×
Federico Arreola
Federico Arreola
ver +

" Comentar Imprimir
26 Marzo 2012 03:49:34
AMLO debe deshacerse de JVM antes del primer debate
Encuesta Covarrubias: AMLO debe deshacerse de JVM antes del primer debate

Está claro que el país, electoralmente hablando, se divide en PRI, en una esquina, y NO-PRI, en la otra

Aunque, sin duda, el PRI y el PAN representan lo mismo en términos ideológicos y de proyecto político, y por lo tanto la única opción real de cambio es la de Andrés Manuel López Obrador, el país no está dividido en PRIAN, por un lado, e izquierda por el otro.

Es lo que muestran todas las encuestas, particularmente la más confiable y profesional entre las que se publican en México, la de Covarrubias y Asociados que este lunes 26 de marzo publica SDPNoticias.com.

Andrés Manuel dice, con razón, que respeta, en materia religiosa, las creencias de la mayoría del pueblo mexicano.

En política, así, su estrategia debe partir de las convicciones mayoritarias del pueblo.

Y la mayoría es contundente: hay ahora dos Méxicos, el priista y el no-priista.

En la encuesta de Covarrubias y Asociados, hay un empate estadístico, en segundo lugar, entre Andrés Manuel López Obrador, del PRD, PT y Movimiento Ciudadano, y Josefina Vázquez Mota, del PAN.

Ese es el dato relevante. Es decir, de momento no importa que Enrique Peña Nieto, del PRI, lleve, como lleva en el mencionado estudio, 19 puntos de ventaja.

El hecho es que solo peleará el primer lugar a Peña Nieto el candidato o la candidata que consolide, sobre todo antes del debate inicial, el segundo lugar en las encuestas.

Si Josefina llega en segundo lugar al debate de mayo, será la rival de la que se defenderá, y a la que eventualmente atacará, Peña Nieto. Y a partir de ahí será la candidata con la que luchará para no perder su ventaja.

Desde luego, si es López Obrador el que llega en segundo lugar al debate de mayo, la misma cosa, será el rival del que se defenderá y al que atacará Peña Nieto. Porque a partir de ahí la dura pelea se dará solo entre AMLO y el priista.

AMLO debe llegar en segundo lugar al debate de mayo, no hay opción. Por fortuna iene con qué, como lo muestra la encuesta de Covarrubias y Asociados.

Para empezar, a pesar de los enormes recursos que ha invertido, la panista no ha podido mandar a AMLO al tercer lugar. El empate es clarísimo.

Pero, particularmente, AMLO puede enviar a Josefina al tercer lugar porque el izquierdista cuenta con mucho mejores atributos que la señora del PAN, como se ve en la encuesta.

En todo AMLO está mejor evaluado que Josefina: en honestidad, sencillez, liderazgo, experiencia…

Durante su campaña, López Obrador debe hacer valer esos atributos, para que el país del NO-PRI prefiera apoyarlo de tal modo de impedir, lo que ahora se ve complicado, que vuelva el país del PRI.

Por cierto, creo que nadie tiene duda acerca de que los debates los ganará, con facilidad, López Obrador. Porque tiene más experiencia y está mejor preparado.

Para que sean victorias útiles, debe lograr rebasar a la panista con la que se encuentra en el famoso empate técnico.

@FedericoArreola
07 Febrero 2011 04:00:06
Aristegui fuera de MVS
Según el periodista José Cárdenas, @JoseCardenas1 en Twiter, Carmen Aristegui salió de MVS Radio por haber incumplido un ordenamiento interno de la empresa radiodifusora, y no por presiones del Gobierno. No lo creo. Ni lo cree prácticamente nadie.

Cuando Carmen dejó W Radio se dijo más o menos lo mismo: que era una decisión empresarial. No lo creí. Ni lo creyó prácticamente nadie.

En mi opinión, la salida de Aristegui de W Radio tuvo que ver con su posición relacionada con el proceso electoral de 2006.

En mi opinión, la salida de Aristegui de MVS Radio tiene que ver con una pregunta que hizo, al aire, relacionada con si Felipe Calderón tiene o no un problema de
alcoholismo.

Carmen, con respeto, hizo esa pregunta pensando en el bien del país. Inclusive, al plantearla dejó bien en claro que la hacía al margen de todo lo malo que se pudiera pensar acerca de los legisladores del PT que habían dado a conocer, en la Cámara de Diputados, una manta cuestionando a Calderón acerca de ese tema.

Qué mala jugada del gobierno. No tiene nombre presionar a una empresa, en este caso a MVS Radio, para dejar fuera a una periodista que se ocupó, cubriendo todas las formas,  de un tema que ha sido motivo de controversia en muchos espacios de opinión, sobre todo en las redes sociales de Internet.

Esta vez la equivocación del Gobierno ha resultado particularmente grave porque se dio en un contexto de críticas a los diputados del PT provenientes de distintos espacios de la izquierda intelectual y de la oposición política. En “La Jornada”, un muy importante diario de izquierda, se cuestionó a los promotores de la manta porque su protesta, tan vulgar, nada aportaba al debate. Y hasta el mismo Andrés Manuel López Obrador se deslindó de Gerardo Fernández Noroña, Jaime Cárdenas y Mario Di Costanzo por considerar que se estaban metiendo en el pantanoso terreno de la intimidad de Calderón.

Yo mismo me vi obligado a recordar que alenté el rumor, en mi opinión infundado, del alcoholismo de Calderón cuando, en 2006, respondí a un ataque que ese panista me lanzó en el noticiario radiofónico de Joaquín López-Dóriga.

No habían ganado los atrabancados y, en más de un sentido, atolondrados diputados del PT el debate sobre la manta que, claramente, injuriaba y aun calumniaba a Calderón.

Y Noroña, Cárdenas y Di Constanzo no estaban ganando ese debate en el programa de Aristegui en MVS Radio cuando esta brillante periodista simplemente preguntó si es real o no el problema de alcoholismo de Calderón (en mi opinión no lo es), y en el que pidió al Gobierno dar una explicación acerca de ese asunto.

Ahora, la crisis, para el Gobierno, será mayúscula. Porque Carmen es una mujer querida y respetada. ¿La van a callar? No lo creo. No faltará una radiodifusora que termine por abrirle sus puertas, y mientras eso ocurre, la señora Aristegui continuará con sus columnas en “Reforma”, con sus libros y con su programa de CNN en español (una gran empresa extranjera a la que presiona poco el Gobierno de México). Y, si Carmen quiere, podrá llevar su talento, que es mucho, al absolutamente libre terreno de las redes sociales de Internet donde ella brillará más que nadie.
18 Septiembre 2010 04:00:22
El patriotismo de los borrachos
No presencié ni en vivo ni por televisión los actos hollywoodenses

Envía La colonia Polanco, en el Distrito Federal, es muy ruidosa, sobre todo los fines de semana o días festivos. La noche de este 15 de septiembre no fue la excepción, aunque, en honor a la verdad, diré que hubo bastante más alboroto de lo normal. Dormí poco ya que, triste mi suerte, hasta las seis de la mañana me vi obligado a escuchar a decenas de patrióticos borrachos cantar las de José Alfredo Jiménez. Terrible. Me pregunto si este patriotismo alcoholizado ayuda en algo a la sociedad mexicana, que no sólo pasa por una grave crisis económica que ha elevado el número de pobres a unos 50 millones (¡demasiados!), sino que también vive ahora aterrorizada por una guerra absurda.

No presencié ni en vivo ni por televisión los actos hollywoodenses organizados por el gobierno de Felipe Calderón, que no pudo terminar a tiempo un monumento digno para celebrar el Bicentenario de la Independencia (se inaugurará en 2012), pero que echó la casa por la ventana en un desfile a la Disney y en una exhibición de cuetes digna del arranque de unas Olimpiadas, según dijo un entusiasmado panista en Twitter.

Desde luego, con la mala copia de los desfiles de Disneylandia, México no gana nada, sino pierde. No tengo la menor duda de que con tanto patriotismo a la Walt Disney México no avanzará, sino retrocederá. Y bueno, en cuanto a los cuetes “espectaculares” a la Juegos Olímpicos, debo citar al twitero @Poblett07: “Por lo menos en las Olimpiadas (después de los llamados “fuegos artificiales”) siguen los juegos; ¿aquí qué sigue?”. Lo único que pude responderle fue que en México lo que sigue, porque eso no ha terminado, son más balaceras.

Tenía razón el anarquista Proudhon: Hace falta patriotismo, pero no demasiado. Como en todo, la dosis importa. Lo dijo con sensatez el twitero @CoUdErMaNn: “Se invoca el patriotismo cuando en la práctica regalan al país”. Es un hecho, como nunca antes México depende del extranjero, no solo por la enorme cantidad de empresas de otros países que operan en sectores clave de nuestra economía, sino porque, para más o menos poner orden en su perdida guerra, Calderón cada día tiene que recurrir a más apoyo militar de Estados Unidos.

Estamos en manos de extranjeros, no hay duda, y el colmo es que, por la fallida guerra contra el narco, el Gobierno de Estados Unidos recomienda a sus ciudadanos no visitarnos y a sus empleados en varios consulados, como el de Monterrey, les exige sacar a sus niños de nuestro peligroso país. Nos dominan y se burlan.

México es un desastre. Por eso lastima tanto el patriotismo barato que se vivió la noche del 15 de septiembre en el Paseo de la Reforma y en el Zócalo de la Ciudad de México. A la gente que disfrutó los cuetes y el desfile a la Disney se le olvidó que en muchos lugares de la nación, controlados por el crimen organizado, los ciudadanos por miedo no se atrevieron a salir a la calle a celebrar. Estamos haciendo de nuestro patriotismo, diría el anarquista Bakunin, una mala y funesta costumbre.

Cito a anarquistas porque al pensamiento de ellos, de manera natural, me llevó el exceso de gritos sin sentido de “¡Viva México!”. Escuchando a los borrachos celebrar a la patria le di la razón a Bakunin: Ese patriotismo tiene su origen no en la humanidad del hombre, sino en su bestialidad. El mismo autor dijo que eso conduce al egoísmo colectivo que hace del patriotismo un reflejo del culto divino, lo que es necesariamente malo ya que tiende a convertir al estado en un hermano menor de la iglesia.

En mi opinión, el patrioterismo es la antesala de la dictadura porque el culto al estado solo puede llevar a la muerte de las libertades personales. Este es el riesgo, y hay que entenderlo.

Prefiero el patriotismo mesurado, menos festivo, más modesto del Grito de los Libres en Tlatelolco. Este acto lo encabezó Andrés Manuel López Obrador y los que ahí estuvimos nos sentimos orgullosos de haber escapado a la locura de las fastuosas celebraciones orquestadas por Felipe Calderón y su malogrado gobierno, que no alcanzaron el nivel de las conmemoraciones de Porfirio Díaz por el centenario de la Independencia, pero que serán recordadas por su derroche y frivolidad.

No, el bicentenario de Calderón no estuvo a la altura del centenario de Porfirio Díaz. Así que, si los hechos en la historia se repiten, deberemos prepararnos para una época de gran turbulencia. En 1910 Díaz encabezó, orgulloso y satisfecho, espectaculares festividades por los cien años de la Independencia. Inauguró edificios y monumentos, organizó bailes y banquetes y, desde luego, también un magno desfile al que asistieron personajes importantes de todo el mundo. ¿Qué siguió a todo eso? Una revolución.
16 Septiembre 2010 03:00:23
Sangre y miseria
‘A México, bestia indómita, sólo se le puede gobernar a golpes’

En el libro de Pedro Ángel Palau “Pobre Patria Mía”. La novela de Porfirio Díaz, este dictador dice, muchos años después de haber sido enterrado en París, Francia lo siguiente:

“Sangre, miseria, corrupción. ¿En qué orden lo pongo? Cualquiera vale... esas tres palabras definen el país que abandoné el 31 de mayo de 1911, hace ya tanto tiempo, y que nadie ha podido domeñar. Lo dije al salir: los tristes acontecimientos les dirán que a México sólo puede gobernársele como yo lo hice, a golpes. Es una bestia indómita que no resiste la caricia, ni el amor”.

La Revolución Mexicana, aquella guerra civil de hace 100 años, estalló por la imposibilidad de quitarle pacíficamente el poder a Díaz.

Duró mucho tiempo y perdieron la vida demasiados mexicanos: un millón, se dice. No todos víctimas de las balas o de otras armas. Un número importante falleció por la hambruna o por las enfermedades incontrolables causadas por la propia conflagración.

Este lunes, en su columna de “Excélsior”, Jorge Fernández Menéndez dijo que “si se consideran las 25 guerras con mayor cantidad de bajas de la historia moderna, la Revolución Mexicana, con todas sus secuelas, más aún si se suma a ella la guerra cristera, ocupa el noveno lugar en la historia, con el mismo número de bajas que la guerra civil española y sólo superada por las dos mundiales, la Revolución Rusa, la guerra de Corea y la de Vietnam, las napoleónicas, la guerra chino-japonesa y la invasión rusa a Afganistán”.

Hay consenso acerca de que, del millón de muertos, la gran mayoría perdió la vida por el hambre o por las epidemias. Es decir, en las batallas habrán perecido unos 300 mil mexicanos. Eso en más de de 10 años de duros combates.

En cuatro años del gobierno de Felipe Calderón han muerto acribillados por las balas 30 mil personas. Es decir, el 10 por ciento de la gente que falleció en la Revolución.

Carajo, con tantos muertos en su sexenio, pareciera que Calderón fue aconsejado, desde su tumba parisina, por Porfirio Díaz: “A México, bestia indómita, sólo se le puede gobernar a golpes”.

Pero, un momento, juro que no pretendo desprestigiar a don Porfirio comparándolo con Calderón. Si se me ha malinterpretado pido perdón a los herederos del héroe del 2 de abril, que a diferencia de su anodino imitador, algunas cosas buenas hizo por México.
14 Septiembre 2010 03:00:13
Las razones cínicas de Televisa
Buena parte de su programación es vulgar, por decir lo menos

No es necesario recurrir a la Crítica de la Razón Cínica de Peter Sloterdijk para entender a Televisa. Pese a sus complejidades empresariales y tecnológicas, el periodismo practicado en la televisora de Emilio Azcárraga Jean es muy elemental.

Lo que ha hecho Televisa al agredir a la mala a Reforma (un medio con mucha más credibilidad que el de Azcárraga) cae en tres de cuatro definiciones que da la Real Academia Española de la expresión “cinismo”, a saber:

“Cinismo. (Del lat. cynismus, y este del gr.).

1. m. Desvergüenza en el mentir o en la defensa y práctica de acciones o doctrinas vituperables.

2. m. Impudencia, obscenidad descarada.

4. m. desus. Afectación de desaseo y grosería”.

Televisa, desde luego, miente al acusar al diario de Alejandro Junco de la Vega de conductas inmorales. Lo que Junco hace, como la televisora, es participar en el mercado legal de la publicidad de servicios para adultos, tal como ocurre en todo el mundo. Desde luego, este mercado debería operar, en México y en el extranjero, bajo controles más estrictos de parte del Gobierno. Pero si no existen o son insuficientes las reglamentaciones, la culpa no la tienen los diarios Reforma, de la Ciudad de México; El Norte, de Monterrey, y Mural, de Guadalajara.

La desvergüenza de Televisa radica en que si hay en México una empresa que promueva la inmoralidad es la presidida por el señor Azcárraga Jean. Buena parte de su programación es vulgar, por decir lo menos, y sus espacios informativos simple y sencillamente no respetan las reglas básicas del periodismo, como el derecho de réplica.

La verdad de las cosas es que, lo digo con respeto y con la esperanza de que corrijan sus malas actitudes, a los directivos principales de Televisa les viene a la medida lo que dijo Óscar Wilde acerca de los cínicos. Sí, ojalá entiendan Emilio Azcárraga Jean, Bernardo Gómez, José Bastón y Alfonso de Angoitia que la gente los ve, para la mayor desgracia de ellos, como “hombres que conocen el precio de todo y no dan valor a nada”.

Espero que hayan comprendido ya los televisos el tamaño de su descrédito. Los mexicanos que leen diarios, esto es, los que conocen a Reforma, Mural y El Norte, no creyeron en la buena fe del ataque de la televisora de Azcárraga Jean a los diarios de Junco de la Vega. Ello porque, cito a un colaborador de El País, Francesc Torralba Roselló, “el cinismo genera desconfianza y desesperanza”. Y sí, como escribió esta persona analizando la obra de Sloterdijk, frente a los cínicos como los que quieren gobernar México desde unos estudios de televisión es absolutamente “necesario repetir una y otra vez que otro mundo es posible (y necesario)”.

Televisa tiene todo para ser una gran empresa mediática, exitosa no sólo en sus resultados financieros, sino con credibilidad. Lo fue un breve período, sobre todo en las presidenciales de 2000, pero dejó de serlo cuando a sus directivos, borrachos de dinero y fama, se les ocurrió que ellos podían adueñarse de México. Hoy lo intentan a través de Enrique Peña Nieto, de ahí sus ruines ataques a diarios independientes como los del Grupo Reforma. Pero, desde luego, Televisa no se saldrá con la suya. Y es que, lo veremos, ni Peña Nieto será presidente ni Azcárraga y Gómez serán los jefes de jefes. No dan para tanto.
13 Septiembre 2010 03:00:06
Televisa y Reforma
En el libro “El pianista en el burdel”, el fundador de "El País", Juan Luis Cebrián, dijo: “Se lo mire por donde se lo mire, el periodismo moderno nació ligado al dinero, bien o mal ganado, y al poder, mal o bien ejercido”. Es verdad, como lo prueba actualmente la agresión cobarde de Televisa al Grupo Reforma.

Al margen de cómo han obtenido su dinero (un tema en el que ahora no me meteré), Televisa es un paradigma de periodismo ligado al poder mal ejercido. El Grupo Reforma, lo contrario: es un ejemplo de periodismo ligado al poder bien ejercido.

La televisora presidida por Emilio Azcárraga Jean nació al mismo tiempo que el viejo sistema político priísta con la misión de ser un instrumento para mantener el poder en manos de la mafia política surgida de la Revolución Mexicana.

“Reforma”, el diario de Alejandro Junco de la Vega, surgió (como “El Norte”, en Monterrey) ligado a los grupos empresariales regiomontanos que, a pesar de su dinero y su influencia, nunca han podido mandar en Los Pinos.

Cuando el padre de Azcárraga Jean dejó el negocio, el heredero quiso darle a Televisa una cara más amable, demócrata, liberal. Por momentos, sobre todo en la elección presidencial de 2000, lo logró. Después, Azcárraga y sus principales colaboradores –Bernardo Gómez, José Bastón, Alfonso de Angoitia– tentados por el dinero en abundancia se olvidaron del periodismo para volver a los orígenes de la televisora: servir al poder para proteger sus propios intereses.

Cuando el padre de Alejandro Junco de la Vega dejó “El Norte” (de mala manera, pero ésta es otra historia), Alejandro quiso hacer de su periódico uno de los mejores de México y del mundo, y lo logró. Basado en un modelo de negocio alejado de la publicidad oficial, alcanzó la independencia económica para practicar un periodismo elogiado dentro y fuera de México. A pesar de algunas fallas atribuibles a su éxito comercial (Junco es un magnate que en ocasiones se olvida del oficio para pasear “de más” en su yate, por ejemplo), “El Norte”, “Reforma” y “Mural” siguen siendo diarios en los que la gente puede confiar y, de hecho, confía.

¿Confían los televidentes en los noticieros de Televisa? No, desde luego.

Televisa, incentivada por el dinero que vía publicidad le llega del Gobierno del Estado de México, pero sobre todo convencida esta empresa de que necesita a un auténtico pelele en Los Pinos, ha decidido apoyar con todo las aspiraciones presidenciales de Enrique Peña Nieto.

Grupo Reforma, leal a su periodismo, se ha convertido en uno de los mayores obstáculos que enfrenta Peña Nieto. Así, sólo las encuestas de la empresa de Junco de la Vega marcan la caída del prometido de La Gaviota y hablan del ascenso de Andrés Manuel López Obrador. Pero, lo peor para Televisa y Peña Nieto, los reportajes aparecidos en “Reforma”, “El Norte” y “Mural” son contundentes en el sentido de exhibir no sólo al mal gobierno de Peña, sino sus relaciones “raras” con la televisora de Azcárraga Jean.

No hay otra explicación a la campaña de Televisa contra Grupo Reforma. 

" Comentar Imprimir
columnistas