder de Aguirre al sacar a Guardado y mantener a Franco. Creo que el Tri no llegará al quinto duelo

No le entendí. No supe qué quiso hacer y, por lo que he escuchado acá en la redacción, en casa y en la calle, habemos muchos así. Pero Javier Aguirre sabe su negocio, él es el técnico y ni cómo hacerle.

La pregunta aún retumba dentro de mi cabeza —como si fuera una vuvuzela soplada a todo pulmón—: ¿por qué Andrés Guardado ya no regresó para el segundo tiempo?

El del Deportivo La Coruña fue el mejor jugador del Tri en los primeros 45 minutos; aquel potente disparo que lastimosamente se estrelló en el travesaño, fue la única aproximación de gol de los verdes en el primer tiempo.

La cara de Andrés, al salir del estadio Royal Bafokeng de Rustenburgo, era la mejor definición de “frustrado”.

Tampoco me explico lo del Guille Franco. ¡Qué mal está jugando ese cuate! Ah, pero El Vasco le permitió dar pena los 90 minutos. Otra vez tuvo muchas opciones de gol, otra vez falló todas.

Lo de Cuauhtémoc Blanco como titular también es cuestionable, porque ya en otras ocasiones (recientemente en la gira por Europa previa al Mundial) quedó de manifiesto que el Temo no cabe en la dinámica de este Tri. Sí, sí, tiene un toque privilegiado y nadie en México pone esos pases, pero en esta Selección Nacional, que pretende jugar a velocidad, no se pueden correr los 100 metros con zapatos de charol.

Pero lo que nadie se imagina es que, quizá, todo esto forma parte de un plan maestro de la dupla Aguirre-Carrillo. A lo mejor El Vasco sí quería a los argentinos en la ronda de octavos de final y por ello se saboteó... Bueno, es que no le encuentro una explicación lógica a su once inicial, y menos a sus cambios.

“Es una bonita oportunidad para reivindicarnos de lo que sucedió hace cuatro años”, dijo Javier en la conferencia de prensa, refiriéndose al partido contra Argentina, que eliminó a México en los mismos octavos de final en Alemania 2006. “El partido con Argentina lo veo muy parecido al de hoy [ayer], con rivales muy metidos, haciendo su juego, su trabajo. Evidentemente será muy complicado. Argentina tiene grandes jugadores. Esperamos pelear de tú a tú y que en esta ocasión el del golazo sea un mexicano. Intentaremos hacerlo”.

Si a mí me preguntan, creo que la única posibilidad para que este Tri jugara el quinto partido en Sudáfrica era terminar en el primer lugar del Grupo A. Corea del Sur (segundo del B) es un rival que, aunque ha crecido y para nada es inocente, estaba “pintado” para que México finalmente clasificara al grupo de las mejores ocho naciones del orbe balompédico.

Yo —perdón— no creo que el Tri tenga los argumentos para vencer a los chicos de Maradona. Ojalá me equivoque.

18 Junio 2010 03:11:07
De la docena ésta es la más importante
México nunca le había podido ganar a una potencia futbolística como Francia

La del Mundial de Sudáfrica es la decimocuarta participación de México en copas del mundo, una larga, sinuosa y, las más de las veces, dolorosa travesía que ha dejado contadas alegrías a su pueblo.

Incluida la de ayer en Polokwane, el Tri apenas ha sumado 12 triunfos en 47 partidos mundialistas, y nueve de ellos han venido a partir de México 86.

Por ello es indiscutible que la victoria sobre Francia (actual subcampeón del mundo) es la más importante de la docena. Sólo es cuestión de revisar a quiénes había derrotado la Selección Nacional en la máxima cita balompédica: Irán, Irak, Bulgaria, Bélgica (dos veces), Corea del Sur, Ecuador, Croacia, El Salvador, Irlanda y Checoslovaquia. Los checos, por cierto, fueron subcampeones en Chile 62, cuando cayeron 3-1 ante México, en partido de la primera fase del Grupo 3 de ese certamen.

Como verás, excepto Checoslovaquia los demás son rivales —con todo respeto— de “medio pelo” en el mejor de los escenarios. Y habrá quién argumente que esta versión de Francia es una mala broma de la que perdió la final de Alemania 2006 ante Italia, todo “gracias” al criticadísimo Raymond Domenech, director técnico de los galos.

Como sea, ése es el subcampeón mundial y México NUNCA había podido vencer a Francia. Además, ante rivales de esa categoría, léase Alemania, Brasil, Argentina u Holanda, el Tri —aunque crecido y comportado a la altura de las circunstancias— tenía los empates como mejores resultados. Ya no más.

“EL VASCO”

No soy fan de Javier Aguirre, pero tengo que reconocerle, a él y a su auxiliar Mario Carrillo, el acierto que tuvieron dándole una buena lectura al juego y planteándole a Domenech un laberinto del que el DT francés jamás pudo salir.

Fue un partidazo de Salcido, y Rafa Márquez tuvo su segundo juego sólido en Sudáfrica, ahora con el pase al Chicharito para el primer gol de los verdes, amén de sus valiosas intervenciones a la defensiva. Esos dos, de 10.

Luego está la “controversia” del porqué Aguirre no usa a Guardado, pero de eso no se volverá a hablar, al menos no de aquí al martes, cuando el Tri enfrente a Uruguay, con el ansiado primer lugar del Grupo A en juego. Y digo ansiado, porque es un hecho que nadie quiere toparse a Argentina en octavos. ¿O sí?
29 Marzo 2010 03:05:25
El dilema de McNabb
Los Raiders parecen ser primeros en la lista para quedarse con el quarterback de las águilas

La era de Donovan McNabb como quarterback de Filadelfia llegó a su fin. Fueron 11 temporadas, 32 mil 873 yardas, 216 touchdowns, cinco títulos de la División Este de la NFC, cinco finales de Conferencia y un Super Bowl. En pocas palabras, le proporcionó muchas alegrías a la afición de las Águilas.

La gerencia general decidió, con el consentimiento del coach Andy Reid, que la franquicia seguiría adelante sin McNabb, a quien pretenden canjear por una selección colegial no mayor a la 42 global.

Las ofertas no se han hecho esperar. Obvio. Hablamos de una estrella, un veterano que puede darle dos o tres buenas campañas prácticamente a cualquier equipo de la NFL.

Los Raiders parecen ser los primeros en la lista. Y, según Charles Robinson, de Yahoo! Sports, Oakland no estaría obligado a darle una extensión de contrato a McNabb, quien jugará en 2010 el último año del acuerdo que firmó con Filadelfia.

Otros reportes indican que Donovan preferiría ser canjeado a Minnesota, en donde sería suplente de Brett Favre, asumiendo que la novela del número 4 tendrá el final de siempre: “Aún siento el fuego para jugar un año más”. Sí, sí.

Incluso en la banca de los Vikingos, sin duda éste es el mundo ideal para McNabb. Piénsalo. Favre cumplirá 41 años en los primeros meses de la temporada, y aunque no asista al campo de entrenamiento ni a los juegos de exhibición, nadie puede asegurarnos que su cuerpo resistirá una vez más.

Con Minnesota es realista pensar que McNabb podría regresar al Super Bowl… o al menos quedarse con la titularidad a partir de 2011.

¿Suficientes razones como para no querer ir a Oakland? Bueno, con los Raiders, McNabb tendría asegurada la titularidad, ahora que JaMarcus Russell ya adorna las vitrinas del M.P.A.D (Museo de los Petardos de Al Davis).

En 2009, Oakland fue el segundo equipo en la Conferencia Americana (sólo detrás de Acereros de Pittsburgh) que más capturas de quarterback permitió, con 49. El señor Davis puede firmar a la reencarnación de Dan Marino pero, sin línea ofensiva, no llegará lejos.

Los Raiders están tan interesados en McNabb que, según un reporte de ESPN.com, ofrecen en el canje a Nnamdi Asomugha, quien es uno de los mejores esquineros de la liga.

Oakland posee dos picks entre los primeros 40 del próximo Draft: el 8 en la primera ronda (que podrían usar en un liniero ofensivo, por ejemplo) y el 39 en la segunda, su “comodín” para obtener a McNabb.

Una cosa más. No importa al equipo que vaya, por favor que alguien le diga a Donovan que ya cambiaron las reglas para el tiempo extra; explíquenselas muy bien y aclaren sus dudas. Ah, insístanle en que, en temporada regular, sí hay empates.

Eso podría ayudar en un juego o dos.

Comentarios: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
09 Febrero 2010 04:50:29
El legado de Peyton Manning, golpeado
No caben las comparaciones con los más grandes quarterbacks que han jugado en el Super Bowl, como Joe Montana y Terry Bradshaw

Tracy Porter no sólo le dio a Nueva Orleans su primer título de la NFL, también le dio un duro golpe al legado de Peyton Manning, el quarterback de los Potros de Indianapolis.

Durante la semana previa al Super Bowl XLIV mucho se habló de que, con un triunfo en Miami, Manning en “automático” entraría en la misma categoría que Joe Montana, Terry Bradshaw o Troy Aikman.

Pero el costoso error del número 18 durante el último cuarto, deja al mayor de los Manning en la tierra de los mortales, no de las leyendas.

Montana, al igual que Bradshaw, ganó cuatro anillos de campeón, pero no sufrió intercepción alguna en el juego por el título de la NFL, en el que intentó 122 pases; su rating de 127.8 puntos es el más alto en la historia del Super Bowl (Jim Plunkett, con 122.8, es segundo, y Terry Bradshaw, con 112.8, tercero).

Montana y Bradshaw también ocupan el primero y segundo lugares, respectivamente, en cuanto a pases de touchdown, con 11 y 9 en esas cuatro participaciones para cada uno en el evento.

No, creo que Manning no encaja aquí.

Luego está Aikman, quien ganó tres campeonatos como pasador de los Vaqueros de Dallas, sin conocer la derrota en el Super Bowl.

Aikman posee el porcentaje de pases completos más alto de la historia del “Súper Domingo”: 70 por ciento, gracias a 56 completos de 80 intentos. Montana es segundo, con 68 por ciento (83 de 122).

Su rating de 111.9 es el cuarto más alto en 44 años de historia del Super Bowl.

No, Manning tampoco es de esa estirpe.

Con récord de 2-0 en el juego por el Vince Lombardi están igualados tres quarterbacks: Bart Starr (Green Bay), Jim Plunkett (Oakland) y Ben Roethlisberger (Pittsburgh). El Big Ben, con los Acereros, aún tiene cuerda y posibilidades reales de disputar otro título.

De los pasadores activos, Tom Brady se mantiene a la cabeza con récord de 3-1; Eli Manning está 1-0; su hermano Peyton ahora tiene foja de 1-1, y Brett Favre (si es que decide regresar un año más) está 1-1.

Manning es uno de los mejores que ha tenido la liga, pero las leyendas han brillado en el Super Bowl, y Peyton saltó del Olimpo con esa intercepción.
07 Febrero 2010 05:04:19
Indianapolis, por diez
No fue precisamente la mejor semana previa al Super Bowl. Potros y Santos se tomaron con demasiada seriedad su viaje a Miami, y lo único que dizque le puso sabor al caldo fue el famoso tobillo de Dwight Freeney.

¿Lo mejor de esta larga semana? Yo me quedo con el mini-set acústico de los legendarios Pete Towshend y Roger Daltrey, líderes de The Who, en una conferencia de prensa. Los veteranos están más que listos para el espectáculo de medio tiempo.

En el terreno de juego, a partir de las 17:20 horas (tiempo del centro de México), la defensiva de Nueva Orleans inicia su “misión imposible”: frenar a Peyton Manning. Sí, “frenarlo”, porque no hay quien pueda detenerlo.

Aunque la frontal de los Saints tiene buenos especímenes para presionar al quarterback, como el ala defensiva Will Smith (13 capturas) o los tacles Anthony Hargrove (5) y Sedrick Ellis (2), la línea ofensiva de los Colts es la mejor de la NFL y Nueva Orleans necesitará presionar a Manning con más de cuatro hombres para tener éxito en Miami.

Esa es, para mí, la gran clave en el Super Bowl XLIV. Gregg Williams, el agresivo coordinador defensivo de los Santos, deberá seleccionar bien cada uno de sus blitzes porque Manning y compañía los esperan; Potros es uno de los mejores cuando se trata de ajustar contra esos disparos, y Pierre Garcon, Austin Collie o Dallas Clark podrían quedar aislados en duelos personales que Manning ya saborea.

Con Drew Brees al volante y el atrevido estilo de juego del coach Sean Payton, la ofensiva de Nueva Orleans tratará de dar uno o dos golpes rápidos en el juego. Un par de touchdowns consecutivos de los electrizantes Santos pondría a Indianapolis contra las cuerdas y llenaría de confianza a los campeones de la Conferencia Nacional.

Pero la defensiva de los Potros es experimentada, y la frontal (perdón por arruinar el misterio, pero Freeney va a jugar) no le dará mucho tiempo a Brees; pases pantalla con Reggie Bush y uno que otro conejo del sombrero podrían ayudar a Payton.

Experiencia es precisamente la gran diferencia entre estos dos equipos, y tarde o temprano ese intangible jugará en favor de Indianapolis. ¿Cuánto tiempo tardará en llegar el primer error de los Santos? ¿Será capaz la defensiva de Nueva Orleans de generar intercambios de balón?

Por increíble que suene, los Colts prefieren que el ataque de Nueva Orleans dependa de Brees, pues su verdadera fortaleza es defender el juego aéreo: sólo permitió 19 pases de touchdown en 2009. Ahí también es donde están los elementos de menor experiencia en Indianapolis, especialmente en los esquineros novatos Jacob Lacey (tres intercepciones) y Jerraud Powers (1), quienes serán probados toda la tarde por el pasador de los Santos.

Llegó la hora de hacer el último pick de la campaña, uno que realmente no pensé mucho, porque Manning, la defensa de Potros y los intercambios de balón serán la diferencia en el Super Bowl. Indianapolis por 10: 31-21, con Manning como Jugador Más Valioso por segunda vez en su brillante carrera.
31 Enero 2010 05:00:43
Manning, la gran historia
Antes de enfrentar a la defensiva de los Santos, Peyton Manning debe arreglársela con unos cuantos miles de reporteros y periodistas, pues el quarterback de Indianapolis es la gran historia del Super Bowl XLIV.

Archie Manning, padre de Peyton y Eli (de los Gigantes), fue pasador de los Santos en la década de los 70, pero lo más cerca que ha estado del Super Bowl fue cuando formó parte de los preparativos de la edición XXIV en Nueva Orleans, y luego al presenciar a sus hijos levantar el trofeo Vince Lombardi en años consecutivos, después de las temporadas 2007 y 2006.

Peyton creció en Nueva Orleans y, por obvias razones, los Santos eran su equipo favorito.
Pero nada de eso será un distractor para uno de los pasadores más estudiosos e inexpresivos de la historia de la NFL; Manning sólo está concentrado en el juego del próximo domingo y en la agresiva defensa de Greg Williams, quien ya amenazó con darle algunos “recuerditos”.

Manning será el hombre más asediado el martes en el Media Day, en donde la prensa tratará de “engancharlo” con las palabras del jefe de la defensiva de los Santos, sacarle alguna declaración “picosa”, que venda, pero Peyton no caerá, no dirá lo que los periodistas queremos escuchar. Él hablará de las virtudes de la defensiva de Nueva Orleans, de Darren Sharper y Jonathan Vilma, de los blitzes y cómo contrarrestarlos. No más.

Creo que los Santos de Nueva Orleans serán los grandes animadores en estos días previos al gran juego. Llegan a Miami como las grandes víctimas, pocos piensan que pueden derrotar a los Potros, aun cuando la ofensiva que comanda Drew Brees es la mejor de la NFL.
Entonces, ¿quién arroja la primera piedra?

Warner, ¿al Salón de la Fama?

Por supuesto. Si Brett Favre no le llama por teléfono para darle consejos, entonces Kurt Warner, el carismático quarterback que en 1999 inició su increíble carrera en la NFL, tiene un busto asegurado en Canton… en exactamente cinco años.

Warner deja la NFL con nada menos que las tres actuaciones —en cuanto a yardas se refiere— más grandes de la historia del Super Bowl: 414 yardas en la edición XXXIV (San Luis vs. Tennessee), 377 en el Super Bowl XLIII (Arizona vs. Pittsburgh) y 365 en el XXXVI (San Luis vs. Nueva Inglaterra).

De hecho, Warner es el líder en yardas por pase del Super Bowl, con 1,156 en esas tres apariciones, por arriba de Joe Montana (1,142 en cuatro juegos) y John Elway (1,128 en cinco oportunidades).

Warner también es el único pasador que ha sido capaz de llevar a dos equipos al Super Bowl. Aunque Earl Morrall jugó cuatro Super Bowls, dos con Baltimore y dos con Miami, realmente sólo fue titular con los Potros en la edición III.

Tebow tendrá que esperar

Ayer, finalmente pudimos ver a Tim Tebow, el publicitado quarterback de Florida, al comando de una ofensiva tipo NFL, y la conclusión a la que llego es que tendremos que esperar al Scouting Combine para saber si tendrá o no éxito en el siguiente nivel.

Tebow ejecutó a la perfección los pases pantalla, pero sufrió con el resto de las rutas de sus receptores, especialmente cuando tenía que tomar el centro directo. Se le notaba, por supuesto, mucho más cómodo desde la shotgun.
Con Tebow, habrá que esperar.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
18 Enero 2010 04:47:11
Jets y Vikingos: misión posible
Ya son marcados en Las Vegas como underdogs, o no favoritos (por decirlo de alguna manera) en las Finales de Conferencia. Pero Jets y Vikingos tienen la última palabra el próximo domingo.

Los de Nueva York se convirtieron ya en el equipo Cenicienta de esta postemporada, básicamente porque su defensiva está en plan intratable (gran trabajo del coach Rex Ryan), porque su ataque terrestre responde en los momentos clave y porque Mark Sánchez no ha cometido —hasta ahora— el típico error del quarterback novato.

Si la historia es una señal, entonces los Jets tendrán un enemigo más en Indianapolis, además de Peyton Manning, pues los neoyorquinos están 1-3 en Juegos por el Campeonato de la AFC o la vieja AFL. En 1998, los Jets cayeron 23-10 ante los Broncos en Denver; en 1982, perdieron 14-0 contra los Delfines en Miami; en 1969 jugaron en casa, pero fueron superados 13-6 ante los Jefes de Kansas City, y un año antes, también como locales, cayeron 27-23 ante los Raiders de Oakland.

Pero esa defensa no cree en nada ni nadie que no sea la “misión imposible”: el Super Bowl. Con la disciplina y el impecable tacleo que han mostrado hasta ahora, Ryan podría ganar el duelo de coaches novatos (Jim Caldwell, de Indianapolis) y quedarse a un triunfo del ahora famoso desfile en Nueva York que aparece en las agendas que les dio a sus jugadores al inicio de los playoffs.

Sánchez ha completado 24 de sus 38 pases en esta postemporada para 282 yardas, con dos touchdowns, una intercepción y rating de 92.2. Esa intercepción en el tercer cuarto fue la primera que sufre desde la última jugada del partido contra Atlanta en la Semana 15.

O, en las palabras de su entrenador: “Se juzga a los quarterbacks por sus triunfos y derrotas. Sabemos que es un novato, pero ahora no lo vemos como tal. Esta es la postemporada y él es sólo nuestro quarterback”.

Favre, el mata Vaqueros

Fue dulce derrotar a Dallas por primera vez en un juego de postemporada, pero Brett Favre aún tiene por delante los juegos más importantes de la campaña.

El veterano jugó por nota, inspirado, en casa ante sus eternos verdugos; lanzó los típicos pases de Favre, esos que sólo el receptor puede atrapar, como el misil de 47 yardas a Sidney Rice en el primer cuarto, el touchdown que abrió el abultado marcador en el Metrodome.

Muchos esperaban ver a la dominante defensiva de Dallas, pero fue la de Minnesota la que se robó el show. Vikingos limitó en 92 yardas al poderoso ataque terrestre de los Cowboys, que sufrieron la baja por lesión de su mejor liniero ofensivo, Flozell Adams... de hecho, fue Tony Romo quien más la sufrió.

Romo fue golpeado, apresurado y frustrado en Minneapolis. La defensa púrpura lo capturó en seis ocasiones, lo que ayudó al perímetro a maniatar al mejor receptor de Dallas, Miles Austin, en cuatro recepciones para 34 yardas.

El explosivo ataque de Nueva Orleans es otra cosa, pero si los Vikingos son capaces de presionar a Drew Brees únicamente con los frontales (como lo hizo Dallas en diciembre), Favre podría cristalizar su sueño de jugar su tercer Super Bowl e ir en busca de su segundo anillo de campeón.
16 Enero 2010 04:13:19
Manning y Warner, a escena
Una buena defensiva, un sólido ataque terrestre y los intercambios de balón pueden llevarte al Super Bowl, pero para ganar el título de la NFL se necesita, invariablemente, un quarterback que haga la jugada grande en el momento más importante del partido.

Hace un año, cuando los Acereros de Pittsburgh se vieron sorpresivamente abajo en el marcador, a 2:37 del final del juego, Ben Roethlisberger comandó a la perfección una serie ofensiva de ocho jugadas y 78 yardas que culminó con aquella bella recepción de Santonio Holmes en una esquina del touchdown.

Si Arizona e Indianapolis tienen alguna ventaja sobre Nueva Orleans y Baltimore en el inicio de los juegos divisionales, está justo ahí, en la posición más importante.

Kurt Warner llega a esta instancia después de pasar para 379 yardas, cinco anotaciones y rating de 154.1 puntos en el trepidante juego contra los Packers. Y ante un explosivo ataque, como el de los Santos, es muy probable que los Cardenales se vean obligados a responder a los rápidos touchdowns de Nueva Orleans, así que el veterano quarterback podría tener otro día muy activo en el Superdome.

En el juego nocturno, Peyton Manning y sus imperfectos Potros reciben a los Cuervos, que ya le faltaron al respeto a Nueva Inglaterra la semana pasada. Frenar a Manning ha sido prácticamente imposible esta campaña, y la defensa de Baltimore (que sí, elevó su nivel ante los Patriotas) no ha sido dominante como otros años.

Con un rejuvenecido cuerpo de receptores, incluido el estelar ala cerrada Dallas Clark, Manning tratará de ponerle presión a Joe Flacco con un par de rápidos touchdowns que podrían finiquitar el partido, de la misma manera en la que los Cuervos finiquitaron a los Patriotas.

Arizona en Nueva Orleans.— Se supone que ésta será una batalla ofensiva en el Superdome… siempre y cuando, el ataque de los Santos vuelva a ser el mismo que vimos en noviembre, y no el de diciembre y enero. Para las defensivas es vital, no sólo evitar puntos, sino forzar intercambios de balón, pues ocho de cada 10 equipos que dominan en esa estadística se llevan el juego.

Nueva Orleans es un equipo descansado y sano, pero me pregunto si este mes de letargo no les pesará en la época más importante de la temporada. Pick: Cardenales 35-28 Santos.

Baltimore en Indianapolis.— Los Cuervos destruyeron a Nueva Inglaterra en el mismísimo primer cuarto y, basados en su poderoso ataque terrestre, tratarán de hacer lo mismo en Indianapolis.

La defensa de los Potros, sin embargo, tiene más experiencia que la de los Patriotas y estará lista para Ray Rice. Si los Ravens son capaces de presionar a Manning y romperle el timing, entonces estarán en el partido y podrían salir vivos del Lucas Oil. Pick: Potros 24-16 Cuervos.

A Londres… otra vez

La NFL anunció ayer que, por cuarto año en fila, se jugará un partido de temporada regular en Londres (San Francisco contra Denver). Es obvio que la Liga está más preocupada por el negocio que por atender a sus verdaderos aficionados fuera de Estados Unidos, léase los que viven en México.

Business are business, y más cuando se hacen en libras esterlinas.
11 Enero 2010 04:22:54
Kurt Warner y su “retiro”
El de ayer en el University of Phoenix Stadium queda como uno de los mejores juegos de la ronda de comodines de todos los tiempos. ¡Fue una locura!.

Algunos números que me respaldan: el partido entre Empacadores y Cardenales impuso un nuevo récord de puntos combinados entre los dos equipos (96), y las 1,024 yardas que totalizaron ambos iguala el tercer lugar en la historia de la postemporada (Miami -569- vs. Pittsburgh -455- en 1984).

Pero, en medio de la vorágine, quizá lo que más me sorprende es el quarterback de Arizona. Kurt Warner es la razón por la cual los Cardenales son, por segunda temporada en fila, legítimos contendientes en la Conferencia Nacional.

El veterano de 38 años tuvo un juego que rozó la perfección: 29 de 33 para 379 yardas y cinco pases de touchdown. La defensa de los Cardenales se dobló, pero nunca el temple de su quarterback.

Previo al partido, ESPN reportó que Warner anunciará su retiro en cuanto termine la participación de los Cardenales en los playoffs. Si eso es cierto, Warner tendría un lugar seguro en el Salón de la Fama del football profesional en 2014.

No hay otro pasador en los 90 años de historia de la NFL que haya llevado a dos equipos al Super Bowl. Warner guió en dos ocasiones a los Carneros de San Luis al juego por el título, y el año pasado fue una de las piezas clave en la improbable carrera de Arizona al “Súper Domingo”.

No pasemos por alto que la defensa de Packers llegó como la segunda mejor de la liga, y se fue a casa con 531 yardas, cortesía del ataque de los Cardenales.

Se anticipa, entonces, otro juego de muchos puntos y touchdowns el sábado en el Superdome, donde los Santos recibirán a estos cardiacos Cardenales.

¿Nueva Orleans, favorito por 7 puntos? Perdón, pero alguien en Las Vegas no vio lo que Kurt Warner es capaz de hacer cuando le coquetea a su “retiro”.

intercambios de balón, la estadística clave.

La nueva regla de oro en los playoffs es: si ganas la batalla de los intercambios de balón, ganas el partido. Es sencillo.

Jets, Vaqueros, Cuervos y Cardenales tuvieron todos saldo positivo en esa

importantísima estadística, y por ello los veremos otra vez el fin de semana en la ronda Divisional.

Otra constante de los equipos que salieron victoriosos en el Wildcard es que todos —excepto Dallas— pegaron rápido en el partido. Nueva York, Baltimore y Arizona se fueron arriba en el marcador en el primer cuarto; en el caso de los Cuervos, su primera jugada desde la línea de scrimmage fue una escapada de 83 yardas de Ray Rice (un nuevo récord en la ronda de comodines de la AFC), mientras los Cardenales le interceptaron a Aaron Rodgers también en la primera jugada del partido, y siete llamadas después los de casa ya ganaban 7-0. Acto seguido, la defensa del coach Ken Whisenhunt forzó un fumble y en un pestañeo Arizona ya estaba 14-0.

Aunque Green Bay tuvo una brava reacción y forzó el tiempo extra, en la prórroga los pájaros liquidaron... con un intercambio de balón.

Nos espera una emocionante ronda divisional, con seis quarterbacks con experiencia en playoffs (Favre, Warner, Manning, Brees, Romo y Flacco) y un “bebé”, que se llama Mark Sánchez.

Comentarios: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

" Comentar Imprimir
columnistas